Archive for 27 marzo 2013

Despiden a Barranco de Radio Centro y denuncia: fue por presión de Los Legionarios

marzo 27, 2013

 

Bernardo Barranco, especialista en asuntos eclesiásticos.Foto: Miguel Dimayuga

Bernardo Barranco, especialista en asuntos eclesiásticos.
Foto: Miguel Dimayuga

Despiden a Barranco de Radio Centro y denuncia: fue por presión de Los Legionarios

logo

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Aunque la versión oficial del despido de Bernardo Barranco de Grupo Radio Centro es haber colaborado “con la competencia” que significa el espacio matutino de Carmen Aristegui, para el afectado la verdadera razón de su salida son “las presiones de los Legionarios de Cristo y de la Arquidiócesis”.

En declaraciones a la agencia Apro, el especialista en asuntos socio religiosos destaca: “desde hace años han pedido mi cabeza por la línea editorial y de investigación crítica que he asumido y ahora encontraron la oportunidad”.

Cuenta el investigador: “sin mucha explicación, de manera oficial a partir de este martes 26 de marzo quedo fuera del Grupo Radio Centro. Concluye Religiones del Mundo un pequeño segmento de Radio Red que se transmitía desde hace casi 18 años cada martes de 9 a 10 horas en el 1110 de am.

“El argumento de mi despido fue haber participado con comentarios, durante esta coyuntura pontifical, en otras emisiones radiales especialmente en el segmento de Carmen Aristegui lo que resulta absurdo, pues vengo colaborando desde hace más de 15 años en diferentes foros mediáticos y particularmente radiofónicos”.

De acuerdo con Barranco “de manera súbita, los directivos del grupo Radio Centro exigen exclusividad no aplicada en años anteriores. Otros colegas de la estación hacen lo mismo por lo que es una sospechosa formalidad de celo profesional”.

Reconoce que Carlos Aguirre, director general del Grupo, “me advirtió en el caso de mi anunciada colaboración con Aristegui MVS: ‘no puedo aceptar tu participación con mi competencia’”.

Sin embargo, Barranco, quien también ha hecho colaboraciones para la revistaProceso, detalla: “Mi segmento Religiones del Mundo es un pequeño espacio entre otras decenas de programas con honorarios casi simbólicos como para exigir profesionalmente exclusividad. Tal determinación del señor Aguirre, por el contrario, limitaba mi desarrollo profesional como especialista en temas socio religiosos. Si a lo largo de muchos años en que he participado como ocasional comentarista en diversos programas radiofónicos sobre la religión, me pregunto: ¿porqué tanta reticencia en participar en el noticiero de Carmen Aristegui?

Y continúa la reflexión de Barranco: “En el fondo creo que es un pretexto, la verdadera causa de mi salida son las presiones insistentes de los Legionarios de Cristo y de la propia Arquidiócesis que desde hace años han pedido mi cabeza del grupo por la línea editorial y de investigación crítica que he asumido. He recibido desde hace tiempo advertencias y anónimos que sugieren tal hipótesis. Además, tengo documentado, que el señor Carlos Aguirre personalmente ha desarrollado una estrecha relación con la congregación de Marcial Maciel, a la que una de sus hijas se integró como consagrada. Y por supuesto, mis posturas desde hace tiempo incomodaban la relación que rebasa lo estrictamente religioso”.

Para el investigador de asuntos eclesiásticos, su caso “es uno más de muchos donde la censura se impone. La verdad me siento liberado pues la presión era incómoda. Cierro todo un ciclo de 18 años en el que aprendí a compartir ideas sobre lo religioso invitando a especialistas, académicos y personas libres a debatir el lugar de las creencias en la cultura contemporánea de México. Así mismo, la emisión me permitió saber comunicar temas aparentemente espinosos y complejos que tan solo hace algunos años estaban vetados en los medios electrónicos. Le debo mucho a Religiones del Mundo, y mi especial reconocimiento a José Gutiérrez Vivó quien no sólo creyó en el proyecto sino que me animó aventurarme en las artes de la comunicación desde 1995.

Para concluir, Barranco lamenta “el sesgo y la actitud prepotente del señor Carlos Aguirre, no sólo hacia mi persona sino hacia un espacio y esfuerzo comunicativo de tantos años. Sectores ultraconservadores se sentirán satisfechos con la decisión arbitraria de los directivos del Grupo Radio Centro. Sin embargo, buscaré alternativas para seguir construyendo una mirada imparcial, crítica y secular del fenómeno religioso en México. Esta coyuntura internacional de renuncia/cónclave en el Vaticano, ha mostrado el ávido interés de las audiencias por adentrarse sin obcecaciones al tema”.

Proceso, lunes 25 de marzo de 2013

Anuncios

El Vaticano, mezcla de religión y política

marzo 25, 2013

Francisco-Benedicto-XVI-Castelgandolfo-AFP_LRZIMA20130323_0090_11 (1)

 

El Vaticano, mezcla de religión y política

Logo

A Fondo: Las atribuciones del pontífice

Diversas naciones, incluso las laicas, tienen delegaciones diplomáticas en el Vaticano, que envía también a nuncios apostólicos.

Argentina le pide su intermediación “en la cuestión de las Malvinas”. Panamá, que combata “la demagogia y el populismo” en América Latina. La oposición siria, que tenga “un gesto particular” con un país sumido en el horror. China, que corte nexos diplomáticos con Taiwán.

Con el palio y el anillo del pescador, símbolos del ministerio pontificio, Jorge Mario Bergoglio no solo recibió –bajo el nombre de Francisco– la misión de liderar la Iglesia católica, en la ceremonia de entronización del martes pasado. El cargo también le llegó de la mano de pedidos políticos.

Fue un evento que, a todas luces y frente a una presencia mediática mundial, combinó religión y política. El papa pasó más tiempo saludando a jefes de Estado y personalidades de todo el mundo que encabezando la misa por el inicio de su administración, en la plaza de San Pedro del Vaticano, a la que asistieron unas 200.000 personas, además de delegaciones oficiales, reyes, príncipes y presidentes de más de 130 países.

Pero al nuevo pontífice no solo le llegaron peticiones. También, intentos de capitalizar su nombramiento. En Venezuela, por ejemplo, Nicolás Maduro atribuye a Hugo Chávez la responsabilidad en la elección del primer papa latinoamericano.

En México, en cambio, Enrique Peña Nieto destaca las coincidencias de sus postulados con los del pontífice. En Costa Rica, Laura Chinchilla asegura que el papa le transmitió “ánimo y aliento” para terminar su gobierno. En Argentina, Cristina Fernández comenta que le sorprendió que él le hablara de la “patria grande”, referencia permanente entre adeptos y seguidores del llamado Socialismo del Siglo XXI.

¿Pero cuál es el rol del papa en este siglo? Además de ser la cabeza formal de quienes comulgan con las doctrinas de la institución, que cuenta con 1.195 millones de bautizados, ¿está entre sus facultades intervenir en asuntos de estado?

hidro_3_37488

Bernardo Barranco, doctor en Sociología Política de las Religiones y presidente del Centro de Estudios de las Religiones en México, destaca que la católica es la única religión que, formalmente, tiene doble estatus. Quien la encabeza, el papa, no solo cumple funciones de líder espiritual para quienes se consideran católicos. Es, también, el jefe del Estado más pequeño del mundo: el Vaticano.

Quedó oficialmente incorporado a la comunidad internacional el 7 de junio de 1929, tras la firma, el 11 de febrero, del Pacto de Letrán, entre el papa Pío XI y Benito Mussolini.

El pontífice ejerce sus funciones, de manera soberana y exclusiva, en un territorio de 44 hectáreas, en donde residen entre 700 y 800 personas.

“Es la única iglesia que tiene este doble estatus. No lo tiene el mundo judío ni el islam, a pesar de que religión y poder estén prácticamente unidos”, dice Barranco a este Diario, en diálogo desde Ciudad de México.

El abogado Pablo Espinosa, especialista en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, ubicada en Roma (Italia), señala que, por ser un estado más dentro de la comunidad internacional y por estas especiales condiciones del pontífice, se le puede solicitar su intermediación.

“Ya ocurrió con el papa Juan Pablo II cuando hubo el problema del canal de Beagle, a finales de los setenta, entre Chile y Argentina”, señala Espinosa, tras destacar que, cuando se trata de un conflicto bilateral, ambas partes deben estar de acuerdo con esta mediación.

hermana-papa-Francisco-pide-rezar_EDIIMA20130314_0223_4

Espinosa dice que, en la actualidad, la función del papa no es actuar en la dimensión política, obedeciendo a una tendencia, partido o gobierno, aunque el Vaticano participa en organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), pero como observador, sin voto.

También tiene representación diplomática a través de los delegados del papa: los nuncios apostólicos. Adicionalmente, con decenas de países mantiene los Modus Vivendi o concordatos, acuerdos internacionales de relaciones.

Cree, sin embargo, que de manera indirecta sus expresiones pueden entrar en esa dimensión cuando actúa y se pronuncia sobre temas relacionados con la doctrina que defiende. Por ejemplo, aquellos vinculados a la vida, la sexualidad y la familia. “No es una intervención eminentemente política. Claro, tiene su dimensión política, porque se debate en la órbita política, pero la Iglesia mantiene esta posición en concordancia a los valores morales que pregona. Lo que la Iglesia no puede hacer es política partidista”, considera Espinosa.

crop (2)Bernardo Barranco cree que justamente estos son los temas que hoy priman en la política exterior vaticana. “Pero también hay temas regionales con los cuales ha sido muy activo, como la paz, que le llevó a cuestionar las dos invasiones de Estados Unidos a Medio Oriente”, afirma.

El mexicano destaca que, si bien los papas han encabezado gestiones diplomáticas, como el caso del canal de Beagle, también lo han hecho en otras de carácter más político, como la participación de Juan Pablo II –en discurso y actuación– en la caída del Muro de Berlín.

Rafael Domingo Oslé, catedrático de la Universidad de Navarra, en España, cree que la Iglesia es cada vez más consciente de su papel en el mundo. “Desde que perdió el poder temporal que tuvo por siglos, como líder de la cristiandad europea, la Iglesia se ha encontrado más a sí misma y ha podido realizar mejor, libre de ataduras, su misión espiritual. La Iglesia promueve el cristianismo, el mensaje de Jesús, pero no una estructura social denominada cristiandad, como fue la cristiandad medieval”.

La Iglesia tuvo, durante siglos, un rol clave en la política de los estados, pero, a raíz de la revolución burguesa de Francia, en 1830, fue estableciéndose una separación más clara, que luego se fue extendiendo a otras regiones a través de diversos procesos. En la Colonia, por ejemplo, la Iglesia era parte del Estado y, como tal, se hacía cargo y decidía sobre servicios.

En Ecuador fue clave la Revolución Liberal de 1895, encabezada por Eloy Alfaro, aunque hasta los sesenta, antes del boom petrolero, la Iglesia mantuvo hegemonía en algunos sectores, pese a la separación oficial del Estado, en 1906.

Así lo señala Felipe Burbano de Lara, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso). “La Iglesia se desprendió del aparato estatal nacional, pero siguió formando parte de toda la estructura de poder de la Sierra porque la revolución no alteró la estructura hacendataria”.

Más allá de su papel formal, el papa sigue recibiendo pedidos –incluso de estados oficialmente laicos– para que intervenga en asuntos políticos, pese a que la Iglesia también ha recibido cuestionamientos cuando se ha pronunciado sobre temas de esta índole.

Burbano de Lara cree que, en todo caso, es válido que exprese y defienda sus posturas, incluso políticas, como cualquier otra institución. “Uno puede cuestionar sus posiciones. Eso es otra cosa. Uno puede decir que esa es una posición absurda, arcaica, lo que quiera, pero me parece que tiene la legitimidad para opinar sobre esos temas, como cualquier otro grupo”.

El Universo de Ecuador, Guayaquil domingo 24 de marzo de 2013

¿AMÉRICA LATINA DESDE LA VENTANA DEL VATICANO?

marzo 23, 2013

336593_1866_1

¿AMÉRICA LATINA DESDE LA VENTANA DEL VATICANO?

Newsweek_Logo

LA ELECCIÓN DE JORGE MARIO BERGOGLIO COMO EL NUEVO SUMO PONTÍFICE DE LA IGLESIA CATÓLICA NO SOLO SUPONE LA LLEGADA DEL PRIMER PAPA LATINOAMERICANO, SINO DEL PRIMER JESUITA Y EL PRIMERO EN ADOPTAR EL NOMBRE DEL SANTO DE LOS POBRES; LAS EXPECTATIVAS NO PUEDEN SER MENORES.

Tan sorpresiva como la renuncia de Benedicto XVI resultó la elección de Francisco como máximo líder de la Iglesia católica, pues aunque se conoce que cuando Joseph Ratzinger fue electo como papa en 2005 Bergoglio resultó como segundo favorito, en momentos en los que la Iglesia atraviesa por su mayor crisis de credibilidad —que se debe en gran medida a que se ha negado a crecer al ritmo que marca la historia y a abrirse a la pluralidad—, lo que menos esperaba el mundo era que un cardenal no europeo ocupara la silla de Pedro que dio cobijo a 265 papas  del viejo continente.
En entrevista con Newsweek en Español, el especialista en temas de religión Bernardo Barranco y el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México Fernando M. González nos ofrecen un análisis de lo que supone la elección de Francisco, así como del posible rumbo que tomará la Iglesia católica bajo su papado, el papel que jugará América Latina dentro de las prioridades de la Iglesia, la capacidad del Pontífice para enfrentar los escándalos que hoy en día aquejan a la institución, y de la ideología conservadora y personalidad humilde que caracterizan al miembro de la Compañía de Jesús y actual Papa.

América Latina, la región más católica y la menos representada y atendida
En verdad, aquí estamos. Con estas pocas palabras, el nuevo Papa hizo una alusión gentil a lo que todos habían temido, es decir, más de lo mismo.
América Latina, una región que representa 483 millones de católicos en el mundo, es decir, más del 42 por ciento de la reserva católica mundial, compuesta por 1200 millones de creyentes, nunca había sido representada por un papa latinoamericano.

Bernardo Barranco

Bernardo Barranco

En el caso de Brasil, el país con más católicos en el mundo, se habla de cerca de 123 millones de seguidores; mientras, México, el segundo en la lista, cuenta con unos 90 millones de católicos. Ambos países estuvieron presentes en el cónclave que eligió a Bergoglio con cuatro y tres cardenales, respectivamente, mientras que Italia, que apenas llega a los 45 millones de católicos, fue representada con 28 cardenales.
A todas luces, América Latina ha estado desproporcionalmente representada dentro de la Iglesia y, lo que es peor aún, no ha tenido cabida en los grandes niveles de tomas de decisiones; los pobres, que suponían ser la prioridad de una Iglesia cuya misión es servir a los más necesitados, han sido abandonados.
Pero ¿qué supone la elección del primer papa latinoamericano?
Para Bernardo Barranco supone muchas novedades y constituye un proceso inédito que está cargado de elementos muy atípicos, como la renuncia de Joseph Ratzinger y la existencia de dos papas, uno emérito y uno en funciones, que además es jesuita y latinoamericano. “Su elección representa el reconocimiento o el ascenso de una región que había sido literalmente abandonada por Benedicto XVI, ya sea porque no le interesó, no le importó o no le dio la prioridad que tiene en el concierto internacional; y significa que la conducción de Roma se aleja de las querellas internas del Vaticano y, sobre todo, de las rencillas de la curia italiana para refrescarla”.
Según Fernando M. González, su elección implica un cierto reconocimiento a que la Iglesia no solamente es europea, que es mucho más amplia, “parece que ahora sí algunos empiezan a querer darse cuenta de que el grueso de los católicos está en América Latina y que era necesario que, de alguna manera, aunque algo ilusoria, representara al continente americano, a la Iglesia de la diáspora”.
—¿Su elección es estratégica?
“Sí, representa el interés que tiene el conjunto del cuerpo cardenalicio por no dejar que la región siga en decadencia; este descuido, que se ha tenido durante más de 10 años, de América Latina ha traído como consecuencia el avance de nuevos movimientos religiosos, pero también el avance de la secularización. Por ejemplo, en Brasil ha llegado a descender hasta un 65 por ciento el número de católicos según el último censo, México ha llegado al 83 por ciento, y Centroamérica está cerca del 50 por ciento cuando tan solo en las décadas de 1970 y 1980 eran regiones donde el porcentaje era mayor del 90 por ciento”, asegura Barranco.

Fernando M. González

Fernando M. González

González coincide, y añade que  las fuerzas se midieron en el concilio, y al no haber podido elegir a alguien de Estados Unidos y tampoco de la curia italiana, los cardenales entonces se decidieron por un tercero, que aparentemente era el más débil, pero que sería quien permitiría este singular descentramiento con un papa que por primera vez es de otro continente. “Se eligió a un papa con un cierto dejo de transición, pero que no toque demasiado la estructura actual”.
—­¿América Latina ahora podrá tener un papel relevante dentro de las prioridades de la Iglesia?
Bernardo Barranco es positivo: “Yo creo que sí, está en un momento en el que puede despuntar. Una de las primeras acciones que tiene que hacer el papa Francisco es lograr los equilibrios internacionales necesarios para la Iglesia porque padece de un eurocentrismo milenario, es como si esta estuviera determinada por los grandes trazos, los grandes acentos que vienen de Europa cuando la realidad nos dice que el catolicismo en Europa va en picada. Al principio de su historia los católicos en efecto eran en su mayoría europeos, más del 50 por ciento lo eran, pero hoy ni siquiera llegan al 23 por ciento a nivel mundial.
“Europa se está agotando en términos de apuestas, de hipótesis pastorales, y estas tienen que venir de otro lado, de Asia, que ha crecido de manera notable, de África, de América Latina…”.

Una Iglesia anclada al pasado
De corte conservador han sido los cardenales elegidos por la Iglesia católica desde sus inicios y, por lo tanto, de corte conservador también han sido los papas, impidiendo así que la Iglesia se sume a la modernidad y responda a las demandas de una sociedad más informada y preparada a la que no le basta con que su santidad se sume al aquí y ahora abriendo una cuenta de Twitter para luego despedirse pronunciando un discurso en latín, como fue el caso de Benedicto XVI, y se niegue a dar un paso hacia la apertura y a liberarse de ataduras históricas que están completamente en contra de la lógica moderna.
Los temas del celibato, la homosexualidad, los anticonceptivos y la mayor participación de la mujer en la Iglesia en pleno siglo XXI todavía no tienen cabida en el reino de Dios.
—¿Qué rumbo tomará la Iglesia con Francisco?, ¿habrá cambios?

La presidente Cristina Fernández y el Papa Francisco. En Argentina enemigos en Roma sonrientes

La presidente Cristina Fernández y el Papa Francisco. En Argentina enemigos en Roma sonrientes

Responde Barranco: “Todavía es difícil definirlo, pero creo que los símbolos que ya se han utilizado son muy importantes, empezando por el nombre que asume inspirado en Francisco de Asís, un clérigo que transformó, que se reveló a la estructura de su tiempo, que llamó a la Iglesia a tener una sensibilidad por los pobres cuestionando de manera radical el abandono de las raíces evangélicas y que  tuvo un rol de denuncia muy importante y de recreación del evangelio en una prospectiva de regresar a los orígenes. Es decir, el nombre viene muy a tono con lo que podría hacer: ser un papa con más sensibilidad social que da opción preferencial por los pobres, algo muy latinoamericano en términos de la justicia social que es el santo y seña de la región.
“La segunda cuestión es el tema de la reforma de la curia, todos sabemos que Bergoglio tiene una conducción y un temperamento fuerte y que no va a dudar en poder sanear a una curia que está marcada por el escándalo y por el descrédito y que ha manchado los últimos años  la credibilidad moral de la Iglesia. La clave será ver quién va a ser su secretario de Estado y cuánto tiempo va a tardar en hacer las reformas, un papa viejo como Bergoglio si deja pasar mucho tiempo puede ser comido por la curia.
“El tercer gran tema es el de la pederastia, que como parte de su agenda obligatoria tiene que enfrentar. Al respecto, Bergoglio ya dio un anuncio al haber rechazado el encuentro con Bernard Law, el famoso cardenal encubridor de Boston; con lo cual quizá quiso decir que tendrá una mano mucho más dura y más firme”.
El autor del libro Marcial Maciel. Los Legionarios de Cristo: testimonios y documentos inéditos, Fernando M. González, espera que se continúe con la limpieza en el campo de la sexualidad, no solo en el campo de la pederastia, sino que se tomen posiciones más humanas respecto al tema de la homosexualidad, “pero yo no sé si estará dispuesto cuando él mismo se opuso a Cristina Fernández con el tema de los matrimonios homosexuales porque dijo que eso atentaba contra el plan de Dios.
“Aunque, claro, no descarto la posibilidad de que un papa que viene de Latinoamérica empiece a mirar de otra manera a la Iglesia en su enorme pluralidad y haga políticas de acercamiento con los obispos, cardenales y sacerdotes de América Latina”.

Pederastia clerical un cáncer para la Iglesia católica

Pederastia clerical un cáncer para la Iglesia católica

La fe, en tela de juicio
Los múltiples escándalos en los que se ha visto envuelto el Vaticano, sobre todo en los últimos años, con la denuncia de miles de casos de pederastia encabezados por el exlegionario de Cristo Marcial Maciel, la filtración de documentos secretos que pusieron al descubierto los casos de corrupción en la Santa Sede y las inagotables luchas de poder que se libran en su interior, así como la supuesta violación de normas contra el blanqueo de capitales por parte de la Banca Vaticana, han puesto en tela de juicio la fe de los católicos en su Iglesia y la autoridad moral que representa para ellos el papa.
—¿Francisco podrá recuperar la autoridad moral que ha perdido la Iglesia?
Para Barranco, el Papa está obligado: “No olvidemos que la Iglesia debe su papel, función y misión a los valores y a la autoridad que pueda tener en el manejo de esos valores. Cuando una iglesia no tiene autoridad moral en términos de los valores que expresa, que quiere llevar a la práctica, que quiere inducir en su feligresía, es una iglesia que pierde el sentido de su propio fundamento como institución. Los valores y la autoridad moral y espiritual son requisitos sine qua non por los cuales tiene que desarrollar su misión, y la misión de la Iglesia supone una autoridad religiosa, moral y espiritual.
“La Iglesia ha perdido este fundamento y se está desfondando en sus querellas internas. Francisco está obligado a recuperar estos valores. Si podrá o no es una de las grandes dudas, todas estas querellas tienen un nombre y apellido: una curia que se ha apoderado del Vaticano y que ve para su provecho como todo aparato burocrático porque ya ha perdido el sentido de servicio de la Iglesia y se ha burocratizado hasta el extremo de que todo lo ha normativizado. Esa es una curia que tiene que ser adelgazada, dimensionada, removida e internacionalizada.
“El Concilio Vaticano II pide que la Iglesia se universalice, se internacionalice y, sobre todo, con el último período de Juan Pablo II y todo el período de Benedicto XVI, ha habido una regresión muy importante, se ha vuelto no solamente a europeizar, sino a italianizar, de tal suerte que el Vaticano forma parte por excelencia de la política interna de Italia, y ahí hay que repensar de fondo esta relación o Roma se convierte en la sede religiosa del catolicismo a nivel mundial o es la sede política del poder del Estado Vaticano en Italia; Bergoglio debe poder diferenciar muy bien, e incluso enfatizar, que en este momento lo que se necesita de manera imperante en el catolicismo es un líder espiritual y no un líder de Estado”.

La Iglesia católica ha venido perdiendo autoridad moral

La Iglesia católica ha venido perdiendo autoridad moral

González considera que, en efecto, el Papa puede recuperar “algo” de autoridad moral “si la imagen que dan de él como una persona pobre, sencilla, que convive con el pueblo y que no se le conocen escándalos, por lo menos en la parte sexual, puede recuperar la imagen, pero ya hay artículos en donde la parte del dinero ya salió, al igual que la de la dictadura, entonces lo veo complicado si esos datos se conocen de manera mucho más precisa y rigurosa”.
—¿La Iglesia está lista para liberarse de ataduras que van en contra de la lógica moderna?
“Lo dudo por la ideología de donde viene y por lo que ya ha hecho en actos mientras fue arzobispo en Buenos Aires; lo dudo, pero siempre pueden pasar cosas en el camino, no puedo determinar radicalmente que por lo que hizo en el pasado será igual, creo que va a tender a ser igual, aunque puede que la presión y un acto de lucidez y humanidad lo lleven a hacer cosas que él no pensaba hacer mientras era cardenal. Como papa quizá descubra que hay algo que pueda dejar como herencia humana a la Iglesia y de apertura hacia temas pendientes”, puntualiza el investigador de la UNAM.
Por su parte, el especialista en religiones califica como exigencia del nuevo Papa llevar a cabo dicha acción: “Es una exigencia, una obligación. El problema es que la exigencia tiene que ir acompañada de actores que estén dispuestos a hacerlo, y me temo que los 115 cardenales son ideológicamente muy conservadores, son fruto de este largo arco de tiempo que va en los últimos 35 años del pontificado de Juan Pablo II al de Benedicto XVI. Son un polo de conservadurismo y han creado clones en los cardenales y en las mayores estructuras de la Iglesia, en la cabeza de los episcopados, en todo el mundo, y por lo tanto se ve muy difícil que la Iglesia dé pasos.
“Sin embargo, ahí está uno de los misterios que tiene la Iglesia, racionalmente uno podría decir que es imposible que este Papa o esta Iglesia, con la estructura que tiene, vaya a dar un paso significativo,  pero lo mismo se decía en la década de 1960 con un papa de transición como Juan XXIII, quien en menos de seis años no solamente escribió ocho importantísimas encíclicas, sino que fue el papa que, aunque venía de una estructura burocrática, que no era un pastor, se convirtió en uno de los actores más revolucionarios en la historia del catolicismo del siglo XX convocando al Concilio Vaticano II”.

Gotti Tedeschi ex baquero del vaticano, el exorcista del Vaticano  Gabriele Armoth y Paolo Gabriele

Gotti Tedeschi ex baquero del vaticano, el exorcista del Vaticano Gabriele Armoth y Paolo Gabriele

—¿Francisco tiene posibilidades de hacer frente a los escándalos que pesan sobre los hombros de la Iglesia?
Según Fernando M. González, depende de las relaciones, el poder, la fuerza y el grupo que acompañe durante su papado a Bergoglio para que realmente pueda enfrentar la situación actual de la Iglesia. “Yo creo que si algo estratégico le queda por hacer como simple modo de supervivencia es empezar por limpiar la curia a través de la cual Benedicto XVI fue ya minado dentro de su propia oficina, si no, no va a poder hacer nada”.
Bernardo Barranco opina que Francisco llega con fuerza, sin los amarres y sin los enredos que tuvo Benedicto XVI, “quien enfrentó el gran problema de ser parte de esa curia, de llegar amarrado, de tener tantos compromisos adquiridos, por lo cual le fue imposible el poder sacudirse.
“Bergoglio llega muy libre, no le debe en su carrera a nadie y, por lo tanto, se encuentra con mayor posibilidad y con una postura estratégica de mayor libertad sin estos anclajes para poder hacer los cambios que él crea. Benedicto XVI ya nos mostró que él reinó en la Iglesia, pero no la gobernó, y lo que se requiere es ahora un papa que reine y gobierne la Iglesia con un sentido diferente y el hecho de venir del tercer mundo, del sur, de América Latina, le da posibilidades”.

Un Papa conservador, pero humilde
Jorge Mario Bergoglio, hasta hace unos días arzobispo de Buenos Aires, es hijo de padres italianos y nació hace 76 años en  la capital argentina. Fue provincial de los jesuitas argentinos entre 1973 y 1979 y en 1992 fue nombrado obispo auxiliar de Buenos Aires para, seis años más tarde, convertirse en el jefe la Iglesia en su ciudad natal.
Como provincial de los jesuitas fue acusado de haber entregado al régimen militar (1976-1983) a dos sacerdotes de su orden, y durante la crisis argentina, ocurrida entre 2001 al 2002, jugó un papel muy importante como impulsor del diálogo social y político. Desde que el expresidente argentino Néstor Kirchner subió al poder, en 2003, Bergoglio mantuvo con él una mala relación que continuó con su esposa, la ahora viuda y presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, llegando con ella al punto máximo de tensión cuando la presidenta impulsó la ley del matrimonio entre homosexuales.
En 2001 Juan Pablo II lo nombró cardenal, y después fue presidente de la Confederación Episcopal Argentina, cargo que abandonó en 2011. El 13 de marzo pasado, a las 19:06 horas de Roma fue nombrado sumo pontífice de la Iglesia católica.
Conocido dentro de la Iglesia como conservador moderado, se le ha criticado por su “tibieza” en su rechazo a propuestas progresistas y se ha distinguido por sus discursos pronunciados en contra de la corrupción, la pobreza y lo que él llama la crispación política. También se le ha atacado por supuestos vínculos con la dictadura, acusación que negó en 2010 argumentando que él mismo ayudó a los jesuitas perseguidos.
Bergoglio es, en resumidas cuentas, definido como un hombre austero y reservado que tomaba el metro para ir a la catedral de Buenos Aires, un  sacerdote de la Compañía de Jesús que no proviene de las corrientes progresistas ni de la teología de la liberación, pero que tampoco representa al ala más conservadora de la Iglesia.
—¿Es un Papa contradictorio?
“No hay que olvidar que el Vaticano es experto en construir imágenes. A Juan Pablo II se le representó como el atleta, un hombre joven con mucho vigor, con una fuerza y un ímpetu que contrastaba con todos los viejos y ancianos cardenales, un hombre de 58 años guapo.

plana-mayor-jesuita-1976

“En el caso de Benedicto XVI, un hombre tan parco y carente de carisma, se le calificó como el papa de la palabra, un intelectual y pensador;  con Bergoglio creo que están exaltando la imagen de tercer mundo, de un papa sencillo y que toma el autobús.
“Ahora, efectivamente, es un hombre sencillo, pero como todo personaje está lleno de claroscuros; es de la generación de una de las etapas más oscuras y más cruentas de América Latina, del Cono Sur. Convive con las dictaduras militares, con los golpes cruentos y con el avasallaje de los derechos humanos.
“Bergoglio está metido en todo eso, no era un obispo en aquel entonces, pero ya era provincial, la cabeza de los jesuitas en Argentina y, de alguna u otra manera, sí tuvo y tiene responsabilidad en esa estrategia que quizás a él no le tocó definir ni participar, pero el no haber denunciado lo convierte en responsable, en medio de una dictadura el silencio te convierte en cómplice, y por lo mismo él tiene que reconocer ahora, como cabeza de la Iglesia, que esta se halla en un déficit frente a su feligresía, que es una herida que no está cicatrizada. Muchos miembros están esperando el que la Iglesia pida perdón por haber errado su estrategia, por haberse equivocado, por haber estado en el bando equivocado y haber abandonado principios evangélicos”.
Fernando M. González asegura que los testimonios que se tienen sobre el Papa son muy contradictorios, pero que no hay que olvidar que, sobre todo, es un Papa con una ideología extraordinariamente conservadora al que le han creado inmediatamente una imagen de hombre que se sube a los autobuses, muy humilde: “Pero esa imagen es muy secundaria, este jesuita andaba en su momento en auto y parece que tuvo una cierta conversión hacia ciertos signos de ostentación exteriores, pero eso no implica que no tenga una relación con el poder episcopal muy fuerte y muy ostentosa, aunque de pronto no use una cruz de plata, sino de madera. Aquí la ideología es lo que cuenta y él es alguien    extraordinariamente  conservador”.

 

Grandes desafíos le esperan al Papa Francisco

Grandes desafíos le esperan al Papa Francisco

Retos
Frente a una Iglesia convulsionada, débil, que ha perdido en gran medida la autoridad moral frente a sus creyentes, los retos no son pocos.
¿Será que Francisco ahora tiene la oportunidad de revertir lo que Bernardo Barranco definió como un “invierno eclesial”, que la Iglesia católica ha vivido bajo el eurocentrismo durante los últimos 30 años, para finalmente asumir una primavera que venga sobre todo de la fuerza evangelizadora de la zona hemisférica del sur? Quizá, pero para ello antes se debe superar la crisis.
“Si quieren sobrevivir, como primera acción Bergoglio deberá continuar con el camino que tomó Benedicto XVI de limpiar la Iglesia de los escándalos sexuales y de asumirlos, y de limpiar la Banca Vaticana; además, crear una curia humilde que no haga política asesina y que la Iglesia recupere su palabra”, concluye González.
“Yo más que enumerar retos te diría que la clave está en reconocer la cultura contemporánea, la cultura secular, que es mucho más documentada, informada, culta, menos fanática en el sentido extenso de la palabra y que, por lo tanto, si la Iglesia no entra en una nueva síntesis entre fe y cultura contemporánea corre el riesgo de quedarse desfasada, de verse superada, y como Europa, bostezar frente a lo católico.
“Entonces uno de los grandes retos de la Iglesia es el cómo encuentra esta actitud que le mandató el Concilio Vaticano II de abrirse al mundo contemporáneo para dejar que entre aire fresco, que llegue la primavera y retome un diálogo gozoso, abierto y positivo frente a la cultura moderna.
“Para muchos se requiere un Concilio Vaticano III, que esta Iglesia pueda encontrar esta nueva síntesis entre fe y cultura contemporánea. Para otros la Iglesia requiere realmente aplicar la actitud y los principios que vinieron del Concilio Vaticano II”, sentencia Barranco.
Con Francisco tal parece que llegó el momento de que América Latina se vislumbre desde la ventana del Vaticano. Ahora nada más falta que el Sumo Pontífice verdaderamente quiera asomarse.

Newsweek en Español

Cuando los gestos del nuevo Papa no bastan

marzo 21, 2013

la-gran-ramera-vaticano-al-reves-corrupcion-escandalos-dinero

Cuando los gestos del nuevo Papa no bastan

 

POSTEANDO Bernardo Barranco

2013-03-21 • Milenio Estado de México, ACENTOS

 

El Papa Francisco ha venido ofreciendo señales y mensajes captados por los medios de comunicación como augurios de lo que podemos esperar de su pontificado. Bergoglio ha mostrado que le gusta salirse del protocolo para saludar y condescender con los fieles. Sencillez y austeridad son los adjetivos recurrentes que el aparato mediático del Vaticano ha propagado para construir la imagen del nuevo pontífice. Humildad, pobreza y humanidad pareciera ser los signos claves de Francisco. ¿El programa del Papa Francisco será renovador o conservador? ¿Bergoglio tendrá la capacidad de reformar la corrupta curia del Vaticano?. Lo primero será dimensionar a Bergoglio como un actor conservador, hechura fiel de este ciclo conservador que se ha posesionado de la Iglesia en los últimos 35 años. Si bien Bergoglio es conservador las exigencias de la Iglesia son tales que probablemente se puedan operar algunos cambios significativos. Como señalara Mallimaci, colega argentino, los gestos del Papa Francisco son importantes en sociedades mediáticas, pero no definen una política de gobierno, no alcanzan.

El Papa envía señales de posibles cambios pero aun no hay un programa de pontificado. Se valora su estilo sobrio y humilde porque contrasta con la arrogancia monárquica de los príncipes de la Iglesia. Pero con señales no se gobierna el Vaticano. Bergoglio necesita tomar la conducción de la curia y de la Iglesia. Fue electo en medio de una crítica profunda a la burocratización y corrupción de la curia. Francisco debe emprender ya acciones que corrijan y modifiquen la monarquía burocrática de la Iglesia. Pero transformar la curia no basta para recuperar la credibilidad y autoridad perdida por la Iglesia. No bastan actos administrativos sino una apertura para que todos los actores discutan con soltura y sin censura temas nodales en la vida de la Iglesia como el de las mujeres, los jóvenes, el celibato, la sexualidad y la moralidad, entre otros.
Bergoglio decidió ser Francisco por un santo que se caracterizó por su espíritu de pobreza, desprendimiento y crítica a las estructuras religiosas de poder.

VATICANO-INCAPAZ-DE-FRENAR-ESCANDALOS-300x200¿Le alcanzarán el nombre y los gestos de servicio para revertir la imagen de la Iglesia? En un mundo globalizado donde los focos sobre la institución están centrados en los escándalos, los gestos han sido un buen signo. El Papa Francisco es un pontífice viejo y deberá apurarse porque si posterga los necesarios cambios el tiempo lo alcanzará, como a Ratzinger, y después ya no tendrá ni el tiempo ni las fuerzas para realizar las reformas necesarias. Estos cambios deberán operarse en un plazo máximo de tres años bajo la conducción de un secretario de Estado, su mano derecha, vigoroso y activo.

Los escándalos del Vaticano de los últimos años, en realidad los viene arrastrando institucionalmente desde hace mucho tiempo. Las transformaciones eclesiales también son exigidas por la sociedad mediática globalizada. Por ello, el nuevo Papa está obligado ir más allá de su conservadurismo para encontrar nuevos equilibrios entre la fe y la cultura contemporánea.

Milenio Estado de México, jueves 21 de marzo de 2013.

Francisco jesuita, Bergoglio no tanto

marzo 20, 2013

escudopapapp

Francisco jesuita, Bergoglio no tanto

Bernardo Barranco V.

Una de las sorpresas del cónclave no sólo fue haber elegido a un Papa no europeo, sino a un jesuita. El nombramiento de Jorge Mario Bergoglio como Papa causó sorpresa hasta en la propia Compañía de Jesús, ya que por primera vez en la historia el máximo líder de la Iglesia católica será un jesuita. Llama la atención por las fuertes estigmatizaciones y distancias entre la compañía y el pontificado particularmente de Juan Pablo II.

Los últimos papas han privilegiado a otras congregaciones religiosas, como el Opus Dei, a los Focolares, Schoenstatt, Salecianos y de manera trágica a los legionarios de Cristo. Sin embargo, Bergoglio no fue electo Papa por ser jesuita, sino por sus cualidades como pastor, sencillez y austeridad, así como su inteligencia teológica. Pensar que por ser jesuita será un actor de vanguardia y pastoralmente revolucionario es una trágica equivocación. Los cardenales que entraron al cónclave, todos son conservadores sin excepción, incluido por supuesto el actual papa Francisco. Si bien su estilo austero de cura de parroquia contrasta con la opulencia reinante en la curia romana, no debemos confundirnos.

En el plano doctrinal, Bergoglio es tan conservador como el propio Benedicto XVI. Es más, viene de una de las iglesias igualmente más conservadoras de todo el continente latinoamericano, casi como la mexicana. Tampoco debemos absolutizar la idea muy generalizada de que la Compañía de Jesús es progresista por antonomasia. La Iglesia y los jesuitas para nada son un bloque monolito; por el contrario, están atravesados por las más diversas corrientes teológicas y de pensamiento social y filosófico existentes en la realidad secular. Los jesuitas son una gran familia en la que hay de todo, grandes conservadores y grandes reformadores, pensadores posmodernos, sicologistas, nostálgicos de la cristiandad y, por supuesto, grandes simpatizantes de la teología de la liberación.

Jorge Mario Bergoglio forma parte de los conservadores cardenales creados por los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI durante los últimos  35 años

Jorge Mario Bergoglio forma parte de los conservadores cardenales creados por los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI durante los últimos 35 años

En suma, Bergoglio es ideológicamente conservador como la mayoría de cardenales creados por los 35 años del binomio Juan Pablo/Benedicto XVI. Tienen el mismo molde doctrinal y varían en las formas y acentos.

A pesar de lo anterior, los jesuitas son los jesuitas. Algunos ven con mucha esperanza su entronización. Otros le miran con recelo no sólo por su conservadurismo sino por su sagacidad política. Pero el sello jesuita lo tiene. Cuando explicó a los periodistas cómo eligió su nombre Francisco por el abrazo y susurro del cardenal brasileño Claudio Humes, quien le habría dicho al oído: no te olvides de los pobres, tuve la rara sensación de un déjà vu. Y al preparar estas notas encuentro con sorpresa y cierta perplejidad que la misma historia ha sido narrada por otro jesuita. Se trata de Adolfo Nicolás, superior general, de origen español y quien había pasado casi toda su vida como misionero en Asia. Cito un artículo publicado por el que escribe hace más de cinco años: “A la sorpresiva opción por Nicolás que pocos le daban crédito, y representa una apertura de la Compañía a las opciones más pastorales y misioneras que han venido resquebrajándose en la Iglesia católica en general. ‘No te olvides de los pobres’, dijo un jesuita compañero al nuevo general al felicitarlo por su nombramiento después de ser elegido. Lo contó él mismo, con mucha emoción, en su primera homilía como superior de la Compañía, en la misa celebrada en la iglesia del Gesú: Uno de vosotros me ha dicho en un susurro: ‘¡No te olvides de los pobres!’ Quizá éste es el saludo más importante, como cuando Pablo se dirige a las iglesias más ricas pidiendo para los pobres de Jerusalén. No te olvides de los pobres: éstas son nuestras ‘naciones’. Éstas son las naciones para las que la salvación es todavía un sueño, un deseo. Quizá está ya entre ellas, pero no la perciben” ( La Jornada, miércoles 23 de enero de 2008).

Adolfo Nicolás superior general de los jesuitas ya había contado la historia 5 años antes de que alguien le susuraba al oído: "no te olvides de los pobres"

Adolfo Nicolás superior general de los jesuitas ya había contado la historia 5 años antes de que alguien le susuraba al oído: “no te olvides de los pobres”

Probablemente la anécdota flotó en el ánimo de Bergoglio y de manera inconsciente la clonó para justificar el sentido del nombre, inspirado en San Francisco de Asís, revolucionario de los pobres y crítico de las estructuras eclesiásticas en el siglo XIII. Muchos nos sorprendimos por haber adoptado el nombre de un santo de una congregación que en cierto tiempo rivalizó con los jesuitas: los franciscanos. Por ahí se dice que fue adoptado así, como parte de una buena maniobra típicamente jesuita. A pesar del nombre, el escudo del pontificado del papa Francisco contiene el emblema de la Compañía de Jesús IHS, representa que Jesús es el principio y fundamento de la espiritualidad ignaciana y aunque se explica como la abreviatura de Jesús, hombre salvador, esta es una tradición devocional que se añade al significado original.

Los jesuitas han sido la orden más perseguida, admirada y asediada en la historia de la Iglesia. Los jesuitas siempre siembran polémica. O los aman o los repudian. Los jesuitas fueron fundados en 1534 por el militar místico Ignacio de Loyola, bajo el lema Ad maiorem Dei gloriam (Por la mayor gloria de Dios). Hacen los votos de pobreza, castidad, obediencia y absoluta subordinación al papado. En algún tiempo hubo un juramento antimoderno. Su finalidad esla salvación y perfección de los prójimos a través de la militancia evangélica. Fue aprobada el 27 de septiembre de 1540 por el papa Pablo III. Su estructura es sólida, marcadamente centralizada. La máxima autoridad es el padre general, electo a través de una congregación general. Actualmente, la orden cuenta con cerca de 20 mil miembros y se divide geográficamente en sectores, y éstos a su vez en 64 provincias. Sus normas y principios rectores se resumen en las constituciones y otros documentos fundacionales y normativos.

Bergoglio como jesuita se rebeló al progresismo católico incluso increpó al padre Arrupe de "marxista"

Bergoglio como jesuita se rebeló al progresismo católico incluso increpó al padre Arrupe de “marxista”

Los jesuitas se distinguen de otras órdenes religiosas por su amplio nivel intelectual y aguda capacidad de discernimiento. Además de la disciplina, los jesuitas están presentes en la cultura, la formación académica a través de colegios y universidades de alto reconocimiento. La formación de sus novicios es rigurosa, así como el estilo de vida austero pero decoroso. Sus principios espirituales se fundan sobre la idea de san Ignacio de Loyola de buscar y encontrar a Dios en todas las cosas. En enero de 2008, Adolfo Nicolás asume la conducción jesuítica no sin recibir advertencias de la curia romana. Franc Rodé, entonces prefecto de la sagrada congregación para los institutos de vida consagrada, formuló en la misa inaugural del 7 de enero de 2008 que veía con inquietud el alejamiento de la Compañía de la jerarquía de la Iglesia y le recordaba que la espiritualidad ignaciana era de absoluta subordinación al Papa; advirtió también a los teólogos jesuitas que “deben vigilar sobre la doctrina de vuestras revistas, de las publicaciones, lo hagan a la luz y según las reglas para sentir cum Ecclesia con amor y respeto”. La alusión era clara a las condenas que el Vaticano había evidenciado entonces contra los jesuitas Jon Sobrino, Roger Haight, Jacques Dupuis y Anthony de Mello.

Bergoglio estaría en esta tesitura de mayor disciplina y control doctrinal de los jesuitas. Por ello, algunos jesuitas dicen en silencio que Bergoglio, a pesar de ser jesuita, está más cercano ideológicamente al Opus Dei. Otros recuerdan sus increpaciones al padre Pedro Arrupe, prepósito general de la Compañía entre 1965 y 1983, por tolerar la infiltración de la subversión marxista en la Iglesia. No son casuales los reclamos y reproches que enfrenta en su país sobre su actitud y silencios cómplices durante el golpe y la dictadura militar. Aunque algunos lo exculpan, como Adolfo Pérez Esquivel, el papa Francisco debe clarificar su proceder de manera más amplia no sólo a la sociedad argentina, sino a la feligresía mundial. Y pudo haberse equivocado, a más de 30 años de distancia uno puede entender el clima crispado de polarización, pero ante todo debe primar la verdad y la honestidad de un altísimo conductor espiritual. Y sobre todo la Iglesia argentina, que no quiere o no puede reconocer sus errores y diagnósticos equivocados de ese periodo dramático en la vida de aquel país.

¿Bergoglio,  adicto al poder?

¿Bergoglio, adicto al poder?

Para el historiador italiano Alberto Melloni, el papa Francisco es ante todo un jesuita por formación, así lo demostró, por ejemplo, manteniendo un gran equilibrio sicológico ese miércoles cuando se anuncia su elección. No estaba ni siquiera especialmente emocionado, dice Melloni; eso le viene de la espiritualidad que enseña la santa indiferencia, el desapego a los altos cargos y al poder superficial.

Finalmente, son inquietantes los testimonios críticos de personas que han convivido de cerca con el ahora sumo pontífice. Óscar Cámara, profesor en el Centro de Estudios Salesiano de Buenos Aires y del Instituto Teológico Franciscano, sostiene de manera contundente sobre el papa Francisco que “su austeridad personal, indiscutible, siempre ha convivido con una decidida y sostenida búsqueda del poder, primero en su congregación, luego en la Iglesia argentina y ahora universal. Bergoglio es un estratega y un político, como hace mucho no había en nuestra Iglesia… No obstante los antecedentes, no habría que descartar que una figura tan lejana al ceremonial y al protocolo, y consciente de la necesidad de ponerle fin a los escándalos (financieros, sexuales, políticos) continuados desde hace tiempo en la Iglesia universal y en Roma, sea capaz de imponer un cambio de rumbo en muchos temas sensibles” ( Página 12, 15 de marzo de 2013, Buenos Aires).

La Jornada, miércoles 20 de marzo de 2013

¿Qué esperar del nuevo papa Francisco?

marzo 19, 2013
¿Esta señales de sencillez y humildad marcarán el pontificado del Papa Francisco?

¿Esta señales de sencillez y humildad marcarán el pontificado del Papa Francisco?

¿Qué esperar del nuevo papa Francisco?

Bernardo Barranco V.

El Vaticano regresa al espectáculo que más le gusta, el litúrgico. Momentáneamente deja atrás los escándalos para dar paso a la ceremonia de entronización del papa Francisco. Las formas de las ceremonias acaparan el interés y embeleso; grandes personajes de la política y del poder se darán cita. Los liturgistas explicarán sabiamente los protocolos, gestos, símbolos y rituales que se creían perdidos en la cuna de Occidente. Pareciera que pasado y presente se concilian; la tradición visual vincula legados evocados bajo la fascinación de los espectadores atraídos quizá por la pérdida de significados actuales. Toda esta teatralidad y escenografía medieval, que cautiva incluso a no creyentes, no oculta para nada el hecho de que la Iglesia católica se encuentra en medio de una severa crisis. La misa de inicio de pontificado de Francisco se da en medio de muchas expectativas, preguntas e inquietudes por el futuro inmediato de la cimbrada catolicidad. Uno de estos espectadores, no hay que olvidarlo, será precisamente un papa emérito que renuncia exhausto por las intrigas palaciegas del Vaticano. Si a partir del Concilio Vaticano II se cuestionó el progresismo católico por sus audacias, como una amenaza a la identidad de la Iglesia, hoy su contraparte, el conservadurismo jerárquico, tras gobernar 50 años está dejando a la Iglesia al borde de la ruina. El conservadurismo católico no sólo ha puesto en riesgo la identidad eclesial, sino la viabilidad institucional de la Iglesia, hoy amenazada. Por ello se hace necesaria una nueva síntesis, más allá de los conservadurismos y progresismos católicos. Son obligadas importantes reformas y cambios en la estructura eclesial, especialmente de la corrupta curia romana. De ahí la expectativa no sólo del mensaje-homilía del nuevo pontífice, sino de los gestos y señales que han venido interpretándose estos días.

¿San Francisco de Asís su paradigma?

¿San Francisco de Asís su paradigma?

La primera señal es el nombre. Francisco tiene un sig­nificado profundo. El propio Bergoglio ha expresado que se impresionó con un saludo de su amigo, el cardenal Claudio Humes; al final de las votaciones durante el cónclave, le dijo:no te olvides de los pobres. El nombre del Papa se inspira en Francisco de Asís, defensor radical de los pobres y cuestionador de las riquezas y abusos de la corte clerical romana del siglo XII. Con los periodistas Francisco expresó:¡Cómo me gustaría tener una Iglesia pobre y para los pobres! El tema de la pobreza es muy latinoamericano. Está directamente vinculado con el de la justicia social, que tanto enarbolaron las reuniones episcopales de Medellín (1968) y Puebla (1979).

El segundo gesto importante fue el embarazoso y accidental encuentro que el nuevo Papa tuvo con Bernard Law en la Basílica de Santa María la Mayor. El arzobispo emérito de Boston está acusado de haber encubierto a 250 curas pederastas. Según infoma Il Fatto Quotidiano y después fue recogido por las agencias informativas, el Papa habría sido muy severo con el cardenal: No quiero que frecuente esta basílica, zanjó, tajante, Bergoglio. Y lo quiere obligar a guardarse en un monasterio de clausura. Este hecho podría interpretarse como que el papa Francisco podría ser mucho más severo y punitivo que su antecesor frente a la crisis de pederastia clerical que sigue azotando a la Iglesia. Bergoglio ha derrochado gestos que se salen del protocolo; por su sencillez y expresiones de humildad recuerdan la actitud desenfadada de Juan XXIII. Intelectualmente, el pontífice ar­gentino tiene nivel para no desentonar con Paulo VI y Benedicto XVI, y desde la perspectiva social parece aún más radical que el carismático Juan Pablo II. Y todos esperamos que no siga la suerte dramática del que prometía ser un pontificado renovador en 1978; nos referimos al papa Albino Luciani, Juan Pablo I.

La relación de Jorge Mario Bergoglio con la dictadura militar aun está pendientes de clarificar

La relación de Jorge Mario Bergoglio con la dictadura militar aun está pendientes de clarificar

El que Bergoglio sea un Papa latinoamericano es un signo importante de inevitables reacomodos en la geopolítica eclesial del catolicismo. Europa e Italia ya no pueden seguir siendo el centro de la cristiandad. Éste se está desplazando en una lógica policéntrica hacia el hemisferio sur, en particular hacia América Latina, que tiene 483 millones de católicos, más de 40 por ciento de la catolicidad actual. La elección de un pontífice que provienedel fin del mundo tiene relevancia, por cierto, expresión eurocéntrica involuntaria del propio Bergoglio. ¿Fin del mundo en relación con qué?, se pregunta el destacado sociólogo brasileño Luiz Alberto Gomes de Souza. La presencia por primera vez de un Papa no europeo pone en evidencia la situación dramática de la fe en aquella región que bien puede considerarse ahora paradójicamente como tierra de misión.

Bergoglio enfrenta como Papa cuestionamientos, los profundos propios a la Iglesia. Así como a Pío XII se le cuestiona su actuar durante la Segunda Guerra Mundial, a Ratzinger su obligada milicia en las tropas nazis, el papa Francisco enfrenta el silencio, la complicidad y en muchos casos la colaboración de la Iglesia durante el golpe y dictadura militar en Argentina. Una herida no cicatrizada en aquel país, de la cual la Iglesia no ha querido reconocer, plena y honestamente, responsabilidades mayores ni se ha atrevido a pedir perdón a la sociedad argentina. El expediente sobre la relación entre la Iglesia y las dictaduras militares ha dejado de ser un asunto doméstico y ahora se abrirá nuevamente la desgarradora historia, bajo la mirada mediática de la sociedad global.

Está claro que muchos de los problemas que existen hoy en el catolicismo no pueden ser resueltos rápidamente. Además de la pila de grandes desafíos que encara la Iglesia, como el tema de la mujer, los jóvenes, el celibato, la sexualidad, la pederastia, la banca vaticana, etcétera. La pregunta obligada en el inicio del pontificado del papa Francisco es: ¿será capaz de hacer reformas urgentes? Especialmente en la curia. Una señal poderosa reside en el nombramiento del próximo secretario de Estado, su asistente directo. Si es un italiano curial, habrá cambios cosméticos, pero no reformas a fondo. Y sobre todo, los cambios deberán darse en los dos primeros años del pontificado porque el papa Francisco es viejo y si deja pasar más tiempo, como lo hizo Benedicto XVI, quizá sea demasiado tarde. Francisco necesita, además de reinar su pontificado, gobernar la Iglesia con nuevas hipótesis.

 La Jornada, martes 19 de marzo de 2013.

Gran expectativa por mensaje en la misa de entrinización: Bernardo Barranco. Con Denise Maerker

marzo 19, 2013
Plaza de San Pedro. Preparativos para la ceremonia religiosa de inicio de pontificado o de entronización.

Plaza de San Pedro. Preparativos para la ceremonia religiosa de inicio de pontificado o de entronización.

Atando cabos, Radio Fórmula

18 de Marzo, 2013

Existe una gran expectativa por el mensaje que enviará, el Papa Francisco al mundo en el marco de la ceremonia que celebrará mañana con motivo del inicio de su pontificado.

Tras el nombramiento del cardenal Jorge Mario Bergoglio como el Papa, Francisco y la serie de acontecimientos que han tenido lugar, mismas que lo han colocado en foco de atención de la opinión pública internacional;  el sociólogo y experto en temas religioso, Bernardo Barranco subrayó que se trata de una Papa que por su sencillo comportamiento contrasta con el resto de los Papas. Da un mensaje a los cardenales que tienen un comportamiento de “principes” de sangre azul sagrada y deben ser humildes servidores.

En el espacio “Atando Cabos” el especialista en asuntos de religión expresó que desde su punto de vista las acciones que ha reportado el Vaticano, como que antes de oficiar una misa da los buenos días a los presentes y al finalizar la ceremonia se despide de ellos de mano y hasta de beso, así como otros comportamientos, resultan bastante favorables para la Iglesia.

Destacó que la importancia de esto radica en que se vuelve más cercano a la gente y sin duda, se traduce como un gran contraste con “toda la monarquía de los príncipes de la Iglesia”, subrayó que le parece muy interesante el estilo que maneja, similar al que en su momento tuvo el Papa Juan XXIII quien poseía una actitud y ánimo  similar.

En calidad de especialista en la materia, anotó que le parecer un mensaje que avisa una intención de cambio por su parte, y es que ha realizado acciones que envían mensajes sobre un Papa más cercano a la gente y más duro en el tema de la pederastia como fue su encuentro desagradable con el cardenal emerito de Boston Bernard Law.

Agregó, que el Papa Francisco ha hecho énfasis al decir que el obispo de los pobres, e incluso hizo hincapié al decir que cuando el cardenal brasileño Claudio Hummes lo abrazó para felicitarlo le pidió que no se olvidara de los pobres y fue justo eso lo que lo llevó a elegir su nombre de Papa, mismo que en días pasados dijo fue inspirado en San Francisco de Asís “el santo de los pobres”.

Por otra parte, indicó que la importancia de la misa que encabezará el día de mañana el Papa Francisco a la cual asistirá un gran número de personas del mundo, radica en que será un momento estelar del inicio de inicio del pontificado.

Recordó que en dicha ceremonia le será entregado el anillo y una banda, misma que simboliza al pontífice como pescador, en tanto, destacó que existen muchas expectativas sobre el mensaje que dará en dicho acto.

Añadió que posteriormente, se reunirá con los jefes de Estado de varios países, subrayó que uno de los encuentros más esperados es el que tendrá con su “contrincante” Cristina Fernández de Kirchner.

jln

Escuchar


Denise Maerker conversó con Bernardo Barranca.Papa da mensaje de cercanía con la gente y dureza en temas de pederastia

 

Cardenales mexicanos, más cercanos a la política que a la teología

marzo 16, 2013
Cardenales mexicanos, más cercanos a la política que a la teología
Cardenales mexicanos, presencia más que discreta en el cónclave

Cardenales mexicanos, presencia más que discreta en el cónclave

Los tres cardenales mexicanos que participarán en la elección del próximo Papa son más conocidos por sus posiciones políticas que por sus aportaciones teológicas, y de acuerdo con analistas tienen pocas opciones de protagonismo en el cónclave cardenalicio. Rivera Carrera, Juan Sandoval Íñiguez y José Francisco Robles son también considerados cardenales sin sello propio ni representatividad regional, exponentes de un clero sumiso a Roma y carentes de respuestas a los problemas del mundo actual.

De acuerdo con Gonzalo Balderas, profesor del Departamento de Ciencias Religiosas de la Universidad Iberoamericana (UIA), Rivera es “el más problemático” de los tres por “haber apoyado abiertamente a Marcial Maciel” (1920-2008), fundador de la Legión de Cristo.

Balderas sostuvo en una entrevista con Efe que lo que más limita al actual arzobispo primado de México son sus vínculos con Maciel, defenestrado por el Papa Benedicto XVI a causa de los abusos sexuales que cometió y la doble vida que llevó, y a quien Rivera protegió cuando sacerdotes críticos y víctimas le denunciaron.

Rivera, nacido en 1942 en un pequeño pueblo del norteño estado de Durango, participará por segunda vez en un cónclave para elegir al líder de la Iglesia Católica, después de haberlo hecho en 2005 en la reunión de cardenales que eligió a Benedicto XVI.

En los últimos tiempos se ha pronunciado sobre temas como la ola de violencia que atraviesa México por la lucha entre cárteles de la droga, a través de sus homilías en la Catedral metropolitana.

A través de sus portavoces de la Archidiócesis de México, Rivera ha descartado que entre sus planes esté aspirar a convertirse en el primer Papa latinoamericano, ya que “tiene que hacer mucho” en su país.

Otro de los que estarán en el Vaticano, el arzobispo emérito de Guadalajara, Juan Sandoval, a sus casi 80 años, es “el más chapado a la antigua”, un hombre “muy combativo”, pero que en México ha brillado “más por sus groserías que por su calidad humana”, dijo Balderas.

Sandoval, nacido en la localidad de Yahualica, en el occidental estado de Jalisco y quien participó también en el cónclave de 2005, es una figura polémica por sus declaraciones homofóbicas y constantes intromisiones en la política de México.

Sus más duras críticas las ha dirigido a las autoridades de Ciudad de México, a las que acusó en 2010 de sobornar a la Corte Suprema para que avalara los matrimonios homosexuales y su derecho a adoptar niños.

Sandoval, ordenado sacerdote en 1957, consideró la decisión del tribunal “una traición a México” y “un error gravísimo” que “atenta contra la naturaleza humana”.

Bernardo Barranco no otorgó ninguna probabilidad a los prelados mexicanos

Bernardo Barranco no otorgó ninguna probabilidad a los prelados mexicanos

El tercero que representará al Episcopado mexicano en el próximo cónclave es el actual arzobispo de Guadalajara, José Francisco Robles, quien está caracterizado por su “opacidad”, dijo Balderas.

Robles, nacido en 1949 en Mascota, Jalisco, y ordenado sacerdote en 1976, es un claro opositor a ceder ante los temas más polémicos para la Iglesia Católica como el sacerdocio femenino, el matrimonio homosexual o el aborto.

Según Bernardo Barranco, sociólogo de las religiones, Robles es una figura cercana al llamado Grupo Atlacomulco, al que pertenece el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, y con su reciente elección al frente de la Conferencia del Episcopado Mexicano busca sacar provecho para incidir en las políticas públicas.

Balderas consideró que ninguno de los tres cardenales mexicanos es comparable, por ejemplo, al arzobispo de Tegucigalpa, Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, quien “habla varios idiomas” y es un obispo “de los latinoamericanos”.

Para el experto, ninguno de los mexicanos aportará gran cosa en la elección del Papa porque “no dan respuesta a los problemas del mundo contemporáneo”.

“Para eso hay que estar en el ajo, y no en una obediencia que no deja pensar con creatividad”, apuntó.

En similar sentido se pronunció Barranco, quien dijo a Efe que los cardenales mexicanos “pastoralmente son políticos”.

Además “no son papables” ni “tienen un liderazgo, un sello propio”, por lo que “no van a tener ninguna posibilidad de protagonismo”, puntualizó

Efe/ La Crónica

Atentos a elección de Bergoglio para su secretario de Estado: Bernardo Barranco. Denise Maerker

marzo 16, 2013

14 de Marzo, 2013

Bernardo barranco

Bernardo Barranco


El sociólogo y experto en religión, Bernardo Barranco, indicó que por la velocidad con la que hicieron la elección de Bergoglio, se ve que hubo un gran pacto o acuerdo entre los diferentes bandos. Además, destacó que en estos momentos se encuentran en la construcción de su imagen y marca, destacando su humildad, sencillez y austeridad, contrario a la fastuosidad de un príncipe
.

El estilo de gobierno del nuevo Papa Francisco, Jorge Mario Bergoglio, según quienes lo conocen, es un tanto autoritario, pues toma en sus manos las riendas del proceso, sin embargo, se deberá esperar a ver las señales que mande en un inicio, para observar si vendrán con él grandes cambios en serio o éstos serán lentos, pausados y pactados, aunque, un indicador será la elección que haga de su secretario de Estado, informó el sociólogo y experto en religión, Bernardo Barranco.

Y es que de acuerdo con el experto, si el Papa Francisco elige a alguien de la curia los cambios vendrán lentos y pausados, mientras que si no es así, mostrará que vienen cambios en serio.
Entrevistado en el espacio de “Atando Cabos”, Barranco, subrayó que Bergoglio no pertenece a ninguno de los grupos fuertes que figuraban, es decir, no se identifica ni con Joseph Ratzinger, ni le debe su carrera eclesiástica, pero tampoco con Angelo Sodano, ni mucho menos con Tarcisio Bertone.

Por lo tanto, muestra que eligieron a alguien de afuera, pero no con un proyecto a largo plazo, aunque, por la velocidad con la que lo hicieron, se ve que hubo un gran pacto o acuerdo entre los diferentes bandos.

Pontificado de Transición

Sin embargo, de acuerdo con el experto, esto no resuelve los problemas de largo plazo, pues elijen a un Pontífice que al igual que Benedicto XVI será de corta transición y no sólo por la edad, sino porque cuenta con una salud quebrantada, pues pese a que han dicho que no cuenta con un pulmón, lo que han omitido es que es una persona enfermiza de las vías respiratorias.

Aunque, sí han destacado mucho el pago de su hospedaje que hizo, debido a que según Barranco, se encuentran en la construcción de su imagen y marca, destacando su humildad, sencillez y austeridad, contrario a la fastuosidad de un príncipe.

Contruyendo la imagen: Bergolio viajando en transporte colectivo

Contruyendo la imagen: Bergolio viajando en transporte colectivo

Tal como lo hicieron en su momento con Juan XXIII, considerándolo un Papa bueno, con Juan Pablo II, como el atleta de Dios y hasta una especie de anciano patriarca, e incluso, con Joseph Ratzinger al mostrarlo como el intelectual, el hombre sensible de palabras estrictas.

Respecto al nombre de Francisco, Bernardo Barranco, comentó que puede provenir de San Francisco de Asis o tal vez de Francisco Javier, fundador junto con Ignacio de Loyola, de la Orden de los Jesuitas.

Sin embargo, cualquiera de los dos que haya elegido es muy simbólico, debido a que el segundo es un misionero que muere en Japón, dedicado a la expansión del evangelio en Oriente y Asia, mientras que el segundo es un restaurador de los valores cristianos originales, un crítico de la curia romana, e incluso, inspirador de movimientos muy fuertes a favor de los pobres en la Edad Media.

Por último, señaló que la apertura de los expedientes en Argentina sobre la complicidad de Bergoglio con militares en su país, podría vulnerarlo, siendo que en este momento lo que necesita es firmeza.

Interrogantes sobre el papa Francisco

marzo 16, 2013

639x360_1363284059_Papa

Interrogantes sobre el papa Francisco

Bernardo Barranco V.

 

Una gran sorpresa ha causado el nombramiento de Jorge Mario Bergoglio como nuevo Papa. No figuraba entre la lista de los favoritos papables de los medios de comunicación.

Cuando de la chimenea de la Capilla Sixtina emanó el humo blanco, se pensaba que los cardenales habían llegado a un rápido y amplio consenso, necesario para respaldar las delicadas tareas del próximo pontífice. Unidad había sido el mensaje central del cardenal decano Angelo Sodano, representante del ala burocrática más cuestionada por sus niveles de corrupción y abuso de poder. Sin embargo, cuando se da a conocer el nombre del cardenal argentino Bergoglio, surgen de inmediato muchas interrogantes y serias preocupaciones. Primero, la edad; es un papa viejo con 76 años, casi como lo fue Ratzinger en el pasado cónclave. Ronda entonces el fantasma de un nuevo pontificado de transición o, por el contrario, los cardenales no apuestan por el largo plazo. Significa que las divisiones y las rupturas palaciegas en el Vaticano no alcanzaron a resolverse y probablemente se no se resolvieron, sino más bien se postergaron.

No es uno de los mejores representantes de AL

Por primera vez América Latina tendrá un pontífice, pero no a uno de sus mejores representantes. Elegir a un Papa de América Latina no significa optar por una persona de avanzada. Haber elegido a un jesuita tampoco

Portada del periódico argentino Página 12

Portada del periódico argentino Página 12

significa una apertura al progresismo católico ni intelectual. Bergoglio tiene fama de ser conservador. Roberto Blancarte escribió a finales de febrero un artículo titulado¿Un Papa latinoamericano?, en el que advertía el perfil ideológico ultraconservador de la enorme mayoría de los obispos, en los siguientes términos:Hay muchos de ellos con turbias historias que los ligan a golpes de Estado militares, otros protegieron y ocultaron a pederastas y muchos son el prototipo de lo que los católicos ya no quieren para su Iglesia: un cardenal conservador, incomprensivo de las dificultades y dilemas que enfrentan los fieles, sobre todo las mujeres, y poco preocupado en la práctica por los temas de justicia social o los derechos humanos.

Bergoglio no es, ni de lejos, un jesuita representante de la corriente renovadora de la orden religiosa que es la más importante de la Iglesia católica. Por el contrario, se distinguió por denunciar al padre Pedro Arrupe como marxista y representar un polo conservador dentro de la compañía. Igualmente, numerosas investigaciones documentales comprometen seriamente el comportamiento de Bergoglio y de la Iglesia argentina durante los golpes y dictaduras militares y la guerra sucia en aquel país. Para muestra un botón.

El periodista argentino Horacio Verbitsky es autor de 20 libros, entre los que destaca el último: La mano izquierda de Dios. La última dictadura (1976-1983), en cuyo texto pone en entredicho la actual posición que el ahora papa Francisco asume frente a la dictadura militar. En torno a las consecuencias del golpe de 1976, Bergoglio sostuvo que los hechos se fueron conociendo de a poco de todo lo que estaba pasando. Al principio se sabía poco y nada, llegó a decir; a pesar de ello, la documentación y testimonios de casi todos los obispos argentinos lo contradicen, pues de inmediato registraban por escrito las atrocidades y atropellos cometidos por los militares en materia de violencia y violación de los derechos humanos.

Bergoglio ha sido señalado como colaboracionista de la represión militar, ha sido denunciado y manchado por las acusaciones de los sacerdotes Orlando Yorio y Francisco Jalics, quienes le imputan haberlos entregado a los militares, así como la desaparición de muchos otros catequistas. Por el contrario, el cardenal Jorge Bergoglio asume la defensa y restitución de su maltratada imagen con la publicación de un libro autobiográfico: El Jesuita, en el que pretende defender y justificar su desempeño como provincial de la Compañía de Jesús, entre 1973 y 1979.

Libro de Bergoglio donde supuestamente aclara su relación con los regímenes militares argentinos

Libro de Bergoglio donde supuestamente aclara su relación con los regímenes militares argentinos

Fortunato Mallimaci, doctor en sociología y especialista en la historia del catolicismo argentino y las distintas formas de religiosidad popular, sostiene que el cardenal Bergoglio es una persona de formas finas y hasta delicadas, pero su actuar es implacable, especialmente contra sus adversarios. Frente a la discusión de la ley de matrimonio igualitario, calificó el comportamiento del arzobispo primado de Buenos Aires como nefasto. Cuestiona su liderazgo natural entre la conferencia episcopal:Hay cualquier cantidad de obispos que están en contra de que Bergoglio sea el jefe simbólico, mediático o material de la oposición. Pero no se animan a decirlo y hablan por debajo. El miedo predomina sobre la libertad o la posibilidad de hacerlo público. Igualmente, existen expedientes abiertos sobre los encubrimientos a sacerdotes pedófilos.

Seguramente en estos días circularán con detalle las historias de silencio y complicidad de Bergoglio con los militares en Argentina. De hecho, ya circulan en Twitter testimonios y denuncias de un pontífice que en su país ha levantado posturas encontradas a su desempeño. Otro dato a corroborar es su frágil estado de salud. Padece de sus pulmones y sufre ciertas dificultades respiratorias que le han venido alterando el tono de voz.

Puede ser un Papa muy cuestionado. Con un expediente así, de claroscuros, la pregunta de fondo es con qué capital moral un actor así podrá sanear la curia romana, corregir las corrupciones clericales. La pregunta concreta es: ¿se habrá equivocado Dios en la elección del Papa o el Espíritu Santo abandonó la Capilla Sixtina?.

La Jornada, jueves 14 de marzo de 2013