Posts Tagged ‘Juan Pablo II’

Aniversario 25 del Centro Fray Bartolomé de las Casas

mayo 7, 2014
p1080780
Aniversario 25 del Centro Fray Bartolomé de las Casas
Por Bernardo Barranco V.

La tarea no era sencilla: defender los derechos de los indígenas en un contexto de desprecio y depredación. A fines de los años ochenta la sociedad miraba con fascinación la propuesta de modernización y reformas estructurales formulada por Salinas de Gortari. La debacle del socialismo real favorecía la soberbia y la tiranía de la tecnocracia priísta mexicana que aspiraba a convertir a México, en poco tiempo, en un país rico y desarrollado a cualquier costo. El Centro Fray Bartolomé de las Casas fue fundado en 1989 bajo la iniciativa del obispo Samuel Ruiz García. Una organización sin fines de lucro cuya misión básica era la defensa y la promoción de los derechos humanos de los indígenas en el estado de Chiapas. El Frayba nace en medio de dos inviernos, el social y el eclesial. El contexto político del 89 estaba enrarecido por el arribo más que dudoso de Salinas al poder y portador de un rabioso liberalismo tecnocrático. Por otro lado, un pontificado mediático y conservador de Juan Pablo II que no sólo inhibía la pluralidad en la Iglesia, sino que acosaba el progresismo católico latinoamericano. Don Samuel Ruiz es sujeto de persecución y hostigamiento de Roma, teniendo como principal fustigador al nuncio Girolamo Prigione.

A 25 años de distancia, el Frayba celebró la semana pasada su aniversario con un foro internacional titulado De la memoria a la esperanza. Con el transcurrir de los años, el centro se convirtió en referencia obligada para la defensa de los derechos humanos, no sólo a escala local, sino nacional e internacional. Sus abogados, activistas, agentes de pastoral, fundadores, recordaron la razón de ser del centro: lograr que grupos indígenas de esta entidad aprendan a organizarse y a asumir la defensa de sus derechos individuales y colectivos. Lograr labrar el rostro de la dignidad y el reconocimiento de su integralidad como sujetos activos. Portadores de su propia historia frente a la permanente amenaza del abuso de la autoridad y de intereses económicos devastadores. La experiencia del Frayba no sólo es política, sino eclesial.

Evento de clausura. Estuvieron presentes entre otros Raúl Vera y Gonzálo Ituarte

Evento de clausura. Estuvieron presentes entre otros Raúl Vera y Gonzálo Ituarte

Hans Kung nos recuerda que todas las grandes religiones son portadoras de un código ético y de valores que fortalecen la dignidad. Todas predican la libertad humana, la equidad y la justicia. En la Biblia el gran código ético y social que aporta el cristianismo está centrado en las tablas de la ley mosaica, conocido popularmente como los 10 mandamientos, y la unidad de la dignidad del género humano, retomada por León XIII y Pío XI a finales del siglo XIX y principios del XX. Pero la creación secular de los derechos humanos se da en 1789 en Francia. En ese momento, el verdadero problema no era ni Dios ni la metafísica o la teología, sino la transformación de los súbditos del rey en ciudadanos de una nación. Sin embargo, parte de la revolución francesa se embarcó en el terror y la persecución. Se enfrentaron los derechos de Dios y los derechos del hombre secular. La concepción triunfante de los derechos humanos ha sido la liberal-secular, mientras la Iglesia ha sostenido su concepción religiosa de los derechos, es decir, una interpretación católica, que se opone en varias aristas. Por ejemplo, el divorcio, que puede ser considerado como un derecho elemental de todo individuo, es inadmisible para la Iglesia. Lamentablemente, en 1948, la Declaración Universal de Derechos Humanos pasó casi desapercibida y tuvo escasa difusión. Con el tiempo ha ganado una considerable relevancia y se ha convertido en referencia social infranqueable. Juan Pablo II fue sin duda uno de los hombres públicos que estaban más en favor de los derechos humanos, acentuando la concepción e interpretación católica de estos derechos. El derecho a la vida y el rechazo a la interrupción del embarazo, embrión, la eutanasia, las nuevas parejas, la bioética, etcétera. De tal suerte que su agenda moral, o concepción de los derechos humanos desde la perspectiva doctrinal, choca contra las demandas de ensanchamientos de las libertades y derechos en las actuales sociedades seculares.

El Obispo Samuel Ruiz (1924-2011),  estuvo presente y muy recordado en este aniversario 25 del Frayba

El Obispo Samuel Ruiz (1924-2011), estuvo presente y muy recordado en este aniversario 25 del Frayba

El Frayba no entra en este debate, pero tampoco escapa. Su objetivo es básico e ineludible: defender la dignidad de los indígenas. Don Samuel Ruiz fue una referencia obligada. Los festejos de 25 años fueron casi un homenaje al Tatic como un ícono de un pastor que se entregó a su pueblo y asumió como propias sus causas y reivindicaciones. Como obispo, don Samuel acompañó los primeros 10 años del centro, después lo apoyó desde su retiro y encontró respaldo en los dominicos, especialmente en Gonzalo Ituarte, también fundador, y en Raúl Vera. Los derechos humanos en la diócesis de Samuel Ruiz eran parte integral del trabajo pastoral. Su promoción era parte del anuncio evangélico. El centro ha sembrado desde su creación un acompañamiento a los procesos populares y la promoción por el derecho a la libre determinación y a la autonomía de los pueblos indígenas desde sus derechos a la tierra, territorio y agua, así como a sistemas de justicia propios y ejercicio de gobierno.

Tuve la suerte de acompañar este aniversario, pues en este contexto se presentó en San Cristóbal el libro El evangelio social del obispo Raúl Vera. Los testimonios, intervenciones, evaluaciones que escuché fueron de indígenas, activistas y agentes de pastoral. En verdad fueron conmovedores. Eran palabras sin desperdicio, sencillas pero profundas; palabras llenas de sabiduría y contundencia casi poética, elaboradas con humildad. Palabras que eran experiencias, muchas veces dolorosas, formuladas sin reproches ni ánimos de revancha. Eran en la más pura experiencia bíblica, la palabra hecha verbo.

La agenda de la reforma eclesial de Francisco

octubre 23, 2013
El Papa reformará esta Curia. Sus decleraciones han causado inquietud y hasta terror en muchos funcionarios de la Santa Sede

El Papa reformará esta Curia. Sus decleraciones han causado inquietud y hasta terror en muchos funcionarios de la Santa Sede

La agenda de la reforma eclesial de Francisco

Por Bernardo Barranco V.

 

Su sonrisa nerviosa casi borra los ojos que parecen dos líneas cóncavas. Es el cardenal hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga, elegido por el papa Francisco para presidir las reformas a la curia romana, quien concluye la larga entrevista con el diario italiano de izquierda L’Unita. Rodríguez parece inquieto con algunas afirmaciones contundentes suyas y espera no causar mucho ruido entre los grandes príncipes de la Santa Sede. Fue enfático al precisar la necesaria reforma de la Secretaría de Estado y la nueva estructuración de la curia romana y todos sus dicasterios. El punto delicado es que no serán retoques, sino una amplia reforma de la curia. Necesitaremos tiempo. Con razón Sandro Magister, vaticanista cercano a los círculos curiales, reconoció en su última entrega a L’Expresso que las innovaciones que ha venido verbalizando Francisco sobre el gobierno central de la Iglesia están causando en la curia ansiedad, por no decir terror. Rodríguez Maradiaga, hombre de entera confianza de Mario Bergoglio, integra un grupo de cardenales de diferentes partes del mundo, llamados pomposamente por la prensa italiana el G-8, que es un nuevo órgano creado por el papa Francisco, cuyo principal objetivo es ayudar al santo padre en el gobierno de la Iglesia universal y estudiar un proyecto de revisión de la constitución apostólica Pastor Bonus que rige la curia romana dese 1988, cuando fue instituida por Juan Pablo II, precisión hecha por el ineludible vocero del Vaticano, Federico Lombardi.

Francisco ha hecho algo que parecía imposible: colocar en la agenda de la Iglesia profundos cambios de forma y de fondo. Entre el 3 y el 5 de octubre, este consejo de cardenales estuvo reunido en el Vaticano con el fin de asesorar al Papa para realizar no sólo la reforma de la curia, sino rediseñar el gobierno de la Iglesia y construir nuevos esquemas de colegialidad. En la mesa se pusieron sugerencias, diagnósticos y recomendaciones de obispos, sacerdotes y laicos de los cinco continentes. Tan sólo Giuseppe Bertello, gobernador del Estado Vaticano, aportó 180 documentos y sugerencias que recogió entre la estructura romana. La reunión partió de las indicaciones de las congregaciones, reuniones de cardenales previas a la elección pontifical en marzo pasado, que se resumían en cuatro grandes rubros: los Vatileakes y divisiones internas, los escándalos financieros, la pederastia eclesial y la necesaria reforma de la curia. Pero la principal preocupación de Francisco es que la Iglesia debe asumir una actitud de mayor acercamiento hacia sus fieles.

El llamado grupo G-8, es una nueva estructura creada por Francisco para reformar la curia y formas de gobierno de la Iglesia católica

El llamado grupo G-8, es una nueva estructura creada por Francisco para reformar la curia y formas de gobierno de la Iglesia católica

El papa Francisco, de 76 años, sabe bien que si quiere reformar la estructura de poder del Vaticano debe ser pronto mientras tiene fuerzas, liderazgo y lucidez. Sabe que la reforma no se agota con la curia ni es su fin último, porque aspira, como ha repetido, a reconstruir una Iglesia mucho más viva, vital y gravitante entre las personas. No a partir del poder simbólico y terrenal, sino a través de una revolución de su pastoralidad. Francisco reafirma la identidad evangélica, quiere una Iglesia más cerca del pueblo, diciendo: La Iglesia es o debe volver a ser una comunidad del pueblo de Dios. Los presbíteros, los párrocos, los obispos están al servicio del pueblo de Dios. La Iglesia es esto. Pero para poder lograr este cambio de actitudes debe asegurar una estructura de servicio: intelectual, teológica y logística que desde Roma apoye los esfuerzos locales. Francisco ha cuestionado que la curia se sirve de la Iglesia y su misión debe ser contraria, es decir, la burocracia vaticana debe estar al servicio de las iglesias locales y de los esfuerzos pastorales territoriales. Por ello la importancia de transformar el corazón jerárquico y jurídico de la Iglesia a la que el Papa ha cali­ficado de narcisista, principesca y vaticanocéntrica o la equipara a una lacra. “He decidido –dijo Francisco– como primera medida nombrar un grupo de ocho cardenales que sean mi consejo. No cortesanos, sino personas sabias y que comparten mis sentimientos. Esto es el comienzo de una Iglesia con una organización no sólo verticalista sino también horizontal.” El punto toral aquí es la elaboración de una nueva y radicalmente diferente constitución apostólica Pastor Bonus, que ni más ni menos es la normatividad, organigrama y distribución de las principales tareas y funciones de la curia.

El rol de las mujeres en la Iglesia es uno de los grandes retos del Papa Francisco

El rol de las mujeres en la Iglesia es uno de los grandes retos del Papa Francisco

Francisco no pretende inventar el hilo negro ni sorprendernos con exquisitas apuestas novedosas; por el contrario, se abre al espíritu conciliar y a la tradición de la Iglesia, que ha sido cercenada por los núcleos conservadores durante 50 años. Reposiciona el concilio al decir: El Vaticano II decidió mirar al futuro con espíritu moderno y abrirse a la cultura moderna. Los padres conciliares sabían que eso significa ecumenismo y diálogo con los no creyentes. Pero después se hizo muy poco en esa dirección. Yo tengo la humildad y la ambición de querer hacerlo. Si bien la Iglesia no está acostumbrada a los cambios bruscos, su actual circunstancia la obliga a apurarse. La agenda es larguísima y los acentos dependerán de las prioridades. Existen algunos indicadores más precisos que nos orientarán sobre el alcance real de los cambios en Francisco; uno de ellos es el nombramiento de obispos cuyo perfil sea de pastores inteligentes y comprometidos; ¡basta de burócratas mediocres! Una verdadera apertura a temas de la sexualidad, en especial el rol de la mujer dentro de la Iglesia, los católicos vueltos a casar, los homosexuales. Sin duda, se debe otorgar mayor libertad teológica, tanto en la docencia como en la investigación y en publicaciones; repensar el papel de los nuncios que se convierten en reyezuelos tiránicos de la fe; posiblemente crear estructuras regionales que auxilien al Papa en diversas tareas apostólicas. Francisco ha declarado que cuando me topo con un clerical, me vuelvo de repente anticlerical. El clericalismo no debería tener nada que ver con el cristianismo. Ahí debe replantear la pastoral de los laicos con nuevos roles para los seglares, porque los laicos han sido domesticados y sometidos a un clericalismo medroso. Se deben retomar institucionalmente los temas del evangelio social, como los derechos humanos, los pobres, los excluidos, migrantes, mujeres, etcétera. A nivel de Roma no basta la trasparencia en el manejo de los recursos, sino un moderno manejo, pulcro y honesto de las finanzas de la Iglesia. Es necesaria una verdadera internacionalización de la curia siguiendo el camino que trazó Paulo VI y evitar la sobrerrepresentación tanto europea como italiana; restructurar la poderosa Congregación para la Doctrina de la Fe para que deje de ser una entidad de coerción; celibato. En fin, la agenda es enorme, así como las expectativas y seguramente las reticencias que no tardarán en hacer presencia.

La Guerra de Francisco

octubre 6, 2013

5c48332bd3d423082c0f6a7067000ac9

La Guerra de Francisco

Por Bernardo Barranco V.

pie_logo_proceso_over

 

Semanario de Información y análisis No. 1927, 6 de octubre de 2013

Muy Indicativo que precisamente ante más cien miembros del Cuerpo de  Gendarmería de la Santa Sede, el Papa Francisco haya confirmado la existencia de fuertes tensiones al interior de la curia, al grado de definirla como una “guerra civil”. Así lo expresó:  “Es una guerra que no se hace con las armas que conocemos, se hace con la lengua” con rumores y chismes, señaló en la gruta de Lourdes en los Jardines Vaticanos, “Pidamos a San Miguel que nos ayude en esta guerra: nunca debemos hablar mal uno del otro, nunca abrir los oídos a los chismorreos. Es necesario frenarlo… Les pido que no sólo defiendan las puertas sino la puerta del corazón de quien trabaja en el Vaticano, donde la tentación entra exactamente como en tantos otros sitios, con un talante definitivamente negativo”. En realidad Francisco desde su entronización ha mostrado no solo distancia de la curia sino incompatibilidad con los bandos y luchas palaciegas. En repetidas ocasiones ha expresados su desaprobación y no optó por ninguna corriente rijosa al grado que en estos primeros meses se le ve solo, hasta distanciado del aparato tradicional del Papa. Así ante los religiosos latinoamericanos, confirmo la existencia de un poderoso “lobby gay”, en Brasil cuestionó la “psicología de príncipes” de muchos actores y en sus dos últimas entrevistas tanto a la revista jesuita fundada en 1850, Civiltà Cattolica como al diario liberal de izquierda  La República,   señala que la decisión de una profunda reforma en la curia viene de un mandato de los cardenales que lo eligieron Papa; ante el periodista  italiano Scalfari cuestionó el narciscismo de muchos altos representantes de la Iglesia y los “halagados y exaltaciones de sus cortesanos. La corte es la lepra del papado” señaló con contundencia.

En los pocos meses que lleva en el Vaticano, advierte un gran defecto, es la visión Vaticano-céntrica que: “Ve y atiende los intereses del Vaticano, que son todavía, en gran parte, intereses temporales. Esta visión Vaticano-céntrica se traslada al mundo que le rodea. No comparto esta visión y haré todo lo que pueda para cambiarla. La Iglesia es o debe volver a ser una comunidad del Pueblo de Dios y los presbíteros, los párrocos, los obispos que tienen a su cargo muchas almas, están al servicio del Pueblo de Dios”. En suma Francisco tiene el  diagnóstico de un Vaticano que se sirve de la Iglesia en lugar de servirla. Estos intereses clericales  someten las Iglesias e impulsos locales. El Papa  cuestiona que hasta ahora muchos  altos funcionarios de la curia se sirven de la estructura para satisfacer sus  intereses temporales y de poder.

El Papa concedió una entrevista al  fundador del  diario italiano "La Repubblica", Eugenio Scalfari. Hubo declaraciones importantes

El Papa concedió una entrevista al fundador del diario italiano “La Repubblica”, Eugenio Scalfari. Hubo declaraciones importantes

La reunión de tres días de los cardenales que  tuvo el Papa Francisco,  subraya la puesta en marcha de la reforma de  la curia y del colegio eclesiástico. La comisión de ocho cardenales, G-8;  procedentes de diversos continentes, han recogido numerosas propuestas de episcopados nacionales y personas claves de todo el mundo; dichas recomendaciones  están siendo analizadas y darán pauta a cambios necesarios no solo en la burocrática estructura cupular de la Iglesia sino en la recomposición de muchos episcopados, como el mexicano, cuya dependencia a las directrices de Roma han contribuido a una pérdida de vitalidad y rumbo. Hans Kung, en un reciente artículo publicado en  El País, llama este momento como la prueba decisiva del pontificado del Papa Bergoglio; mientras el Financial Times se pregunta hasta dónde podrá ir Francisco con sus reformas ya que ha desafiado abiertamente  al poder conservador.

Hasta ahora, los cambios y transformaciones en la vida de la Iglesia habían sido  procesados con lentitud  y consumían  décadas para operarse. Sin embargo, en  unos cuantos meses, el papa Francisco ha transformado la noción del tiempo y de los cambios al interior de la cúpula de la catolicidad. A sus 77 años el Papa parece llevar prisa. Bergoglio ha pasado de los gestos a las palabras, y de las palabras a los hechos. El actual Papa ha entusiasmado por su estilo pastoral de cercanía humana porque ha traído  aires de renovación. En una estructura religiosa, como contexto,  ahogada por las intrigas internas, lucha de poder, escándalos sexuales y la pérdida porcentual de fieles en el mundo. Hay una evidente pérdida de capital moral que la Iglesia ha malgastado en los últimos diez años. Francisco habla de humildad y sencillez y  las ejerce.

Hasta ahora Francisco se le percibe solitario en la compleja estructura romana. El hecho de no haber tomado partido por ningún grupo en pugna,  ni con los cuervos de Angelo Sodano, el lobby gay ni con los cortesanos  de Tarsicio Bertone, le ha dado al Papa libertad pero al mismo tiempo lo hace vulnerable porque no cuenta con  un aparato  propio ni operadores. En su entrevista con  Civiltà Cattolica se demarcó del conservadurismo católico: “jamás he sido de derechas”. Este deslinde es significativo pues es precisamente este conservadurismo quien ha sumido en una profunda crisis de época a la Iglesia católica. Francisco ha empezado a nombrar su propio equipo en el que sobresale el futuro secretario de estado, Pietro Parolín nuncio en Venezuela. Destaca también Beniamino Stella en la congregación del clero y Lorenzo Baldisseri en el sínodos de los obispo. En realidad pocos. El nombramiento de Battista Ricca como persona de confianza de Francisco en el banco del Vaticano, fue severamente cuestionado por sus opositores  al balconear su pasado gay en Montevideo y sus amoríos con un miembro de la gendarmería vaticana. Aquí cabe resaltar que en esta guerra, intervienen los llamados “vaticanistas”,  muchos de ellos guardan proximidad y hasta complicidad con las corrientes en pugna en la curia, ahora amenazados por Bergoglio. En efecto Sandro Maggister, reconocido analista en el Expresso se prestó para golpetear la designación del Papa en el IOR. Otros con mayor sutileza como Andrea Tornielli describen la revolución copernicana de Francisco como el “Papa-párroco”. Algunos  ven con recelo un populismo pontifical al sentenciar que tenemos a “un peronista como Papa”;  que no está a la atura intelectual de Ratzinger ni posee el carisma de Wojtyla.

El Consejo está compuesto por el arzobispo de Tegucigalpa (Honduras), Óscar Rodríguez Maradiaga, con funciones de coordinador; el presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, Giuseppe Bertello; el arzobispo emérito de Santiago de Chile (Chile), Francisco Javier Errázuriz; el arzobispo de München und Freising (Alemania), Reinhard Marx; el arzobispo de Boston (EEUU), Sean Patrick O'Malley; el arzobispo de Bombay (India), Oswald Gracias; el arzobispo de Kinshasa (República Democrática del Congo), Laurent Monsengwo y el arzobispo de Sydney (Australia), George Pell. Además, participará el obispo de Albano (Italia), monseñor Marcello Semeraro, con funciones de secretario.

El Consejo está compuesto por el arzobispo de Tegucigalpa (Honduras), Óscar Rodríguez Maradiaga, con funciones de coordinador; el presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, Giuseppe Bertello; el arzobispo emérito de Santiago de Chile (Chile), Francisco Javier Errázuriz; el arzobispo de München und Freising (Alemania), Reinhard Marx; el arzobispo de Boston (EEUU), Sean Patrick O’Malley; el arzobispo de Bombay (India), Oswald Gracias; el arzobispo de Kinshasa (República Democrática del Congo), Laurent Monsengwo y el arzobispo de Sydney (Australia), George Pell. Además, participará el obispo de Albano (Italia), monseñor Marcello Semeraro, con funciones de secretario.

Sin embargo la fuerza de Francisco está en su enorme popularidad. Ganó con sus gestos de humildad y proximidad humana la aceptación de los italianos y sobre todo a partir su visita a la Isla de Lampedusa y su exitoso viaje a Brasil, Francisco se ha fortalecido. En suma, la fuerza de Bergoglio está fuera del vaticano radica en su aceptación mediática y en el apoyo de numerosos cardenales que el cónclave demandaron la reforma de la curia y de algunos episcopados poderosos como el alemán, el francés y el norteamericano.

Ante las resistencias Francisco ha creado con sus numerosas y reveladoras entrevistas una  atmósfera de cambio. Una expectativa mediática de que son necesarias profundas modificaciones de forma pero principalmente de fondo en la vida de la Iglesia.  El grupo de los ocho cardenales han deliberado los primeros pasos de la reforma estructural  de la curia. Hay expectación y tensión en Roma. Muchos intereses en juego.

El Papa Francisco tiene mayor sensibilidad pastoral y busca recuperar el Concilio Vaticano II

El Papa Francisco tiene mayor sensibilidad pastoral y busca recuperar el Concilio Vaticano II

El Papa empuja una conversión pastoral de la curia. Los cambios no serán sencillos ni se operarán con tersura. Los conservadores viven con sobresaltos porque  Francisco ha abordado con notable distancia temas intocables, como el de los homosexuales, las mujeres, los divorciados vueltos a casar, su acercamiento a la teología de la liberación, su exigencia por una mayor transparencia en las finanzas, su entusiasmo por  retomar el Concilio Vaticano II, la recomendación para que la Iglesia no se obsesione con su agenda moral, entre otras. Y recientemente, su resistencia al culto a la personalidad de Juan Pablo II en su próxima canonización y oponer un justo contrapeso en la figura de Juan XXIII. Francisco está dispuesto a sacudirse los poderes fácticos y paralelos que dominan en el Vaticano, por ello, y en este contexto debe leerse la afirmación del Papa: “Yo sueño con una Iglesia madre y pastora. Los ministros de la Iglesia tienen que ser misericordiosos, hacerse cargo de las personas, acompañándolas como el buen samaritano que lava, limpia y consuela a su prójimo. Esto es Evangelio puro. Dios es más grande que el pecado. Las reformas organizativas y estructurales son secundarias, es decir, vienen después. La primera reforma debe ser la de las actitudes.”

Los retos del papa Francisco en Brasil

julio 24, 2013

ppfranciscobrasil120713

Los retos del papa Francisco en Brasil

Bernardo Barranco V.

La Jornada, martes 23 de julio de 2013

En el primer apostólico viaje del papa Francisco se juega más que una visita pastoral. Probablemente esta gira marque de manera definitiva su pontificado. Sus mensajes, símbolos y gestos prolijos en Roma se van a convertir en signos de gobierno y estilo pontifical. Brasil es un enorme país, con el mayor número de católicos en el mundo; es una nación latinoamericana que vive agitadas protestas por el desencanto hacia una clase política y gobiernos distantes de los movimientos sociales, sobre todo de las expectativas frustradas de la juventud.

El papa Francisco no podrá ignorar esta realidad y se espera su palabra y su juicio, pero es cierto que las protestas que acompañarán las actividades pontificales no serán contra él, sino se aprovecharán de que los ojos del mundo, al menos durante una semana, estarán fijos en este subcontinente. En su libro Sobre el Cielo y la Tierra, Bergoglio señaló: El desprestigio del trabajo político requiere ser revertido, porque la política es la forma más elevada de la caridad social. El amor social se expresa en el trabajo político hacia el bien común.

Para Francisco este primer viaje a su propia realidad latinoamericana conlleva especial presión. El hecho mismo de su elección como primer pontífice latinoamericano en la historia de la Iglesia significa que el epicentro del catolicismo a escala planetaria se está reconfigurando de la vieja Europa, secular y descreída, a las regiones del sur, especialmente América Latina. Por ello, está obligado a revitalizar y sacar de una especie shock o de depresión pastoral que vive la región desde hace lustros. América Latina fue descuidada desde la larga agonía del Juan Pablo II y por Benedicto XVI, quien abiertamente fijó su prioridad en la decadencia religiosa de Europa. Además, a Benedicto XVI siempre le costó mucho trabajo entender la dinámica del catolicismo en la región y valorar su dinamismo sustentado en una religiosidad popular con marcadas particularidades.

Papa Francisco, ¿podrá reformar la Iglesia?

Papa Francisco, ¿podrá reformar la Iglesia?

Francisco tiene en Brasil la oportunidad de ir más allá de los símbolos. Su posicionamiento será sin duda indicativo de las orientaciones y pasos futuros de su pontificado que marcarán la vida de la Iglesia. Recordemos que como telón de fondo el mayor desafío es la renovación de la Iglesia y Francisco puede tener en los prelados brasileños aliados y soportes necesarios para alcanzar los cambios exigidos en el pasado cónclave.

Si el Papa aspira a ser un reformador de la Iglesia está en el lugar adecuado. Brasil no sólo es la tierra del principal movimiento renovador y cuna de la llamada Teología de la Liberación, sino que los obispos brasileños fueron cruciales para su elección, en especial el cardenal paulista Claudio Hummes, quien dijo que la Iglesia, así como está, ya no funciona más, y operó de manera decisiva en el Cónclave 2013 en favor de Mario Bergoglio. Fue él quien le susurró al oído, apenas salió elegido: No se olvide de los pobres, inspirándole así el nombre de Francisco.

Difícilmente, a escala global, la Iglesia católica parece abrirse en su agenda moral a cambios profundos; me refiero a temas como la mujer, el celibato, los homosexuales, nuevos matrimonios, etcétera. Sin embargo, Francisco sí puede reactivar las corrientes eclesiales sociales que habían estado relegadas en las pasadas décadas.

El cambio en el énfasis que ha expresado Francisco, de una Iglesia pobre para los pobres, es significativo; el Papa es argentino y se trata, además, de un actor religioso cercano, de alguna manera, a las pastorales populares de América Latina. Más que la Teología de la Liberación nos referimos a la opción por los pobres, los excluidos y por la justicia social. Esta opción por los pobres es la misma que entusiasmó después del Concilio a Roma; tal inclinación fue estimulada por el propio papa Paulo VI, quien designó obispos progresistas en la región con el mayor número de católicos. Sin embargo, Juan Pablo II, formado en el anticomunismo, la cuestionó, reprochando posturas ideológicas que coqueteaban con el marxismo y, por tanto, fomentaban la lucha de clases y podían distanciar a los fieles de sectores medios y altos.

Las comunidades de base y el catolicismo progresista pueden resultar fortalecidos por Francisco

Las comunidades de base y el catolicismo progresista pueden resultar fortalecidos por Francisco

Ratzinger sostuvo esta férrea postura, distinguiendo la correcta Teología de la Liberación de la herética. En la actualidad la disputa ideológica y los resabios de la guerra fría están lejanos y Francisco tiene la oportunidad de reactivar una tradición pastoral vinculada a las demandas sociales de la población. Por ello sus mensajes, incluso su posición frente a las protestas ciudadanas en Brasil, serán señales importantes de su postura.

La hipótesis social, más que la moral, podría convertirse en uno de los giros que propicie Francisco. Sobre los temas de homosexualidad, nuevos matrimonios y biogenética, el Papa ha guardado un notorio silencio que contrasta con su proclividad a su prédica social. Mientras el catolicismo decae vertiginosamente en la indiferencia de Europa, en América Latina se encuentra estancado, con un crecimiento casi vegetativo que apenas responde al crecimiento absoluto de la población; sin embargo, el número de vocaciones y seminaristas decrece, comparado con el crecimiento constante de la feligresía y de las ordenaciones en otros continentes, como África y Asia.

La competencia por los llamados mercados religiosos cada vez es más intensa. Por lo anterior, el diálogo con otras iglesias será determinante en la actual diversidad religiosa en Brasil aunque, hasta el momento, no hay encuentro ecuménico previsto. La presencia del Papa en Brasil lo podría fortalecer y posicionarlo con mayor fuerza ante las corrientes de la corrupción en Roma, frente a los lobbies de poder de la curia. Ahí tiene su misión más compleja: transformar desde dentro el centro autoritario del poder romano, poner fin a las disputas internas de la curia. Y en Brasil, motivar una evangelización de mayor calidad, mejorar las relaciones con otras corrientes religiosas, fortalecer la Iglesia y aportar una alternativa a los jóvenes que protestan en las calles, son los gigantescos retos que el primer Papa latinoamericano deberá enfrentar en su visita a Río de Janeiro.

Iglesia exprimirá prestigio de Juan Pablo II: Bernardo Barranco. Con Ricardo Rocha

julio 22, 2013
Juan Pablo II el Papa con mayor popularidad en la historia moderna de la Iglesia

Juan Pablo II el Papa con mayor popularidad en la historia moderna de la Iglesia

El politólogo Bernardo Barranco, recordó que las canonizaciones pueden llegar a ser muy largas, tanto que pueden durar siglos como fue el caso de Juan Diego, quien fue reconocido 400 años después; sin embargo, dijo en los últimos años con la necesidad de nuevos santos, la Iglesia ha flexibilizado más los tiempos y los requisitos.

Radio Fórmula/Reuters

 

Bernardo Barranco conversó con Ricardo Rocha en Detrás de la Noticia el 8 de julio de 2013

Bernardo Barranco conversó con Ricardo Rocha en Detrás de la Noticia el 8 de julio de 2013

El politólogo Bernardo Barranco, indicó que la Iglesia Católica está tratando de exprimir hasta la última gota el enorme prestigio que ha tenido el Papa Juan Pablo II con una canonización exprés.

Recordó que las canonizaciones pueden llegar a ser muy largas, tanto que pueden durar siglos como fue el caso de Juan Diego, quien fue reconocido 400 años después; sin embargo, dijo en los últimos años con la necesidad de nuevos santos la Iglesia ha flexibilizado más los tiempos y los requisitos.

“Del tal suerte que la santificación de Juan Pablo Segundo representa nuevamente traer a un católico heroico, que permita a la Iglesia sobre todo en la época de Francisco, el superar todo este periodo de luchas internas, de balconeos, de intrigas, de lucha palaciega”.

En colaboración con “Fórmula Detrás de la Noticia”, Barranco dijjo que se busca dar una imagen más pastoral, más cercana, dijo que el Papa Francisco apuesta por ir dotando a su pontificado de un nuevo halo mediático, de una nueva atmósfera más pastoral, más cercano y humilde.

Resaltó que Juan Pablo no solamente fue un hombre indudablemente de una fe muy fuerte, de una espiritualidad muy profunda, sino que también fue un Jefe de Estado que tuvo que tomar decisiones muy duras.

“Y hay en él una serie como de sombras, ciertos reproches que están ahí y que están, sobre todo, su participación en la guerra fría, su alianza con Ronald Reagan y el derrocamiento de todos los aliados soviéticos, está el tema de la pederastia que en él hay grandes responsabilidades durante su pontificado, el tema del encubrimiento de Marcial Maciel”, apuntó Bernardo Barranco.

Dijo que hay muchos aspectos de una personalidad indudablemente carismática, importante en el mundo actual, un líder y un héroe de la fe muy reconocible por la gente, pero también un Jefe de Estado, al cual la Iglesia ha sido omisa o no entró a ver ciertos temas que seguramente van a estar saliendo desde diferentes puntos.

Señaló que el Papa Francisco quiere un pontificado más pastoral, un pontificado menos intelectual, como fue Benedicto XVI y menos político como fue Juan Pablo II.

“Son varios signos con los cuales está jugando Francisco y nos está empezando a delinear el tipo de apostolado pretino que quiere desarrollar”.

mra

 

Cardenales encubridores y cómplices de la delincuencia

abril 24, 2013
Los cardenales de la curia Rodé, Castrillón y Sodano cómplices de Maciel

Los cardenales de la curia Rodé, Castrillón y Sodano cómplices de Maciel

Cardenales encubridores y cómplices de la delincuencia

Bernardo Barranco V.

Las 11 grabaciones que fueron obtenidas por el periódico Zócalo de Saltillo no se deben pasar por alto, ni perderse en la abigarrada agenda política y mediática de México. Se trata de las voces de los cardenales Angelo Sodano, secretario del Estado Vaticano bajo Juan Pablo II; del eslovaco Franc Rodé, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, y Darío Castrillón Hoyos, de Colombia, prefecto de la Sagrada Congregación para el Clero entre 1998 y 2006. Altos prelados de la cuestionada curia romana. Dichas voces justifican la figura, la actuación y el proceder de Marcial Maciel a sabiendas de la condena del mismo Vaticano. Ya no se trata sólo de encubrimiento institucional, sino de complicidad delictiva, por lo que el ex sacerdote Alberto Athié estudia la posibilidad de iniciar una demanda ante las cortes internacionales por violación de derechos humanos y complicidad agravada. Usted puede acceder a las aterradoras grabaciones, registradas presumiblemente en 2009, en la siguiente dirección: http://www.zocalo.com.mx/seccion/articulo/absuelven-cardenales-pecados-de-maciel-1365403991

Marcial Maciel corropió la curia romana de Juan Pablo II

Marcial Maciel corrompió la curia romana de Juan Pablo II

En tres encuentros en diferentes momentos con seminaristas y sacerdotes legionarios de Cristo, los altos prelados de la curia vaticana parecen disculpar el comportamiento del fundador Maciel, señalando que sólo Dios puede juzgar el comportamiento del prelado depredador mexicano. Lanzaron un mensaje de unidad, e incluso se atrevieron a solicitar la devoción a la figura de Marcial Maciel ya plenamente defenestrada por las denuncias de pederastia y perversión extrema.

Son personajes lamentables que han sido severamente criticados por la opinión pública internacional como miembros de una curia monárquica que detenta privilegios burocráticos y corrupción plenamente condenados por las congregaciones que precedieron el cónclave pasado. Son malhechores con sotana a los que el papa Francisco no sólo debe neutralizar su inmenso poder, sino eclipsarlos del mapa eclesiástico.

Pese a la insistencia en el enfoque a víctimas, la tolerancia cero, las lágrimas y solicitud de perdón de Benedicto XVI en sus diferentes viajes, resulta intolerable escuchar los lamentos de Darío Castrillón al expresar que él venera a Maciel: “un hombre escogido por Dios, como Marcial Maciel, que tomó la luz divina e hizo lo que Dios quería –refiriéndose a Maciel– como gloria a la Legión aunque víctima de la debilidad humana, víctima de la fuerza del mal, un hombre escogido por Dios”. A pesar de haber sido exaltado por Gabriel García Márquez hace ocho años, Castrillón es un pillo. El prelado ha reincidido, pues años atrás se vio involucrado en un escándalo mayúsculo al publicarse una polémica carta dirigida al obispo de la diócesis francesa de Bayeux-Lysieux, monseñor Pierre Pican, en la que lo felicitaba por haberse negado a entregar a los tribunales civiles a un cura acusado de abusos sexuales a menores.

cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos

Cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos

Angelo Sodano, admirador y favorecedor de la cruenta dictadura de Augusto Pinochet en Chile, se cuece aparte. A Sodano se le conoce como  el defensor más incondicional en el Vaticano del difunto  Marcial Maciel Degollado, fundador de los Legionarios de Cristo. Los Legionarios tuvieron que reconocer que Maciel era culpable de una amplia gama de conductas torcidas, incluido el abuso sexual de los antiguos miembros. Todavía en 2005, mientras que la Congregación para la Doctrina de la Fe bajo el entonces cardenal Joseph Ratzinger estaba llegando a la conclusión de que Maciel era culpable, la Secretaría de Estado bajo Sodano emitió una declaración pública negando que hubo ningún caso en su contra. En el encuentro grabado con los legionarios demanda mantener vivo el carisma y la devoción al legionario Maciel: “Nosotros debemos tener esta gran veneración para nuestro fundador, si todos somos pecadores… Uno puede decir: ‘mira cómo está sucio de barro el anillo del cardenal’, pero fue un momento; siempre un diamante es un diamante, por esto puedo concluir (que) me parece que el plan de Dios sobre la legión es que continúe; me parece de la voluntad de los sumos pontífices, de la voluntad de los obispos, tantos cristianos homónimos que han encontrado al Señor por medio de nuestro apostolado”. Sodano fue el cardenal decano en el interregno que precedió la elección del papa Francisco. Muy cuestionado por encabezar los intereses bonapartistas de la curia romana: ex secretario de Estado del Vaticano señalado de haber sido comprado con donaciones millonarias por Marcial Maciel para que le ofreciera protección en Roma, cuando se encontraba cercano al papa Juan Pablo II. Esta denuncia está en el voluminoso y bien documentado libro de Jason Berry,Las finanzas secretas de la Iglesia,Debate, 2012. Además de ser tío de un estafador, apresado por la FBI por lavado, quien por recomendación del secretario de Estado, su tío, compraba propiedades baratas a las diócesis estadunidenses, urgidas y presionadas por tener efectivo para liquidar indemnizaciones, y las vendía caras.

Cardenal Angelo Sodano, uno de los personajes más polémicos y oscuros en el Vaticano

Cardenal Angelo Sodano, uno de los personajes más polémicos y oscuros en el Vaticano

El ‘National Catholic Reporter’, importante  publicación católica de centro estadounidense, publicó una nota reveladora  que describía cómo Maciel habría comprado su protección en Roma con donaciones a Sodano y otros pesos pesados de la vieja guardia de Juan Pablo II, como su secretario personal, Estanislao Dziwisz, actual arzobispo de Cracovia, y el español Eduardo Martínez Somalo. La revista asegura que Maciel pagó a Sodano 10.000 dólares por una charla y le organizó el banquete de 200 cubiertos por su nombramiento como cardenal en 1991. Maciel también contrató a un sobrino de Sodano, Andrea, ingeniero, para la construcción de la fastuosa universidad de la orden en Roma.

El episodio muestra la resistencia de la alta curia a dejar de ser cómplices de los delitos de sacerdotes que violentan el orden moral y social, y sin duda entran en falta a los principios éticos cristianos. La tarea que tiene el papa Francisco es descomunal, porque no se trata sólo de los clérigos abusadores sexuales, sino también de la maquinaria protectora que los abriga, que genera un doble discurso e incluso, como hemos escuchado en las grabaciones, se atreven emitir una justificación teológica. Francisco debe enfrentar a la chatarra clerical en Roma. Cómo creer las intenciones del papa Francisco de que mantendrá la línea de tolerancia cero contra toda clase de abusos sexuales contra menores. Así lo manifestó el pasado 4 de abril durante una audiencia privada en el Vaticano. Francisco ha recomendado en particular que la Congregación de la Doctrina de la Fe siga la línea trazada por Benedicto XVI, actúe con decisión en todo lo que se refiere a los casos de abuso sexual, promoviendo ante todo medidas de protección de los menores, ayuda para los que en el pasado han sufrido violencia, las medidas debidas hacia los culpables, el compromiso de las conferencias episcopales en la formulación y actuación de las directrices necesarias en este ámbito tan importante para el testimonio y la credibilidad de la Iglesia. La pregunta es cómo reaccionarán los Sodanos, también llamados los cuervos, ante un Papa con mayor vigor que más tarde que  temprano los enfrentará. Estas grabaciones sin duda reflejan la operación sistémica de una Iglesia que se resiste a cambiar; una Iglesia que a ultranza defiende un clericalismo de privilegios. Con tales apoyos desde la curia, ahora vamos comprendiendo por qué Benedicto XVI no pudo o no quiso entrevistarse en León con las víctimas de Maciel.

La Jornada, miércoles 24 de abril de 2013.

Interrogantes sobre el papa Francisco

marzo 16, 2013

639x360_1363284059_Papa

Interrogantes sobre el papa Francisco

Bernardo Barranco V.

 

Una gran sorpresa ha causado el nombramiento de Jorge Mario Bergoglio como nuevo Papa. No figuraba entre la lista de los favoritos papables de los medios de comunicación.

Cuando de la chimenea de la Capilla Sixtina emanó el humo blanco, se pensaba que los cardenales habían llegado a un rápido y amplio consenso, necesario para respaldar las delicadas tareas del próximo pontífice. Unidad había sido el mensaje central del cardenal decano Angelo Sodano, representante del ala burocrática más cuestionada por sus niveles de corrupción y abuso de poder. Sin embargo, cuando se da a conocer el nombre del cardenal argentino Bergoglio, surgen de inmediato muchas interrogantes y serias preocupaciones. Primero, la edad; es un papa viejo con 76 años, casi como lo fue Ratzinger en el pasado cónclave. Ronda entonces el fantasma de un nuevo pontificado de transición o, por el contrario, los cardenales no apuestan por el largo plazo. Significa que las divisiones y las rupturas palaciegas en el Vaticano no alcanzaron a resolverse y probablemente se no se resolvieron, sino más bien se postergaron.

No es uno de los mejores representantes de AL

Por primera vez América Latina tendrá un pontífice, pero no a uno de sus mejores representantes. Elegir a un Papa de América Latina no significa optar por una persona de avanzada. Haber elegido a un jesuita tampoco

Portada del periódico argentino Página 12

Portada del periódico argentino Página 12

significa una apertura al progresismo católico ni intelectual. Bergoglio tiene fama de ser conservador. Roberto Blancarte escribió a finales de febrero un artículo titulado¿Un Papa latinoamericano?, en el que advertía el perfil ideológico ultraconservador de la enorme mayoría de los obispos, en los siguientes términos:Hay muchos de ellos con turbias historias que los ligan a golpes de Estado militares, otros protegieron y ocultaron a pederastas y muchos son el prototipo de lo que los católicos ya no quieren para su Iglesia: un cardenal conservador, incomprensivo de las dificultades y dilemas que enfrentan los fieles, sobre todo las mujeres, y poco preocupado en la práctica por los temas de justicia social o los derechos humanos.

Bergoglio no es, ni de lejos, un jesuita representante de la corriente renovadora de la orden religiosa que es la más importante de la Iglesia católica. Por el contrario, se distinguió por denunciar al padre Pedro Arrupe como marxista y representar un polo conservador dentro de la compañía. Igualmente, numerosas investigaciones documentales comprometen seriamente el comportamiento de Bergoglio y de la Iglesia argentina durante los golpes y dictaduras militares y la guerra sucia en aquel país. Para muestra un botón.

El periodista argentino Horacio Verbitsky es autor de 20 libros, entre los que destaca el último: La mano izquierda de Dios. La última dictadura (1976-1983), en cuyo texto pone en entredicho la actual posición que el ahora papa Francisco asume frente a la dictadura militar. En torno a las consecuencias del golpe de 1976, Bergoglio sostuvo que los hechos se fueron conociendo de a poco de todo lo que estaba pasando. Al principio se sabía poco y nada, llegó a decir; a pesar de ello, la documentación y testimonios de casi todos los obispos argentinos lo contradicen, pues de inmediato registraban por escrito las atrocidades y atropellos cometidos por los militares en materia de violencia y violación de los derechos humanos.

Bergoglio ha sido señalado como colaboracionista de la represión militar, ha sido denunciado y manchado por las acusaciones de los sacerdotes Orlando Yorio y Francisco Jalics, quienes le imputan haberlos entregado a los militares, así como la desaparición de muchos otros catequistas. Por el contrario, el cardenal Jorge Bergoglio asume la defensa y restitución de su maltratada imagen con la publicación de un libro autobiográfico: El Jesuita, en el que pretende defender y justificar su desempeño como provincial de la Compañía de Jesús, entre 1973 y 1979.

Libro de Bergoglio donde supuestamente aclara su relación con los regímenes militares argentinos

Libro de Bergoglio donde supuestamente aclara su relación con los regímenes militares argentinos

Fortunato Mallimaci, doctor en sociología y especialista en la historia del catolicismo argentino y las distintas formas de religiosidad popular, sostiene que el cardenal Bergoglio es una persona de formas finas y hasta delicadas, pero su actuar es implacable, especialmente contra sus adversarios. Frente a la discusión de la ley de matrimonio igualitario, calificó el comportamiento del arzobispo primado de Buenos Aires como nefasto. Cuestiona su liderazgo natural entre la conferencia episcopal:Hay cualquier cantidad de obispos que están en contra de que Bergoglio sea el jefe simbólico, mediático o material de la oposición. Pero no se animan a decirlo y hablan por debajo. El miedo predomina sobre la libertad o la posibilidad de hacerlo público. Igualmente, existen expedientes abiertos sobre los encubrimientos a sacerdotes pedófilos.

Seguramente en estos días circularán con detalle las historias de silencio y complicidad de Bergoglio con los militares en Argentina. De hecho, ya circulan en Twitter testimonios y denuncias de un pontífice que en su país ha levantado posturas encontradas a su desempeño. Otro dato a corroborar es su frágil estado de salud. Padece de sus pulmones y sufre ciertas dificultades respiratorias que le han venido alterando el tono de voz.

Puede ser un Papa muy cuestionado. Con un expediente así, de claroscuros, la pregunta de fondo es con qué capital moral un actor así podrá sanear la curia romana, corregir las corrupciones clericales. La pregunta concreta es: ¿se habrá equivocado Dios en la elección del Papa o el Espíritu Santo abandonó la Capilla Sixtina?.

La Jornada, jueves 14 de marzo de 2013

Un papa para la reforma de la curia

marzo 7, 2013

1361475495_345880_136147889

Un papa para la reforma de la curia

Bernardo Barranco

No existe un claro candidato al pontificado. A diferencia de hace ocho años, ahora se barajan muchos nombres, sin que se perfile un claro aspirante. Pareciera que hay dramáticos vacíos de liderazgos internos: no se vislumbra ningún cardenal que brille con luz propia, ninguno tiene un fuerte ascendiente, ni está precedido de antecedentes legendarios, merecedor de votos y admiración. Pocos poseen un protagonismo eclesial digno de un epígrafe o de plausibilidad tal que lo coloque en la antesala del papado. Reflejan la oscura y gris generación de un prolongado invierno eclesial. Esto explica por qué los cardenales que constituyen el colegio cardenalicio aún no han fijado la fecha para la realización del próximo cónclave; quieren conocerse más e intercambiar sus diagnósticos sobre el desastre en que se ha convertido el más alto gobierno de una iglesia sacudida y debilitada por los escándalos. Los purpurados que han llegado a Roma no quieren apresurarse en la lógica del cónclave hasta no ahondar en la clarificación de ciertos problemas como el Vatileaks y las nuevas filtraciones, al parecer hechas desde el despacho de Ratzinger, sobre degradación sexual, financiera y política de la curia. Sobre todo los llamados cardenales foráneos han llegado a Roma preocupados más por frenar los escándalos y finiquitar las luchas intestinas de la curia romana como primer paso, establecer consensos y pactos, para después elegir un nuevo papa como subsiguiente curso. Muchos cardenales recién llegados a Roma piden no apresurarse para entrar en cónclave hasta no precisar y discernir esos problemas que la Iglesia presenta como apremio de corrupción interna, que no son otra cosa que la consecuencia de su falta de transparencia y escaso espíritu evangélico. El proceso del cónclave vive bajo la presión, no de los atentos medios, sino de las divisiones internas, las desconfianzas de bloques de la curia y recelos antagónicos de aquellos actores que durante ocho años rodearon al ahora ex papa Benedicto XVI. Queda claro que el proyecto conservador de la Iglesia católica ha fracasado estrepitosamente; la tendencia autoritaria que bloqueó el ímpetu progresista emanado del concilio ha mostrado su agotamiento e inviabilidad y ha colocado a la Iglesia al borde de un cisma. El conservadurismo intransigente del bloque Juan Pablo II y Benedicto XVI disciplinó y reprimió a los sectores progresistas, alegando que atentaban a la identidad eclesial y ponían en riesgo la continuidad y tradición de la Iglesia. Dicho bloque se ha derrotado a sí mismo y ha puesto a la Iglesia al borde del abismo e infortunio. La Iglesia, en términos generales, está en estado de shock, de crisis, y mientras no se reconozca será muy difícil buscar salidas. Una iglesia envejecida, sus templos cada vez más solitarios, dificultad para encontrar vocaciones, menos sacerdotes en relación con el crecimiento de la población y más parroquias desatendidas. Los jóvenes no se sienten cómodos y tienen dificultades para interactuar con la Iglesia. Las mujeres encuentran en la retórica clerical una amenaza a su cuerpo y su dignidad. La Iglesia requiere más que nunca, bajo el acoso de escándalos y pérdida de autoridad moral, un nuevo papa que, como Juan XXIII, proclame la necesidad de volver a abrir las ventanas para que entre aire nuevo. No se trata de una nostalgia sesentera sino de una apremiante necesidad de encontrar nuevos equilibrios e hipótesis de salida al naufragio actual. La Iglesia debe recuperar el espíritu optimista del Concilio Vaticano II o diseñar uno nuevo para que dialogue con franqueza y naturalidad con la cultura contemporánea.

160085_conclave-cardenales-papa-280213

La primera congregación general, reunión pre cónclave entre todos los cardenales, tuvo un buen inicio. El diario italiano La Repubblica, en su edición del 5 de marzo, registró que que el cardenal alemán Walter Kasper, secundado por los estadunidenses O’Malley y Dolan, demandó información precisa directamente al cardenal de la prelatura del Opus Dei, Julián Herranz, cabeza de la investigación que solicitó Benedicto XVI acerca de las filtraciones delVatileaks. Curiosamente, los tres purpurados que formaron la comisión cardenalicia creada por Benedicto XVI para esclarecer el robo y filtración de documentos personales enviados a él y del Vaticano: el español Herranz, el italiano Salvatore de Giorgi y el eslovaco Jozef Tomko, se encuentran reunidos con sus iguales en las sesiones preparatorias para el cónclave. Sin embargo, la respuesta del canonista cardenal Julián Herranz fue genérica y evasiva. Trató de preservar la voluntad de Ratzinger de que sólo el próximo papa debería conocer los contenidos de la relatio. La actitud de los autores del informe puso en jaque a todos los cardenales de la curia, especialmente los italianos, pues podrían estar entredichos en ese misterioso documento de 300 páginas y, por lo tanto, quedar fuera de la carrera por la silla pontificia. En seguida, relata La Repubblica, el cardenal decano Angelo Sodano hizo una abigarrada defensa a capa y espada de la oscura maquinaria de poder del gobierno vaticano. El presidente de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil, el cardenal Raymundo Damasceno Assis, arzobispo de Aparecida, en una entrevista al diario italiano La Stampa, ha reconocido que el caso Vatileaks influirá en las votaciones de los purpurados, y por ello ha pedido conocer el contenido central del informe secreto.

Hans-Küng

Hans-Küng

Este improvisado interrogatorio y discusiones en el interior del colegio cardenalicio es una buena señal de recuperar el espíritu colegiado de la Iglesia. Tomó distancia del fatal regreso a los viejos hábitos monárquicos de la Iglesia en que tanto se empeñaron Wojtyla y Ratzinger. Coincido plenamente con el soplo de Hans Küng, cuando Euronews le preguntó sobre el perfil del nuevo papa: “En mi opinión, no es importante de dónde venga. La cuestión es si será competente, capaz de guiar a la Iglesia para que salga de la profunda crisis actual, si tiene fuerza, independencia y valentía para hacerlo. Y eso va a ser muy difícil, porque todos los obispos han sido colocados por el papa polaco en una línea muy específica… Y la pregunta es si se encontrará ahora a alguien que consiga la mayoría de dos tercios para sacar a la Iglesia de la crisis”.

La Jornada, jueves 7 de marzo de 2013

Nuevo Papa y nuevo pacto eclesial

marzo 7, 2013
Los papables

Los papables

Nuevo Papa y nuevo pacto eclesial

Posteando Bernardo Barranco

El largo pontificado de Juan Pablo II generó una gran corriente de una Iglesia gloriosa, más triunfalista, mediática, masiva e imperial, la cual estuvo manejada, sobre todo, por el cardenal Angelo Sodano, que, como todos sabemos, es un político que fue muy amigo de personajes como Augusto Pinochet y Marcial Maciel. Incluso hay nuevas investigaciones que demuestran que Sodano se dejó corromper por los Legionarios.

Ésta es la atmósfera, la larga agonía del papa Juan Pablo II que llevó a los diferentes grupos a alcanzar acuerdos, lo cual quedó demostrado en el cónclave en el cual Benedicto XVI fue electo. Es decir, el papa Ratzinger representaba la continuidad. No de balde había sido el colaborador intelectualmente más activo. Esto llevó a un gran acuerdo entre las diferentes fuerzas conservadoras que dejaron lejos y atrás el sector progresista del Concilio Vaticano II, que estaba en ese momento encarnado en el cardenal Carlo María Martini.

Todo este gran andamiaje, toda esta gran burbuja ilusoria que dejó Juan Pablo II, de una Iglesia triunfalista, de espectáculo y teatralidad se sustentaba en el carisma y en la gran personalidad de ese Papa polaco. Pero este se le fue desmoronando a pedazos a Benedicto XVI.
En definitiva, la crisis que enfrentó en torno a la pederastia en Estados Unidos, Irlanda, Australia, Alemania o en México, con los Legionarios de Cristo, sacudió la Iglesia católica, de una manera profunda y dramática. Ante esta gran crisis, la vieja guardia de Juan Pablo II, encabezada por Sodano, y en la que se agrupan por ejemplo, Giovanni Battista Re, Leonardo Sandri o Eduardo Martínez Somalo planteó enfrentar, como un solo puño, al enemigo externo, que para ellos era el lobby político-masón en Washington y el lobby mediático de los judíos de The New York Times, en Nueva York. Benedicto XVI no entra en esta estrategia, fue más auto crítico, e incluso hizo grandes reformas en torno a la pederastia, con un enfoque más a favor de las víctimas. Alargó, por ejemplo, el periodo de prescripción de ese delito y legisló entregar a las autoridades seculares a los curas pederastas.

Estas posturas fueron mal vistas por el viejo sector wojtiliano, de manera que ese pacto -que unió primero las facciones del Vaticano- se fracturaron. Todo esto está documentado mediante el fenómeno llamado Vatileaks y que están concentrados en un libro de Gianluigi Nuzzi, que se titula: Su Santidad, Las cartas secretas de Benedicto XVI, el cual muestra estos antagonismos, estas luchas feroces y palaciegas entre los sectores viejos, encabezados por Sodano, y el sector igualmente conservador, pero más pastoral, en el que está el mismo Papa, con su secretario de Estado, Tarcisio Bertone. Este último es el personaje más atacado en todos esos escándalos. El Papa Benedicto XVI queda muy vulnerable frente a todo.  Sufre de debilitamiento pero con su  renuncia obliga al conjunto de la Iglesia al cónclave y  a las grandes facciones de la curia a reunificar criterios en torno a un proyecto de sucesión, a un debate para   encontrar nuevos equilibrios y nuevos pactos. En suma a reconstruir los  tejidos sociales que se han fracturado en los últimos dos años. Los cardenales bajo la mirada inquisitiva de los medios se plantean antes de entrar en el cónclave reformar la corrupta curia romana como paso obligado para empezar sanear la Iglesia.

Milenio Estado de México, jueves 7 de marzo de 1013

Latinoamérica no fue prioridad de Benedicto, Bernardo Barranco

marzo 1, 2013

benedicto-xvi-619x348

Latinoamérica no fue prioridad de Benedicto, Bernardo Barranco

terraLatinoamérica nunca fue una prioridad para Benedicto XVI; Europa y Norteamérica fueron las regiones “beneficiadas” por el Sumo Pontifice; Centroamérica no figura para el Vaticano, consideró Bernardo Barranco, especialista en religión

 Por Ricardo Vidal Soriano

Durante la mesa de análisis “Preguntas y Respuestas ante la Sede Vacía”, llevada a cabo en la sede de la Comisión Nacional de Derechos Humanos del DF, Barranco destacó que durante el próximo cónclave en el que se elegirá al nuevo Papa, la sobrerrepresentación europea y norteamericana marca la tendencia de la futura elección.

La elección papal no sólo se decide en Europa, la decide Europa.Foto: Observatorio Eclesial.

La elección papal no sólo se decide en Europa, la decide Europa.
Foto: Observatorio Eclesial.

“Más que  el predominio Italiano es la preponderancia de la curia romana la que distorsiona los equilibrios por países y continentes.  Lo cual podría suponer que el próximo pontífice será europeo con altas posibilidades de que sea italiano”, consideró.

De los 117 cardenales que pueden votar en el cónclave, 62 cardenales son europeos y 28 de ellos son italianos. Para Benedicto XVI la prioridad siempre fue Europa, pese a que en Latinoamérica existe el mayor número de católicos, siendo esta la región que menos cardenales tiene, consideró. Caso contrario el de EU, que pese a tener la menor cantidad de feligreses católicos en el continente americano, es el país de américa con contar con más cardenales.

Por otro lado, el especialista apuntó a que durante los 12 años de papado de Benedicto XVI, el Sumo Pontífice ordenó a 36 cardenales europeos, 12 más de los que Juan Pablo II ordenó en su pontificado de 27 años.

Américalatina es la región del mundo con más católicos en el mundo, pero al mismo tiempo la que menos cardenales tiene.Foto: Observatorio Eclesial.

Américalatina es la región del mundo con más católicos en el mundo, pero al mismo tiempo la que menos cardenales tiene.
Foto: Observatorio Eclesial.

En contraste, Benedicto ordenó a sólo ocho cardenales latinoamericanos, dos menos respecto al pontificado de Juan Pablo II, sin contar la región de Centroamérica, en donde no existen cardenales. Por otro lado, la región de Norteamérica recibió durante el papado benedictino a 10 nuevos cardenales, dos más respecto a los que ordenó Juan Pablo II.

Este análisis, elaborado por el propio Barranco y el Observatorio Eclesial, evidencia que las regiones que representan el poder político económico para el Vaticano son Europa y Norteamérica. “Latinoamérica nunca fue prioridad para Benedicto”, dijo Barranco.

Bernardo Barranco se aventura y hace su pronóstico. Puede asegurar que el próximo papa será europeo, italiano y en una edad que ronda los 70 y 71 años, por lo que las esperanzas de una verdadera renovación de la iglesia es casi nula; aunque espera firmemente, estar equivocado.

Terra,27 de febrero de 2013