Archive for 21 junio 2011

Sandoval Íñiguez, en espera de un sucesor

junio 21, 2011

Desde mayo se empezaron a manejar los nombres de cinco posibles candidatos

70% de la jerarquía católica proviene del Bajío y 30% es de Jalisco

Créditos: Maria Eugenia Jiménez

Milenio

 

La carrera por ocupar el corazón católico de México, la sede cardenalicia de Guadalajara, se ha iniciado. Y está en manos de Benedicto XVI decidir si mantiene una continuidad en la labor pastoral del cardenal Juan Sandoval Íñiguez o es necesaria una renovación.

Entre el clero tapatío y entre los obispos, desde mayo se empezaron a manejar cinco nombres, como los posibles candidatos, esto después de que el nuncio apostólico Christophe Pierre realizara consultas entre ellos para integrar la terna.

Los nombres que se manejan son: Francisco Robles, cardenal de Monterrey; los arzobispos Carlos Aguiar Retes (Tlanepantla), José Luis Chávez (Oaxaca); Rogelio Cabrera (Tuxtla Gutiérrez); así como el obispo Javier Navarro, de Zamora.

La sucesión del cardenal tapatío se pospuso después de que éste presentó su renuncia a los 75 años, como marca el Derecho Canónico, no la aceptara Benedicto XVI y además le diera tres años más para seguir al frente de la Arquidiócesis.

En espera de su sucesor, en reuniones privadas con su clero y movimientos de laicos, Sandoval Íñiguez se despide y comenta que su relevo podría darse a conocer antes de las vacaciones de verano del Papa en agosto, o a su regreso de éstas en septiembre. “Pero no pasa de este año”, ha señalado.

Durante los 17 años que el cardenal Sandoval Íñiguez ha estado al frente de esa Arquidiócesis se presume que logró preparar a su sucesor, pero él sólo hace una recomendación y es el nuncio apostólico Christophe Pierre en quien recae la responsabilidad de integrar la terna y enviarla al Vaticano.

Investigadores en religión y fuentes eclesiásticas coinciden en que un candidato natural, por los cargos que ocupa, es el actual presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) Carlos Aguiar Retes.

Pero no estar identificado con Juan Sandoval y no haber sido formado en Guadalajara, sino en el clero de Tepic, representa un obstáculo para que Aguiar llegue a esa sede cardenalicia.

De ahí que se menciona que se podría realizar una jugada estratégica enviar al arzobispo de Tlalnepantla a la sede cardenalicia de Monterrey y llevar al actual purpurado Francisco Robles a Guadalajara quien nació en Mascota, Jalisco estudio en el seminario menor de Autlán y en los seminarios de Guadalajara y Zamora. Aunque algunos investigadores consideran que sería poco probable porque el cardenal Robles aún tiene trabajo pendiente en su arquidiócesis.

En la zona del Bajío se menciona a quien fuera uno de los más cercanos colaboradores del cardenal Sandoval, el obispo Javier Navarro, de Zamora quien nació en Tala, Jalisco y tiene actualmente 61 años de edad, realizó sus estudios en el seminario de Guadalajara y en la Pontificia Universidad de México. Además, es un jerarca que tiene gran aceptación entre el clero tapatío y se asegura “si fuera una votación democrática seguramente ganaría él”

Rodolfo Soriano, sociólogo y autor del libro En el nombre de Dios. Religión y democracia en México afirma que Roma en los últimos años ha designado a obispos de entre 50 y 60 años de edad para sedes cardenalicias, porque se requiere vigor para iniciar una labor pastoral en esas circunscripciones eclesiásticas.

Al analizar al actual Episcopado señala que 10 podrían ser los posibles candidatos, pero éste grupo se reduce aún más porque para la sede cardenalicia de Guadalajara en las últimas décadas el Vaticano ha designado a obispos formados en los seminarios tapatíos, por lo que considera difícil que rompa esa trayectoria.

Además, de los mencionados uno de los candidatos fuertes podría ser el obispo Gerardo de Jesús Rojas López de Tabasco, quien nació en Teocaltiche, Jalisco el 13 de abril de 1957. Aunque realizó los estudios eclesiásticos en el seminario diocesano de Aguascalientes, pero es de la zona del Bajío.

También el arzobispo Víctor Suárez, de Puebla, que reúne el perfil de obispo que se requiere para una sede cardenalicia, con don de liderazgo, pero pesa en él haber recibido su nombramiento hace dos años y le concedieron hace unos meses a dos obispos auxiliares.

A su vez, Bernardo Barranco, investigador en religiones destacó que para designar al sucesor de Juan Sandoval, el Vaticano someterá a un análisis riguroso a los candidatos, porque la región del Bajío en donde se encuentra la sede de Guadalajara es el bastión del catolicismo mexicano.

Es cuna de los obispos mexicanos, 70% de la jerarquía católica pertenece a esa zona y 30% es de Jalisco. Además, el seminario de Guadalajara es semillero de sacerdotes. Y es una de las diócesis que más aporta recursos económicos al Vaticano.

Para Barranco, el arzobispo de Tlalnepantla, Carlos Aguiar Retes, será el sucesor ideal, porque es un “hombre con liderazgo y el don del diálogo que se requiere para coordinar los trabajos de un clero que es activo y culto”

Y un candidato fuerte es el obispo Javier Navarro a quien se le conoce en la Arquidiócesis por haber sido obispo auxiliar de Guadalajara, después obispo de San Juan de los Lagos y actualmente obispo de Zamora, pero con él, dijo Barranco, “sería el continuismo de Juan Sandoval”.

– Claves

Arquidiócesis

• La Arquidiócesis de Guadalajara está integrada por mil 101 sacerdotes diocesanos, 338 religiosos y 51 extra diocesanos. Además, hay 16 curas de Guadalajara en trabajo y 15 clérigos en posgrado fuera del país, según datos de 2009.

• El cardenal Sandoval ha ordenado a 549 curas, 15 obispos y más de 700 diáconos. En el territorio han ordenado a más de 6 mil clérigos en 315 años.

• El Seminario de Guadalajara cuenta con el mayor número de alumnos en el mundo, 575 en los estudios superiores y la cifra se eleva si se incluye a los de secundaria y preparatoria.

Zancadilla para Aguiar Retes

••• Una carta dirigida a algunos obispos por la Arquidiócesis de Guadalajara cuestionando la posición de la CEM sobre la nueva Ley de Derechos Humanos, se interpretó por los especialistas como una “zancadilla” que el cardenal Juan Sandoval le ponía a Aguiar Retes en el contexto de la sucesión cardenalicia.

En el documento se menciona cuál es la prisa del Episcopado para congratularse por esa legislación. A la que se opuso el cardenal Juan Sandoval durante el pasado mes de abril y aseguró que las reformas constitucionales en materia de derechos humanos aprobadas por el Senado constituyen un atentado contra la vida y contra el matrimonio.

México • Eugenia Jiménez

Milenio, 2011-06-20

Anuncios

Un claro abuso de poder cometieron políticos que fueron a la beatificación, señaló Barranco

junio 21, 2011

Créditos: ARTURO ALFARO GALÁN

El sociólogo Bernardo Barranco Villafán, presidente del Centro de Estudios de las Religiones en México, advirtió que la comisión de funcionarios públicos –que incluye a representantes del Congreso del estado, del gobierno estatal y de los ayuntamientos de Puebla y San Andrés Cholula– violó la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público y transgredieron la garantía de mantener el Estado laico mexicano al asistir a la beatificación de Juan de Palafox y Mendoza en la comunidad de Burgo de Osma en España.

Durante una entrevista con La Jornada de Oriente, el especialista en temas religiosos acusó que todos los representantes populares y los funcionarios utilizaron de una manera indebida los recursos públicos, al destinar tiempo y dinero en efectivo para poder llevar a cabo actividades religiosas en esta ciudad europea, localizada a unos 200 kilómetros de Madrid.

“No hay justificación. Ellos pueden estar invitados por la reina; el hecho es que ellos van a una ceremonia religiosa utilizando el tiempo oficial; es decir, el tiempo por el que están pagados por el Estado (…) Están haciendo uso indebido de los recursos, aunque paguen la propina de los maleteros”, criticó Barranco.

La comitiva de funcionarios estuvo encabezada por Pablo Rodríguez Regordosa, titular de la Secretaría de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico del gobierno estatal; los diputados José Luis Márquez y Filiberto Guevara González, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), así como Mario Riestra Piña, Rafael von Raesfeld Porras y Ana María Jiménez Ortiz, del Partido Acción Nacional (PAN), como representantes del Congreso local.

Además, asistieron el edil de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, y el de San Andrés Cholula, Miguel Ángel Huepa Pérez, además de los regidores de Puebla, Julio César Sánchez Juárez, Alejandro Cañedo Briesca y Miriam Mozo.

De acuerdo con Bernardo Barranco, el título cuarto de la Ley de Asociaciones Religiosas y de Culto Público, en su artículo 25, se establece que las autoridades estatales y municipales no deberán intervenir en los asuntos internos de las asociaciones religiosas; además, no podrán asistir con carácter oficial a ningún acto religioso de culto público ni a alguna actividad que tenga motivos o propósitos similares.

El artículo referido señala que “en los casos de prácticas diplomáticas se limitarán al cumplimiento de la misión que tengan encomendada, en los términos de las disposiciones aplicables”, lo cual no exime a los funcionarios de Puebla a violar estos preceptos, pues la beatificación de Juan de Palafox y Mendoza se constituyó en un acto religioso público, lo cual está penado por ley.

El sentido más grave del caso, afirmó Barranco, es la violación a la segunda disposición del Estado laico, que establece mantener la neutralidad en el culto público y proteger a las minorías religiosas, lo cual no sucedió con los funcionarios estatales, municipales y legislativos.

Según el especialista, el Estado laico debe preservar la libertad de creencia entre la población, lo cual significa dotar de la libertad para creer o no creer en cualquier ideología o religión; además, garantiza la equidad entre las creencias y establece una clara separación entre las actividades y funciones políticas de las religiosas, con la intención de proteger la autonomía del Estado.

“Cuando estos funcionarios están haciendo uso de los recursos para ir a un acto religioso ya están violando la Ley de Asociaciones Religiosas y de Culto Público, que prohíben a un funcionario público asistir a un acto público religioso, por lo que los ciudadanos deberán cuestionar el uso indebido de los recursos y el abuso de poder, realizando señalamientos públicos y mediáticos”, sostuvo en entrevista.

Ante ello, Bernardo Barranco previó que en los próximos días se podrían presentar quejas ante de la Secretaría General de Gobierno del estado, a través de la dirección de Asuntos Religiosos, por la violación al carácter laico y la violación a diversos preceptos de la Ley referida, lo cual quedaría definido como “un grave error” para las autoridades locales.

“Los ciudadanos deben inconformarse como ciudadanos, porque no debemos dejar pasar los abusos de la clase política. Ellos deben entender que no pueden hacer lo que se les antoja ni utilizar argumentos tramposos para infringir la ley. Ellos están violando el carácter laico y la ley (…) Cualquier iglesia afectada tendrá el derecho de acudir a la Secretaría de General de Gobierno”, concluyó.

¿Qué planean los nuevos ateos?

junio 21, 2011

Créditos: Natalia Gómez

Fuente: El Universal

 

Tienen veintitantos o treintitantos. No creen que Dios exista, pero aseguran que no son anticlericales. Tampoco son comunistas ni marxistas ni anarquistas, dicen. Ellos son universitarios o prefesionistas. Tienen veintitantos o treintitantos. No creen que Dios exista, pero aseguran que no son anticlericales. Tampoco son comunistas ni marxistas ni anarquistas, dicen. Muchos provienen de familias religiosas y se convirtieron al ateísmo luego de conocer varios ritos religiosos. Dudan, razonan, analizan, discuten. “Todo debe ponerse a debate, debe ser cuestionable. Debemos quitar esa parte sagrada o intocable en los temas que discute la sociedad. Por eso promovemos que las personas piensen, que lo dialoguen, que se informen. De ninguna manera tratamos de venderles nada o convertirlos; ponemos las cosas sobre la mesa y las personas van a decidir en qué creer”, dice Diana Gabriela Sánchez López, integrante de Ateos y Librepensadores Mexicanos (AyLM), una asociación civil conformada legalmente en noviembre de 2010 con el objetivo de generar debates desde la perspectiva científica e informada, y no desde los dogmas religiosos. La joven de 23 años y estudiante de Derecho nació de padres católicos que hace algunos años se pasaron a las filas de los cristianos evangélicos. Ella los acompañó a reuniones de su nueva religión, pero durante las pláticas se dio cuenta del extremo al que puede llegar la fe. Y no le gustó. “Ciertos padres manifestaban que si sus hijas o hijos se casaran con un católico o alguien de otra religión, las y los negarían. Fue cuando realmente me cuestioné si valía la pena pertenecer a una iglesia que separara a las familias”, dice Diana, quien luego se acercó a otras creencias. Pero ninguna le llenaba, hasta que en la universidad conoció a algunos amigos que se decían ateos o librepensadores. Ahora es uno de ellos. Y se siente bien consigo misma. Proselitismo científico Diana y sus compañeros de la asociación forman parte de lo que los estudiosos de las religiones llaman la nueva generación de ateos y librepensadores. No tienen un discurso de denostación cuando hablan de quienes profesan una religión. El especialista Bernardo Barranco asegura que históricamente no ha habido grandes movimientos de ateos en México, sino más bien sectores anticlericales, lo que supone una postura política e ideológica que va contra los actores religiosos que aprovechan su investidura o hablan a nombre de Dios para manipular el poder. El especialista dice que cualquier movimiento de ateos lleva una carga proselitista, es decir, se considera como un bien no creer en Dios y sí en la ciencia. Lo importante es que este principio se comparte y llegue a la mayor cantidad de gente. “La mejor forma de tomar decisiones es con información, con una perspectiva completa, más amplia. Desgraciadamente observamos que muchas veces esas decisiones se toman desde una base altamente religiosa o trasfondo religioso o de creencias, y no basado en la evidencia o en el aspecto científico”, dice Gerardo Romero Quijada, de 35 años, también miembro de la asociación de ateos. El ingeniero en sistemas y comercio electrónico dice que AyLM difunde información científica para que la sociedad se forme un criterio en temas como el medio ambiente, el aborto y el narcotráfico, o que se definan las políticas públicas a partir de información verificable. Luis Alberto Rodríguez Lira, de 23 años y estudiante de fotografía, cuenta que durante algún tiempo el espacio virtual había sido su punto de encuentro, y que salieron en 2008 y 2009 a marchar por las calles para hacerse visibles. Su mayor logro, dice, fue obtener su registro como Asociación Civil ante la Secretaría de Gobernación el 12 de noviembre de 2010 y, en ese mismo mes, llevar a cabo el Coloquio Mexicano de Ateísmo, al que acudieron personas de Yucatán, Nuevo León, Chiapas, Morelia, Morelos, Tamaulipas y Jalisco. El Censo de Población 2010 muestra que el 83.9% de los mexicanos mayores de cinco años son católicos. No obstante, el número de personas cristianas evangélicas aumentó de 4.9%, en 1990, a 7.6% en 2010. Los mexicanos que dicen no practicar ninguna religión son los menos, pero su aumento es significativo. En 1990, 3.2% de la población se decía ajena a cualquier religión. Para 2000, subió a 3.5% y, en 2010, se elevó a 4.6%. Es decir, alrededor de cinco millones de mexicanos se declaran ateos, agnósticos o librepensadores. Pocos pero influyentes Para Jorge Traslosheros, historiador de las religiones, quienes dicen no creer en Dios o ser agnósticos en México pertenecen de manera especial a círculos académicos e intelectuales y actualmente tienen los mecanismos de control cultural. “Son líderes de la comunicación y de opinión, políticos y académicos quienes se declaran como no creyentes y legitiman el discurso contra cualquier religión”, comenta el especialista del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Los expertos aclaran que hay diferencias entre quienes no siguen a una divinidad. El agnóstico es quien suspende el juicio sobre materias de orden religioso y cree que la existencia de Dios no puede probarse, pero no niega la posibilidad de que exista. El ateo, en cambio, es la persona que niega la existencia de Dios. Y los librepensadores tienen una actitud filosófica que reclama para la razón individual independencia absoluta de todo criterio sobrenatural. Barranco y Traslosheros coinciden en que Ateos y Librepensadores Mexicanos rebasa viejas disputas ideológicas al poner la discusión en el terreno de lo cultural.

Por: El Porvenir / Especial , Martes, 14 de Junio de 2011