Archive for 28 agosto 2010

Beligerante Iglesia, refleja frustración: Barranco

agosto 28, 2010

Beligerante Iglesia, refleja frustración: Barranco

Con Denise Maerker

Radio Fórmula


23 de Agosto, 2010

La jerarquía católica tiene un afán de querer imponer su visión, sus puntos de vista como universales y no entiende que es una sociedad global y abierta;   que por lo tanto se tiene que abrir a la diversidad y a las diferencias.


La Iglesia Católica ha mostrado una dosis de frustración e impotencia para dialogar con una sociedad moderna y cada vez más ilustrada e independiente, comentó el especialista en temas religiosos, Bernardo Barranco.

La jerarquía católica tiene un afán de querer imponer su visión, sus puntos de vista como universales y no entiende que vivimos ya una sociedad global y que por lo tanto se tiene que abrir a la diferencia.

Por lo tanto, politiza el debate sobre los valores;  e lenguaje y la actitud del cardenal de Guadalajara, Juan Sandoval Iñiguez muestra  impotencia y enojo; en realidad  hay una pérdida de centralidad de la Iglesia en la vida cotidiana y eso es dramático para la Iglesia. Que reacciona con una actitud beligerante.

Asimismo, dijo “me preocupa las confrontaciones registradas en Guadalajara y en Guanajuato, en donde hay una especie de actitud cristera, porque se está pasando de un debate de muy poco altura con muchas descalificaciones a actitudes sociales.

Con Denise Maerker, el historiador Bernardo Barranco, consideró que este es un aspecto importante para sustentar la legitimidad del Estado laico que es abierto a diversas posturas y el propio universo católico es diverso, pues hay representantes de la Iglesia que admiten que hay un enorme grado de homosexualidad al interior del clero.

23 de agosto de 2010

Entrevista a Bernardo Barranco sobre declaraciones de Juan Sandoval Iñiguez

agosto 22, 2010

Entrevista a Bernardo Barranco sobre declaraciones de Juan Sandoval Iñiguez

Extractos de una conversación radiofónica con Adriana Pérez Cañedo, en Enfoque (vespertino) del Núcleo Radio Mil. Miércoles 18 de agosto de 2010.

Bernardo Barranco, sociólogo de las Religiones, habló sobre la Laicidad y las declaraciones de Juan Sandoval Iñiguez:

“Creo que vimos una situación muy penosa en su conjunto porque en una democracia que estamos construyendo con mucho trabajo, cargada de toda esta transición, todos los actores sin excepción tienen el derecho de opinar, expresar y decir,  no importa la condición en que esté.

En México, por cuestiones tan especiales de nuestra historia, dos guerras fratricidas, han marcado que hayan muchas restricciones en la expresión de los ministros de culto, particularmente los católicos. De tal suerte que por un lado, efectivamente, nuestras leyes, nuestro orden social normativo, es restrictivo a la libre expresión de los obispos, pero mientras no cambie el orden social tenemos que respetarlo. Puede ser autoritario, lo reconozco, pero hay que respetarlo y en todo caso, cambiarlo. Y en ese sentido, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM)  estaba negociando con los legisladores ampliar los en términos de la libertad religiosa, sin embargo con estas posturas de los cardenales, muy probablemente se opere un retroceso.

“Es decir, las actitudes de los cardenales dan marcha atrás, nuevamente con todo. Por el tono, actitud y lenguaje que utilizan que es muy penoso y nos coloca, como en otras coyunturas, en debates periféricos. “Si los demandan o  no”, “ si el cardenal violó la Constitución en su artículo 130”,  “si hay persecución religiosa” ; etc., En otras coyunturas de discusión como la despenalización del aborto, la muerte asistida, el debate sobre la píldora de día siguiente, es una constante las descalificaciones, las amenazas las culpabilizaciones que levantan mucho polvo mediático, sin embargo, se enturbia y se desvanece la posibilidad de alcanzar un debate serio, de altura sobre temas torales que sin duda llaman  la atención de la ciudadanía.
“Creo que el cardenal Sandoval Iñiguez se pasó de rosca. En su derecho de rechazar algo que normativamente contradice sus principios religiosos, es comprensible, tuvo que hablar. Sin embargo su posicionamiento no es correcto: utiliza amenazas, utiliza una acusación grave de corrupción y utiliza un lenguaje inapropiado, discriminatorio. Su postura es poco digna de una alto miembro de la jerarquía mexicana, es vergonzosa. Y  claro, provoca una reacción proporcional  a su atrevimiento de diferentes e importantes sectores de la opinión pública y actores políticos.

“Pero ahora que todos estamos en el centro de una polémica que ha dejado de lado los matrimonios gay y la adopciones;   no estamos discutiendo el tema de fondo, los matrimonios entre personas del mismo sexo, adopción de parejas del mismo sexo y aborto, nos vamos por cuestiones periféricas que, en una agenda nacional tan cargada, en temas como  la  inseguridad, narcotráfico, crisis de empleo, etcétera, estamos ahora con estos nuevos flancos que
realmente no conducen a mucho, no aportan realmente al país, entramos en el reino de los dimes y direstes; el cardenal no se retracta, Hugo Valdemar saca las banderas cristeras y después de haber provocado electoralmente a la grey católica a no votar por el PRD, ahora frente a la demanda habla de una nueva persecución a la Iglesia…

“Lo que sí creo es que la alta jerarquía no está preparada para los cambios que está viviendo el país, Particularmente en el ámbito de la cultura. Y está politizando el debate normativo y si quieren un análisis más de fondo, enfrenta el derecho natural, de Dios, que tiene la Iglesia, lo confronta con el orden social existente en nuestro país. Hay una especie de absolutización de su discurso, de totalitarismo normativo y una enorme dificultad de dialogar con la diversidad y la pluralidad, características esenciales de una sociedad moderna y abierta a otras posturas. Entonces amenazan, chantajean, culpabilizan y desarrollan  este lenguaje inapropiado y desesperado.

“La palabra ‘maricón’ viene de la palabra ‘María’, es el aumentativo de “mariquita” que a su vez es el diminutivo de María. una expresión donde se habla de la feminidad de un hombre utilizando como referente central la feminidad por excelencia en el cristianismo  de María. Esta expresión en el leguaje común es un insulto, es peyorativo, homofóbico y excluyente.

“Lo que dijo el cardenal Sandoval no es nuevo, lo ha venido diciendo desde hace años tengo registros de posturas idénticas desde 1997; este acto último,  fue un misil de presión dirigido a ls magistrados que le resultó lo contrario. Esto es un efecto boomerang, pero esto nos habla del nivel de nuestros cardenales porque no están a la altura de discutir con una sociedad más sofisticada, más compleja, con posturas nuevas, con cambios culturales y prácticas diferentes. Los cardenales  quieren imponer, a toda costa, su convicción y su visión del mundo y es ahí donde nos entrampados. ¿cómo discutir frente a prelados que hablan no solamente a nombre de todos los mexicanos sino hablan a nombre de Dios?. ¿Quién va querer discutir así?

“Felizmente, el cardenal ya está en edad de retiro, en teoría debió ya retirarse, y ojalá el Vaticano ponga a personas con un mayor nivel de interlocución cultural y una mejor actitud de diálogo con la sociedad contemporánea, porque si no, seguiremos con este choque de trenes que, están centradas en el papel político de la Iglesia y  estar discutiendo estas cosas que son, francamente, discusiones que venimos arrastrando desde el siglo XIX, desde Juárez.

“Creo que el PRD, los ministros de la corte y  Marcelo Ebrard tienen todas las avenencias jurídicas porque, evidentemente, el 130 constitucional fue violado, la amenaza de Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis, de punición electoral contra  Ebrard y al PRD está sancionado tanto en la Ley de Asociaciones Religiosas como  en el Cofipe.

“Evidentemente que la sociedad tiene que sacudir y poner un alto; la situación es ambigua.  Si quiere realmente frenar estas actitudes debe sancionar bajo el riesgo de coartar la libertad de expresión, ¿pero se atreverá gobernación? O en su caso transformar la constitución otorgando  plenos derechos de expresión política a los ministros de culto. Ojalá lleguemos a una síntesis, espero que no se desborden las aguas y haya moderación de los actores, que los cardenales entiendan que hay leyes y procesos que tienen que respetar y que su ley, la ley de Dios, es muy válida para usted o para mí si somos católicos, pero no es válida universalmente porque hay otros que no son católicos, hay otros que no creen en nada y que, por tanto, es un dato más, no es el dato absoluto, ni podemos ser tiranos de imponer nuestras convicciones a fuerza como universales.

“Ojalá que el debate no se acalore y lleguemos a una buena síntesis de diálogo, entendimiento y tolerancia principalmente, porque la actitud de ellos, como líderes de la ley católica, está mostrando mucha intolerancia, odio y homofobia.

“Esto me parece realmente grave en un país de mayoría católica. Y ojalá  sean conscientes de la confusión que provocan en la feligresía en la falsa disyuntiva entre la ley de Dios y la ley de los hombres. O la terca  aspiración de los sectores fundamentalistas del catolicismo de imponer los principios cristianos en todas la leyes y prácticas de la sociedad. Eso es teocracia y fanatismo.
“El jefe de Gobierno dijo que se debe defender el Estado laico. Laico viene del latín, laikósy  significa: pueblo. El Estado debe ser independiente de cualquier organización o confesión religiosa. El Estado laico es una condición del Estado y sociedad modernos y significa que, primeramente, el Estado no debe tomar partido en materia religiosa alguna, esto es la separación entre Iglesia-estado; pero tampoco debe ser un partido anticonfesional o antirreligioso.

“En segundo lugar, tiene que salvaguardar la libertad de creencias o no creencias de los individuos de una sociedad, es decir la libertad de creencias. Y en tercer lugar, debe ser garante de la equidad, es decir, tiene que, sobre todo respetar y hacer respetar el valor de las minorías.

“Por lo tanto, el Estado laico en una sociedad moderna es el garante de que ninguna mayoría religiosa se imponga por la fuerza sobre otra religión o convicción;  no sólo es la física, también la fuerza cultural, el acceso a los medios, etcétera.

“Me parece que cuando dice desde hace mucho tiempo el tema de la ‘laicidad’, no ‘laicismo’, que éste se concibe como una militancia anticlerical, anticatólica, no, la ‘laicidad’, entendida como una condición moderna, de pluralidad  y tolerancia del Estado mexicano.

“Cuando Ebrard dice entonces: ‘Defendamos al Estado laico’, es ‘Defendamos este carácter neutro y aconfesional’ y que de garantice al Estado la libertad de creencia o no creencia, de organización o no organización; ofendámoslo así lo interpreto  frente a  regresiones fundamentalista y tentaciones teocráticas. Hay religiones en donde la palabra de Dios es la palabra jurídica, Dios no puede ser jefe de Estado.

“Ese es el gran drama que tienen los dos cardenales, que dicen que la ley de Dios está por encima de las leyes de los hombres, es la ley de ‘su’ religión, de ‘su’ confesión, que es mayoritaria en México pero no es ni la absoluta ni la total, ese es el gran drama, por eso digo que hay un problema de cómo estos cardenales de la vieja guardia, de pensamiento absoluto y totalitario les cuesta mucho trabajo dialogar con la sociedad moderna, plural, secular, abierta, relativizadora -porque no hay verdades absolutas- y, por tanto, se requiere llegar a consensos.

“El Estado laico sí es un Estado al que hay que defender, todos lo tenemos que defender, no sólo los religiosos, sino también las minorías -sexuales, mujeres, grupos de indígenas, etcétera. En fin, da para mucho el tema del Estado Laico”.

Basado en: Noticias Aguascalientes.com

Dios salve a México de sus cardenales

agosto 18, 2010
Dios salve a México de sus cardenales
Bernardo Barranco V.

La democracia moderna, tenemos que recordarlo, es un proceso social en permanente construcción. Tiene que aspirar a la inclusión de todas las voces, especialmente de sus minorías y a la participación de todas las posturas, incluyendo las de los ministros de culto. Algún día nuestra democracia se abrirá para que los ministros de culto expresen sus ideas y posicionamientos políticos y sociales, como ocurre actualmente y de manera natural en otros países, sin embargo, mientras esto no suceda la jerarquía católica debe acatar el orden social y jurídico que los mexicanos hemos venido construyendo.

Las declaraciones del cardenal Juan Sandoval Íñiguez, el domingo pasado, representan un preocupante posicionamiento, porque al presumir maiceo y corrupción de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sin pruebas ni sustento alguno, vulnera la solidez y el carácter republicano de las instituciones. El otro cardenal, Norberto Rivera, mediante su vocero, Hugo Valdemar, quien señaló que las iniciativas de Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno de la ciudad de México, son nocivas, impulsa leyes destructivas que son más dañinas que el narcotráfico, refiriéndose a la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en el Distrito Federal y su derecho a adoptar menores. Y lo amenazan con punición electoral, para que laicos en la capital del país hagan las acciones que tengan que hacer y generar conciencia de quién es el autor de todo esto, sostuvo el sacerdote. Con justa razón, los integrantes de la Corte respondieron de inmediato a los ministros de culto, con un voto de censura inédito, defendiendo el carácter laico del Estado mexicano. Independientemente de la postura de cada uno frente al tema, es necesario afirmar el carácter autónomo e independiente de la Corte, en la división de poderes, así como el paso trascendental para garantizar la igualdad entre los mexicanos, la no discriminación, cultivar el principio de tolerancia y respeto al otro, a sus prácticas y preferencias de pareja.

El domingo el cardenal Sandoval, con su declaración aparatosa, lanzó un misil cuyo objetivo era presionar el fallo de ministros de la Corte, sobre todo en el tema de las adopciones. Sin embargo su diatriba provocó justamente lo contrario y la forma en que se posicionó fue reprobada por una buena parte de la opinión pública, así como de diversos actores políticos. Estamos lejos de un arrebato verbal en que, en un supuesto arranque de ira, el cardenal perdió la cabeza ofendiendo con la rusticidad que le ha caracterizado. No es la primera vez que utiliza el peyorativo maricón para caricaturizar a los homosexuales. Nos remontamos justo hace trece años y le escuchamos una idéntica declaración: Imagínense si alguno de ustedes es adoptado por un par de maricones. ¿A quién le van a decir papá y a quien le dirán mamá? (Mural, 20/10/97); maricón se usa como insulto irrespetuoso con los significados del hombre homosexual, aunque en Chile la expresión se utiliza en aquellas personas que actúan a traición o sin piedad; en México, maricón es un adjetivo y sustantivo de carácter peyorativo de muy mal gusto; originalmente aumentativo de marica, a su vez diminutivo de María, nombre de la madre de Jesús de Nazaret. Seguramente el cardenal Sandoval desconoce que las raíces de esta vulgar expresión están precisamente en María, madre de todos los modelos de feminidad, según él, y a quien le ofreció un largo capítulo lleno de apasionadas y piadosas reflexiones en su reciente libro: El verdadero rostro de cardenal.

Con toda razón, ONG y colectivos sociales protestan y lamentan que personajes de poder como el cardenal Sandoval se refieran de manera ofensiva a los grupos de diversidad sexual, ya que ello fomenta discriminación, la intolerancia y el odio. Don Juan Sandoval no aprende, justamente estas organizaciones de homosexuales, lesbianas, de mujeres, indígenas, académicas y de derechos humanos sumaron más de 6 mil 500 quejas, ante la CEDHJ, y realizaron movilizaciones masivas que agrietaron en abril de 2008 la pomposa megalimosna aprobada por el gobernador de Jalisco, de 90 millones de pesos que Emilio González, el góber piadoso, decidió entregar a la arquidiócesis de Guadalajara para contribuir, con dinero público, en la construcción del fastuoso santuario cristero proyectado en el Cerro del Tesoro, en Guadalajara.

No es la primera vez que los cardenales Rivera y Sandoval violan el ordenamiento jurídico de nuestro andamiaje normativo. Hablan en nombre del pueblo mexicano como representantes oficiosos cuando no tienen ascendencia real ni contacto efectivo son su propia feligresía; les encanta aparecer en el exterior como nuevos mártires de la fe; pueden llegar a confundir a su propia grey cuando exaltan las tensiones del derecho positivo imperante en el orden social existente en México y el derecho natural, cuyo fundamento es divino. ¿Quién va discutir con Dios? Sin embargo, debe prevalecer la moderación; a nadie beneficia la polarización de sus actores ni, mucho menos, abrir un nuevo capítulo de descalificaciones, chantajes y culpabilizaciones en el embrollado escenario político mexicano.

El cardenal Sandoval se fue por la libre. Volvió a abrir la caja de Pandora. Si algún avance había en las negociones de la CEM con la legislatura en torno a la libertad religiosa y definir, así, el carácter laico en la Constitución, pues ahora tendrá que remar a contracorriente, porque el cardenal Sandoval, ya en edad de retiro, además de confrontarse una vez más con los nuevos movimientos de minorías emergentes, ha reactivado los argumentos de un nuevo anticlericalismo mexicano pujante y complejo que me gustaría abordar en futuras colaboraciones.

La Jornada,  18 de agosto de 2010

Los obispos priistas

agosto 13, 2010

Los Obispos priistas

Bernardo Barranco V.

Conforme se acerca el 2012, los diversos actores políticos van tomando posiciones, se van alineando y realizan apuestas políticas en torno a los grandes reacomodos que representarán las próximas elecciones presidenciales. Ya se presentan diagnósticos y análisis prospectivos, de especialistas,  que pretenden trazar tendencias y predecir movimientos de los protagonistas políticos de este país. Una de las preguntas que flotan, es la interrogante sobre el papel de la Iglesia católica en este proceso complejo de intensos contactos, cabildeos y reajustes entre los actores religiosos y los políticos. La respuesta puede ser contundente: los obispos priistas están de regreso. En ese sentido, destacamos un libro de reciente aparición titulado “El PRI y sus obispos, el caso Berlié”, escrito por el antropólogo Iván Franco de la editorial Libros de Araucaria que dirige en México Elio Masferrer. La tesis central del texto es cuestionar las inercias y correlatos ramplones en el análisis para identificar casi en automático en torno a los vínculos ideológicos entre la jerarquía católica y el PAN. El hecho de que el panismo histórico conserva en su doctrina el pensamiento social de la Iglesia, haría suponer una afinidad natural que se traduciría en apoyos orgánicos y cercanías programáticas. Sin embargo no es así. La vasta diversidad de posiciones al interior de la Iglesia, que son las mismas de la sociedad, complica hasta los diagnósticos más sofisticados sobre la relación entre política y religión y el papel o peso político de la Iglesia en los procesos electorales.  Iván Franco, sostiene que existe un selecto grupo de obispos mexicanos que desde hace tiempo simpatizarían con la reconquista priista de los Pinos. Franco elabora un análisis de caso, y toma la trayectoria y actuación de del obispo de Mérida, Emilio Berlié Belauzarán . El Papa Juan Pablo II lo designó XLI obispo y IV arzobispo metropolitano de la arquidiócesis de Yucatán el 15 de marzo de 1995, tomando posesión el 19 de abril del mismo año. Su llegada se da en extrañas circunstancias pues viene de Tijuana con etiquetas de excesiva proximidad con el cártel de Tijuana; esa es una hipótesis que manejó J.Jesús Blancornelas (1936-2006) a través de su revista “Z”. En todo caso el entonces obispo de Tijuana, se había convertido en un actor de peso en ese trágico arco de tiempo turbio que desde el asesinato del cardenal Posadas Ocampo al otro magnicidio de Luis Donaldo Colosio en Lomas Taurinas, precisamente en Tijuana. Emilio Berlié, nos señala el autor, a su llegada a Mérida fue desmantelando gradualmente el poderoso aparato social católico que se había formado desde los años cincuenta del siglo pasado en el estado de Yucatán. Berlié hace alianza con Cervera Pacheco y con el cerverismo van desmembrando el tejido social católico en sus principales frentes: el cívico, el político, el asistencial caritativo y el religioso. La confrontación y las profundas divisiones del panismo, propiciado por el que fuera gobernador de la entidad Patricio Patrón Laviada fue otro elemento que explica la debacle panista en la entidad. Estos dos factores propiciaron el ascenso de Ivonne Ortega y el regreso de PRI a la conducción de la entidad con el emocionado beneplácito de Monseñor Berlié, llamado en los pasillos de la Conferencia de los obispos “el  guapo Berlié”. La proximidad entre el clero y el priismo, seguimos la reflexión de Franco, se explica por los cambios y proclividad de ese instituto político a reconocer las dirigencias y liderazgo del clero. El PRI, ya no es el mismo, nos dice el autor, el pragmatismo y el abandono de las viejas tesis laicistas y del nacionalismo revolucionario nos explican la colaboración de las diferentes bancadas tricolores que en 18 estados promulgaron la repenalización del aborto. Y de lejos, Enrique Peña Nieto es actualmente el actor político que mayor ventaja tiene con lobby de cercanía y lazos con altos miembros de la jerarquía.

Otro elemento importante a tomar en cuenta es la creciente politizaron de las disputas en torno a los valores y la ética cristiana que han desarrollado los propios obispos en México. Si bien la jerarquía católica  puede ufanarse de no mostrar ninguna predilección política, sí pueden vetar aquellos actores y propuesta que contravengan sus intereses. Así podemos entender el llamado que en su momento hizo Berlié en una circular abierta a los votantes donde sentenciaba:

“Cada elector tiene el derecho y el deber emitir su voto en conciencia. Esto significa que debe saber por quién vota y qué propuestas apoya, pero también exige informarse responsablemente sobre los criterios y los valores que representan los candidatos y las instituciones que los respaldan. Y para esto, el Evangelio nos ofrece un criterio muy sencillo: “Cada árbol se conoce por su fruto” (Lc. 6,44). http://arquidiocesisdeyucatan.com.mx/news/mensaje_episcopal_con_motivo_de_las_elecciones/2010-05-13-380

¿Quienes son los obispos que verían con simpatía el regreso del PRI a los Pinos?. Además de Berlié, desde luego lo encabeza Onésimo Cepeda el “daltónico” conocido por el “El capellán del PRI”, el cardenal Norberto Rivera; el cardenal de Monterrey Francisco Robles Ortega quien por cierto estuvo cerca de diez años en Toluca; Víctor Sánchez arzobispo de Puebla, entre otros. Hay también varios obispos que más que simpatizar con el PRI, ven con buenos ojos el perfil de Peña Nieto que se ha mostrado magnánimo tratando a cada uno de los obispo de la entidad;  así como ha sabido tejer vínculos tanto con el Opus Dei como con Los Legionarios de Cristo. Desde Luego brillan por su ausencia dos figuras episcopales que supieron compartir proyectos e intereses con el tricolor, nos referimos a Girolamo Prigione y Marcial Macial, ni más ni menos. No podemos psar por alto que Maciel y Los Legionarios han sido priista y que su máxima expansión ha sido bajo la sombra de gobiernos de PRI.

Milenio Estado de México. Jueves, 12 de agosto de 2010

Indemnización a víctimas de pederastia, gesto importante de legionarios: Barranco

agosto 10, 2010

Faltaría resolver la enorme estructura económica de la congregación, dice

Fernando Camacho Servín

Periódico La Jornada

La indemnización que la Legión de Cristo estaría dispuestos a dar a algunas víctimas de pedofilia es un gesto importante, pero el asunto de fondo a resolver no es sólo ese, sino también el del imperio económico que ha construido en complicidad con las elites del país. Así lo afirmó en entrevista el sociólogo y especialista en temas religiosos Bernardo Barranco, para quien el cambio de posición de los legionarios no es despreciable, pero es tan sólo una parte de un conflicto mucho mayor y con diversas aristas. La indemnización a Juan José Vaca y otras víctimas de Marcial Maciel (La Jornada, 1º de agosto de 2010) “es un gesto importante, sobre todo porque hasta hace poco los legionarios se negaban a admitir que eso había ocurrido”. Ahora, con el envío de Álvaro Corcuera, director general de la orden, para contactar a quienes fueron afectados por casos de pederastia, se produce “un cambio de 180 grados, y eso sólo se puede explicar con la presencia del delegado pontificial Velasio de Paolis”. El viraje fue posible, agregó Barranco, gracias a que el poder que el papa Benedicto XVI le confirió a su enviado es incluso mayor al de un superior de la orden. “Ahora De Paolis puede determinar todas las políticas de la Legión, y quitar a quien no le parezca, incluido Corcuera”. Este cambio de condiciones no será del agrado de la “vieja estructura” legionaria, “es evidente que habrá jaloneos y resistencias muy importantes, aunque hacia afuera parezcan aceptar los mandatos de Benedicto XVI con feliz sumisión”. La libertad que está mostrando el Papa para intervenir en la orden fundada por Maciel se debe en gran medida, explicó, a que los legionarios apostaban por el cardenal Angelo Sodano para suceder a Juan Pablo II, y eso los alejó del actual pontífice. Las indemnizaciones, además, deberían servir para detener la campaña de hostigamiento contra las víctimas de pederastia, quienes muchas veces fueron perseguidas y denostadas por los aliados mediáticos de la Legión. Sin embargo, el problema de fondo no es sólo el de los abusos sexuales de los sacerdotes, sino también el de la enorme estructura económica que Maciel construyó con la ayuda de los sectores más poderosos del país, y no siempre de forma transparente, señaló el especialista. “Hay un hoyo negro en el tema de los dineros de la Legión. Muchos hablan de paraísos fiscales, otros de lavado de dinero y algunos más incluso de vínculos con organizaciones económicas que operan en la ilegalidad. Si Maciel era un tío torcido y su obsesión era obtener recursos, hay fundadas sospechas sobre el origen y manejo de ese dinero”, apuntó. El modelo de éxito de los legionarios se construyó “con lo que algunos llaman la pastoral del confort, la evangelización light de los ricos, con quienes tejen redes de complicidad para después movilizar cuantiosos recursos económicos. Este caso será un laboratorio para saber hasta dónde es capaz de llegar Benedicto XVI para sanear a la Iglesia”.

Martes 3 de agosto de 2010, p. 35