El cardenal Rivera y su evangelio inmutable

agosto 26, 2015

Norberto-Rivera-Carrera-760x300

El cardenal Rivera y su evangelio inmutable

Bernardo Barranco V.

La Jornada, miércoles 26 de agosto de 2015

Después de haber externado su postura inflexible y tradicionalista sobre el rol de la mujer y sobre la condición homosexual, el cardenal Norberto Rivera ha recibido cuestionamientos y hasta demandas por discriminación. Ante las críticas de colectivos de mujeres y homosexuales, el cardenal ha contestado de manera escueta que el evangelio y la doctrina no cambian a pesar de las constantes deserciones de la Iglesia, y a pesar de los embates de la sociedad moderna. Después de citar algunas parábolas sobre el seguimiento a Jesús, el cardenal Rivera, en su homilía del pasado domingo 23 de agosto, habla de la inmutabilidad del evangelio y de los principios de la Iglesia, al decirnos: “No sólo en los momentos de crisis personal, sino también en los momentos de crisis social y cultural, como los que estamos viviendo, con frecuencia tenemos noticia de que algún compañero, amigo o familiar se alejó de su fe porque consideró que perdonar era absurdo, que la indisolubilidad del matrimonio era imposible, que amar el dolor y la cruz era repugnante, que respetar la vida no es moderno ni progresista, que no robar sólo es para los que no saben aprovechar las oportunidades. Es más, hasta nos molesta que en este tiempo de deserciones la Iglesia continúe anunciando el mismo evangelio, cuando la huida de tantos se podría evitar proclamando un evangelio más atractivo, moderno y progresista, y por supuesto con propuestas consensuadas y democráticas, aunque no sean precisamente las de Jesucristo, que consideramos ya superadas”. El problema no es presentar un evangelio progresista a modo de la cultura imperante. No se trata de deformar la doctrina de la Iglesia para hacerla más atractiva. La cuestión de fondo es la actitud pastoral con que la Iglesia asume y se desarrolla en la sociedad moderna. El cardenal tiene una visión pesimista y apocalíptica de la cultura actual. Refugiarse en la tradición es una justificación. Al apelar a la inmutabilidad del evangelio, el cardenal corre el riesgo de caer en fundamentalismos o las tendencias literalistas de leer las sagradas escrituras.

Las mujeres demandan ser escuchadas por la Iglesia

Las mujeres demandan ser escuchadas por la Iglesia

El gran reto es ayudar a vivir un evangelio que aspira a guardar rasgos inalterables como signo de identidad en una sociedad permanente mutable. No puede aspirar a un evangelio inmutable en una realidad inmutable. La fe y las expresiones de un creyente del siglo XXI no pueden ser las mismas de aquel del siglo III. Hay una autonomía e independencia del proceso temporal y cultural respecto del corpus religioso de la Iglesia. Y dicho sea de paso, la presiona para temporalizarse. En un mismo lapso pueden darse interpretaciones totalmente diferentes en lo doctrinal. Por ejemplo, mientras el cardenal Rivera ha insistido hasta el cansancio en México por la libertad religiosa, por un Estado laico flexible y una laicidad que supere las confrontaciones históricas, en Francia los católicos conservadores reivindican la radicalidad del laicismo. Presionan para que el Estado laico se imponga ante las expresiones visibles de musulmanes en las escuelas públicas. Aquí Rivera aboga por una laicidad positiva y tolerante mientras en Francia se reivindica un laicismo radical, ya no a los católicos como antaño, sino contra el islam.

 

Si algo caracteriza la vigencia del cristianismo ha sido su capacidad de adaptación a diferentes formaciones civilizatorias a lo largo de más de 2 mil años. Otro ejemplo, en 1864, el papa Pío IX publica el Syllabus (listado recopilatorio de los principales errores de nuestro tiempo). Es un categórico documento magisterial que condenaba los valores de la modernidad. Como la libertad de pensamiento, la democracia, la tolerancia, la separación entre la Iglesia y el Estado, el individuo. La católica debe ser la religión de Estado, y condena la libertad de culto, la libertad religiosa, de imprenta y de conciencia. Apuntala la noción que afirma que el pontífice romano no puede conciliarse con el progreso, el liberalismo y la cultura moderna. Hasta principios del siglo XX se condenó a los católicos modernistas y se construyeron cofradías de espionaje y persecución, como Sodalitium Pianum, y ahí está la condena al famoso caso del teólogo francés Lemennais (1881). Tan sólo un siglo después, en el Concilio Vaticano II, todas estas condenas se matizan al grado de que se opera una apertura y aceptación de ciertos valores modernos, así como una opción preferencial por la democracia, que es resignificada. Sin embargo, podemos ver cómo muchas de estas reminiscencias perduran en el fondo de discursos ultraconservadores de algunos actores religiosos, a pesar de revestirlos con ropajes aparentemente plausibles. Veamos, la postura anticapitalista del papa Francisco se nutre de esta corriente.

Iglesia, resistencia al cambio y diversidad

Iglesia, resistencia al cambio y diversidad

La Iglesia y su doctrina no son inmunes a los cambios civilizatorios. En la Iglesia hay diversidad y matices que al cardenal Rivera se le dificulta aceptar. En ese sentido el evangelio se incultura. La inculturación es un concepto que emana de las realidades africanas y del mundo indígena latinoamericano, que demandan que, en lugar de que las culturas se adapten al evangelio, la propia Iglesia, en actitud misionera, debe adaptarse. En sus primeros pasos como pastor en Chiapas, Samuel Ruiz quedó impactado con el método de evangelización de los años cincuenta, ya que para enseñar el evangelio primero debían castellanizar a los indígenas.

 

Ante la velocidad en las transformaciones actuales en las sociedades tecnológicas y líquidas, el reto es inmenso. En ese sentido el papa Francisco, frente al Sínodo sobre la familia, sin pretender cambiar una coma de la doctrina, demanda de la Iglesia una actitud pastoral más compasiva, abierta y flexible, especialmente ante los divorciados vueltos a casar. Esto ha propiciado la furia de monseñores de la curia que reprochan el inicio de una pérdida de identidad. Frente al mundo moderno actual muchos cardenales, como Rivera, se colocan en una necia actitud de contracultura. Sin embargo, corren el riego de petrificar el mensaje, absolutizar y cosificar una postura más ideológica que evangélica. Pero, parafraseando al papa Francisco, diría: quién soy yo para juzgar al cardenal Rivera.

Norberto Rivera se aleja más de Francisco

agosto 13, 2015

 

Norberto Rivera

Norberto Rivera se aleja más de Francisco

Bernardo Barranco V.

La Jornada, miércoles 12 de agosto de 2015

Mientras el papa Francisco lidia con los grupos conservadores en Roma que se oponen a sus reformas, los obispos mexicanos parecen dormir el sueño de los justos. Mientras el papa argentino abre con audacia nuevas agendas en torno a la justicia social, los pobres, la ecología, los derechos humanos, los obispos mexicanos no quieren salir de su zona de confort. En un reportaje que aparece en la revista National Geographic de agosto se resume la disyuntiva del actual pontífice de la siguiente manera: ¿Cambiará el Papa al Vaticano o el Vaticano cambiará de Papa?, incluso los autores, Robert Draper y Dave Yoder, resaltan los peligros que corre la vida de Francisco al desafiar a los radicales conservadores con sus reformas. Los obispos mexicanos, en contraste, son lentos y parsimoniosos, parecen no inmutarse a los tiempos de cambio que convoca el Papa, no corren prisa, parecen resistentes a abrirse al llamado pastoral que Bergoglio aclama: los obispos deben abrirse a los reclamos, vidas concretas y expectativas que viven las personas de hoy. Siguen contentos con las inercias de la agenda moral que reivindica los valores tradicionales de la Iglesia.

Ejemplo claro de esta brecha entre el Papa y los obispos mexicanos la encontramos en el cardenal Norberto Rivera, quien acaba de cumplir 20 años al frente de la arquidiócesis más grande del mundo. Su festejo fue austero y casi inadvertido. Y no fue por modestia, sino porque había poco que celebrar, ya que su balance es muy pobre y mediocre. La caída de fieles en la zona metropolitana es el doble del promedio nacional, según el censo de 2010. Rivera no acaba de entender, sea por opción política pastoral o negligencia, las reformas y nuevas actitudes que demanda el papa Francisco. Rivera recibe una arquidiócesis en 1995 mucho más dinámica y participativa de la que es hoy. Había un esfuerzo colectivo de diagnóstico y planes de trabajo realizados en el segundo sínodo de la arquidiócesis de México que indicaba rutas e hipótesis de intervención pastoral. Por supuesto éstos fueron echados por la borda. Rivera –muy arropado por Maciel, los legionarios, el nuncio Prigione, Sodano y López Trujillo– en Roma emprende iniciativas que serán sus atracciones: el dinero y el poder. Arrebata la Basílica a Guillermo Schulenburg, caja chica; aspira a cobrar el copyright de la Virgen de Guadalupe y disputa con el nuncio Justo Mullor, para vergüenza de muchos católicos, las regalías y ganancias de la penúltima visita de Juan Pablo II a México, que Sabritas comercializó con las papas del Papa.

Obispos mexicanos lentos frente a las reformas que propone Francisco

Obispos mexicanos lentos frente a las reformas que propone Francisco

Los 20 años del cardenal Rivera dan para escribir un libro. Sin embargo, el cardenal acaba de pronunciar una homilía que es una pieza desconcertante de anacronismo que quiere disfrazarse con un barniz de derechos humanos y una supuesta defensa de la condición de la mujer. En su homilía del pasado 2 de agosto, el cardenal sostiene que la mujer, que está llamada a ser, por dignidad y vocación natural, madre, esposa y colaboradora del desarrollo de la sociedad. Cuántas veces la sociedad se estructura de tal manera, que la mujer se ve obligada a tener que salir, contra su voluntad, a realizar trabajos que la apartan de la dedicación que debería tener hacia sus hijos. Y arremete contra las reivindicaciones feministas, diciendo: El problema principal en todo esto es que el trabajo en el hogar no goza de estima y reconocimiento, por el simple hecho de que no es pragmáticamente remunerativo o productivo para los criterios de la sociedad. En cuántas ocasiones una supuesta liberación de la mujer no hace otra cosa sino reducirla a una pieza productiva más dentro del mecanismo de desarrollo de la sociedad. Las consecuencias, por tanto, son el deterioro de la familia, la mala educación de los hijos y por ello repercusiones sociales, continúa el cardenal Rivera: Todo esto nos hace ver que los reales costos sociales del trabajo obligado de la mujer fuera del hogar, son muy altos, pues conducen a una sociedad quizá más rentable mecánicamente, pero menos productiva humanamente. La conclusión del prelado se deduce: las mujeres deben regresar al hogar para salvar la familia, los hijos y la sociedad; por tanto, es necesario respetar el papel de la mujer en su dimensión conyugal y materna, no sólo en su dimensión productiva y monetaria. Sólo así, dice Rivera, estaremos respetando lo que es la mujer en verdad, descubriendo el significado original e insustituible del trabajo de la casa y la educación de los hijos; sólo así la estaremos viendo más desde la óptica de quien hizo a la mujer, desde la óptica de Dios. Y el cardenal remata: “Ningún programa de ‘igualdad de derechos’ del hombre y la mujer es válido, si no se tiene en cuenta la realidad más profunda de lo que significa ser madre en la mujer. Cuántas veces una supuesta liberación de la mujer no hace otra cosa sino reducirla a una pieza productiva más”.

 

Norberto Rivera alejado de la actitud pastoral, atraído  por el poder y el dinero

Norberto Rivera alejado de la actitud pastoral, atraído por el poder y el dinero

Como era de esperarse, la postura de Norberto Rivera ha propiciado muchas reacciones adversas entre las mujeres y colectivos feministas. Para la diputada federal Lilia Aguilar Gil, la postura de Rivera tiende a alterar la igualdad entre las personas, viola el respeto a los derechos de la mujer y dificulta su participación en la sociedad, por lo que presentó un punto de acuerdo para que la Comisión Permanente exhorte al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación a investigar las afirmaciones del clérigo y determine si las declaraciones vertidas por el cardenal constituyen actos discriminatorios y las medidas correspondientes en caso de hallar un acto discriminatorio.

 

Mientras Bergoglio en Roma pugna por una Iglesia más compasiva y flexible ante el próximo Sínodo para la Familia, Norberto Rivera endurece su postura sobre el rol tradicional de la mujer. El cardenal no es el único, muchos obispos mexicanos están a años luz de las reformas insinuadas por Francisco. Caray: qué lejos estamos de Dios y qué cerca tenemos a los obispos mexicanos.

Camilo Maccise, desde el invierno eclesial

julio 31, 2015
Memorias de un carmelita profeta
Camilo Maccise, desde el invierno eclesial
Bernardo Barranco V.

Al hojear el manuscrito original de cerca de 600 páginas de Camilo Maccise, proyecto de memorias, inmediatamente me surgieron numerosos nombres de muchísimos sacerdotes comprometidos con causas sociales e instituciones que fueron silenciados, arrinconados y cuestionados por la propia Iglesia en ese largo péndulo conservador que abarcó los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI, es decir de 1978 a 2013, cerca de 25 años. Ariel Rosales y Enrique Calderón, de Random House, pedían mi opinión sobre el proyecto editorial de las memorias del carmelita descalzo que narra esa larga noche que la Iglesia vivió con dramatismo y que Hans Kung, el teólogo suizo rebelde, llamó el invierno eclesial. Esos textos retrabajados y compactados son ahora un bellísimo libro titulado: En el invierno eclesial, memorias de un carmelita profeta. Camilo Maccise anticipa con su libro la crítica a la corrupción imperante en la curia romana. Las memorias de Camilo relatan hechos y acontecimientos históricos de la Iglesia latinoamericana e internacional, experimentados directamente por el autor, a modo de ensayo y crónicas. Camilo padece y resiste, así lo relata en el libro, la Iglesia autorreferencial que el papa Francisco tanto detesta. Esa Iglesia encapsulada, triunfalista y autocomplaciente es parte de la atmósfera en que se desenvuelve el Camilo que como superior soportó en Roma. Por ello, de manera meticulosa, nos devela al aparatado eclesiástico conservador que ante la modernidad se presenta como contracultural. Ahí desfilan personajes poderosos como Alfonso López Trujillo, Angelo Sodano, Darío Castrillón, Eduardo Somalo, Marcial Maciel, Gi­rolamo Prigione. Camilo Maccise denuncia la excesiva clericalización de la curia romana, proceso calificado, de otra manera, por el vaticanista Giancarlo Zízola como restauración.

El Papa Francisco recibe las memorias de Camilo Maccise,  mayo 2015

El Papa Francisco recibe las memorias de Camilo Maccise, mayo 2015

Yo lo conocí, exlamó el papa Francisco. El pasado 17 de mayo, el carmelita Bernard Thanpamalilil, de India, en audiencia privada le entregó el libro. Cuando el Papa se acercó a saludarlo, Bernard estiró la mano y el Papa vio el libro con el rostro de Camilo; expresó: Yo lo conocí, fuimos amigos. Trabajamos juntos en el sínodo, y el religioso le dijo que era un regalo para él, por lo que el Papa lo tomó en sus manos con afecto, según narran las crónicas. Ciertamente, Maccise y Bergoglio son casi de la misma edad y tienen también una trayectoria paralela, vienen de un pasado eclesial muy conservador y ambos son hijos del Concilio Vaticano II. El P. Camilo nació en 1937 en Toluca e hizo su primera profesión como carmelita descalzo en 1955. Se desempeñó como prior provincial de la provincia mexicana y luego fue elegido prepósito general (superior general) de los carmelitas descalzos por dos periodos, de 1991 hasta 2003. Con una posición inspirada en la Teología de la Liberación y en su calidad de biblista, fue miembro de la Confederación Caribeña y Latinoamericana de Religiosas(os) (CLAR) a partir de 1975 y autor de numerosos artículos y libros. En particular su palabra, testimonios, docencia y bibliografía estimularon a toda una generación de cristianos en su compromiso social por los pobres; en especial, miles de religiosos de vida consagrada. Camilo Maccise soñaba con una vida religiosa profética y una profunda espiritualidad, de acuerdo con el carisma de cada orden religiosa. En la década de 1970, Maccise fue protagonista del pensamiento católico latinoamericano junto con Gustavo Gutiérrez, Leonardo Boff, Enrique Dussel, Ronaldo Muñoz y otros teólogos progresistas. Toda esta corriente teológica recibió el embate de Roma, preocupada por ser una una supuesta amenaza a la pérdida de la identidad de la Iglesia. Surgen personajes poderosos como el cardenal colombiano Alfonso López Trujillo, el mismo Ratzinger, quienes encabezaron dolorosos procesos disciplinarios bajo fórmulas autoritarias y doctrinarias conservadoras.

A pesar de las reservas de los sectores conservadores fue presidente de la Unión de Superiores Religiosos entre 1994 y 2001. Hijo de padres libaneses, Camilo Maccise fue el mexicano que escaló el más al­to cargo en la jerarquía de congregaciones religiosas en el mundo. Su identidad compleja, originaria de raíces libanesas, mexicanas y latinoamericanas, lo convirtió en mediador natural entre las diferencias. Era cercano al policentrismo religioso. Desde su infancia fue un actor global, puente entre diferentes culturas; tuvo un amplio manejo de idiomas. Maccise configura una visión cultural amplia. Además fue muy abierto a los reclamos de la mujer, de los divorciados vueltos a casar y de aquellos dilemas propios de las sociedades modernas.

Eduardo Maccise,  el motor para la edición del libro de Camilo

Eduardo Maccise, el motor para la edición del libro de Camilo

El libro del padre Macisse es un valioso testimonio de los grandes contrastes en la institución. Con objetividad, nos muestra las entrañas y de lejos se adelanta a los fenómenos que se conocieron como Vatileaks. Desde el mundo de los religiosos en Roma, denuncia y descifra las tentaciones de poderío y vanidad en el Vaticano, los rejuegos de negociaciones complejas, los caprichos y obsesiones de personajes que marcarán un periodo. También a cuestionado el pontificado de Francisco. Sin embargo, a pesar del tono de denuncia, Maccise se muestra como un amoroso defensor de su Iglesia.

Uno de los textos más famosos del libro es la referencia a la violencia en la Iglesia. Es un artículo que reivindica los derechos humanos de los actores religiosos dentro de la Iglesia, una de las cuestiones más candentes. Maccise manifiesta la existencia de tres formas distintas de violencia: el centralismo, el autoritarismo y el dogmatismo doctrinal. “El centralismo –expresa– es una forma refinada de violencia, porque concentra el poder de decisión en una burocracia eclesiástica que ignora los retos que afrontan los creyentes en los diversos ámbitos socioculturales y eclesiales”; la violencia del autoritarismo se reviste de un poder sagrado y se ejerce bajo la discrecionalidad y el secreto de los hombres que legislan sobre temas que no conocen. Finalmente, la violencia del dogmatismo, que no admite el hecho de que vivimos en un mundo pluralista e impone una sola perspectiva teológica, la tradicionalista, elaborada a partir de condicionamientos filosóficos y culturales de épocas pasadas. El libro es altamente recomendabl

Hallan uno de los manuscritos más antiguos del Corán

julio 23, 2015

Fragmento de Corán habría sido escrito por discípulo de Mahoma: Barranco. Con Denise Maerker

tumblr_nrwf7bWO7r1rf9hn3o3_1280

Bernardo Barranco señaló que el texto en cuestión habría sido escrito por uno de los discípulos de Mahoma que tomó notas de sus enseñanzas, lo que debe ser cotejado debidamente pues durante los califatos posteriores al profeta, se encomendó a un sabio que recopilara todos los fragmentos que estaban dispersos

Entrevistado en el noticiero “Atando Cabos”, expuso que este material fue encontrado en la biblioteca de la universidad, donde permaneció “arrumbado” durante mucho tiempo, hasta que unos investigadores se percataron de que eran manuscritos del Corán y estarían muy cercanos a las copias originales de las que se tiene conocimiento.

El sociólogo Bernardo Barranco Villafán, especialista en temas religiosos, precisó que el hallazgo de un fragmento del Corán “más antiguo”, representa uno de los mayores descubrimientos de la Universidad de Birmingham y para el mundo, ya que se trata de uno de los manuscritos más antiguos de los que se tenga conocimiento.

Tras señalar que Mahoma vivió en el siglo VII después de Cristo, indicó que el documento encontrado tiene una antigüedad aproximada de mil 300 años, lo que da sustento a las afirmaciones de que podría tratarse de una de las copias más cercanas al documento redactado originalmente por el profeta islámico.

El manuscrito descubierto es un importante hallazgo  para la arqueología religosa

El manuscrito descubierto es un importante hallazgo para la arqueología religosa

“Lo interesante es que estuvo ahí desde hace más de 100 años, como es en árabe antiguo nadie entendía lo que es ese texto y ahí estuvo arrumbado en los expedientes de la universidad, que por lo que dicen las notas pareciera ser que en el siglo pasado había un mercader que traía materiales y cosas interesantes de medio oriente para una fábrica de chocolates, esto es lo más interesante de cómo se rescata, y que al parecer estos materiales vienen del norte de Irak”, abundó.

Finalmente, añadió que de acuerdo con los especialistas, el texto en cuestión habría sido escrito por uno de los discípulos de Mahoma que tomó notas de sus enseñanzas, lo que debe ser cotejado debidamente pues durante los califatos posteriores al profeta, se encomendó a un sabio que recopilara todos los fragmentos que estaban dispersos, para darle forma al Corán.

“El descubrimiento tiene tal magnitud, que es como si se descubrieran los textos originales de la Torá o los textos originales de la Biblia, es el tamaño del descubrimiento”, concluyó.

Atando Cabos, Radio Fórmula 22 de julio de 2015

¿Porqué el Papa Francisco inquieta a los conservadores?

julio 22, 2015

topic (3)

¿Porqué el Papa Francisco inquieta a los conservadores?

Por Bernardo Barranco

Milenio Estado de México

Mientras en México la cobertura mediática seguía a detalle la crisis económica griega y se remata con la fuga del capo mexicanos más temible, Chapo Guzmán; en Sudamérica, en cambio,  pasó un torbellino religioso llamado Papa Francisco. Lamentablemente no tuvo la cobertura necesaria en nuestro país porque la gira del Papa por Ecuador, Bolivia y Paraguay levantó muchas expectativas, polémicas e interrogantes. Los medios se contentaron de relatar los sucesos quizá más banales como el crucifijo que le regaló Evo Morales al Papa,  la hoja de cocaína que el papa mascaría a su llegada a Bolivia, etc. Sin embargo quedaron fuera cuestiones  sustanciales como la interacción del Papa Francisco con las coyunturas políticas locales, los temas que planteó no solo religiosos sino especialmente sociales.  En otros artículos he relatado, cómo de  manera radical, Francisco,  reivindicó a los pobres, marginados, indígenas, presos y enfermos. Su visión crítica de los grandes poderes financieros, tecnológicos  y de consumismo de los países poderosos que también doblegan las resistencias de la madre naturaleza.

Sus discursos han despertado críticas severas como la realizada por la cadena de televisión norteamericana Fox Center que calificó a Francisco como la “mayor amenaza mundial”. Actores religiosos cuestionan el supuesto radicalismo del Papa para deslegitimar sus intenciones de reforma curial. Y muchos otros actores que le reprochan al Papa que arremete con excesiva enjundia la estructura de poderes de las economías más desarrolladas del planeta. Francisco se ha defendido indicando que solo ha utilizado los principios doctrinales  de la Iglesia en materia social. Así lo dijo explícitamente en su vuelo de regreso ante los periodista acreditados. Mientras sus detractores, dentro y fuera de la Iglesia, lo califican de izquierdista, peronista,  populista o nostálgico.  Sus acusadores pasan por alto, o deliberadamente son omisos, que el Papa Bergoglio está en sintonía con el corpus de  la doctrina social de la Iglesia o como también se le conoce como la  Enseñanza Social de la Iglesia, que tiene fuerte componentes antiliberales y  antimodernos. Es decir, la Iglesia ha sido una radical y acérrima cuestionadora de los principios de la racionalidad económica, política y cultural de la modernidad sea en su versión liberal capitalista como de la variación socialista. Una exalta el mercado la segunda el Estado.  San Pío IX condenó en 1886 al liberalismo y excomulgaba aquellos católicos que abrasaran los ideales de la libertad. León XIII y Pio XI condenaron  las ideas comunistas de esa misma modernidad. Este corpus doctrinal ha evolucionado pero ha cambiado poco y cada Papa aporta su propio matiz. Por ejemplo Juan Pablo II destinó gran parte de sus energías para combatir el socialismo real hasta la caída del muro de Berlín; su sucesor Benedicto XVI arremete contra la modernidad global en materia de moral y ética condenando el aborto, la homosexualidad, el control natal y las nuevas parejas. Ahora el Papa Francisco, cuestiona de fondo el sistema económico mundial acusándolo  de excluyente, empobrecedor y depredador de la naturaleza o casa común.

El Efecto Francisco

El Efecto Francisco

Para muchos observadores, Francisco es heredero de la sensibilidad de los países pobres. Donde los principios religiosos están arraigados en el conjunto del qué hacer humano, en especial  la política. En Argentina Bergoglio simpatizó con teología del pueblo, del teólogo  Lucio Gera y  del historiador uruguayo Methol Ferré. Uno de sus discípulos Guazmán Carriquiri es uno de sus principales asesores para América Latina e incluso le acompañó todo sonriente en su gira sudamericana.  Es una variación de la teología latinoamericana de la liberación no marxista que reivindica la cultura y la dignidad de los pobres, no como clase sino como pueblo.  Se le conoce también como Teología de la cultura popular.

Independientemente de la raíz teológica e ideológica, habría  que preguntarse ¿por qué Bergoglio es tan popular? porque representa el  anhelo de cambio. Encarna la posibilidad de un cambio profundo tanto en las estructuras de la Iglesia como en la realidad secular en especial las injusticias del sistema económico.

En la historia reciente de la Iglesia ha habido Papas  conservadores y reformistas; reaccionarios y moderados. Todos en el marco de los principios y dogmas tradicionales de la Iglesia. Francisco se presenta como un Papa innovador y reformista que desde la sensibilidad del sur cuestiona la lógica de un sistema que deshumaniza a la persona; es un Papa  la rebelde que llama a la resistencia activa y propone que los pueblos se conviertan en sujetos históricos.

Francisco en Sudamérica: ¿se radicaliza el Papa?

julio 15, 2015
mensaje_papa_francisco2014031906275319182753
Francisco en Sudamérica: ¿se radicaliza el Papa?
Bernardo Barranco V.

Francisco está dejando de ser ese cura simpático, bonachón de homilías folclóricas que vive en Roma y le dicen Papa. Ese párroco de pueblo que pretende reformar la Iglesia universal. Ese pastor de buena estima mediática después de su encíclica Laudato si y de su reciente viaje por Sudamérica se ha convertido en un líder con gravitación internacional cuya visión afecta intereses poderosos. Dentro y fuera del Vaticano, dentro y fuera de los centros financieros internacionales. El discurso social de crítica directa al sistema económico mundial ha colocado a Francisco en el ojo del huracán como el supuesto regreso a la Teología de la Liberación que se creía muerta o desahuciada. Pero cual ave fénix, la narrativa de Francisco invoca a una Iglesia sensible y solidaria con los problemas de los ciudadanos contemporáneos, en particular los pobres y excluidos. Para el análisis político, el discurso más revelador y acaso más osado fue el pronunciado en el segundo Encuentro de los Movimientos Populares de Santa Cruz, Bolivia. Ahí el Papa radicaliza su distancia frente a la economía capitalista internacional, sentenciando: “Me pregunto si somos capaces de reconocer que estas realidades destructoras responden a un sistema que se ha hecho global. ¿Reconocemos que este sistema ha impuesto la lógica de las ganancias a cualquier costo sin pensar en la exclusión social o la destrucción de la naturaleza? Si esto es así, insisto, digámoslo sin miedo: queremos un cambio, un cambio real, un cambio de estructuras. Este sistema ya no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades, no lo aguantan los pueblos… Y tampoco lo aguanta la Tierra, la hermana Madre Tierra, como decía San Francisco”. Pero, ¿qué es esto?, se preguntan esas mentes preclaras europeas: ¿un Papa de izquierda, un Papa que evoca la nostalgia de un cristianismo revolucionario del siglo XX? Matteo Salvini –periodista, político y eurodiputado del partido Liga Norte– se mostró indignado de que el Papa haya aceptado la cruz y el martillo regalados por Evo Morales, porque:Es un insulto a los que en nombre de ese símbolo han dejado la vida; el comunismo en el mundo ha cometido más crímenes que el nazismo. A raíz de este viaje, el conductor de noticias Greg Gutfeld, de la conservadora Fox News, llama al papa Francisco la persona más peligrosa del planeta.The Economist, más benévolo, designa a Francisco como un Papa peronista. ¿Quién es este Papa que se atreve a desafiar la economía global?

La doctrina social de la Iglesia es un corpus que ha sido conformado en continuidad por diferentes pontífices

La doctrina social de la Iglesia es un corpus que ha sido conformado en continuidad por diferentes pontífices

Hay una extraña mezcla en Francisco del viejo catolicismo antimoderno y antiliberal con una renovada Teología de la Liberación que incorpora la ecología y una visión planetaria. La supuesta radicalidad de Francisco se queda corta con las arremetidas que los papas Pío IX, León XIII y Benedicto XV acometían contra el liberalismo y la modernidad capitalista. En verdad, el papa Francisco ha innovado poco en lo doctrinal. Los principios básicos de la doctrina social de la Iglesia en la sociedad moderna y la economía se han actualizado, pero no se han alterado en casi 125 años después de la encíclica Rerum Novarum, de León XIII (1891); la encíclica Populorum Progressio, de Pablo VI (1967), escandaliza en su tiempo, porque habla de los pobres y las naciones marginadas; Centesimus Annus, de Juan Pablo II (1991), señala con claridad que la crítica de la Iglesia ante el derrumbe del socialismo real se enfocará ahora en la dictadura del mercado y en la cultura de la economía consumista. Con Caritas in Veritate (2009) Benedicto XVI, con exquisitez intelectual y sutileza argumentativa, nos ofrece una crítica severa del capitalismo global. Si usted lee el documento de Aparecida (2007), elaborado por la quinta conferencia de los obispos de América Latina, encontrará muchas ideas expresadas por Francisco en este viaje. El mismo Papa ante las preguntas de los reporteros sobre su radicalidad, en el vuelo de regreso a Roma, expresa con naturalidad: El mundo de los movimientos populares es una realidad muy muy grande. Lo que yo he hecho es dar a ellos la doctrina social de la Iglesia, lo mismo que hago con el mundo de la empresa. Si lee lo que he dicho a los movimientos populares, un discurso bastante grande, es un resumen de la doctrina social de la Iglesia, pero aplicada a su situación.

Entonces, ¿por qué la percepción de una radicalización política del pontificado de Francisco? El éxito de Francisco es que se le percibe como un actor que desea cambios y reformas en una Iglesia que había sido reticente a transformarse. Y, en segundo lugar, sin las envolturas políticas tradicionales, Bergoglio es percibido por los medios como una persona auténtica, sincera y de buen corazón, ese cura de pueblo que tanto ridiculizan los italianos eruditos. Lo que incomoda es el mayor protagonismo internacional que Francisco va adquiriendo. La capacidad de convocatoria exhibida es exorbitante para cualquier líder contemporáneo y el recibimiento apoteósico en cada uno de los países recién visitados obligó a los gobiernos a plegarse ante el Papa. Rafael Correa se alinea ante la demanda de diálogo e inclusión de actores en la crisis política que vive Ecuador, y que ni se le ocurra otra ley de aborto. Evo Morales se mostró más moderado en su indigenismo cósmico anticatólico y lo reverenció como Raúl Castro, diciendo que ahora sí, tiene Papa. Cristina Kirchner va a Paraguay para reunirse por quinta ocasión con Francisco, sabiendo que éste es uno de los contrapesos más poderosos de la política interna de Argentina. Y para las mayores pesadillas de los chilenos, un argentino que ahora es Papa tiene la iniciativa de pedir diálogo ante el diferendo limítrofe entre Bolivia y Chile por el acceso al mar.

Es difícil comprender, para muchos juiciosos vaticanistas, que Bergoglio viene del sur y tiene toda la sensibilidad del modernismo argentino sobre la patria grande. Un Papa del tercer mundo que hace propio desde Roma un latinoamericanismo cuyo epicentro está en los ideales bolivarianos.

Francisco está yendo demasiado lejos

julio 15, 2015

ad8f906e-788b-4de3-ab89-455b6638d8a4

Francisco está yendo demasiado lejos

Bernardo Barranco V.

 

La visita del Papa Francisco en Sudamérica ha sido de mensajes sociales y de denuncia. En sus homilías, discursos y alocuciones el Papa  anima a los fieles y estructuras religiosas asumir posturas más proactivas que enfrenten un sistema económico mundial  depredador que esclaviza la condición humana y está llevando al exterminio a la casa común, es decir a la naturaleza.

Fue el jueves 9 de julio, en  Santa Cruz, donde Francisco ha pronunciado el discurso social más directo y crítico ante el cierre de los trabajos del II Encuentro Mundial de Movimientos Populares. Ahí, sentenció: “Este sistema ya no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades, no lo aguantan los Pueblos… Y tampoco lo aguanta la Tierra, la hermana Madre Tierra como decía San Francisco”.

En una hora, el papa argentino pronunció el mensaje más contundente  de su pontificado en materia social, muchos lo califican como antesala de una nueva encíclica sobre la cuestión social actual. Un esbozo que conjugaría lo tradicional de la doctrina social con nuevos fórmulas de denuncia contra la  modernidad contemporánea, este sistema idolátrico del dinero  que contradice todo el mensaje de Jesús y según el Papa, es antagónico a la proclama cristiana de la buena nueva.  Sobre esto señaló: “Se está castigando a la tierra, a los pueblos y las personas de un modo casi salvaje. Y detrás de tanto dolor, tanta muerte y destrucción, se huele el tufo de eso que Basilio de Cesarea llamaba «el estiércol del diablo». La ambición desenfrenada de dinero que gobierna. Ese es el estiércol del diablo. El servicio para el bien común queda relegado. Cuando el capital se convierte en ídolo y dirige las opciones de los seres humanos, cuando la avidez por el dinero tutela todo el sistema socioeconómico, arruina la sociedad, condena al hombre, lo convierte en esclavo, destruye la fraternidad interhumana, enfrenta pueblo contra pueblo y, como vemos, incluso pone en riesgo esta nuestra casa común”.

Francisco, baños de multitudes en Sudamérica

Francisco, baños de multitudes en Sudamérica

Hay una extraña mezcla en Francisco del viejo catolicismo antimoderno y antiliberal con una renovada teología de la liberación que incorpora la ecología y una visión planetaria. A pesar de su radicalidad, el Papa se encuadra en los principios doctrinales de la Iglesia. Aunque con pocas citas explicitas, Francisco se fundamentó en la reflexión del encuentro de Aparecida, 2007, de la V asamblea del CELAM. Si Juan Pablo II asedió al socialismo real hasta su derrumbe con la caída del muro de Berlín; su sucesor Benedicto XVI arremete contra la moral social y sexual del mundo contemporáneo condenando el aborto, la homosexualidad, las nuevas parejas la bioética, etc. En cambio Francisco denuncia los estragos del sistema económico mundial capitalista y llama al ciudadano a proteger la naturaleza y rebelarse a la dictadura del mercado. Con aflicción en su discurso, Franciscosentenció que ante tantas injusticias y pobrezas hay una humanidad doliente,  ante tanto dolor se nos estremecen las entrañas. Francisco también criticó a la misma Iglesia católica, pidió perdón por los pecados ante los pueblos originarios  e  inevitablemente involucra a la Iglesia en el proceso de cambio: “La Iglesia no puede ni debe ser ajena a este proceso en el anuncio del Evangelio. Muchos sacerdotes y agentes pastorales cumplen una enorme tarea acompañando y promoviendo a los excluidos en todo el mundo, junto a cooperativas, impulsando emprendimientos, construyendo viviendas, trabajando abnegadamente en los campos de la salud, el deporte y la educación. Estoy convencido que la colaboración respetuosa con los movimientos populares puede potenciar estos esfuerzos y fortalecer los procesos de cambio”.  Aunque habló de una economía de inspiración cristiana, el Papa rechazó las recetas simplistas: “En ese sentido, no esperen de este Papa una receta. Ni el Papa ni la Iglesia tienen el monopolio de la interpretación de la realidad social ni la propuesta de soluciones a los problemas contemporáneos. Me atrevería a decir que no existe una receta. La historia la construyen las generaciones que se suceden en el marco de pueblos que marchan buscando su propio camino y respetando los valores que Dios puso en el corazón”.

Su denuncia social ha desatado fuertes críticas en sectores conservadores

Su denuncia social ha desatado fuertes críticas en sectores conservadores

Si bien el discurso de Papa argentino es audaz e implacable en su crítica al actual sistema económico, no se le puede reprochar que se salga de los márgenes de la doctrina social de la Iglesia. Es más, Francisco es cuidadoso y fundamenta sus  siempre sus tesis más intrépidas, cuando acusa los monopolios y concentraciones de bienes, Francisco por ejemplo, se basa en la tradición: “El destino universal de los bienes no es un adorno discursivo de la doctrina social de la Iglesia. Es una realidad anterior a la propiedad privada. La propiedad, muy en especial cuando afecta los recursos naturales, debe estar siempre en función de las necesidades de los pueblos. Y estas necesidades no se limitan al consumo”.

El Papa Bergoglio, ante cerca de mil 500 delegados, 600 de Bolivia y 900 de diferentes países participante de este foro de movimientos populares, en su mensaje no utilizó sutilezas de manera frontal asume las conclusiones de los participantes, referentes a las llamadas tres T, es decir la tierra, trabajo y techo, como derechos sagrados para todos. “¿Qué es lo que pueden hacer los pobres y los excluidos? ¡Mucho!”Pueden hacer mucho -exclamó el Papa. “Ustedes, los más humildes, los explotados, los pobres y excluidos, pueden y hacen mucho. Me atrevo a decirles que el futuro de la humanidad está, en gran medida, en sus manos, en su capacidad de organizarse y promover alternativas creativas, en la búsqueda cotidiana de «las tres T» (trabajo, techo, tierra) y también, en su participación protagónica en los grandes procesos de cambio, nacionales, regionales y mundiales. ¡No se achiquen!” Entre las recomendaciones que formula Francisco,  sobresale poner la economía al servicio de los pueblo, antes había sentenciado que este sistema económico “atenta contra el proyecto de Jesús”.

Sin duda el mensaje social de Francisco provocará reacciones en los núcleos conservadores de la catolicidad y provocará a los intelectuales del sistema financiero global. Francisco está yendo demasiado lejos. La curia rancia tendrá argumentos para resistir las reformas del Papa.  Los refinados  intelectuales europeos seguirán catalogando al Francisco como un Papa populista y de un tercermundismo obcecado. Sin embargo, ha agitado el  adormecido confort  de Roma,  la fuerza de este Papa va en aumento. Su encíclica Laudato Si y este viaje multitudinario por Sudamérica así lo muestran.  Francisco está  recuperando  la naturaleza de la Teología de la Liberación, en su versión argentina llamada también la teología del pueblo cuyo mentor principal fue el teólogo Lucio Gera; francisco en esta gira  ha dado seguimiento a  su anterior visita a Brasil donde  mostró indicios de un nuevo perfil  pontifical renovado. Es cierto que este Papa no ha abordado con fuerza el tema de la mujer, aunque lo esbosó en Paraguay, ni ha encarado el tema de los gays, nuevos matrimonios ni divorciados vueltos a casar. Probablemente tengan otra prioridad o esté preparando nuevas actitudes de la Iglesia que serán debatidas en el próximo capítulo de sínodo sobre la familia. Finalmente vale la pena leer el texto disponible en las redes sociales porque es un nuevo paso en materia social de aquel que en su momento formuló León XII en 1891 con la encíclica Rerum Novarun

Francisco: tierra, trabajo y techo son derechos sagrados

julio 10, 2015
cjornadap
Francisco: tierra, trabajo y techo son derechos sagrados

* El sistema económico actual ya no lo aguantan los pueblos

* El Papa argentino pidió perdón por los pecados cometidos en el nombre de Dios ante los pueblos originarios de América

Por Bernardo Barranco V.
Periódico La Jornada
Viernes 10 de julio de 2015, p. 32

Santa Cruz Bolivia

La visita del papa Francisco a Bolivia ha subido el nivel de expectativas, sobre todo cuando ha hecho reflexiones críticas profundas, como en la catedral de La Paz, y el llamado al diálogo a Chile y Bolivia para superar sus diferendos en torno al mar. Sin duda el mensaje que ofreció por la tarde noche al segundo Encuentro Mundial de los Movimientos Populares ha sido la reflexión más crítica, contundente y elaborada en materia social. Ahí el Papa concluyó que el futuro de la humanidad no está en las manos de los líderes actuales ni de las élites, sino en las manos del pueblo y en la capacidad de los pobres para organizarse.

Desde la Rerun Novarun de León XIII, en 1891, ningún Papa había asumido la cuestión social con tal contundencia como ayer lo hizo el papa Francisco. Dicho de otra manera, está revolucionando –sin apartarse de la tradición– la manera en que la institución afronta la llamada cuestión social, que es la columna de la doctrina social de la Iglesia.

Se reabre la discusión sobre el acceso al mar de Bolivia.

Se reabre la discusión sobre el acceso al mar de Bolivia.

Reacciones diplomáticas de Chile y Bolivia

El ex presidente y portavoz boliviano de la demanda marítima, Carlos Mesa, consideró que Jorge Mario Bergoglio expresó un inequívoco respaldo al diálogo para la resolución del diferendo marítimo entre Bolivia y Chile. A su vez, desde Santiago, el canciller chileno Heraldo Muñoz recordó que Chile ha estado siempre abierto al diálogo y que fue Bolivia quien lo frustró, con la demanda unilateral ante la Corte.

Bolivia entabló en 2013 un juicio contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia para negociar una salida soberana al mar, la que perdió en la denominada Guerra del Pacífico, de 1879.

Según expertos internacionales, después del deshielo entre Estados Unidos y Cuba, el litigio entre Chile y Bolivia pasa a primer plano y se vuelve protagónica la acción diplomática del Vaticano para una mediación.

Su paso por el aeropuerto y La Paz tuvieron impacto en la estabilidad física del Papa Francisco de 78 años

Su paso por el aeropuerto y La Paz tuvieron impacto en la estabilidad física del Papa Francisco de 78 años

Inquietud por la salud del Papa

Varias personas que estuvieron el miércoles cerca del Papa argentino destacaron la fortaleza y buen ánimo de Francisco ante la larga jornada, pero reconocieron verlo cansado. Por momentos, a su llegada a Bolivia, en la fría noche de la Paz, se veía a Bergoglio con buen ánimo, pero fatigado.

El Papa, de 78 años y con problemas pulmonares, estaba afectado por la altura de la capital boliviana, casi 4 mil metros sobre el nivel del mar, reveló el embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro.Ayer Francisco estaba medio afectado por la altura, estaba agitado y mareado. No le habrá sido un tránsito sencillo el paso por La Paz.

El mensaje de Francisco fue contundente y sienta precedentes para una nueva encíclica sobre la cuestión social

El mensaje de Francisco fue contundente y sienta precedentes para una nueva encíclica sobre la cuestión social

Mensaje al Encuentro Mundial de Movimientos Populares

En cerca de una hora, el papa Francisco pronunció el mensaje más fuerte de su pontificado en materia social, que requerirá sin duda un análisis detallado, ya que contiene diferentes aristas, complejas y profundas.

Bergoglio, ante cerca de mil 500 delegados, 600 de Bolivia y 900 de diferentes países, no utilizó sutilezas ni diplomacias y de manera frontal planteó que el sistema económico actual ya no lo aguantan los pueblos ni la Madre Tierra y que se necesitan cambios profundos de estructuras.

En el último acto público del jueves, en Santa Cruz, sede de la Expo Feria, Francisco pronunció uno de las alocuciones que, sin duda, será recordada por la contundencia y claridad crítica. Asume las conclusiones de los participantes, referentes a las llamadas tres T, es decir la tierra, trabajo y techo, como derechos sagrados para todos. Sin embargo, el Papa fue más allá de las denuncias que venía planteando en torno del sistema del descarte y la economía mundial, este sistema idolátrico del dinero contradice todo el mensaje de Jesús y es antagónico a la proclama cristiana de la buena nueva. Incluso pone a debate el uso que se da a la propiedad privada y reivindica el destino universal de los bienes como un principio anterior y no retórico de la doctrina social de la Iglesia.

Con aflicción sentenció que ante tantas injusticias y pobrezas hay una humanidad doliente y ante tanto dolor se nos estremecen las entrañas. Francisco también criticó a la misma Iglesia católica. La Iglesia no puede esta ajena a todo esto, exclamó, y reconoció con pesar los pecados cometidos en el nombre de Dios, en especial ante los pueblos originarios de América.

Como su antecesor, Juan Pablo II, pidió perdón, pero reconoció también que cientos de sacerdotes, obispos, religiosas y monjas han sido solidarios con el pueblo. La Iglesia ha vivido entre el pecado y la gracia, sentenció.

Aplaudido en muchas ocasiones, el pontífice argentino fue más lejos en su reflexión que las conclusiones puestas sobre la mesa por los participantes y del mismo discurso del presidente Evo Morales.

Francisco propuso tres grandes tareas básicas: lograr que la economía esté al servicio de los pueblos. Enfrentar la economía de la exclusión que empobrece y mata a los seres humanos y a la Madre Tierra.

Unir a los pueblos en el camino de la paz y la justicia; en el caso de nuestro continente, estrechar los lazos para construir la patria grande, pues vivimos un contexto de tercera guerra mundial, señaló, que destruye fragmentariamente. Insistió en que la fe cristiana es revolucionaria, porquedesafía la idolatría del dinero.

Y como último punto la defensa de la Madre Tierra, la casa común.

El mensaje de Francisco marca nuevos derroteros en la vida de la Iglesia y sin duda provocará reacciones en los poderosos núcleos conservadores no solo de la Iglesia, sino de camarillas cristianas del capitalismo salvaje.

Pide el Papa diálogo para resolver el litigio marítimo entre Bolivia y Chile

julio 9, 2015

 

f_2015-07-08_61

Pide el Papa diálogo para resolver el litigio marítimo entre Bolivia y Chile

*Ante el presidente Evo Morales, Bergoglio insistió en que es la mejor estrategia

* En la segunda etapa de su viaje halla un estado orgulloso de los valores e identidad indígenas

Por Bernardo Barranco

Especial para La Jornada, jueves 9 de julio de 2015, p. 21

El Alto, Bolivia.

El papa Francisco arribó a Bolivia este miércoles con cierto retraso, después de haber convocado a más de 2 millones de fieles en Ecuador, la primera escala de su segundo viaje por América Latina. Fueron fuertes sus denuncias sociales en su primera etapa. En dos celebraciones masivas, Francisco, tanto en Quito como Guayaquil, centró su prédica en la familia, el medio ambiente, la justicia social y la opción de los excluidos. Su presencia propició una tregua política, pero deja un Ecuador sacudido por las polarizaciones políticas y manifestaciones sociales que acusan al gobierno de autoritarismo y pugnan por un mejor desempeño en la economía.

Reconciliar la jerarquía con el gobierno de Evo Morales

Reconciliar la jerarquía con el gobierno de Evo Morales

Reposicionamiento de la Iglesia boliviana

Francisco llega a una Bolivia muy distinta de la que visitó en 1988 Juan Pablo II. El Papa argentino se encuentra ante un Estado plurinacional, laico y multicultural. Además, éste se pronuncia orgulloso, porque reivindica los valores e identidades indígenas, fomenta conservar sus ritos y costumbres ancestrales, en convivencia con el catolicismo y con la cultura secular occidental desde lógicas de inclusión que el mismo Francisco reconoció en su alocución inicial en el Aeropuerto Internacional El Alto.

El Papa mencionó en tres ocasiones la nueva constitución boliviana aprobada en 2009; consigna importante, ya que fue rechazada abiertamente en su momento por la conferencia episcopal boliviana. Dicha constitución en su artículo 1 dice:Bolivia se constituye en un Estado unitario social de derecho plurinacional comunitario, libre, independiente, soberano, democrático, intercultural, descentralizado y con autonomías. Y en su artículo 4 establece: El Estado respeta y garantiza la libertad de religión y de creencias espirituales, de acuerdo con sus cosmovisiones. El Estado es independiente de la religión.

Bolivia es laica, aunque al mismo tiempo es un mosaico religioso intenso de creencias populares, pero ya no tiene una religión oficial. Predomina el catolicismo y la religiosidad tiene muchos sincretismos y devociones populares donde se conjugan las religiones antiguas.

La anterior constitución consagraba a la religión católica, apostólica y romana como la religión oficial del Estado. Evo Morales la confrontó y canceló este privilegio, porque desde la Colonia la Iglesia era parte central del poder y de la conducción de las políticas públicas. Evo Morales en diferentes momentos se ha enfrentado con la jerarquía y respondió tajante cuando los obispos rechazaron la nueva carta magna: la Iglesia católica es un símbolo del colonialismo europeo y por lo tanto debe desaparecer de Bolivia.

En ese contexto, se acelera la revalorización de las deidades indígenas y es frecuente realizar actos rituales y ofrendas, por ejemplo, a la Pachamama. Evo Morales y su gobierno han fomentado el regreso a los ritos ancestrales. Paradójicamente, el papa Francisco es más cercano a las posturas sociales de Evo Morales que al episcopado boliviano, donde existe una fuerte inercia en la herencia conservadora de Juan Pablo II y Benedicto XVI. Sin embargo, el papel de Francisco es reabrir puentes, canales de comunicación e interlocución entre el gobierno y el episcopado. De hecho ya se inició con la misma organización de la visita.

Luis Espinal sacerdote mártir asesinado en marzo de 1980 por la dictadura militar

Luis Espinal sacerdote mártir asesinado en marzo de 1980 por la dictadura militar

Recuerdan a un mártir

La llegada de Francisco a Bolivia es todo un reto para la salud del pontífice de 78 años. El Papa tuvo que sortear no sólo la altura de más de 4 mil metros, sino el frío. Jorge Mario Bergoglio, además de su grueso abrigo tuvo que ponerse una poncho blanco; el clima gélido contrastaba con la calidez y entusiasmo de los cientos de miles de alteños y salteños que acudieron a recibirlo en las calles durante su trayecto. Se escuchaban diversos coros, pero predominan algunos pegajosos como: ¡Francisco, amigo, Bolivia está contigo!

Bergoglio ha respondido con candidez a las muestras de afecto del pueblo boliviano. En una de las curvas en la carretera que conduce del aeropuerto a La Paz, el papa Francisco hizo un alto, justo en el recodo donde fue encontrado el cadáver del jesuita Luis Espinal, torturado y asesinado arteramente en marzo de 1980 por la dictadura militar del general Luis García Meza, casi de manera simultánea al magnicidio de Óscar Arnulfo Romero en San Salvador. Ahí el Papa dijo con suavidad: “quiero recordar a un hermano nuestro, víctima de intereses que no querían que se luchara por la libertad de Bolivia. El padre Espinal practicó el evangelio; por eso lo eliminaron…que descanse en paz”. Espinal es parte de la mariología del país, se ha convertido en el ícono de los derechos humanos de Bolivia y hay iniciativas para impulsar su beatificación.

La salida al Mar, reclamo boliviano

La salida al Mar, reclamo boliviano

Salida al Mar

Aunque Federico Lombardi, vocero papal, había adelantado que Francisco no incluiría opiniones de política internacional, Bergoglio abordó la delicada disputa entre Chile y Bolivia. El presidente Evo Morales, en su discurso de bienvenida en el aeropuerto le expresó: Bienvenido a una parte de la patria grande, a la que se le ha mutilado su derecho de acceso al mar mediante una invasión, en alusión a la demanda boliviana de una salida al mar presentada a la Corte Internacional de Justicia.

Ante la clase política, en la catedral de La Paz, el Papa instó  a utilizar un diálogo franco y abierto, evitar conflictos con los países hermanos, y citó el problema de la salida al mar, que Bolivia reivindica a Chile: “Estoy pensando en el mar. Diálogo, diálogo… es viable, es indispensable construir puentes en lugar de muros”, dijo momentos después de elogiar la diplomacia para evitar conflictos entre pueblos hermanos y para contribuir al diálogo franco y abierto de los problemas, pues, por espinosos que sean, tienen soluciones compartidas, razonables, equitativas y duraderas.

En esta misma reunión Francisco exaltó las búsquedas culturales y de inclusión de Bolivia, que transita un momento histórico: las religiones son parte de este hermoso desafío de unidad.

Francisco se retiró, pero grandes temas quedan pendientes ahí: el rescate del cristianismo en Bolivia, que ha descendido a 67 por ciento, la libertad religiosa y reposicionar la Iglesia católica frente a un gobierno refractario, así como acompañar las búsquedas de inclusión y multiculturalidad del gobierno de Evo Morales. Vaya agenda.

Nuestra fe siempre es revolucionaria: el Papa

julio 8, 2015

0,,18565481_303,00

*Mensajes sociales marcan su tercer día de visita a Ecuador

*Cuestiona Francisco que la tecnocracia esté al servicio del mercado

*Pide unidad y diálogo a ecuatorianos, y critica a élites de la Iglesia

 

Por Bernardo Barranco V.

Especial para La Jornada

Periódico La Jornada, miércoles 8 de julio de 2015, p. 21

 

Quito.Porque nuestra fe siempre es revolucionaria, fue el gran remate de la homilía en Quito, este 7 de julio, ante la exclamación de más de un millón de asistentes. El tercer día del papa Francisco en Ecuador se ha caracterizado por la expresión de mensajes sociales. Tuvo diferentes oportunidades para comentar graves problemas de nuestra civilización, desde la cultura del descarte, los niños y ancianos excluidos hasta los jóvenes ninis y cómo el Dios dinero crea sistemas que nos aplastan a todos.

 

En la homilía de la mañana, el encuentro con académicos y por la tarde-noche con la sociedad civil, enfatizó la cuestión social. Afirmó que el gran reto de la justicia social es aspirar a una vida digna. Y ante los organismos de la sociedad civil, preguntó por la noche: ¿Por qué hablo tanto de los pobres y de los excluidos?, y respondió: Porque esta realidad e interpelación está en el corazón del evangelio.

 

De manera muy clara, Jorge Mario Bergoglio ha colocado con nitidez sus preocupaciones sociales, las cuales ha plasmado en sus dos documentos principales: la exhortación apostólica Evangelii gaudium y la encíclica Laudato Si. Por la mañana, ante más de un millón de fieles en Quito, en el parque Bicentenario, el argentino hizo referencia a la unidad de la sociedad y de la Iglesia. Ante el presidente Rafael Correa, quien finalmente asistió a la eucaristía, Francisco recordó los movimientos de independencia en la región, que nacieron, a falta de conciencia de la libertad, de un pueblo que sabía que estaba siendo saqueado con sujeción a las conveniencias de los poderosos.

Multitudes acompañan a Francisco en Ecuador

Multitudes acompañan a Francisco en Ecuador

 

Subraya injusticias

 

Había sol en la enorme explanada, pero las nubes ofrecían generosa sombra. La humedad se sentía, pues la noche previa no sólo llovió, sino granizó. Este fenómeno no impidió que miles de creyentes se apostaran toda la noche para conseguir un lugar aventajado. En la homilía, Francisco subía el tono cuando hablaba de injusticias. Convocó a luchar por la inclusión a todos los niveles, evitando egoísmos, promoviendo la comunicación y el diálogo, incentivando la colaboración.

 

Exaltó la unidad y el diálogo. Habló de unión a un Ecuador dividido y polarizado, sin ser explícito. También criticó a las diferentes castas y élites de la Iglesia, y resaltó la riqueza de la diversidad de la siguiente manera: Por eso la unión que pide Jesús no es uniformidad, sino la multiforme armonía que atrae. La inmensa riqueza de lo variado, de lo múltiple, que alcanza la unidad cada vez que hacemos memoria de aquel Jueves Santo, nos aleja de tentaciones, de propuestas unicistas más cercanas a dictaduras, a ideologías, a sectarismos. Asimismo, advirtió que la evangelización no consiste en hacer proselitismo. Eso es una caricatura de la evangelización. Por ello, ésta debe ser vehículo de unidad de aspiraciones, sensibilidades, ilusiones y hasta de ciertas utopías. Remató: Eso es evangelizar. Esa es nuestra revolución, porque nuestra fe siempre es revolucionaria. Ese es nuestro más profundo y constante grito, dijo ante las aclamaciones de fieles y cientos de sacerdotes ahí reunidos.

Francisco humildad y sencillez, aquí viajando en un modesto Fiat

Francisco humildad y sencillez, aquí viajando en un modesto Fiat

La fórmula de Francisco no sólo son las proclamas sociales. Los gestos de sencillez y humildad de Francisco han ganado el corazón de los ecuatorianos. En su recorrido por el parque Bicentenario hizo parar el vehículo para acercarse a una anciana en silla de ruedas para besarle la frente, ante la emoción y regocijo de las personas circundantes. Lo mismo ha hecho con enfermos y personas con discapacidad. El estilo Francisco siempre toma a los niños como referente de afecto. Al llegar a la casa de gobierno se acercó a una señora con un niño en brazos. El Papa accedió a dar un beso al chico, pero el pequeño le volteó la mejilla en dos ocasiones. No lo soltaba. Parece un abuelo que derrocha quereres. En otro momento, una niña burló la seguridad y corrió a abrazar al pontífice. El guardia suizo la cargó, para que alcanzara el beso del Papa. Esos detalles han sido resaltados por los medios de información como parte del carisma, de cercanía pastoral con las personas. Después de escuchar a Imelda Caixedo de Babahoyo, recia señora de 85 años, en el imponente escenario barroco de la iglesia de San Francisco, Francisco se le acercó para preguntarle en voz baja cuál era su secreto para llegar tan bien a esa edad. Además le pidió consejos sobre longevidad. El micrófono estaba abierto y todos escucharon el diálogo.

 

Por la tarde, con algo de lluvia, tuvo un encuentro académico en la Universidad Católica de Ecuador. Su mensaje estuvo lleno de citas de su Laudato si (Alabado seas). Recalcó a los más de 6 mil estudiantes, profesores e invitados reunidos en el campus universitario, ubicado en el centro-norte de Quito, que existe una relación directa entre la vida humana y la Tierra. Ahí cuestionó la tecnocracia al servicio del mercado e hizo preguntas de fondo a la comunidad universitaria: ¿qué tipo de cultura queremos construir, con qué orientación, y qué sentido dar a la existencia?

 

Invitó a la universidad a salir de las aulas y abrirse a la realidad del mundo, para ver la realidad orgánica y concreta. Objetó verla fragmentariamente. Cuestionó también el academicismo de laboratorio diciendo que Jesús no vino a doctorear. Señaló: Las comunidades educativas tienen un papel fundamental, esencial en la construcción de ciudadanía y cultura. Francisco afirmó que se debe enseñar a los jóvenes a no identificar un grado universitario como sinónimo de mayor estatus, dinero o prestigio social, sino como signo de mayor responsabilidad frente a los problemas de hoy.

 

Y todos estos días Francisco ha tenido una frase de remate que amerita profundizar: Recen por mí. ¿Qué quiere decir?


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 291 seguidores