Francisco y las televisoras papistas en México

febrero 5, 2016

 

Centro-Televisivo-Vaticano

Francisco y las televisoras papistas en México
Bernardo Barranco V.
Existen grandes expectativas por la visita del papa Francisco a México. Importarán no solo sus mensajes sino la interacción que provoque con el pueblo. Dicho de otra manera, será tan importantes los contenidos que formule el pontífice como la recepción de la propia sociedad mexicana. Entre muchos otros, los medios de comunicación en especial la televisión abierta deben estar en el foco de la observación. Su desempeño en las anteriores visitas ha sido incongruente con el carácter laico del Estado que pretende la equidad, la libertad religiosa y la clara separación de esferas en el espacio público. El afán comercial y populachero de las televisoras raya, en muchos casos, en patéticas emisiones. Entre muchos otros señalamientos críticos, resalta el de Silva-Herzog Márquez, quien en la última visita de Juan Pablo II a México, sentenció: “El verdadero espectáculo fue el que montaron los medios de comunicación, particularmente las televisoras. No recuerdo ningún episodio que haya mostrado con tanta elocuencia la miseria de nuestros medios: su falta de profesionalismo, su grosera tendencia a la manipulación, su moquienta sensibilería, su incapacidad para guardar distancia, su honda vocación adulatoria…”

Las religiones en las sociedades complejas

Una tarea central de toda Iglesia es el proselitismo. La complejidad de nuestras sociedades ha obligado a las instituciones religiosas a replantearse la manera de cómo ganar adeptos. La pastoral parroquial, la palabra escrita y el contacto personal, al menos en el caso católico, resultan métodos atrasados e insuficientes. Por ello la comparecencia religiosa en los medios, es una presencia estratégica y cada una de las iglesias tiene plena conciencia que su futuro pasa también por la capacidad mediática de sus actores.
El siglo XX ha significado una verdadera revolución en la relación entre los medios y las Iglesias. Tenemos el ejemplo de las llamadas “Iglesias electrónicas” norteamericanas cuya irrupción en las pantallas en los setentas transformó el paisaje religioso de aquel país. Otro notable ejemplo, lo tenemos en el caso del Papa Juan Pablo II cuyo carisma lo convierte en un verdadero fenómeno comunicativo a fines del siglo XX. Son claros arquetipos de la utilización efectiva de los medios para transmitir códigos y mensajes religiosos, por supuesto, con todos los riesgos de banalización y comercialización; de convertir los ritos y actos fervientes en espectáculos. En México no podemos dejar de lado el caso de “Pare de Sufrir” porque desde hace más de 10 años ha hecho un apuesta mediática de proselitismo que ya rinde frutos, pues esta Iglesia brasileña de carácter neopentecostal se ha posicionado.

Juan Pablo II, un fenómeno mediático del siglo XX

Juan Pablo II, un fenómeno mediático del siglo XX

Los medios reflejan el nivel y edad cultural del país en materia religiosa. Los medios pueden ser vistos como el reflejo de una cultura religiosa vivida intensamente en lo popular a través de los ritos, de los cultos y del capital simbólico, y que carece de una actitud de mayor discernimiento y profundidad conceptual. Aquí, el riesgo es que los medios puedan propiciar o desencadenar fórmulas de opio religioso; efectivamente, en su afán de espectacularidad, pueden hacer de la religión un evento en el que predominen el rating en lo comercial, el deslumbramiento, factores que motiven de evasión y alejamiento de la realidad desencantada y sufrida por la mayoría. Por ello, la sociedad debe trabajar, principalmente los intelectuales incluídos los católicos, para que los medios eleven no solamente su nivel, sino desde una adura perspectiva laica, presten atención a los fenómenos religiosos en plural.
Los papas y los medios
Los medios de comunicación han pasado de ser expresión de la transformación moderna a la médula de la innovación de las sociedades contemporáneas. La conmutación informática constituye nuevos paradigmas y mutaciones en las raíces de la cultura actual. Los diferentes papas hasta hace muy poco eran reacios a los advenimientos seculares que abrían los nuevos medios como la prensa, radio y la televisión en el siglo XIX y XX.
En el siglo XVI, la iglesia estaba enfrentada a los medios de comunicación porque rompía con las tradicionales redes de información, conocimiento y construcción del sentido común. El papa Pío VI (1775-1799) antagonizó contra la libertad de prensa como “derecho monstruoso”; hasta el Pio IX (1846-1878) en su Syllabus o errores modernos, refutó la libertad de expresión como un gravísimo riesgo que llevaría a la indiferencia religiosa. Imputó al periodismo liberal como promotor de la ruina moral y espiritual de las almas. A partir de las nuevas estrategias de la Iglesia frente a la modernidad, el papa León XIII (1878-1903) hasta Pío XI (1922-1939) impulsan la “prensa católica” como respuesta a la estrategia de reconquista espiritual de la modernidad. Esta estrategia contempló la construcción de hospitales, escuelas, orfanatos, asilos, bancos, sindicatos católicos, etc.

Joaquín Navarro Valls, Opus Dei, el estratega de la imagen de Juan Pablo II

Joaquín Navarro Valls, Opus Dei, el estratega de la imagen de Juan Pablo II

Justamente, el cambio radical de la Iglesia opera bajo Pío XI, quien inauguró las instalaciones de Radio Vaticano, en onda corta, el 12 de febrero de 1931 con un discurso en latín que suscitó gran emoción en todo el ámbito católico. Entre las primeras transmisiones experimentales estuvo el “Scientiarum Nuncius Radiophonicus”, un resumen de la actividad de la Academia Pontificia de las Ciencias. Ya bajo el pontificado de Juan XXIII (1958-1963) y la celebración del Concilio Vaticano II la Iglesia se abre a los grandes medios internacionales de la comunicación moderna.
Juan Pablo II (1979-2005) ha sido el primer pontífice mediático, bajo los parámetros modernos de la comunicación. Su potente carisma, dominio de la teatralidad e idiomas, le facilitó desarrollar una habilidad mediática notable. Así como utilizar con magistral oficio a los medios de comunicación más sofisticados en el plano tecnológico para emitir los mensajes más conservadores del catolicismo. El Papa Wojtyla llega a cientos de millones exaltando los contenidos doctrinales de la Iglesia ante sociedades caracterizadas por la incredulidad. Wotyla presenta una Iglesia perfecta, triunfalista con respuestas certeras ante una modernidad que concebía a la deriva. Las masas especialmente en el tercer mundo, reunidas por el pontífice aspiran a la certeza del espíritu y a vivir una experiencia de identidad colectiva que ninguna otra esfera de la sociedad le ofrece. Sin embargo todo fue una ilusoria burbuja, la construcción mediática del Juan Pablo II pronto se ahogó en los escándalos de pederastia y corrupción financiera.

El Efecto Francisco, el secreto la sencillez.
Jorge Mario Bergoglio, hereda una Iglesia desfondada en escándalos mediáticos por pederastia clerical, opacidad y corrupción financiera y con el Vatileaks se pone al descubierto una lucha de poder encarnizada entre camarillas de la curia romana. Bergoglio arriba al pontificado porque su predecesor renuncia, Ratzinger quedó rebasado por el caos en la curia, los escándalos vergonzosos y por su incapacidad para encontrar nuevos equilibrios o pactos entre los sectores conservadores que disputan privilegios y poder.
Pocos días después de la elección del Papa Francisco el índice de aprobación de los italianos contra la iglesia pasó de 47% en diciembre de 2012 al 62%. El papa Francisco es un éxito absoluta. Rechaza el papamóvil y el apartamento papal. Francisco viste de manera austera, come y hace cola para almorzar en la cafetería, le encanta cocinarse. Francisco se embelesa besar los bebés, detiene su comitiva para abrazar a los discapacitados. El nuevo papa condena el lujo de obispos, aborda el avión que le transporta cargando su maletín. Quiere una Iglesia pobre para los pobres y quiere renovar el IOR, banca del Vaticano, diciendo que Pedro no tenía un banco. Las acciones del nievo papa parece todo menos la espontaneidad porque los diseñadores públicos afirman que el Vaticano quiere delinear una nueva marca de pontificado.

Francisco bajo el carisma de la sencillez se ha convertido en un líder con alto grado de aceptación mundial

Francisco bajo el carisma de la sencillez se ha convertido en un líder con alto grado de aceptación mundial

El jesuita Antonio Spadaro, director de La Civiltà Cattolica, la revista de la compañía de Jesús, explica el éxito de Francisco: “El papa está creando un nuevo equilibrio mediático porque todo aquello que él dice es muy cercano al lenguaje de la gente y llega inmediatamente a destino, no tiene necesidad de ser interpretado, por lo que, a veces, la mediación periodística se vuelve estorbosa”. Por su parte Sandro Magister un vaticanista de prestigio y crítico del pontífice argentino, repara: “El éxito mediático que goza Francisco tiene una razón y un costo: su silencio sobre las cuestiones políticas clave como el aborto, la eutanasia, el matrimonio entre personas del mismo sexo”.
En realidad el éxito de francisco no solo es su autenticidad como papa párroco sino que representa la esperanza de cambio y renovación de la Iglesia. Es un papa que viene del sur y que sabe de la pobreza y exclusión social. Es un actor religioso, alejado de las intrigas de poder de Roma, y por tanto, no está comprometido con ninguna facción porque no surgió de la curia romana. Tampoco está involucrado con las intrigas y luchas de poder.
En Estados Unidos en septiembre de 2015, frente a la oposición radical de medios y políticos republicanos y conservadores que le reprochaban su tercemundismo anticapitalista, Francisco tuvo la habilidad de conquistarlos. En base a en primer lugar, utilizar un lenguaje sencillo, lenguaje directo, coloquial que el hombre de hoy entiende perfectamente. En segundo lugar, emplear contenidos que desafían la conciencia y el corazón del pueblo, en respuesta al sufrimiento y el anhelo del alma del hombre; por ejemplo los migrantes y recordar el fin último de la política que es la ética y el servicio. En tercer elemento son sus gestos: el papa Francisco se comunica no solo con palabras y mensajes sino con gestos simbólicos. Que son capaces transmitir lo que las palabras limitan, su riqueza humana sinérgicamente vinculado a una profunda espiritualidad. Por tanto, Francisco no solo es espontaneidad, hay que analizar cómo restructuró el aparato comunicativo del Vaticano.
La papolatría y los medios mexicanos ante Francisco
Da la impresión que el actual papa ha evolucionado más que muchos grandes medios de comunicación. De los cuales, en especial la televisión abierta mexicana, no escapan. Tanto Televisa como TV Azteca no esconde su filiación católica. Y echan la casa por la ventana cuando acontece una visita pontifical. El entusiasmo y fervor religioso en conductores y reporteros de las televisoras se desborda que llega, muchas veces, a sublimes ridículos.
Las revistas, prensa escrita principalmente y algunas frecuencias radiales, tienen una aproximación más objetiva y crítica. Por ejemplo en penúltima visita de Juan Pablo II, cuestionaron la excesiva comercialización de la visita y de la figura del pontífice, el slogan publicitario: “las Papas de Papa” condensó los excesos comerciales que involucraron no solo a los organizadores sino a las televisoras. Un amplio sector de católicos se irritó y propició la crítica de la opinión pública, ya que se desacralizaba la imagen del anciano pontífice convirtiéndolo en mercancía. La prensa también registró críticamente el acaparamiento de lugares privilegiados para los ricos y poderosos personajes, preponderantemente Legionarios de Cristo, durante los eventos y actos del Papa. Otro factor de crítica mediática de la prensa, fue el momento importuno de la visita de Benedicto XVI a México, ya que arribaba en pleno proceso electoral y a unos días que dieran comienzo las campañas presidenciales. Al papa Ratzinger se le pidió moderar sus alocuciones para no que tuvieran un impacto mi manipulación electoral. Otro ejemplo, los medios escritos fueron terreno fértil de la polémica sobre la existencia biológica de Juan Diego y sobre todo, el acto de postrarse y besar el anillo pontifical del entonces presidente Vicente Fox ante Juan Pablo II en 2002.

Valentina Alazraki, de lo rescatable de las televisoras abiertas

Valentina Alazraki, de lo rescatable de las televisoras abiertas

Sin embargo,  en la cobertura televisiva todos estos factores parecen inadvertidos. Porque se centran en la figura del personaje pontifical. Hasta el cansancio nos repiten los hechos que los televidentes vemos en las pantallas, saturando las cualidades y virtudes del pontífice visitante. Los contenidos temáticos pasan a segundo plano, por ejemplo, el televidente poco se enteró de los ejes del documento postsinodal Eclessia in america, motivo central del cuarto viaje del Papa Wojtyla, en cambio predominó la focalización del “papa mexicano” además de la perorata del color y sensiblería los eventos del autódromo y el acto organizado por Televisa en el estadio Azteca.
La televisión mexicana exalta en la narración reiterativa los sentimientos y emociones por el visitante, hay una exageración melosa del personaje. Se opera una conversión en los aparatos televisivos del sentido de lo religioso. Muchos conductores y reporteros, se convierten en improvisados y malos telepredicadores. La emoción, los sentimientos el fervor religioso gana y aflora aun en aquellos actores que no son creyentes o peor aún, incluso en aquellos que profesan otra religión. Los conductores y reporteros se transmutaban en infructuosos catequistas, de comunicadores a misioneros. Los ejemplos abundan. Con la excitación a flor de piel, Talina Fernández en plena transmisión caía en llanto, mientras Carlos Amador nombraba al Papa Juan Pablo II, “el representante de Dios en la Tierra” en su cuarta visita. Y qué decir de personajes como Jorge Zarza a quien la emoción rebasa su fervor católico y lo convierte en un cruzado del señor.

Los medios de comunicación evidenciaron pobre compresión del fenómeno religioso en nuestro país. A través de las notas de color se asaltaba la emoción popular y se inflamaban los sentimientos religiosos y patrióticos nacionales. La exaltación, adulación del personaje y enardecimiento de lo emocional asemejan los métodos utilizados por las Iglesias pentecostales. Para muchos especialistas de la comunicación hay una falta de respeto al televidente al que se le da un trato de menor.

Coberturas de lagrimeo y exaltación desdedida del personaje pontifical

Coberturas de lagrimeo y exaltación desdedida del personaje pontifical

En el caso de Televisa, la empresa conformó, en el pasado, singulares equipos de conductores de los cuales partes de sus integrantes pertenecían a otras confesiones, particularmente a la comunidad judía. En el caso de TV Azteca, encontramos contrasentidos. A fines de los noventa, José Ramón Fernández fue quien condujo los debates de contenidos y los supuestos análisis de la visita del Papa. “Señoras y señores”, del fanatismo futbolero pasó al fanatismo religioso.
Hay que preguntarse sobre el papel de este tipo de transmisiones en un contexto de diversidad no solo religiosa sino cultural. En México 20 millones de personas no son católicas. La diversidad, la tolerancia, el diálogo entre diversos demanda en el México moderno nuevas actitudes. Sobre todo y por el alcance de las grandes televisoras. No a la papolatría que es una forma de fanatismo. Completamente ajeno a la tradición religiosa condenado por el propio Francisco. Mucho más circunscrito al fenómeno secular, perseguido por cantantes, políticos, futbolistas o actores. Las televisoras, tienen una obligación moral, intelectual y jurídica con el Estado laico de no solo deslumbrar con la figura del Papa sino profundizar sus contenidos y propuestas. Es contraproducente hechizarse con un triunfalismo religioso superficial, que abona en lo comercial, pero que provoca embriagamiento nocivo frente a un pueblo y su circunstancia, sediento de sentidos y esperanzas. ¿Opio del pueblo, enajenación?
Emile Poulat, sociólogo fracés que recientemente falleció, amplio conocedor del catolicismo explica este fenómeno: “Los grandes eventos no los contruye la Iglesia sino los medios, ellos invaden la vida de la Iglesia y la influyen. La secularización actual vive la movilidad y la de los medios. Antes el ritmo era el de la jornada de 24 horas, del día y de la noche, de la semana de siete días. Hoy los medios hay quebrado los ritmos y muchas veces los vivimos artificialmente marcados por los “grandes eventos”: deportivos, políticos, conmemorativos. Durante mucho tiempo vivimos en una sociedad uniforme, en que el rito colectivo era observado por todos. Hoy vivimos una sociedad fragmentada en la que se ofrece una multiplicidad de opciones. Debemos aceptar el precio de que el cristianismo sea diverso, más diverso de lo que uno pueda imaginar. El mundo secularizado es hoy, la condición histórica de la Iglesia”.

Francisco y la papolatría de los medios televisivos

febrero 5, 2016

1074745

Francisco y la papolatría  de los medios televisivos

Bernardo Barranco V.

No cabe duda que el siglo XX ha significado una verdadera revolución en la relación entre los medios y las Iglesias. Tenemos el ejemplo de las llamadas  “Iglesias electrónicas” norteamericanas cuya irrupción en las pantallas en los setentas transformó el paisaje religioso de aquel país. Otro notable ejemplo, lo tenemos en el caso del Papa Juan Pablo II cuyo carisma lo convirtió en un verdadero fenómeno comunicativo de fines del siglo XX.  Son  claros arquetipos de la utilización efectiva de los medios para transmitir códigos y mensajes religiosos, por supuesto,   con todos los riesgos de banalización y comercialización;  de convertir los ritos y actos fervientes en espectáculos. En México no podemos dejar de lado el caso de “Pare de Sufrir” porque desde hace más de 10 años ha hecho un apuesta mediática de proselitismo efectivo.

En  la visita del papa Francisco a México un tema ineludible es el tipo de cobertura mediática, en especial de las televisoras comerciales abiertas. Importará la manera de sus coberturas porque tienen un efecto  en la interacción y percepción con el conjunto de la sociedad. Dicho de otra manera, será tan importantes los contenidos  que formule el pontífice como la recepción de la propia sociedad mexicana. El desempeño de las televisoras en las anteriores visitas ha dejado mucho que desear e incluso incongruente con el carácter laico del Estado que pretende la equidad, la libertad religiosa y la clara separación de esferas en el espacio público. El afán comercial y populachero de las televisoras raya, en muchos casos,  en patéticas emisiones. Entre muchos otros señalamientos críticos, resalta el de Silva-Herzog Márquez, quien en la última visita de Juan Pablo II a México en 2002, sentenció: “El verdadero espectáculo fue el que montaron los medios de comunicación, particularmente las televisoras. No recuerdo ningún episodio que haya mostrado con tanta elocuencia la miseria de nuestros medios: su falta de profesionalismo, su grosera  tendencia a la manipulación, su moquienta sensibilería, su incapacidad para guardar distancia, su honda vocación adulatoria…”

Las televisoras se centran en la figura del personaje pontifical hasta convertirlo en una mercancía. Repiten los gestos, las expresiones, ciertas frases del personaje que terminan cayendo en el culto desmedido al grado de cosificarlo.  Se exalta las cualidades y virtudes del pontífice visitante; las descripciones son reiterativas, emocionales, sensibleras. Los contenidos pasan a segundo plano.  Las televisoras exaltan en la narración los sentimientos y emociones populares por el visitante.  Hay una exageración melosa tanto del personaje como de sus fieles. Exaltación, emoción, éxtasis y superficialidad. Muchos conductores y reporteros, se convierten en improvisados telepredicadores. El fervor religioso gana y  aflora aun en aquellos actores que no son creyentes o peor aún,  incluso en aquellos que profesan otra religión. Los conductores y reporteros se transmutan en catequistas de banqueta, de comunicadores a misioneros.

Francisco posicionará contenidos y es deseable una adecuada recepción, sin embargo,  ¿las televisoras lograran coberturas equilibradas o seguiremos con la fórmula de la papolatría?

Nerviosismo en sectores México por visita del Papa: Bernardo Barranco. Con Denise Maerker

febrero 5, 2016
Nerviosismo en sectores México por visita del Papa: Bernardo Barranco. Con Denise Maerker

Atando Cabos, Radio Fórmula
03 de Febrero, 2016

image.adapt.990.high.raul-vera-pope-francis.1428172728048Para esta visita, la Primera, del Papa Francisco a México hay nerviosismo pues no se sabe si será una visita protocolaría, “color de rosa” o si vendrá con un planteamiento fuerte, que es lo que pide algún sector de la Iglesia Católica nacional. El Cardenal de Guadalajara dio a conocer que sí se reunirá con los padres de los 43 normalistas.
Dennise comentó una broma que le hizo a Valentina Alazraki, corresponsal de Televisa, haciéndole saber que la visita a México se había “suspendido”. A unos días de la llegada del Papa Francisco a México, el sociólogo Bernardo Barranco considera que hay nerviosismo tanto de parte del gobierno como de parte de la propia Iglesia Católica, pues hay posturas divididas en torno al tono de sus pronunciamientos en su visita por territorio mexicano.

Barranco, quien es experto en temas de religión, explicó que hay un sector que quiere “una visita color de rosa, es decir, una visita protocolaria y diplomática; digamos de mucho glamour”; mientras que otros “quieren un planteamiento más fuerte”.

“Estamos viendo un momento muy interesante para ver cómo se realinean los grupos y cómo están tensando la visita del Papa”, apuntó.

En el noticiero “Atando Cabos”, Bernardo Barranco precisó que el Obispo de Chiapas, Felipe Arizmendi, sostuvo que el Sumo Pontífice “quiere estar con el pueblo y hablar con el pueblo no con políticos ni cardenales”. En ese sentido, el semanario Desde la Fe publicó que Francisco “viene a lugares fregados del país; viene a hablar sobre temas reales”. Mientras que el Cardenal de Morelia les pidió no ser amarillistas. Valdemar revira, diciendo que lo expresado por el semanario se queda corto frente a la realidad que vivimos.

Asimismo, mientras se ha dicho que el Papa no se reunirá con nadie, de manera privada, el Cardenal Robles de Guadalajara y presidente del Episcopado, dio a conocer que sí se reunirá con los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos desde septiembre de 2014.

Barranco señaló que, pese a algún conflicto con Raúl Vera, hay una cercanía entre este personaje con el Papa Francisco. En las fotos se le ven muy sonrientes. “Se llevan bien, pues”. Y es que Vera es un especialista en contar chistes. Por ejemplo, recordó que en un programa de televisión Vera “nos decía ¿en qué se parece Casa Domecq al PRI?… En que cada vez le sale peor el Presidente”.

Por último, Bernardo señaló que parece haber negociaciones entre la esfera política y el Papa Francisco. “si el Papa está muy evangélico, muy, digamos, espiritual, entonces tendríamos que empezar a preocuparnos”, concluyó.

jgam
Escuchar

Denise Maerker entrevista a Bernardo Barranco. Nerviosismo en México por visita del Papa Francisco

Jerarquía católica desunida frente a visita papal: Bernardo Barranco. Con José Cárdenas

febrero 4, 2016

Jerarquía católica desunida frente a visita papal: Bernardo Barranco. Con José Cárdenas
bernardoBernardo Barranco, especialista en materia religiosa, comentó que al interior de la jerarquía católica existen dos posturas, una cercana al diario Desde la Fe, que es crítica diciendo que el Papa vendrá a México a decir verdades dolorosas, y la otra dice que el Santo Pontífice no vendrá a resolver nada sino a dar un mensaje de paz.

El analista mencionó en el espacio de José Cárdenas que “unos son la Nunciatura Apostólica y sectores de la Conferencia del Episcopado Mexicano y otros son los obispos… y el obispo Arizmendi ha dicho que el Papa no quiere ir con políticos ni con cardenales, quiere ir con el pueblo”.

Resaltó que el semanario Desde la Fe, es un órgano de difusión que no necesariamente refleja la voz directa del cardenal Norberto Rivera, “no es su vocero, es un órgano de divulgación, hay una cierta instancia pero sí refleja, un poco el sentir general”.

Bernardo Barranco reiteró que “hay dos posturas en la Iglesia, una que quiere que el Papa venga más suave, hacer planteamientos más genéricos, pero que no se meta demasiado en lo que estamos viviendo, pero otros quieren que el Papa aborde, hasta con crudeza lo que estamos viviendo y se notan claramente dos grandes tendencias”.

Señaló, “esas dos tendencias muestran que el Episcopado Mexicano no está unido frente a la visita del Papa, hay incluso desorganización en la visita, se ve en la distribución de los boletos, hay un cierto desorden en el Episcopado”.

Dijo el analista que “los lugares que ha elegido el Papa muestran cierta orientación en sus temas, y lo interesante es que mientras los otros Papas, su lengua no era el español, y tenían que leer, en este caso el Pontífice tiene posibilidad de improvisar y eso será muy interesante”.

Para escuchar la entrevista en Radio Fórmula

Francisco ante la teología de la liberación

enero 28, 2016
55986711f3adf
Francisco ante la teología de la liberación
Bernardo Barranco V.

El progresismo católico ha mirado con entusiasmo los giros y signos que el papa Bergoglio ha incrustado en su pontificado. En su toma de posesión al externar su célebre frase quiero una Iglesia pobre y para los pobres, contribuyó para que inmediatamente los católicos progresistas se identifiquen con el nuevo Papa. El nombre de Francisco, la sencillez, el alejamiento de los lujos principescos, los duros cuestionamientos a la economía internacional, los radicales mensajes a los movimientos populares, la publicación de Laudato si, han sido señales inequívocas de un giro que recupera el espíritu y la letra del Concilio Vaticano II.

En contraparte los sectores conservadores se muestran renuentes a las reformas y medidas de Francisco. De manera subterránea, pero implacable, actores de la curia le llaman papa argentino como para marcar una distancia cultural eurocéntrica. Le reprochan ser populista y pretender gobernar la Iglesia a base de homilías propias de un párroco de pueblo. La temible derecha estadunidense, en especial el lobby Michael Novak, ve con preocupación y desagrado sus constantes críticas a la economía de mercado. Incluso intentaron sabotear la encíclica ecológica del Papa.

¿Francisco es cercano a la teología de la liberación? Hace unos días, El Sol de México publicó un artículo firmado por el corresponsal Jorge Sandoval, titulado Francisco y la teología de la liberación. Ahí le reprocha a Bergoglio tener posturas contradictorias que dan pie a interpretaciones opuestas. Dice: “La continua y casi obsesiva denuncia, entre otros males, de un capitalismo ‘injusto y explotador’, de una sociedad ‘dominada’ por ‘un mercado que mata’ y por el ‘dios dinero’, entre otras muchas declaraciones en esta dirección, hacen pensar que el pontífice argentino es un declarado simpatizante de esta teología”. Finalmente concluye que Francisco está en continuidad con la condena y desaprobación de dicha corriente latinoamericana. Al igual que muchas otras interpretaciones de conservadores amañados caricaturizan o de plano no entienden qué es la teología latinoamericana de la liberación.

¿Francisco simpatiza con la Teología de la Liberación?

¿Francisco simpatiza con la Teología de la Liberación?

De entrada conciben la teología como un juego de ideas o un ejercicio intelectual y especulativo. El mayor reproche es haber usado el marxismo como herramienta de análisis que llevaría irremediablemente a la subversión y a la violencia. Si bien muchos reconocidos teólogos utilizaron dichas categorías, es absolutamente inexacto equiparar la teología latinoamericana con el marxismo; existen diversas corrientes incluso con diferentes hermenéuticas. La teología presentada así es reducirla a una ideología política con atavíos religiosos. Inadecuado reducir la teología de la liberación a la lucha de clases, exaltar la clase obrera como su actor histórico; imposible así el desarrollo de la teología india y de la negritud, la teología feminista. Difícil imaginar su expansión en el contexto altermundista a la teología de la tierra o ecologista. Todas son sus herederas. Cuando Ratzinger, siendo cardenal responsable de la doctrina de la fe, analiza la teología latinoamericana, la describe como un fenómeno extraordinariamente complejo. Tiene toda la razón, porque la teología de la liberación más que un discurso es un camino; más que un solo discurso sobre Dios es un vasto y heterogéneo conjunto de movimientos sociales y religiosos que se expandieron desde los años 60 del siglo pasado.

Por ello para Leonardo Boff, uno de los más entusiastas defensores de Francisco, señala: Muchos se han preguntado si el papa Francisco es un seguidor de la teología de la liberación. Esta pregunta es irrelevante. Lo importante no es ser de la teología de la liberación, sino de la liberación de los oprimidos, de los pobres y de los que sufren injusticia. Y eso lo es con claridad indudable. Gustavo Gutiérrez, en Roma en mayo de 2015, frente al acoso periodístico señaló: La gente dice hoy que estamos en la época posocialista, poscapitalista, posindustrial. A la gente le gusta decir que estamos en la época post. Pero nunca escuchamos hablar de época pospobreza. Y remató su idea: La noción central de la teología de la liberación es la opción preferencial por los pobres. Y este punto estuvo firme en las reuniones de las conferencias episcopales latinoamericanas de Medellín (1968), Puebla (1979), Santo Domingo (1983) y Aparecida (2007). Aunque la opción preferencial por los pobres es un concepto mucho más claro ahora gracias al testimonio del papa Francisco, que habla de Iglesia pobre para los pobres.

Gustavo Gutierrez y Jorge Mario Bergoglio una misma generación, ¿qué tan cercanos?

Gustavo Gutierrez y Jorge Mario Bergoglio una misma generación, ¿qué tan cercanos?

En efecto, la teología de la liberación, floreció después del Concilio Vaticano II, convirtiéndose en uno de los fenómenos sociales y religiosos más importantes de la región, que convivió y confrontó las dictaduras militares, entre los años 60 y 80. Posicionó, en cierto sentido, a las iglesias católicas latinoamericanas en la defensa de los derechos humanos, los pobres y la confrontación contra las injusticias sociales. En este ciclo, el compromiso social de los cristianos y sus organizaciones, como las comunidades de base, alienta a ciertos actores religiosos para adquirir peso social y relevancia. No hay una sola teología de la liberación. Juan Carlos Escanonne, quien junto a Lucio Gera influye en el pensamiento de Bergoglio, distingue al menos cuatro grandes corrientes: a) teología de la liberación desde la praxis pastoral; b) la teología de la liberación desde la praxis revolucionaria (probablemente la más contaminada de marxismo); c) teología de la liberación desde la praxis cultural, también llamada la teología de la cultura, y d) la teología del pueblo, enarbolada por los sacerdotes del tercer mundo. No hay espacio para analizar cada una, pero queda claro que la atmósfera generacional que Bergoglio respira es este ambiente pastoral de compromiso en torno al pobre y las injusticias sociales.

En América Latina es conocido ampliamente cómo operó un proceso de represión interna marginando a los teólogos y agentes pastorales; nombrando obispos conservadores y sumisos a la centralidad romana. La mancuerna Wojtyla-Ratzinger minó los ensayos pastorales y las innovaciones latinoamericanas. Queda claro que Francisco no simpatiza con el marxismo, pero no quiere decir que se le aísle de esta gran corriente eclesial latinoamericana cuyo epicentro es la opción por los pobres y marginados, sean niños, ancianos, mujeres, indígenas, discapacitados, jóvenes o migrantes.

Dineros y opacidad en la visita de Francisco

enero 25, 2016

crop.php

Dineros y opacidad en la visita de Francisco

Bernardo Barranco V.

Milenio Estado de México, miércoles 20 de enero de 2016

Un amigo preguntó, ¿cuánto cuesta a México la visita del Papa Francisco?, no sé respondí. Y ¿quién cubre los gastos?, sin duda una parte importante del erario público. Y mi interlocutor cuestiona que hasta los no creyentes y miembros de otras confesiones pagarán también con sus impuestos la visita del sumo pontífice católico. La verdad me dejó muchas preguntas que no me había hecho. ¿Quien paga la seguridad, la atención a la salud del Papa, las remodelaciones, el séquito y muchos otros gastos? En efecto, las cantidades varían dependiendo del tiempo y lugares que visita de un Papa, y sobre todo, de los parámetros que se utilicen. Las cifras oficiales son muy dispares, por ejemplo la vista que realizó Benedicto XVI a Madrid, agosto de 2011 tuvo un costo de 45 millones de euros. Y la que realizó este mismo Papa a Guanajuato poco más de dos días  fue cerca de 12 millones de dólares. La vista de Francisco a Brasil en 2013, costó más de 90 millones de dólares. En todo caso queda claro que la mayor parte de los gastos de la vista del pontífice corre por cuenta de los gobiernos y un porcentaje menor a los donativos de particulares, especialmente sectores pudientes de la sociedad.

Sobre la vista de Francisco a México abundan datos pero sueltos. Por ejemplo se dice que el gobierno del DF dice que empleará a 20 mil elementos de seguridad pública para resguardar la integridad del pontífice. En Morelia el ayuntamiento  dijo que la visita costaría más de 119 millones  a la ciudad,  la mayor partida sería para la seguridad del pontífice y promoción turística. Reconoció que la capacidad hotelera está saturada y se espera una afluencia de recursos importantes para la ciudad. En Ciudad Juárez, las autoridades declararon que las más de 9 horas que permanecerá Francisco en la ciudad costarán 36 mil pesos el minuto. La secretaría de Turismo de la ciudad de México ha calculado que si se movilizan cerca de 2 millones de mexicanos y estos gasten en promedio 408 pesos, la derrama ascenderá a 775 millones de pesos más los costos de traslados ascendería a más de mil millones de pesos. ¿Y a nivel nacional?

¿Campaña para fomentar el turismo en Michoacán?

¿Campaña para fomentar el turismo en Michoacán?

También han salido notas periodísticas de caras remodelaciones y costosos acondicionamientos de rutas, avenidas, Iglesias y espacios donde estará el pontífice. Incluyendo el reclusorio que quedó de 4 cuatro estrellas, incluyendo los nuevos uniformes de los reclusos. ¿Cuánto cuesta y cuáles son los criterios? Por ejemplo, la notoria campaña publicitaria en Espectaculares que han inundado la ciudad de México anunciando que Michoacán recibirá con “el alma” al pontífice. ¿No es demasiado querer así fomentar el turismo? ¿Tiene intenciones políticas, con qué fin?

En México nadie quiere dar cifras: gobiernos, empresarios ni la propia Iglesia. Mal,  porque se presta a opacidades. La Iglesia debe transparentar a cuánto ascendió su colecta, quiénes son los principales donantes. Cuál es el juego de las dos grandes televisoras abiertas que no son precisamente,  cofradías de la caridad. Y que encabezan los actos en el estadio de los jaguares en Tuxtla (Televisa) y el de Morelia (TVAzteca). ¿Qué y cuánto invierte y cuáles son sus beneficios?¿se seguirán mercadeando los lugares privilegiados para ver y estar con Francisco? El gobierno federal y los estatales deben rendir cuentas a la ciudadanía. La jerarquía católica también porque en el pasado no solo comercializó la visita de Juan Pablo II, “Las papas del Papa”, sino que el Cardenal Rivera y el Nuncio Justo Mullor pelearon por los excedentes. Hay mucho dinero y muchos intereses que se mueven.

¿Es Francisco anticapitalista?

enero 22, 2016

Papa pobres

¿Es Francisco anticapitalista?

BERNARDO BARANCO V.  / Revista Proceso

En el espacio de Rocha y Sarmiento, de Azteca Trece, se me inquirió si Francisco era anticapitalista. El formato de la entrevista televisiva no ofrece tiempo para profundizar respuestas. Sin embargo, me parece que la pregunta que formuló Sergio Sarmiento es importante no sólo para entender al Papa Francisco, sino también para situar el pensamiento social de la Iglesia. Una respuesta contundente a Sarmiento es que Francisco, más que anticapitalista, es ante todo católico. Y su crítica a los desmesurados excesos de la economía de mercado se sustenta en el pensamiento social de la Iglesia. Dicho con otras palabras, la crítica al capitalismo salvaje tiene un sustento histórico y doctrinal de la Iglesia.

En su momento, lo mismo se cuestionó a Juan Pablo II. ¿Wojtyla era un Papa anticomunista? En efecto, sus primeros 10 años como pontífice fue un reconocido activista hasta el dramático derrumbe del Muro de Berlín en 1989. Sin embargo, él mismo argumentó que su actuar se sustentaba en la tradición de la Iglesia. ¿Cómo entonces comprender que tengamos dos Papas con signos ideológicos antagónicos? ¿En qué fundamentan ambos sus réplicas y reproches? La respuesta es relativamente simple: El pensamiento social de la Iglesia se sustenta en una crítica civilizatoria a la modernidad; por ello los Papas, más que anticapitalistas o anticomunistas, son ante todo católicos.

La doctrina o pensamiento social de la Iglesia va surgiendo en el siglo XIX como respuesta a la conformación de las grandes ideologías liberales, socialistas, anarquistas y comunistas en Europa. Tiene su primer gran momento en 1891 con la encíclica Rerum Novarum de León XIII, que reprueba radicalmente la condición obrera bajo la Revolución Industrial y ya pone en tela de juicio las ideas socialistas entre los sindicatos de la época. La Iglesia construye un corpus propio porque su identidad se ve amenazada sobre todo por la aparición de liberales católicos. Podemos criticar tal pretensión, pero la Iglesia conforma ese discurso social con fundamento en los principios del evangelio.

Dicho corpus, en sus inicios, fue furibundamente antimoderno y antiliberal. Pero en pleno vuelo de Sudamérica a Roma, a pregunta de la periodista francesa Bénédicte Lutaud, de Le Monde, en el sentido de si no había sido muy radical contra el capitalismo en su mensaje a los movimientos populares en Bolivia, el Papa Francisco responde: “Lo que yo hice es darles la doctrina social de la Iglesia, lo mismo que hago con el mundo de la empresa. Hay una doctrina social de la Iglesia. Si lee lo que dije a los movimientos populares, que es un discurso bastante largo, es un resumen de la doctrina social de la Iglesia, pero aplicada a su situación”.

 "Lo que yo hice es darles la doctrina social de la Iglesia"

“Lo que yo hice es darles la doctrina social de la Iglesia”

Y por si quedara duda, en otra rueda de prensa aérea de Cuba hacia Estados Unidos, ante la aguda interpelación de Gian Guido Vecchi, del Corriere della Sera, acerca de sus mensajes tibios en Cuba y en torno a si era un pontífice procomunista, contesta: “Soy yo quien sigue a la Iglesia, y en esto creo que no me equivoco; creo que no he dicho nada que no esté en la doctrina social de la Iglesia. Las cosas se pueden explicar. Tal vez una explicación ha dado la impresión de ser un poco más ‘izquierdosa’, pero sería un error de explicación. No. Mi doctrina sobre todo esto, sobre la Laudato Si, sobre el imperialismo económico y todo eso, es la de la doctrina social de la Iglesia”.

El mismo Juan Pablo II, una vez que se derrumba el sistema socialista, en su encíclica Cetesimus Annus (1991), arremete contra la dictadura del mercado y sus excesos hedonistas. El capitalismo sería aceptable, dijo, si el comportamiento del mercado tuviera una orientación humanista. El corpus doctrinal de la Iglesia contiene componentes antimodernos que se han adaptado a las circunstancias de la cultura contemporánea. En algunos momentos se le reprochó haber sido una postura tercerista cuando la democracia cristiana se fortaleció tanto en Europa como en América Latina. Hay una gran distancia entre aquel Pío IX que censuraba en el Syllabus (1864) la democracia y las libertades de prensa, de conciencia y de creencia, y el Papa Francisco con sus críticas actuales.

Para Emile Poulat, eminente sociólogo francés, la Iglesia es un mundo

Para Emile Poulat, eminente sociólogo francés, la Iglesia es un mundo

En los años setenta, en París se publicó un libro, Église contre bourgeosie, (Iglesia contra la burguesía), del célebre sociólogo e historiador del catolicismo Emile Poulat, quien sostiene que históricamente ha prevalecido un catolicismo intransigente frente a la modernidad, y que por ello se debe salir del esquema dualista de la Iglesia conservadora y la Iglesia progresista; de revolucionarios frente a reaccionarios. Por el contrario, Poulat propone pensar en un conflicto triangular con el liberalismo burgués y el socialismo, y sus muchas combinaciones son posibles frente al reordenamiento cultural implacable de la modernidad. Cada Papa ha exaltado el corpus con acentos diferentes: Este-Oeste en Woj­tyla, quien vivió el socialismo de Polonia; la condena inclemente a los excesos morales del capitalismo occidental en Benedicto XVI, Ratzinger, proveniente de Alemania. Y los señalamientos a las relaciones asimétricas entre el Norte y Sur en Bergoglio, el Papa argentino. Por denso y poco accesible que sea, Benedicto XVI tiene exhortaciones y encíclicas muy críticas contra el sistema capitalista actual. Basta mencionar su encíclica Caritas in veritate (2009) sobre el desarrollo humano integral en la caridad y en la verdad, así como Deus caritas est (2007) sobre el amor cristiano.

Pese a que Sarmiento admira la conversión capitalista de China, Francisco y sus predecesores han cuestionado el excesivo poder de los medios de producción sobre el trabajo; concentrado en una minoría, produce profundas iniquidades. Tanto en su exhortación apostólica Evangelii gaudium (2007) como en su célebre encíclica Laudato Si (2015), Francisco ha reiterado que el sistema económico mundial “se ha pasado de rosca” y ha provocado las mayores desigualdades, injusticias y exclusiones en la historia moderna de la humanidad. Aquí coincido con Sarmiento en reconocer la centralidad de los pobres en el pensamiento de Francisco. Sólo añado que el actual Papa, sin abandonar la tradición de la Iglesia, tiene una postura crítica y hasta combativa frente a los evidentes excesos del capitalismo contemporáneo.

El Papa sacará la Iglesia del letargo

enero 22, 2016

029n1soc-1

El Papa sacará la Iglesia del letargo: Especialistas
Alejandro Suárez Enero 21, 2016

FQdwOp-D_400x400
Pasividad. El especialista Bernardo Barranco asegura que la jerarquía católica en México está mimetizada con la clase política, por lo que necesita la guía de Francisco

La visita del Papa Francisco a México servirá para sacar de su letargo pastoral a la Iglesia mexicana, cuya alta esfera no sólo es una de las más conservadoras de América Latina, sino que está mimetizada con la clase política y es pasiva ante problemas sociales como la violencia, opinó el reconocido especialista en religión, Bernardo Barranco.
Con dos décadas en medios de comunicación, además de trabajo directo con agrupaciones católicas en diversos países y estudios en sociología de la religión, Barranco es una de las personas que más sabe del interior de la Iglesia Católica en nuestro país.

“Los obispos se han mimetizado demasiado con la clase política, el ejemplo más claro es el cardenal Norberto Rivera, pues cuando se habla de él se habla más de política que de cuestiones religiosas”, aseguró el especialista.

Para Barranco, la alta jerarquía católica se encuentra en una zona de confort en relación con los poderes fácticos, con poca crítica hacia problemas sociales como la violencia, misma que no les es ajena pues en los últimos 20 años han sido asesinados 40 sacerdotes.

El Centro católico Multimedial registra que en el actual sexenio de Enrique Peña Nieto van 11 sacerdotes, un seminarista y un sacristán asesinados, además de dos padres desaparecidos, cifras que rebasan a los que tuvo Felipe Calderón durante sus primeros tres años de gobierno, siendo siete sacerdotes y dos seminaristas quienes perdieron la vida.
Con esta situación de violencia, añadió Barranco, es preocupante que la Iglesia mexicana no tome la palabra de forma activa, pues hasta el momento las denuncias se han quedado en documentos tibios que lejos están de en verdad hacer crítica al gobierno.

Con este panorama se va a topar el papa Francisco el 13 de febrero próximo, cuando se reúna con los 93 obispos mexicanos en la Catedral Metropolitana, un encuentro que debe de servir para que la alta jerarquía católica, representada en el Episcopado Mexicano, reaccione, explicó el especialista.

Obispos han estrado en una zona de confort con el poder secular

Obispos han estrado en una zona de confort con el poder secular

Y es que para Barranco, más que un regaño a los obispos, el Sumo Pontífice va a buscar despertarlos de ese letargo en el que se encuentran, lo cual ha afectado a la devoción de los mexicanos pues en 1979, cuando vino por primera vez Juan Pablo II, 95% de la población del país era católica, mientras que ahora es 83%.

“Va a dialogar con los obispos mexicanos, los va a sacudir. Creo que Francisco va a tratar de estimular la acción evangelizadora del Episcopado Mexicano que es la cabeza de la iglesia. Al mismo tiempo el Papa va a querer sumarlos a un proyecto de reforma, porque el Papa concibe a la Iglesia como un espacio más abierto, quiere que los episcopados asuman mayor responsabilidad”.

Así, con un mensaje conciliatorio pero firme, “el Papa les dirá a los obispos de nuestro país que dejen la pasividad a favor de la clase dominante, para tomar el liderazgo en sus comunidades”, añadió.

Para el Papa la corrupción es el mayor pecado que puede haber: Bernardo Barranco. Con Denise Maerker

enero 22, 2016

papa-francisco-libro-misericordia-G

Para el Papa la corrupción es el mayor pecado que puede haber: Barranco. Con Denise Maerker
Atando cabos Denise Maerker, 14 de Enero, 2016
El experto en temas religiosos, Bernardo Barranco, informó que el pasado martes, fue publicado en 16 idiomas y en 86 el libro titulado “El nombre de Dios es misericordia”, conversación con Andrea Tornielli.

En entrevista para el programa “Atando Cabos”, detalló que es un libro-entrevista que hizo el Papa Francisco con el vaticanista Andrea Tornielli, y que está más vinculado al Año Santo o Jubileo.
Dicho libro, el cual estará durante los próximos días en México y sería publicado por Editorial Planeta, se conforma de nueve capítulos de corte religioso y reitera la postura de que “Dios ama a todo el mundo por igual independientemente de su condición y de sus preferencias sexuales, por lo tanto, cuestionó que la Iglesia católica distinga este amor infinito de Dios”, lo cual es un argumento contundente.
Ante esto, Bernardo Barranco consideró que el libro ha sacado otro tipo de cuestiones, tales como la confesión y el pecado, dentro del cual, menciona a la corrupción, empresarial y política como el mayor pecado que puede haber.
“Aquel que despide a su gente cada tres meses para no pagar impuestos y no tener cargas, eso es corrupción, así como los políticos”.

Escuchar la entrevsta: http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=562417&idFC=2016

Papa en México daría mensaje duro y crítico: Barranco y Blancarte en CNN

enero 22, 2016

cnn1-600x274

Papa en México daría mensaje duro y crítico: Barranco y Blancarte en CNN
Aunque guardará las formas, el Pontífice sacudirá en febrero a la jerarquía eclesiástica mexicana y no será complaciente, aseguraron los especialistas en religión, que también hablaron de la reacción del Vaticano frente al aniversario del ataque contra Charlie Hebdo.

Redacción AN
Aristegui en CNN enero 8, 2016
El Papa Francisco sacudirá a la iglesia católica mexicana en su visita al país durante febrero próximo y ofrecerá un mensaje crítico, duro, pero guardando las formas, coincidieron Roberto Blancarte, profesor investigador de El Colegio de México, y el sociólogo Bernardo Barranco, ambos especialistas en religión, en entrevista para Aristegui en CNN.

“La iglesia católica tiene un déficit tremendo, una actitud muy acomodada frente al poder, los obispos están apoltronados frente al poder, el Papa va a venir a darles“, afirmó Barranco.

Y añadió: “Hay que ver cómo esos temas (que el Papa abordará en México) se confrontan con la sociedad. Clase política, número uno, dos, medios de comunicación y tres, la ciudadanía. Vamos a ver qué tanto pegue tiene el Papa. El más importante, el cuatro: la iglesia católica”.

Por su parte, Roberto Blancarte recordó que “el Papa siempre tiene que ser muy cuidadoso con el anfitrión. El mensaje en sí va a ser fuerte, no va a ser complaciente, va a ser un mensaje critico, duro, pero guardando las formas. Que entienda cada quien el mensaje que le va, que cada quien se ponga su saco, y habrá que desglosar cómo lo esta diciendo, pero ya los propios lugares a los que va, las cosas que va a hacer… acordémonos que siempre esos símbolos son muy importantes. Si va a la tumba de Samuel Ruiz, pues va a ser un golpe muy fuerte, más allá de lo que diga”.

Pese a que el líder de la iglesia católica “se ha negado a ser usado políticamente”, su visita a México no va a ser fácil “ni perfumada” más allá de “este color de rosa” que se quiere hacer de ella en algunos medios de comunicación, particularmente en la televisión, opinó Barranco.

Los expertos también abordaron otros temas como el aniversario del ataque contra la revista satírica francesa Charlie Hebdo y la reacción del Vaticano frente a la nueva portada de ese semanario, así como las medidas anunciadas por el presidente estadounidense Barack Obama para fortalecer el control de armas.

El catolicismo se alinea con el Islam

“El el posicionamiento actual del Vaticano es una manera de alinearse con el Islam y otras religiones: ‘no podemos permitir que se nos ridiculice’, pero al hacer eso están violentando un principio que en el mundo occidental nos ha costado mucho trabajo establecer que es el principio de libertad de expresión”, aseguró Blancarte sobre la reacción de L’Osservatore Romano frente a la más reciente portada del semanario satírico francés Charlie Hebdo, en la que se observa una caricatura de Dios y la leyenda “un año después el asesino anda suelto”, dijo Blancarte.

El diario del Vaticano calificó la portada como “penosa”.

El catedrático también recordó que hace poco más de un año, cuando el Estado Islámico atacó a la publicación francesa y mató a 17 personas, el Papa Francisco condenó el hecho pero opinó que si alguien dijera algo de su madre, le daría una bofetada o un golpe.

Por su parte, Bernardo Barranco aseveró que L’Osservatore Romano exageró en su opinión de la portada de Charlie Hebdo pero “lo que me parece grave son los dobles mensajes del Vaticano (…) hay una serie de contradicciones y de tensiones que existen incluso al interior mismo del catolicismo que no está claro contra el tema. Por un lado afirma la guerra justa y por otro lado dice: no, no, es un problema de los fundamentalistas”.

Intención de Obama por controlar las armas

“Es evidente que es una acción que tiene tintes electorales porque obliga a los republicanos a replantear su postura rígida en torno a las armas o a mantenerla con los costos políticos que pueda tener. Ha sido una jugada bien hecha, orquestada”, dijo Barranco sobre las medidas ordenadas por el presidente de Estados Unidos para intentar controlar de manera más estricta la compra de armas.

“¿Quién va a decir no (a las medidas) en encuestas, sobretodo cuando se habla de más de 30 mil muertos por armas, cuando dos tercios se producen en situaciones de suicidio o de accidentes con niños?”, preguntó el sociólogo.

Debido a la cantidad de armas que cruzan la frontera hacia México y terminan en manos de criminales, ”es un debate que incluso a los mexicanos podría convenir, creo que esta postura podría convenirnos”, concluyó.

Blancarte agregó que Obama, con sus medidas ejecutivas, “está tratando de demostrar que hay un bloqueo en el Congreso y que quizás el presidente tiene que pasar un poco por un lado para avanzar ciertas cosas”.

También “tiene tintes antiterroristas en la medida en que lo que pasó en San Bernardino (California) estuvo relacionado con una cierta facilidad en la compra de armas, que ya ellos están preocupados por lo que podría significar en términos de grupos ligados de manera formal o informal al llamado DAESH o Estado Islámico”, explicó.

Ver la entrevista competa: http://aristeguinoticias.com/0801/entrevistas/papa-dara-mensaje-duro-y-critico-en-mexico-barranco-y-blancarte-en-cnn/

 


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 307 seguidores