Archive for 31 julio 2013

Papa Francisco: después de Brasil, la reforma de la curia

julio 31, 2013
Francisco nombró ocho cardenales para restructurar la curia y se reunirán en octubre próximo

Francisco nombró ocho cardenales para restructurar la curia y se reunirán en octubre próximo

Papa Francisco: después de Brasil, la reforma de la curia

 Por Bernardo Barranco V.
La Jornada, miércoles 31 de julio de 2013

Debo confesar que tenía muchas reservas sobre el desempeño del papa Francisco, y este viaje que acaba de concluir en Brasil me aporta sólidos indicios de que Francisco realmente, quiere realizar reformas necesarias que sacudan una Iglesia en profunda depresión. Me parecían desmedidos el entusiasmo expresados hacia el papa argentino, tanto de Hans Kung como de Leonardo Boff; éste incluso llegó afirmar que con Francisco es posible pensar en una nuevaprimavera eclesial. Empiezo a persuadirme. Y es que me orientaba por los juicios de colegas argentinos que conocían de cerca las virtudes y los descomedimientos del cardenal Bergoglio. Pero una cosa es un cardenal disciplinado y otra es ser pontífice con todas las responsabilidades y todos los reflectores. A la renuncia de Benedicto XVI, Jorge Mario Bergoglio, el cardenal de Buenos Aires, parecía ser el nuevo rostro de la última monarquía absoluta en Europa. De manera contradictoria, las imágenes de Francisco me confundían. El papa argentino, con gestos de humildad y sencillez, un actor bonachón que de buena fe quiere hacer cambios; y el entonces cardenal de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, cabeza de la oposición conservadora, señalado por un sector de la sociedad de haber sido cómplice de la dictadura, como casi toda la alta jerarquía católica argentina.

Guisepe Bertello suena fuerte para Secretario de Estado. Fue nuncio en México durante el gobierno de Vicente Fox

Guisepe Bertello suena fuerte para Secretario de Estado. Fue nuncio en México durante el gobierno de Vicente Fox

Este viaje a Brasil era clave, pues sus mensajes y posicionamientos forman parte programática de su mandato pastoral; son parte de su ejercicio y tutela pontificia. La visita ha sido un éxito rotundo; ha tenido no sólo una capacidad de convocatoria masiva, sino con su estilo simple ha provocado que la palabracambio flote entre los cerca de 3 millones de jóvenes que participaron en la jornada mundial de la juventud. Francisco renovó el estilo pontifical más cercano al del buen párroco que tiene interés real por su feligresía, que contrasta con el liderazgo carismático del imponente Juan Pablo II y con la fina sofisticación distante y tímida del profesor Benedicto XVI.

El hondureño Oscar Andrés  Rodríguez Maradiaga. Goza de la confianza de Bergoglio,  encargado dela comisión de la reforma de la curia también suena para ser el próximo Secretario de Estado

El hondureño Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga. Goza de la confianza de Bergoglio, encargado dela comisión de la reforma de la curia también suena para ser el próximo Secretario de Estado

El papa Francisco vino sin prejuicios a Brasil a revitalizar el catolicismo del país y del continente. Según el Foro Pew sobre Religión y Vida Pública, con sede en Washington, la proporción de católicos en América Latina pasó de 90 por ciento de la población en 1910 a 72 por ciento en 2010. El mensaje del Papa no sólo fue pastoral, sino político: pone sobre la mesa la opción por la justicia social, los derechos humanos que protejan a los excluidos, los pobres y las víctimas del sistema; principalmente los jóvenes y los viejos. Francisco demanda mayor presencia de la Iglesia en las clases más bajas, es decir, una Iglesia que salga a las calles a la periferia, donde habitan los oprimidos. En la Iglesia de Francisco, de manera sorprendente se vislumbra el atrevimiento de promover una reconciliación entre los progresistas”  y los conservadores; pareciera que con sus discursos y críticas al sistema imperante reactiva el compromiso social de los católicos, que había sido relegado y hasta reprimido por la curia romana. En todo caso, la crisis del conservadurismo católico permite que las hipótesis pastorales y sociales del progresismo católico se reactiven.

Frente a los obispos congregados en el Celam, Fran­cisco les señaló que hace bien recordar el Concilio Vaticano II y cuestiona que la Iglesia se convierta en una ONG, advirtiendo que “la Iglesia se vuelve cada vez más autorreferencial y se debilita su necesidad de ser misionera. De ‘institución’ se transforma en ‘obra’. Deja de ser esposa para terminar siendo administradora; de servidora se transforma en ‘controladora’”. Sobre los obispos, Francisco fue contundente: “quisiera añadir aquí algunas líneas sobre el perfil del obispo. Los obispos han de ser pastores, cercanos a la gente, padres y hermanos, con mucha mansedumbre; pacientes y misericordiosos. Hombres que amen la pobreza, sea la pobreza interior como libertad ante el Señor, sea la pobreza exterior como simplicidad y austeridad de vida. Hombres que no tengan ‘sicología de príncipes’. Hombres que no sean ambiciosos. Y el sitio del obispo para estar con su pueblo es triple: o delante para indicar el camino, o en medio para mantenerlo unido y neutralizar los desbandes, o detrás para evitar que alguno se quede rezagado, pero también, y fundamentalmente, porque el rebaño mismo también tiene su olfato para encontrar nuevos caminos”.

El Papa ante los obispos del CELAM tuvo un diagnóstico muy severo sobre la Iglesia en América Latina

El Papa ante los obispos del CELAM tuvo un diagnóstico muy severo sobre la Iglesia en América Latina

Pero el obispo de Roma, convertido en pastor en Brasil, es también la cabeza de un Estado. Y le esperan duras decisiones y acciones de gobierno. Bergoglio ha generado expectativas de reformas de la curia y, para frenar las corrientes de corrupción, ya ha dado algunos pasos: creó una comisión de cardenales que lo ayudará a guiar a la Iglesia para la reforma de la curia y otra para investigar el Banco del Vaticano y lograr transparentar sus operaciones. La reforma que se espera incluye saber quién la dirigirá además del Papa. Porque a Francisco se le percibe solitario en Roma y, por tanto, vulnerable. Requiere de un equipo de apoyo o de un gabinete de confianza que pueda ser capaz de operar los cambios por venir.  Se espera con ansiedad el nombre del próximo secretario de Estado (número dos del Vaticano), cargo para el que suenan Giuseppe Bertello, de la Gobernación del Estado de ciudad del Vaticano, y Pietro Parolin, nuncio apostólico en Venezuela, y el cardenal de Honduras, Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga. El reto no sólo es restar poder a los lobbies, ni poner orden en las disputas internas, sino la desromanización de la Iglesia o, dicho de otro modo, la internacionalización de la curia. Sobre el lobby gay, Francisco hizo una muy buena y oportuna clarificación. No se trata de cuestionar el hecho de que sean gays, sino porque se constituyen en un grupo de presión que utiliza los secretos de alcoba como método para acceder a privilegios, destruir o encumbrar carreras políticas en el Vaticano.

Francisco regresa a Roma fortalecido como papa pastor, líder religioso y espiritual. Ahora le tocará ejercer y tomar decisiones de Estado que reformen el anquilosado aparato curial y fortalecerse como hombre de Estado.

Anuncios

Papa Francisco: continuidad, ruptura o reformas

julio 31, 2013
Francisco en medio de la fabela brasileña en un día lluvioso

Francisco en medio de la fabela brasileña en un día lluvioso

Papa Francisco: continuidad, ruptura o reformas

Por Bernardo Barranco
La Jornada, sábado 29 de julio de 2013

Las posiciones más sociales del papa Francisco en Brasil han despertado diversos comentarios entre analistas y observadores de la Iglesia sobre qué esperar del nuevo pontífice. Sobre todo, qué rumbo va a tomar la Iglesia que, como todos sabemos, vive convulsionada. Esta crisis es el telón de fondo de Francisco. Algunos proclaman ya rupturas de Bergoglio con sus predecesores inmediatos y un acercamiento a la Teología de la Liberación latinoamericana. Otros, con desconfianza, ven el evangelio social de Bergoglio como cortina de humo para evitar enfrentar temas como el castigo a la pederastia clerical y las corrientes de corrupción en el Vaticano.

En todo caso, el estilo del papa Francisco ha sido más pastoral y de contacto, que marca diferencias notables ante los refinados estilos de Benedicto XVI, quien sabía comunicarse con mayor agudeza mediante la palabra escrita. El pontífice jesuita argentino, en cambio, ha puesto el acento en mostrar una Iglesia humilde, de servicio, en mayor contacto con la gente en general y con los pobres en especial. Pero más allá de los estilos y las formas, lo que cuenta es preguntarse sobre los futuros ejes que asumirá Francisco para fortalecer una Iglesia dividida y debilitada. Recordemos que el principal desafío de la Iglesia no ha sido ni la renuncia de Benedicto XVI ni las guerras intestinas del lobby gay. Además de la pérdida de autoridad moral en el mundo y de los escándalos de pedofilia, la principal preocupación de la Iglesia católica es el descenso de sacerdotes, religiosos/religiosas y en particular de creyentes. En Europa las tendencias fortalecen al ateísmo y el agnosticismo, mientras en América Latina es la pérdida de creyentes que emigran a otras iglesias, en un contexto de mercados religiosos cada vez más competitivos y diversificados, en el cual los fieles católicos carecen de herramientas y no encuentran qué posturas sostener. Tampoco la jerarquía detenta ascendencia ni un liderazgo claro. Hay que resaltar la pérdida de centralidad institucional; los sondeos de opinión muestran que los católicos escuchan cada vez menos a sus obispos. Por tanto, el catolicismo latinoamericano –México quizás a la cabeza– corre el riesgo de mimetizarse con las clases dominantes para incidir e incrustar sus intereses en el espacio público. Este vínculo tiende a fortalecerse en diversos países de la región, a diferencia de Europa y Estados Unidos.

las transiciones en la Iglesia son distintas así como su arco en el tiempo.

Las transiciones en la Iglesia son distintas así como su arco en el tiempo.

Los gestos y los símbolos con que inició Francisco en Roma son importantes en las sociedades mediáticas. Pero ni han resuelto la crisis de la curia romana ni definen una política de gobierno. Son apreciados los cambios introducidos por este Papa: sencillez, humildad y austeridad, pero en un mundo globalizado donde los focos sobre la institución están puestos en los escándalos, Francisco ha representado, a lo sumo, una tregua y hasta ha conquistado simpatías. Pero no alcanza. No hay aun decisiones estratégicas. Las comisiones nombradas por el Papa tampoco representan nuevos programas de gobierno, ni nuevos revulsivos teológicos o pastorales. Por ello, la importancia de su visita a Brasil, nos permite observar un posicionamiento que va más allá del gesto. Muchos analistas, sobre todo argentinos, conocen bien a Mario Bergoglio, como el sociólogo Fortunato Mallimaci, quien señala que el programa de Francisco será conservador. Asimismo, hace más de 50 años así era catalogado Juan XXIII y resultó un gran reformador, y convocó al Concilio Vaticano II.  Juan XXIII tuvo, como ahora Bergoglio, la urgencia de impulsar algo que sacudiera la armazón monárquica y pesada de la Iglesia. La tarea no es sencilla por las reticencias. Ambos enfrentaron una curia adversa, especialmente los núcleos más conservadores. Ambos son portadores de un aggiornamento que busca sacar a flote a la Iglesia.

El núcleo conservador que se impuso después del concilio asciende al poder eclesiástico porque acusaba al progresismo católico de llevar al caos la Iglesia por una apertura indiscriminada a la modernidad y por la pérdida de identidad. Sin embargo, estos mismos sectores la han sumido no sólo en una crisis de identidad, sino en estrepitosos escándalos sexuales de corrupción. Por ello creo que Francisco no va echar por la borda la insistencia de una agenda moral. No creo que Bergoglio vaya a modificar las posiciones conservadoras de la Iglesia ante temas como el celibato obligatorio o el uso de contraceptivos; la moral sexual; los católicos divorciados; el papel de la mujer en la Iglesia, su ordenación, y tantas otras. No creo que Bergoglio revolucione dicha agenda, pero tampoco creo que la absolutice. En Brasil apenas ha tocado estos temas, que eran recurrentes en Ratzinger y en la última etapa del papa Wojtyla. En cambio, Francisco ha venido introduciendo otra agenda social que enfatiza la Iglesia pobre para los pobres, los derechos humanos y la justicia social. Una experiencia más marcada por su experiencia en el tercer mundo. De hecho, antes de llegar a Brasil, el 8 de julio en Lampedusa, en su primer viaje fuera de Roma –en la isla italiana punto entre África y Europa–, el planteamiento de Francisco fue duro y directo: condenó la indiferencia frente a la muerte de cientos de inmigrantes que intentan cruzar cada año. El evangelio social de Francisco puede ser una apuesta destinada a fortalecer las pastorales de las iglesias del sur y tener como sujetos a los jóvenes, con todos los riesgos que conlleva el posicionamiento político de la Iglesia, es decir, un clericalismo progresista cuya tentación sea de politizar lo religioso y catolizar lo político. 

Francisco: por la agenda social

Francisco: por la agenda social

La Iglesia tiene mucha experiencia y sabiduría en sus cambios y transiciones internas. Nunca corren con prisa. Ahí quedan las experiencias entre los pontificados del antimoderno Pío IX (1846-1878) y el reformador León XIII (1878-1903) que lanzan al catolicismo a conquistar la modernidad con sus propias herramientas. Aparentemente, no hay rupturas sino cambios progresivos; no hay golpes de timón, sino reformas que se inician con suavidad. Francisco no tiene muchas alternativas que no estén en el marco de las reformas; un nuevo estado de ánimo y un espíritu sólo podrá encontrarlo en el Concilio o de plano: convocar uno nuevo.

Francisco inició una verdadera revolución en la Iglesia: Bernardo Barranco. Con Paola Rojas

julio 31, 2013

Francisco inició una verdadera revolución en la Iglesia

Paola Rojas en Fórmula, 29 de julio de 2013default 2

Bernardo Barranco Villafán, sociólogo y especialista en religión, indicó que por lo mostrado durante su visita en Brasil, la agenda del Papa Francisco se basará en un ámbito social con el apoyo a los pobres, los derechos humanos y la justicia social en general. 

 

papa_francisco-copacabana-brasil2

Bernardo Barranco Villafán, sociólogo y especialista en religión, precisó que la visita del Papa Francisco a Brasil es muy importante, pues es la primera que realiza al país que posee el mayor número de católicos a nivel mundial, a lo que se suma el hecho de que hizo algunos planteamientos programáticos.

Entrevistado en el noticiero de Paola Rojas, indicó que los trazos que mostró el Sumo Pontífice en esta nación sudamericana, en cierto sentido, son los que acompañarán su pontificado, como es el caso de la humildad, el combate a la pobreza, entre otros, que demostró se convertirán en su programa pontifical.

“Como vemos muy claramente y sobre todo, reforzado por las declaraciones entorno a los homosexuales en el avión, vemos como el Papa le va a dar un giro a la agenda de la iglesia, ya no va a ser sólo o de manera preponderante la agenda moral o la ética social de la iglesia, que está en permanente lucha con las culturas contemporáneas, con temas de la mujer, celibato, aborto, etcétera, ahí va a bajar la intensidad de la iglesia, según el Papa, y va a emerger una nueva agenda”, enfatizó.

La cual, continúo, se basará en un ámbito social con el apoyo a los pobres, los derechos humanos y la justicia social en general, motivo por el cual considera que ésta sería una de las primeras lecciones que deja la visita, es decir, un cambio de agenda de una moral católica inquisitiva e incluso de chantaje, hacia una donde se retome el tema de los derechos de los pobres, los derechos humanos y sobre todo, la justicia social.

Respecto a las declaraciones de Jorge Mario Bergoglio respecto a la homosexualidad, el especialista recordó que esto toma mucha fuerza,

El Papa Francisco contagió al pueblo Brasileño

El Papa Francisco contagió al pueblo Brasileño

principalmente cuando se toma en cuenta que anteriormente la iglesia ha sido tremendamente severa frente a este tema, al considerarlo como una deformación, una depravación o una enfermedad.
“Estas declaraciones del Papa pues son muy fuertes, porque en cierto sentido van a contramano, a contrasentido de lo que la iglesia había estado afirmando frente al tema. Y no solamente es lo que se afirma, sino la actitud de la iglesia hacia un sector de la sociedad que existe, que siempre ha existido, como es el tema de los homosexuales”, abundó.

Al ser cuestionado sobre cuánto incomodará esto dentro de la iglesia católica, Bernardo Barranco dictó, “ah, es muy difícil, muy duro; yo me imagino que muchos se han de sentir muy agraviados con lo que ha venido haciendo el Papa, simplemente cuando el Papa cuestiona el ser ostentosos en la iglesia, él habló de aquellos que se sienten príncipes en la iglesia, que tienen esta especia como de ADN monárquico, que sean más sencillos, más humildes.”

Esto significa, añadió, que muchos cardenales y grandes monseñores tendrán que dejar sus autos, lujos y hoteles, para ponerse el overol pastoral, lo que representará un cambio muy importante pues el Papa ha dicho que quiere a los clérigos en la calle, para no mantener una “iglesia de confort” y “fría”.

Periodista Paola Rojas

Periodista Paola Rojas

Finalmente, indicó que esto es una verdadera revolución al interior de la iglesia, que encabeza un hombre con un carisma muy fuerte, distinto al que tenía Juan Pablo II, pero que se desarrolla día a día como un gran párroco.

“Ojalá y sea el principio de grandes e importantes cambios en la iglesia católica, a partir de su cabeza. Que va a tener resistencias, segurísimo que las va a tener”, concluyó.

cegs

ESCUCHAR

– See more at: http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=342893#sthash.rLpXEv6X.dpuf

Iglesia necesitada de cambios que la hagan más creíble: Bernardo Barranco. Con Denise Maerker

julio 31, 2013

6545590b0fbc5657588f3f6a0b066627_article

Atando Cabos, Radio Fórmula, 29 de julio de 2013

El reto será ver si es capaz de resolver la crisis que se atraviesa y hasta donde será capaz de estabilizar y consolidar a la Iglesia debido a que tendrá mucha oposición.  

Después de que el Papa Francisco declarara que “El problema no es tener esta tendencia, todos necesitamos ser hermanos. El problema es tener un lobby. Hay muchos grupos de presión, con esta tendencia, lobbys políticos, el lobby, ése es el gran problema Cuando alguien se encuentre con una persona así, deben hacer la distinción entre ser una persona gay y formar parte de un lobby. Ningún lobby es bueno, eso es algo malo. Si una persona es gay y busca a Dios, y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla?”

El especialista Bernardo Barranco afirma para “Atando Cabos” que: La iglesia está necesitada de grandes cambios de transformaciones que le permitan ser más creíble y el Papa ha optado por no seguir por esa perspectiva de condena, chantaje de confrontación con la cultura contemporánea, ha decidió hacer una agenda social que le permita el desarrollar su misión, que es llevar acabo temas de la pobreza, inclusión marginados, como los jóvenes.

Asegura también que la postura del Papa ha dejado silencios como sería el caso en la aprobación de la adopción con personas del mismo sexo.

El reto será ver si es capaz de resolver la crisis que se atraviesa y hasta donde será capaz de estabilizar y consolidar a la Iglesia debido a que tendrá mucha oposición.

dga

ESCUCHAR

– See more at: http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=342945#sthash.J8ZIK3sV.dpuf

 

El llamado al evangelio social del papa Francisco

julio 26, 2013

25jul2013---fieis-seguram-bonecos-que-representam-o-papa-francisco-e-a-nossa-senhora-aparecida-durante-visita-do-sumo-pontifice-na-favela-de-varginha-no-complexo-de-manguinhos-na-zo

El llamado al evangelio social del papa Francisco

Por Bernardo Barranco V.

Con suavidad y sutileza, el mensaje social del papa Francisco se va robusteciendo conforme avanza su visita en Brasil. El Papa llegó a un país convulsionado por protestas sociales que reclaman mayor coherencia a una clase política que se ha vuelto torpe para dialogar con los legítimos cuestionamientos de la ciudadanía. Brasil, a decir de muchos expertos, ha vivido una gran expansión económica pero una contracción política en la última década. El PT en el gobierno se ha engolosinado con sus logros y ahora no sabe cómo dialogar con una revolución ciudadana gestada por las redes sociales. Ibope acaba de publicar la caída en la aprobación del gobierno de Dilma Rousseff de 55 por ciento a un dramático 31 por ciento. Sin duda, esta especial circunstancia favorece los mensajes del Papa, pues pueden empatar con los reclamos de justicia social, contra la corrupción, a favor de la renovación de un sistema político gangrenado por el favoritismo y la corrupción. Así lo expresó Francisco en la favela Varginha, en el  complejo de Manguinhos: A ustedes, queridos jóvenes, que tienen una especial sensibilidad frente a las injusticias, a menudo se sienten decepcionados con la noticia que hablan de la corrupción, con políticos y gente que, en lugar de buscar el bien común, buscan su propio beneficio, dijo el pontífice ante miles de fieles que acompañaron a su discurso. A todos ustedes, repito: no se desanimen, no pierdan la esperanza, no dejen que se apague la esperanza.

Marco Politi, probablemente el vaticanista italiano más respetado, indicó  que Francisco en Brasil proseguirá y  profundizará su Evangelio social.  Desde que fue elegido ha venido denunciando las nuevas formas de esclavitud, la explotación, la desigualdad.  Politi precisa: El papa Francisco es un fruto inesperado de la Teología de la Liberación porque es un representante de la llamada Teología Popular, que no es marxista ni politizada, pero que sí denuncia con fuerza los horrores de la miseria, la desigualdad y sus mecanismos económicos.

Ayer, Francisco denunció que la actual civilización mundial ha ido más allá, se pasó de rosca en el culto al dios del dinero, excluyendo los dos polos de la vida de las personas: las personas mayores y los jóvenes. Ante 40 mil jóvenes argentinos, en la catedral de Río de Janeiro, el Papa denunció una especie de eutanasia cultural con los viejos y de los jóvenes: El porcentaje de jóvenes que no tienen trabajo, ningún trabajo, es demasiado alto y es una generación que no tiene la experiencia de la dignidad del trabajo. Esta civilización nos está llevando la excluir estas dos puntas que son nuestro futuro, expresó en un improvisado mensaje.

Lluvia y frío en Río: "Papa entre fiéis na favela da Varginha"

Lluvia y frío en Río: “Papa entre fiéis na favela da Varginha”

Para Leonardo Boff, Francisco recupera para la Iglesia la denuncia y los temas sociales olvidados y hasta combatidos por los últimos pontífices. El posicionamiento sobre lo social puede operarse una ruptura con los anteriores pontífices, es el evangelio social de Francisco más que la Teología de la Liberación. Juan Pablo II libró contra una durísima batalla que  dejó muchas víctimas, pactos con las dictaduras, corrupción eclesial en la curia que ha venido decantado su decadencia varios años después de su fallecimiento.

En Brasil podemos estar asistiendo al tránsito de un conjunto de gestos y símbolos lanzados desde Roma en los últimos cuatro meses por Francisco a una postura programática de su gobierno pontifical. Si desde el Vaticano, Francisco ha venido anunciando con señales la descosificación de la figura papal y de todo el viejo oropel monárquico y esclerotizado de la Iglesia que la ponía por encima a los pastores de los fieles, ahora,  pareciera que desde el evangelio social, Francisco propone una renovación a la Iglesia. Que no es otra cosa que retomar el espíritu del Concilio, relativiza las discusioneshermenéuticas de Ratzinger sobre la correcta interpretación y en los hechos está proponiendo dejarse llevar por los clamores y anhelos del pueblo. Palabra teológica que tanto gusta al Papa. Paradójicamente, Mario Bergoglio ha sido el único de los últimos cinco papas que no participó en el Concilio. Cuando éste se inaugura en 1962, el joven  Bergoglio tenía 25 años y ni siquiera estaba ordenado sacerdote.

"Su humildad es como un soplo de aire fresco pero yo estoy contento con manejar"

“Su humildad es como un soplo de aire fresco pero yo estoy contento con manejar”

Algunos vaticanistas ha registrado no sólo los gestos de Francisco, sino sus silencios. Ya habíamos señalado que Francisco no ha puesto mucho énfasis en la discusión sobre los homosexuales, las nuevas parejas, el aborto y los temas en los que Benedicto XVI había venido insistiendo de manera recurrente. No creo que el actual Papa se atreva a abandonar dicha agenda pero no absolutizarla. Pero Francisco es un papa del Tercer Mundo, su sensibilidad es muy diferente a la de los clérigos de los países ricos y prospero del área noratlántica. Por ello, sí creo que Francisco introducirá con mayor fuerza la agenda social y la crítica al sistema económico mundial que está produciendo víctimas en todo el planeta, especialmente en las expectativas frustradas de los jóvenes. Si Benedicto XVI priorizó Europa como escenario de sus mayores esfuerzos pastorales y culturales, me parece que Francisco retomará su acento en África, Asia y América Latina como sus mayores prioridades geoeclesiales.

Ante los jóvenes argentinos, les dijo:Quiero que salgan a las calles para armar lío, quiero lío en las diócesis que también salgan. Quiero que la Iglesia salga también a las calles, quiero que nos defendamos de todo lo que es mundano, comodidad, instalación, clericalismo y de estar cerrados en nosotros mismos. Las parroquias, los colegios, las instituciones son para salir. Si no salen se convierten en una ONG y la Iglesia no puede ser una ONG.

La asimetría entre el Papa y los jóvenes

julio 25, 2013

papa2

La asimetría entre el Papa y los jóvenes

Por bernardo Barranco

Milenio Estado de México, miércoles 25 de agosto de 2013

El Papa Francisco reinició su visita a Brasil con una misa en el imponente santuario de nuestra señora de Aparecida, entre Rio y San Pablo, dedicada a los jóvenes. El día estaba muy frío con una lluvia pertinaz que no fue obstáculo para que 200 mil personas participaran del acto litúrgico. Miles llegaron desde el día anterior para posicionarse en lugares de privilegio.

Como se sabe, la visita de Francisco a Brasil tiene como especial acento la realización de la Jornada Mundial de la Juventud que se realiza cada tres años. Durante su homilía, Francisco pidió a los pastores, sacerdotes, padres de familia y maestros mayor atención al impartir valores a los jóvenes para construir “un país y un mundo más justo y de solidaridad fraterna”. El mensaje del Papa fue simple, Francisco también instó a los jóvenes a ser factor de cambio tanto para la sociedad como para la Iglesia. Su mensaje se enfocó a los jóvenes a quienes les dijo que sienten la tentación “de tantos ídolos que se ponen en el lugar de Dios y parecen dar esperanza: el dinero, el éxito, el poder, el placer.

Con frecuencia se abre camino en el corazón de muchos una sensación de soledad y vacío, y lleva a la búsqueda de compensaciones, de estos ídolos pasajeros.” Pidió dejar de manipular a los jóvenes y a los adultos demandó: “ayudémoslos a ser protagonistas de la construcción de un mundo mejor: son un motor poderoso para la Iglesia y para la sociedad. Ellos no sólo necesitan cosas. Necesitan sobre todo que se les propongan esos valores inmateriales que son… la espiritualidad, generosidad, solidaridad, perseverancia, fraternidad y alegría.”

Según encuesta de IBOPE, los jóvenes reconocen en Francisco sencillez y sinceridad

Según encuesta de IBOPE, los jóvenes reconocen en Francisco sencillez y sinceridad

En la Folha de Sao Paulo, un importante periódico brasileño, apareció antier una encuesta que realizó la consultora Ibope en la que preguntó a unos 4004 jóvenes brasileños católicos y muchos presente en estas Jornadas, sobre cuáles creían que debían ser los cambios que tenía que impulsar el papa Francisco. La mayoría apoyó el uso de la píldora del día después (80%), el fin del celibato para curas y monjas (74%) y la posibilidad de que las mujeres celebren misa (61%). Sobre el casamiento entre personas del mismo sexo, las opiniones están más divididas: el 51% cree que debería aceptarse. Desglosando lo anterior, el 56 por ciento de los jóvenes católicos de entre 16 y 29 años de edad y el 43 por ciento con más de 30 años apoyarían a la Iglesia si aceptara las uniones entre personas de mismo sexo. El 90 por ciento de la juventud religiosa respaldó la imposición de castigos severos para los sacerdotes pederastas o pedófilos e involucrados en acoso sexual y actos de corrupción. Los jóvenes ahí presentes no son piezas decorativas de un futuro idílico, tienen una opinión ahora y aquí, que puede apreciarse es discordante con los tradicionales planteamientos de la alta jerarquía.

¿El Papa tendrá el coraje de verdaderamente escucharles? O tirará mensajes, consignas y lineamientos unidireccionales sin importar lo que los jóvenes piensen y sientan realmente. Lo veremos.

Francisco y la reconciliación con el progresismo católico

julio 24, 2013
¿reconciliación entre el Papa latinoamericano y la Teología de la Liberación?

¿reconciliación entre el Papa latinoamericano y la Teología de la Liberación?

Francisco y la reconciliación con el progresismo católico

Por Bernardo Barranco V.

La Jornada, miércoles 24 de julio de 2013

La visita del papa Francisco a Brasil ha generado expectativas en sectores progresistas de la Iglesia no sólo brasileña sino latinoamericana. Francisco parecería haber dado señales para animar a los actores de la Iglesia comprometidos con las causas populares. Francisco, al ser elegido Papa en marzo, y adoptó su nombre como homenaje a Francisco de Asís, el mensaje fue interpretado atrevido y en ese momento desconcertante. Un jesuita que asume el nombre del fundador de la orden franciscana, resultó en su momento inusual y provocador. Que el cardenal Jorge Bergoglio haya optado por el nombre de Francisco, ícono de la pobreza espiritual en la historia de la Iglesia, lo ha venido refrendado con sus gestos dando énfasis a la desigualdad social en sus discursos y sus acciones, recordemos que lavó los pies de los jóvenes delincuentes en la semana de Pascua,  criticó el uso de coches de lujo por parte de sacerdotes, dio un discurso contundente sobre el trabajo forzado y explotación en semiesclavitud de los migrantes.

El teólogo Gustavo Gutiérrez, padre de la Teología de la Liberación, señaló que sólo querer una Iglesia pobre para los pobres es ya todo un programa. Pareciera que flotan nuevos aires de apertura y de respiro al ala más progresista de la Iglesia católica del continente, que vio su influencia disminuir dramáticamente por la feroz represión que los dos últimos Papas ejercieron y también al avance de los grupos católicos y evangélicos carismáticos en las últimas décadas.

Don Samuel Ruiz defensor de los indígenas

Don Samuel Ruiz defensor de los indígenas

No sólo los discursos están plagados de nuevas actitudes por parte del Papa, sino que ha contribuido para destrabarel proceso de beatificación de monseñor Óscar Arnulfo Romero, arzobispo salvadoreño asesinado arteramente por comandos de la ultraderecha por su postura de defensa de los derechos humanos. Romero todo un símbolo del progresismo católico latinoamericano.

Leonardo Boff, otro de los precursores de la Teología de la Liberación,  quien fue condenado al silencio por el papa Juan Pablo II y por el entonces cardenal, guardián de la fe, Joseph Ratzinger, ha sido uno de los más entusiastas promotores del papa Francisco desde su elección pontificia. Al grado de afirmar que el nuevo Papa será portador de una nueva primavera eclesial. Sin embargo, es cauto para identificarlo plenamente con la Teología de la Liberación, señalando: Muchos se han preguntado si el actual papa Francisco, como proviene de América Latina, es un seguidor de la teología de la liberación. Esta pregunta es irrelevante. Lo importante no es ser de la teología de la liberación sino de la liberación de los oprimidos, de los pobres y de los que sufren injusticia. (2013-04-28).

Recordemos que la Teología de la Liberación es uno de los fenómenos sociales y religiosos más importantes de la región, que convivió entre los años 60 y 80 con las dictaduras militares. Es fruto de las reformas conciliares y de las asambleas episcopales latinoamericanas de Medellín 1968 y Puebla 1979. Pero más que una reflexión o un discurso sobre Dios, la teología latinoamericana se convirtió en un vasto, diverso y complejo movimiento social en casi todos los países. Posicionó, en cierto sentido, a las iglesias católicas latinoamericanas en la defensa de los derechos humanos, la opción preferencial por los pobres y la confrontación contra las injusticias sociales. En este ciclo, el compromiso social de los cristianos y sus organizaciones, como las comunidades de base, alienta a ciertos actores religiosos para adquirir peso social y relevancia, entre otros muchos destacamos las figuras que con el tiempo se han vuelto en personajes míticos como  Hélder Cámara, José María Pires, (Brasil), Óscar Arnulfo Romero (El Salvador), Leonidas Proaño (Ecuador), Raúl Silva Enríquez (Chile) y Samuel Ruiz (México)entre muchos otros.

Ernesto cardenal (Nicaragua) y Sergio Méndez Arceo (México) dos representantes del progresismo católico de los años setenta

Ernesto cardenal (Nicaragua) y Sergio Méndez Arceo (México) dos representantes del progresismo católico de los años setenta

Bajo el pontificado de Juan Pablo II, influenciado por las polarizaciones ideológicas de la guerra fría que vivió en carne propia, incidió para que desde Roma, el Vaticano ratifique un nuevo tipo de centralidad romana, imponiendo disciplinas internas, realineando las fuerzas centrífugas que podrían llegar a amenazar la identidad. En América Latina es conocido ampliamente cómo se opera un proceso de represión interna marginando a los teólogos, nombrando obispo conservadores, y se minaron los ensayos pastorales. La confrontación entre Roma y los teólogos ha sido otro signo característico de la mancuerna Wojtyla-Ratzinger. Juan Pablo II manifiestó serias dudas sobre el papel del teólogo, y le exigió una función de obediencia y sumisión, en detrimento del discernimiento y la búsqueda de nuevas fronteras. Durante el Sínodo Romano de 1990, el Papa expresó en la apertura solemne que el teólogo ejerce su ministerio por mandato de la Iglesia y colabora con el obispo en su deber como maestro.

Muchos argentinos sostienen que la teología del papa Francisco está marcada por la desarrollada por el teólogo italo/argentino Lucio Gera (1924-2012) La reflexión de Gera es  la teología de la cultura, la teología popular de la cultura muy cercana a posiciones peronistas y prima hermana de la teología de la liberación. Muchas de las convicciones profundas de Francisco, tienen una especial resonancia del discurso peronista: el pueblo más que los individuos, los pobres como interlocutores con una cultura propia, la importancia de una identidad nacional, una cierta eclesialidad patriótica.  José María Poirier Lalanne, director de la famosa revista argentina Criterio afirma:El pensamiento de Bergoglio coincide con el de Lucio Gera, no el Gera de principios de los años 70, sino el de Puebla, en 1979. La idea fundamental era que el pueblo, más que los individuos, sería el verdadero sujeto de la historia y, por lo tanto, de la liberación integral. Era el pueblo de la nación, como encarnación particular del Pueblo de Dios.

Monseñor Hélder Cámara todo un ícono en Brasil

Monseñor Hélder Cámara todo un ícono en Brasil

La gran interrogante queda ahí planteada. ¿Francisco en ruptura con sus predecesores, tenderá puente para reconciliarse con el progresismo católico latinoamericano? Es significativo que el vaticanista Sandro Maggister haya registrado no sólo las señales y gestos de Francisco, sino sus silencios. Especialmente sobre la homosexualidad, los nuevos matrimonios y la biogenética. Estaríamos ante un Papa que podría empezar  a matizar y no ser tan enfático en la agenda moral y ética social de la Iglesia que ha venido siendo el polo central de las confrontaciones con la sociedad moderna. Y de sus principales fracasos. ¿Estaríamos ante nuevos énfasis en una agenda más social basada en la opción por los pobres y defensa de los derechos humanos?

Otra señal que de concretarse podría significar una nueva ruta. El País publica que el Papa estaría dispuesto a encontrarse con Leonardo Boff. Y que al llegar a Río, pidió un ejemplar del último libro del rebelde Boff, titulado: Francisco de Asís y Francisco de Roma, en el que analiza la ruptura que este Papa está llevando en la Iglesia con una vuelta a los orígenes del cristianismo. Estos días despejaremos el verdadero rostro y la intención real del nuevo Papa en visita a Brasil.

Animar vocación sacerdotal, desafío del Papa

julio 24, 2013

06_f4

Río de Janeiro, AP. El chileno Camilo Sandoval tiene en sus manos la decisión de su vida: estudiar ingeniería y seguir su vocación sacerdotal.

“Estoy pensando en ser padre”, dijo a The Associated Press. “Me siento realizado cuando participo en las jornadas vocacionales, hay una cercanía con Dios que me atrae, aunque todavía no estoy decidido”.

A sus 17 años, Sandoval es el único que carga con este dilema, entre más de un centenar de jóvenes que arribaron del poblado sureño de Chillán.

Hace parte de los llamados movimientos eclesiásticos que lo ayudaron a acercarse a la iglesia de su ciudad, participa en la misa como monaguillo y hace parte del coro eclesial. Sabe que si opta por lo segundo tendrá que hacer votos de castidad, lo que no representa un problema para él.

“Yo estoy de acuerdo con hacer esos votos”, dijo el joven cargando una bandera de Chile en sus manos.

La visita del papa Francisco a Brasil para liderar la Jornada Mundial de la Juventud busca ser el escenario ideal para hacer que muchachos como Sandoval se decidan por servir a la iglesia, institución que en vastas regiones de América Latina batalla por reclutar sacerdotes en un momento en que otras religiones han crecido y sin cambiar las estrictas reglas del celibato.

Desde la perspectiva de la iglesia, millones de católicos han optado por una vida secular.

Casi el 25 por ciento de las parroquias del mundo no tienen un sacerdote residente, según las estadísticas del Vaticano. Y mientras que la cantidad de católicos en el mundo creció un 68 por ciento entre 1975 y 2010, la de sacerdotes sólo creció sólo un 1,8 por ciento, según el Centro para Estudios Aplicados del Apostolado de la Universidad de Georgetown.
monaguillos2_puertosantamaria

La iglesia dice que no sabe si este presunto aumento de católicos en esos años representa una alza o baja frente a la tendencia de las últimas décadas o si obedece al crecimiento demográfico de la población mundial. Datos de ese centro muestran que en 1970 había 419.728 sacerdotes y cinco años después la cifra había bajado a 404.783.

“La verdad es que hay una situación en este momento de tendencia a la baja”, dijo a The Associated Press el padre Gabriel Villa, secretario ejecutivo de la comisión de Vocaciones y Ministerios del Consejo Episcopal Latinoamericano. “(En) seminarios ha disminuido la cantidad de seminaristas, y donde el bajón es muy grande es en la vida religiosa, tanto en la vida masculina como femenina, es decir, las comunidades religiosas tradicionales como jesuitas, dominicos, franciscanos”.

Aun así, la iglesia ha reconocido una caída no claramente cuantificable en los últimos años, según la institución, de los interesados en seguir la vocación sacerdotal en Latinoamérica.

Los últimos datos del Vaticano señalan que en 2011 hubo un incremento del 2,1% en el número de personas que quieren ser sacerdotes a nivel. La mayoría provienen de África y Asia. En Europa, sin embargo, se registró una caída de 9% y en América Latina se mantuvo estable, según la Santa Sede.

El mayor número de vocaciones proviene de África y Asia

El mayor número de vocaciones provienen de África y Asia

A juzgar por la apasionada multitud que recibió a Francisco en Río el lunes, algunos creen que el primer papa latinoamericano puede ser capaz de cambiar la tendencia de la escasa vocación sacerdotal.

¿Podrá el papa Francisco despertar el interés de los jóvenes latinoamericanos por servir a la iglesia?

“Yo creo que sí”, dijo el sacerdote Villa del Consejo Episcopal. “Los gestos, los signos a través de los cuáles él ha hablado han sido muy bien recibidos por mucha gente. Yo creo que para América Latina este ha sido como un signo muy grande para la renovación, para encontrarle el sentido también al discipulado”.

Tras la renuncia de Benedicto XVI a su pontificado, el cardenal argentino Jorge Bergoglio fue electo pontífice y tomó el nombre de Francisco, en referencia a un santo católico caracterizado por sus votos de pobreza. En los pocos meses al frente de la iglesia, se ha ganado el cariño de muchos por su autenticidad, estilo humilde y sus llamados a apoyar más a los pobres.

Francisco ha tenido algunos gestos que han sido elogiados por miles, como decidir usar un anillo de plata en lugar de oro y romper los protocolos para acercarse a los fieles.

¿Fin del celibato?

¿Fin del celibato?

“El papa Francisco creo que yo que va a impulsar esto (las vocaciones)”, dijo Jorge Cavazos, un joven seminarista mexicano que a los 8 años se hizo monaguillo y a los 21 entró al seminario. “Es un papa que nos invita, nos alienta; desde la humanidad, nos dice, puedes servir a Dios, puedes servir al prójimo, puedes entregarte”.

Para el funcionario del Consejo Episcopal, la explicación está en la mayor presencia de otras iglesias en la región, una disgregación de la familia y el secularismo cada vez mayor de la sociedad ha hecho que los jóvenes se interesen más en aquello que les represente una utilidad material.

“Para nadie es un secreto que estamos en toda esta situación del consumismo y la vida sacerdotal o consagrada pide algunas renuncias y para muchos no resulta atractivo”, dijo Villa.

Según el Vaticano, América cuenta con cerca de la mitad de los católicos del mundo pero los países con la mayor cantidad de fieles, Brasil y México, cada vez tienen menos fieles.

Algunos expertos en religión, como el mexicano Bernardo Barranco, el carisma del papa Francisco no va a ser suficiente para reanimar la vocación sacerdotal.

“La iglesia no se gobierna con bonitas frases o con carisma o con una actitud más parroquial como la que tiene el papa Francisco”, dijo el experto del Centro de Estudios Religiosos mexicano, que cree que la iglesia está frente a grandes retos como la poca capacidad para adaptarse a los paradigmas modernos, que incluye el criticado celibato, que ahora se encuentra en el banquillo a raíz de casos de pederastia.

En el Concilio Vaticano II, que data de la década de los 60, la iglesia reconoció que la vocación sacerdotal entró en crisis y propició grandes reformas, como el permitir celebrar misas en lenguas distintas al latín, que provocaron fuertes conflictos en ese entonces en la institución.

Para el pastor Édgar Castaño, presidente de la Confederación Evangélica de Colombia, en el mundo se ha vivido “un proceso de la renovación de la religión, de las religiones modernas, que son muy atractivas, que tienen otros estilos y otras estrategias para acercarse a la gente”.

Castaño cree que lo que hace atractivas a las iglesias distintas a la católica es la incorporación de la música en los ritos religiosos, el estilo renovado en la predicación del evangelio, las agradables instalaciones físicas y “el tratamiento cercano a las necesidades del joven”.

Además, dijo que para los jóvenes interesados en la ordenación pastoral resulta más atractiva la evangélica porque “no tienen que tener el don del celibato”.

Los movimientos  católicos carismáticos se han fortalecido

Los movimientos católicos carismáticos se han fortalecido

Expertos consultados creen que el fortalecimiento de los movimientos eclesiales católicos, como al que pertenece el chileno Sandoval, han ayudado a la iglesia a contener la falta de interés en el sacerdocio al buscar renovar la celebración de la misa haciéndola un poco parecida a otros credos.

Creados en Estados Unidos en la década de 1960, estos movimientos se han extendido en buena parte del mundo, y han introducido elementos inusuales en la misa católica tradicional como nuevos cánticos acompañados de aplausos y bailes rítmicos de los feligreses, algo de lo que otras iglesias se han valido para atraer fieles.

Entre esos movimientos, reconocidos no sin cierta reticencia por la iglesia, incluyen a grupos como la Renovación Católica Carismática, el focolar y neocatecumenal, y que tienen presencia en varios países. En otros países, los movimientos son más locales, como el llamado Shalom en Brasil.

“Casi todos estos movimientos tratan de recuperar de una manera o de otra algún elemento del cristianismo primitivo, ya sea por el canto, ya sea por el tipo de formación catequética, ya sea por ofrecer una experiencia de fraternidad muy profunda”, dijo Rodrigo Guerra, director del Centro de Investigación Social Avanzada en México. “Muchas veces a los católicos se nos criticaba por eso, se decía que mucha gente se sale de la iglesia porque encuentra una acogida y una fraternidad humana mucho más clara en el mundo protestante”.

Para Guerra, “las viejas formas asociativas… cosas tan tradicionales como el Opus Dei, hoy no son tan llamativas para los jóvenes postmodernos contemporáneos”.

El sacerdote Villa, de la conferencia episcopal latinoamericana, reconoció la contribución de esos movimientos, no sin cierta cautela.

“Algunas comunidades carismáticas también han hecho resurgir las vocaciones”, dijo. De inmediato comentó que la iglesia siempre les pide que se mantengan de acuerdo a lo que establece cada diócesis.

Sergio Soto, coordinador nacional en México de la Renovación Católica Carismática, está convencido de que los católicos deben ser parte activa y no sólo espectadores de su fe.

“Se había perdido un poco de la parte festiva, de la parte alegre de la misa”, dijo Soto desde Ciudad Juárez, donde asegura que ha recibido comentarios de que muchos de los nuevos seminaristas en la zona se vieron animados por la Renovación Católica Carismática.

Para este ingeniero de 42 años, a veces en las misas había “cantos tan rebuscados que pues (las personas) no cantaban”. En contraste, en las liturgias de la Renovación, dijo, “se canta, se aplaude, se levantan las manos”.

“Es la misma eucaristía, pero vivida de una manera un poquito diferente”, dijo Soto, quien según sus propios cálculos sólo en México al menos unos seis millones de personas han vivido la experiencia de su movimiento.

Con 2000 años de existencia y adaptaciones, se antoja ahora un futuro incierto de la Iglesia católica

Con 2000 años de existencia y adaptaciones, se antoja ahora un futuro incierto de la Iglesia católica

En Chile funcionan 700 grupos de Renovación Católica Carismática a lo largo del país. Empezaron en Santiago hacia 1972 y en su mayoría están afiliadas a las parroquias.

No todas las personas que asisten a las misas integran estos grupos, que se reúnen después de la celebración eucarística los viernes de 8:30 a 9:30 pm.

“Las reuniones son con más alabanzas, cantos católicos, religiosos, con música”, dijo Edelmira Rodríguez, una viuda jubilada de 66 años, coordinadora de un grupo carismático afiliado a la parroquia Santa Margarita de Escocia, de la populosa comuna de La Florida. “Eso aviva mucho. Cuando hay un equipo de música es más atractivo que los rezos, que son más apagados… Incluye un baile en el lugar, con movimientos de brazos, alzamos los brazos”.

“Los sacerdotes que son carismáticos participan en estos cantos y bailes”, agregó Rodríguez. “Nuestro párroco, el día que no hacemos reunión, se enoja, dice que las oraciones no se pueden dejar”.

La coordinadora dice que no a todos los párrocos les gusta este estilo y que últimamente el movimiento no ha atraído a la cantidad de personas que solía hacer.

“Ha bajado mucho”, dijo. “Hay gente que va porque le gusta el canto, por el momento, y después se olvidan y se van retirando. La idea es de atraer más gente, pero la gente se enfría, participa un año, dicen que se sienten bien, que se han sanado, pero la gente cuando se sana se retira. La gente ya cuando sale de sus males, se va”.

El padre Rosemberg Evangelista da Silva, representante del movimiento Shalom, en la ciudad brasileña de Santa Bárbara, dijo que busca involucrar más a los jóvenes con los trabajos de la iglesia a través de las redes sociales y un blog.

“Hemos buscado hacer que jóvenes que ya están involucrados, que en sus ciudades promuevan el movimiento dentro de la iglesia”, comentó.

“Siempre se les pide que se unan al ritmo de la pastoral diocesana, porque el peligro es que a veces se puedan cerrar en sí mismos… y que de pronto se crean poseedores únicos de la renovación”, dijo.

El seminarista Cavazos no es parte de ningún movimiento eclesial, pero ha asumido las nuevas actitudes por las que propende la iglesia Católica. “Para evangelizar hay que ser alegre”, dijo el joven, que piensa que se debe cambiar la imagen del sacerdote como “padre regañón”, ajenos a la modernidad.

Presencia de Papa en Brasil alentaría incluso movimientos sociales: Bernardo Barranco. Con Denise Maerker

julio 24, 2013
Convocatoria masiva en Río de Janeiro para recibir  al Papa Francisco

Convocatoria masiva en Río de Janeiro para recibir al Papa Francisco

Presencia de Papa en Brasil alentaría movimientos sociales: Barranco. Con Denise Maerker

Atando Cabos Radio Fórmula, 23 de Julio, 2013

“El papa con su presencia va a alentar incluso a los movimientos sociales de protesta, va a hacer alianza posiblemente con una poderosa la iglesia como es la Iglesia católica en el Brasil y va a posicionarse a su vez ante una curia adversa”, puntualizó Bernardo Barranco, sociólogo y experto en religión.

 

Bernardo Barranco en Atando Cabos

Bernardo Barranco en Atando Cabos

En el marco de la visita del Papa Francisco a tierras brasileñas, Bernardo Barranco, sociólogo y experto en religión, indicó que es una visita particularmente importante porque el Papa va a dejar los gestos y símbolos que han inundado en estos cuatro meses de pontificado, marcados por la austeridad, la humildad y por cambios en estilo para dar paso a posicionamientos más estratégicos de lo que quiere como Iglesia.

 

Dijo que en Brasil tendrá la obligación de pasar de los gestos a los hechos de gobierno pontifical, “va a pasar de las novedades simbólicas, a un programa de gobierno porque está en el país más importante en términos de números de católicos, más de 120 millones y va a ejercer como jefe de la Iglesia una importante misión”.

 

En colaboración con “Atando Cabos”, indicó que es importante ver la realidad del Brasil y la circunstancia del papa Francisco,  son dos realidades diferentes que interactúan y que pueden apoyarse mutuamente debido a que en estos momentos Brasil es un país que está decayendo en términos de números de católicos y el aumento de casi 22 por ciento de los movimientos religiosos evangélicos y pentecostales.

 

Por otro lado, el Papa está con una serie de presiones, sobre todo de reformar la curia, que fue el gran mandato que le dejó el conclave, “y que está sólo ante una curia un tanto adversa y que por lo tanto, una alianza con la progresista Iglesia brasileña… se pueden apoyar estas dos realidades.

 

“El Papa con su presencia, va a alentar incluso a los movimientos sociales de protesta, va a hacer alianza posiblemente con  la poderosa iglesia en el Brasil y va a posicionarse a su vez, ante una curia adversa”, puntualizó Barranco.

 

Asimismo indicó que es posible que este viaje de los símbolos a los hechos, se establezca una alianza en donde todos ganen, porque la presencia del Papa puede “despresurizar el momento que está viviendo el país”.

 

 

ESCUCHAR

http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=341483&sURL=#sthash.3kDTrd0b.dpuf

Los retos del papa Francisco en Brasil

julio 24, 2013

ppfranciscobrasil120713

Los retos del papa Francisco en Brasil

Bernardo Barranco V.

La Jornada, martes 23 de julio de 2013

En el primer apostólico viaje del papa Francisco se juega más que una visita pastoral. Probablemente esta gira marque de manera definitiva su pontificado. Sus mensajes, símbolos y gestos prolijos en Roma se van a convertir en signos de gobierno y estilo pontifical. Brasil es un enorme país, con el mayor número de católicos en el mundo; es una nación latinoamericana que vive agitadas protestas por el desencanto hacia una clase política y gobiernos distantes de los movimientos sociales, sobre todo de las expectativas frustradas de la juventud.

El papa Francisco no podrá ignorar esta realidad y se espera su palabra y su juicio, pero es cierto que las protestas que acompañarán las actividades pontificales no serán contra él, sino se aprovecharán de que los ojos del mundo, al menos durante una semana, estarán fijos en este subcontinente. En su libro Sobre el Cielo y la Tierra, Bergoglio señaló: El desprestigio del trabajo político requiere ser revertido, porque la política es la forma más elevada de la caridad social. El amor social se expresa en el trabajo político hacia el bien común.

Para Francisco este primer viaje a su propia realidad latinoamericana conlleva especial presión. El hecho mismo de su elección como primer pontífice latinoamericano en la historia de la Iglesia significa que el epicentro del catolicismo a escala planetaria se está reconfigurando de la vieja Europa, secular y descreída, a las regiones del sur, especialmente América Latina. Por ello, está obligado a revitalizar y sacar de una especie shock o de depresión pastoral que vive la región desde hace lustros. América Latina fue descuidada desde la larga agonía del Juan Pablo II y por Benedicto XVI, quien abiertamente fijó su prioridad en la decadencia religiosa de Europa. Además, a Benedicto XVI siempre le costó mucho trabajo entender la dinámica del catolicismo en la región y valorar su dinamismo sustentado en una religiosidad popular con marcadas particularidades.

Papa Francisco, ¿podrá reformar la Iglesia?

Papa Francisco, ¿podrá reformar la Iglesia?

Francisco tiene en Brasil la oportunidad de ir más allá de los símbolos. Su posicionamiento será sin duda indicativo de las orientaciones y pasos futuros de su pontificado que marcarán la vida de la Iglesia. Recordemos que como telón de fondo el mayor desafío es la renovación de la Iglesia y Francisco puede tener en los prelados brasileños aliados y soportes necesarios para alcanzar los cambios exigidos en el pasado cónclave.

Si el Papa aspira a ser un reformador de la Iglesia está en el lugar adecuado. Brasil no sólo es la tierra del principal movimiento renovador y cuna de la llamada Teología de la Liberación, sino que los obispos brasileños fueron cruciales para su elección, en especial el cardenal paulista Claudio Hummes, quien dijo que la Iglesia, así como está, ya no funciona más, y operó de manera decisiva en el Cónclave 2013 en favor de Mario Bergoglio. Fue él quien le susurró al oído, apenas salió elegido: No se olvide de los pobres, inspirándole así el nombre de Francisco.

Difícilmente, a escala global, la Iglesia católica parece abrirse en su agenda moral a cambios profundos; me refiero a temas como la mujer, el celibato, los homosexuales, nuevos matrimonios, etcétera. Sin embargo, Francisco sí puede reactivar las corrientes eclesiales sociales que habían estado relegadas en las pasadas décadas.

El cambio en el énfasis que ha expresado Francisco, de una Iglesia pobre para los pobres, es significativo; el Papa es argentino y se trata, además, de un actor religioso cercano, de alguna manera, a las pastorales populares de América Latina. Más que la Teología de la Liberación nos referimos a la opción por los pobres, los excluidos y por la justicia social. Esta opción por los pobres es la misma que entusiasmó después del Concilio a Roma; tal inclinación fue estimulada por el propio papa Paulo VI, quien designó obispos progresistas en la región con el mayor número de católicos. Sin embargo, Juan Pablo II, formado en el anticomunismo, la cuestionó, reprochando posturas ideológicas que coqueteaban con el marxismo y, por tanto, fomentaban la lucha de clases y podían distanciar a los fieles de sectores medios y altos.

Las comunidades de base y el catolicismo progresista pueden resultar fortalecidos por Francisco

Las comunidades de base y el catolicismo progresista pueden resultar fortalecidos por Francisco

Ratzinger sostuvo esta férrea postura, distinguiendo la correcta Teología de la Liberación de la herética. En la actualidad la disputa ideológica y los resabios de la guerra fría están lejanos y Francisco tiene la oportunidad de reactivar una tradición pastoral vinculada a las demandas sociales de la población. Por ello sus mensajes, incluso su posición frente a las protestas ciudadanas en Brasil, serán señales importantes de su postura.

La hipótesis social, más que la moral, podría convertirse en uno de los giros que propicie Francisco. Sobre los temas de homosexualidad, nuevos matrimonios y biogenética, el Papa ha guardado un notorio silencio que contrasta con su proclividad a su prédica social. Mientras el catolicismo decae vertiginosamente en la indiferencia de Europa, en América Latina se encuentra estancado, con un crecimiento casi vegetativo que apenas responde al crecimiento absoluto de la población; sin embargo, el número de vocaciones y seminaristas decrece, comparado con el crecimiento constante de la feligresía y de las ordenaciones en otros continentes, como África y Asia.

La competencia por los llamados mercados religiosos cada vez es más intensa. Por lo anterior, el diálogo con otras iglesias será determinante en la actual diversidad religiosa en Brasil aunque, hasta el momento, no hay encuentro ecuménico previsto. La presencia del Papa en Brasil lo podría fortalecer y posicionarlo con mayor fuerza ante las corrientes de la corrupción en Roma, frente a los lobbies de poder de la curia. Ahí tiene su misión más compleja: transformar desde dentro el centro autoritario del poder romano, poner fin a las disputas internas de la curia. Y en Brasil, motivar una evangelización de mayor calidad, mejorar las relaciones con otras corrientes religiosas, fortalecer la Iglesia y aportar una alternativa a los jóvenes que protestan en las calles, son los gigantescos retos que el primer Papa latinoamericano deberá enfrentar en su visita a Río de Janeiro.