Archive for 6 mayo 2015

Crisis Cartonera Plástica a 10 años

mayo 6, 2015

07a

Crisis Cartonera Plástica a 10 años

Bernardo Barranco

El Papa Juan Pablo II había muerto el 2 de abril de 2005. Había estado muy involucrado periodísticamente al proceso de sucesión pontifical, desde CNN en Atlanta y posteriormente en Roma. Después de casi un mes de seguimiento del nuevo Papa Ratzinger, de manera lejana llegaron los primeros escarceos de uno de los mayores escándalos de corrupción electoral en el país,  tuvo su epicentro en el Estado de México. El caso se llamó popularmente “Cartonera Plástica”, es decir el nombre de la empresa imputada. El primer eco lo percibí en Roma y después ya en México vi una amplia cobertura que hizo CNI Canal 40 conducido por Ciro Gómez Leyva. Ahí en una sesión del consejo entre las penumbras de la madrugada los consejeros, Bernardo Gracia Cisneros y José Manuel Urbina se inculpaban con indirectas por supuestos actos de corrupción que habría desplegado la empresa en cuestión.  Jamás imaginé que ese lamentable episodio  tendría influencia en mi vida pues hacia fines de mayo de 2005, integraría el nuevo consejo general del IEEM que suplía la renuncia total de los antiguos consejeros.

En la prensa se afirmaba que el instituto había adjudicado una licitación dudosa de materiales electorales con un sobreprecio de 43 millones de pesos. Después y ya estando adentro la cifra fue superior. El consejo tenía una mayoría sesgada por el partido y gobierno en el poder. Meses antes había puesto en jaque la candidatura panista de Rubén Mendosa Ayala que en ese momento figuraba como puntero a la gubernatura del estado. Me sorprendió una costosísima campaña publicitaria que usaba la imagen caricaturizada de Cantinflas  cuyo lema en los spots era votar “por el cuate que más te cuadre”; mensaje contradictorio y excluyente porque una de las candidatas a la gubernatura era mujer, Yeidckol Polevnsky por el PRD. El reclamo ya era muy notorio por los gastos de campaña del entonces candidato priista Enrique Peña Nieto y para mi asombro, la empresa contratada para el monitoreo no contaba con testigos por lo que técnicamente el  instituto no estaba en posibilidades para sustentar que había rebase de los 206 millones estipulados pero tampoco estaba en condiciones de fundamentar que no había el supuesto rebase.

Momento dramático la renuncia de los consejeros.  Isael Montoya Arce,  José Bernardo García Cisneros y el director Jorge Neyra

Momento dramático la renuncia de los consejeros. Isael Montoya Arce, José Bernardo García Cisneros y el director Jorge Neyra

Los entonces presidentes nacionales del PAN Manuel Espino y del PRD Leonel Cota pedían la destitución de los consejeros y la realización de una profunda auditoría. Pero fue un pronunciamiento del secretario de gobernación Santiago Creel Miranda, que tuvo un efecto catalizador,  pues abría  la posibilidad de atraer el caso porque no había agilidad para resolver la crisis ni deslinde de responsabilidades. Todo se decanta finalmente con rapidez.

A 40 días de la jornada electoral para elegir gobernador, fecha en asumí la responsabilidad como consejero general del IEEM,  el instituto estaba sumergido en la mayor crisis de su historia. Integré un consejo, encabezado por José Nuñez Castañeda como presidente que por primera vez no estaba dominado por el partido en el poder. En posteriores entregas detallaré otras aristas del momento delicado que vivió el IEEM hace justo 10 años.

Milenio Estado de México 6 de mayo de 2015

Anuncios

Iglesias, espacio público y elecciones 2015

mayo 6, 2015

CCgxm82UIAA2TH8

Iglesias, espacio público y elecciones 2015

Bernardo Barranco V.

La Jornada, 6 de mayo de 2015

El pasado 13 de abril, el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, se reunió con el consejo permanente de la CEM para dialogar sobre el actual proceso electoral. Nada nuevo: Córdova explicó las nuevas coordenadas electorales y pidió prudencia a los prelados. Acordaron promocionar la participación del voto frente al desánimo ciudadano, la violencia en muchas entidades y la corriente anulista que encabezan distinguidos intelectuales. Días después, la CEM, en un comunicado, expresó: “conozcamos quiénes son y qué proponen los candidatos. ¿Tienen principios y los sostienen? ¿Garantizan que trabajarán por reconstruir el tejido social en un país dañado por la violencia, la corrupción, la impunidad, el narcotráfico y la pobreza? ¿Respetarán la vida, dignidad y derechos de la persona? ¿Actuarán con transparencia y honestidad? ¿Velarán por la justicia? ¿Qué proponen para crear fuentes de trabajo y erradicar las causas de la pobreza, o seguirán teniendo a los pobres como clientela electoral?”

En los dos últimos procesos electorales los obispos han insistido en denunciar la fractura entre la ética del bien común y las ambiciones de la clase política que se hace patente en los procesos electorales. El obispo de San Cristóbal de las Casas, Felipe Arizmendi, al cuestionar los mecanismos de compra y coacción del voto en su estado, se deslinda correctamente: “No soy quien para dar lecciones partidistas electorales, pero sí para defender los principios éticos que proceden del Evangelio. No me compete calificar las elecciones, pero sí ofrecer criterios morales, para que haya paz y justicia social… Ciudadanos: no nos dejemos engañar por la propaganda, ni comprar por los regalos. Analicemos personas y propuestas antes de decidir nuestro voto”.

Mons. Felipe Arizmendi obispo de San Cristóbal de las Casas, Chiapas

Mons. Felipe Arizmendi obispo de San Cristóbal de las Casas, Chiapas

Estas posturas sensatas y decididas son bienvenidas, porque fortalecen el sentido electoral de la democracia frente al abuso y prácticas viciadas de los partidos políticos. En ese tenor, Raúl Vera fue más preciso al cuestionar a los políticos en este proceso electoral: “Se ha permitido que haya una clase noble de políticos, que viven del erario y cada vez le sale más caro al país mantener este grupo. Para los gustos que tienen y las libertades que se dan, sale muy caro mantenerlos” ( Milenio Laguna,5/5/15). Aunque acotados por las leyes, los ministros de culto tienen libertad de expresión y crítica en el contexto democrático de nuestro país, siempre y cuando no induzcan al voto ciudadano. El semanario Desde la Fe ha presentado editoriales fuertes en términos políticos, que están en la frontera de las prohibiciones que impone nuestro marco jurídico. En su editorial “Campañas inmorales” (12/4/15), cuestiona al Partido Verde por el regalo de monederos electrónicos, lentes gratuitos, la promoción de vales de medicina, campañas en cine y sobrexposición mediática, vulnerando la equidad de la contienda”. Igualmente al PRD: “Se llega a la inmoralidad del reparto de despensas, lucrando con las necesidades más esenciales bajo pretexto de que tales insumos no tienen propósito electoral. Y el uso de helicópteros para que los políticos puedan apoyarse los unos a los otros”. Denuncia con argumentos y hechos comprobados, pero no llama a votarlos en contra, como hace algunos años hizo el padre Hugo Valdemar, quien levantó un cúmulo de demandas por conductas que tanto el IFE como Gobernación no se atrevían a sancionar e imponer un apercibimiento, equivalente a una tarjeta amarilla.

Sin embargo, aún hay inercias en algunos prelados para inducir al electorado transgrediendo las leyes. Es el caso del llamado del vocero de la diócesis católica de Colima, Jesús Mendoza Preciado, para emitir un voto consciente en relación con los candidatos que avalan el matrimonio entre personas del mismo sexo y el aborto, motivo por el cual la candidata a gobernadora por el PRD, Martha Zepeda del Toro, con tacto hizo un llamado a los representantes de las diversas iglesias: “Tenemos que hacer un llamado a todas las iglesias de nuestro estado para que hagan prevalecer el estado de derecho en torno a no participar políticamente en este proceso electoral”. Hay usos entre diferentes prelados por hacer llamados a votar por alternativas políticas que promuevan el modelo tradicional de familia y el derecho a la vida desde la concepción hasta su fin natural.

38955-620-282

Como ya hemos expuesto, esta iniciativa quebranta los artículos 24 y 130 de la Constitución y el 29 de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, así como la nueva ley electoral (Legipe), que en su artículo 455 expresa: Constituyen infracciones la inducción a la abstención, a votar por un candidato o partido político, o a no hacerlo por cualquiera de ellos, en los lugares destinados al culto, en locales de uso público o en los medios de comunicación”. Según el artículo 16 de la Ley de Delitos Electorales, “se impondrán de 100 hasta 500 días multa a los ministros de culto religioso que, en el desarrollo de actos propios de su ministerio, o a quien en el ejercicio del culto religioso, presionen u orienten el sentido del voto o induzcan expresamente al electorado a votar o abstenerse de votar por un candidato, partido político o coalición”. Pero el problema no es sólo de las iglesias. En Guanajuato, en el arranque de su campaña, el candidato panista Alejandro Navarro leyó un pasaje de la Biblia y comulgó. Y hay partidos de reciente creación, como Encuentro Social, que cobijan a diferentes pastores evangélicos y protestantes. O la simulación extrema, diría casi cínica, de Casa sobre la Roca, una iglesia disfrazada de ONG por Rosi Orozco. La construcción de una robusta sociedad plural e incluyente depende de la pujanza y calidad de su espacio público. En México hay un claro acotamiento a las iglesias en la plaza político electoral. ¿Es fruto de una laicidad restrictiva? Todas las iglesias de una u otra manera la brincan y a las autoridades les tiembla el pulso a la hora de aplicar la ley y sancionar conforme a ella. Es claro que la libertad religiosa en el espacio público y político está acotada para las asociaciones religiosas. ¿Habrá que reformularla?