Archive for 23 octubre 2013

La agenda de la reforma eclesial de Francisco

octubre 23, 2013
El Papa reformará esta Curia. Sus decleraciones han causado inquietud y hasta terror en muchos funcionarios de la Santa Sede

El Papa reformará esta Curia. Sus decleraciones han causado inquietud y hasta terror en muchos funcionarios de la Santa Sede

La agenda de la reforma eclesial de Francisco

Por Bernardo Barranco V.

 

Su sonrisa nerviosa casi borra los ojos que parecen dos líneas cóncavas. Es el cardenal hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga, elegido por el papa Francisco para presidir las reformas a la curia romana, quien concluye la larga entrevista con el diario italiano de izquierda L’Unita. Rodríguez parece inquieto con algunas afirmaciones contundentes suyas y espera no causar mucho ruido entre los grandes príncipes de la Santa Sede. Fue enfático al precisar la necesaria reforma de la Secretaría de Estado y la nueva estructuración de la curia romana y todos sus dicasterios. El punto delicado es que no serán retoques, sino una amplia reforma de la curia. Necesitaremos tiempo. Con razón Sandro Magister, vaticanista cercano a los círculos curiales, reconoció en su última entrega a L’Expresso que las innovaciones que ha venido verbalizando Francisco sobre el gobierno central de la Iglesia están causando en la curia ansiedad, por no decir terror. Rodríguez Maradiaga, hombre de entera confianza de Mario Bergoglio, integra un grupo de cardenales de diferentes partes del mundo, llamados pomposamente por la prensa italiana el G-8, que es un nuevo órgano creado por el papa Francisco, cuyo principal objetivo es ayudar al santo padre en el gobierno de la Iglesia universal y estudiar un proyecto de revisión de la constitución apostólica Pastor Bonus que rige la curia romana dese 1988, cuando fue instituida por Juan Pablo II, precisión hecha por el ineludible vocero del Vaticano, Federico Lombardi.

Francisco ha hecho algo que parecía imposible: colocar en la agenda de la Iglesia profundos cambios de forma y de fondo. Entre el 3 y el 5 de octubre, este consejo de cardenales estuvo reunido en el Vaticano con el fin de asesorar al Papa para realizar no sólo la reforma de la curia, sino rediseñar el gobierno de la Iglesia y construir nuevos esquemas de colegialidad. En la mesa se pusieron sugerencias, diagnósticos y recomendaciones de obispos, sacerdotes y laicos de los cinco continentes. Tan sólo Giuseppe Bertello, gobernador del Estado Vaticano, aportó 180 documentos y sugerencias que recogió entre la estructura romana. La reunión partió de las indicaciones de las congregaciones, reuniones de cardenales previas a la elección pontifical en marzo pasado, que se resumían en cuatro grandes rubros: los Vatileakes y divisiones internas, los escándalos financieros, la pederastia eclesial y la necesaria reforma de la curia. Pero la principal preocupación de Francisco es que la Iglesia debe asumir una actitud de mayor acercamiento hacia sus fieles.

El llamado grupo G-8, es una nueva estructura creada por Francisco para reformar la curia y formas de gobierno de la Iglesia católica

El llamado grupo G-8, es una nueva estructura creada por Francisco para reformar la curia y formas de gobierno de la Iglesia católica

El papa Francisco, de 76 años, sabe bien que si quiere reformar la estructura de poder del Vaticano debe ser pronto mientras tiene fuerzas, liderazgo y lucidez. Sabe que la reforma no se agota con la curia ni es su fin último, porque aspira, como ha repetido, a reconstruir una Iglesia mucho más viva, vital y gravitante entre las personas. No a partir del poder simbólico y terrenal, sino a través de una revolución de su pastoralidad. Francisco reafirma la identidad evangélica, quiere una Iglesia más cerca del pueblo, diciendo: La Iglesia es o debe volver a ser una comunidad del pueblo de Dios. Los presbíteros, los párrocos, los obispos están al servicio del pueblo de Dios. La Iglesia es esto. Pero para poder lograr este cambio de actitudes debe asegurar una estructura de servicio: intelectual, teológica y logística que desde Roma apoye los esfuerzos locales. Francisco ha cuestionado que la curia se sirve de la Iglesia y su misión debe ser contraria, es decir, la burocracia vaticana debe estar al servicio de las iglesias locales y de los esfuerzos pastorales territoriales. Por ello la importancia de transformar el corazón jerárquico y jurídico de la Iglesia a la que el Papa ha cali­ficado de narcisista, principesca y vaticanocéntrica o la equipara a una lacra. “He decidido –dijo Francisco– como primera medida nombrar un grupo de ocho cardenales que sean mi consejo. No cortesanos, sino personas sabias y que comparten mis sentimientos. Esto es el comienzo de una Iglesia con una organización no sólo verticalista sino también horizontal.” El punto toral aquí es la elaboración de una nueva y radicalmente diferente constitución apostólica Pastor Bonus, que ni más ni menos es la normatividad, organigrama y distribución de las principales tareas y funciones de la curia.

El rol de las mujeres en la Iglesia es uno de los grandes retos del Papa Francisco

El rol de las mujeres en la Iglesia es uno de los grandes retos del Papa Francisco

Francisco no pretende inventar el hilo negro ni sorprendernos con exquisitas apuestas novedosas; por el contrario, se abre al espíritu conciliar y a la tradición de la Iglesia, que ha sido cercenada por los núcleos conservadores durante 50 años. Reposiciona el concilio al decir: El Vaticano II decidió mirar al futuro con espíritu moderno y abrirse a la cultura moderna. Los padres conciliares sabían que eso significa ecumenismo y diálogo con los no creyentes. Pero después se hizo muy poco en esa dirección. Yo tengo la humildad y la ambición de querer hacerlo. Si bien la Iglesia no está acostumbrada a los cambios bruscos, su actual circunstancia la obliga a apurarse. La agenda es larguísima y los acentos dependerán de las prioridades. Existen algunos indicadores más precisos que nos orientarán sobre el alcance real de los cambios en Francisco; uno de ellos es el nombramiento de obispos cuyo perfil sea de pastores inteligentes y comprometidos; ¡basta de burócratas mediocres! Una verdadera apertura a temas de la sexualidad, en especial el rol de la mujer dentro de la Iglesia, los católicos vueltos a casar, los homosexuales. Sin duda, se debe otorgar mayor libertad teológica, tanto en la docencia como en la investigación y en publicaciones; repensar el papel de los nuncios que se convierten en reyezuelos tiránicos de la fe; posiblemente crear estructuras regionales que auxilien al Papa en diversas tareas apostólicas. Francisco ha declarado que cuando me topo con un clerical, me vuelvo de repente anticlerical. El clericalismo no debería tener nada que ver con el cristianismo. Ahí debe replantear la pastoral de los laicos con nuevos roles para los seglares, porque los laicos han sido domesticados y sometidos a un clericalismo medroso. Se deben retomar institucionalmente los temas del evangelio social, como los derechos humanos, los pobres, los excluidos, migrantes, mujeres, etcétera. A nivel de Roma no basta la trasparencia en el manejo de los recursos, sino un moderno manejo, pulcro y honesto de las finanzas de la Iglesia. Es necesaria una verdadera internacionalización de la curia siguiendo el camino que trazó Paulo VI y evitar la sobrerrepresentación tanto europea como italiana; restructurar la poderosa Congregación para la Doctrina de la Fe para que deje de ser una entidad de coerción; celibato. En fin, la agenda es enorme, así como las expectativas y seguramente las reticencias que no tardarán en hacer presencia.

Contrapesos en la canonización de los papas

octubre 9, 2013

plaza-de-san-pedro-beatificacion-610x430-copy_560x280

Contrapesos en la canonización de los papas

 

Por Bernardo Barranco V.

El anuncio de Roma de que el próximo 27 de abril, se llevará a cabo una doble canonización de dos notables pontífices contemporáneos es muy reveladora a la luz de los cambios y transiciones que vive el Vaticano. Por un lado, la inevitable santificación de Juan Pablo II (1920-2005), y por otro, el reconocimiento de Juan XXIII (1891-1963) el papa del concilio. Ambos comparten además del nombre una singular capacidad carismática que ha dejado huella en la historia; sin embargo, entre los personajes existe un notable diferencia, tanto en el estilo de gobernar como en la visión del papel de la Iglesia en el mundo. Mientras Roncalli es el Papa del aggiornamento o la puesta al día de la Iglesia, en contraparte el papa Wojtyla es una especie de Napoleón eclesiástico, como algún vez, en tono de broma, lo calificó Giancarlo Zizola. Para Juan XXIII fue imperativo que la Iglesia dialogara con apertura los grandes problemas y anhelos del mundo moderno. Mientras Juan Pablo II, por el contrario, ante el fin de la guerra fría,fue portador de un proyecto eclesiocéntrico del cual hoy el actual pontífice Francisco se desmarca.

Sin duda Juan Pablo II es el símbolo de esa Iglesia que eclosionó en la dramática renuncia de Benedicto XVI. Wojtyla es el personaje insignia del conservadurismo de la curia vaticana que ha conducido a la Iglesia a la ruina, es decir, a una de sus peores crisis en toda la historia. Con habilidad y sensibilidad, el papa Francisco accede a la santificación del heroico papa polaco con el contrapeso de Juan XXIII. Sería erróneo establecer antípodas entre ambos papas pero es evidente que Francisco no quiere focalizar todos los reflectores en Juan Pablo II, porque percibe muy bien el peligroso culto a su personalidad del sector utraconservador al cual se está enfrentado en Roma. Abrir el escenario a Roncalli representa presentar al mundo la diversidad de los carismas, la pluralidad de miras en la Iglesia y tomar distancia de las absolutizaciones. En sentido metafórico, así se miran muchas cosas en la Iglesia, se exalta el pontificado bajo los matices y acentos que cada pontífice imprime a su reinado. Francisco evita así la adulación nostálgica de una Iglesia triunfalista y mediática, la exaltación a un caudillo religioso que encabezó, probablemente, la última tentativa de la reconquista cristiana del mundo. Ya no a través de las tropas laicas del catolicismo social sino de la estructura eclesiástica y del peso político de los obispos como cabezas de un operativo fallido que terminó por desfondarse ante los continuos escándalos.

Francisco con sensibilidad  también santifica a Juan XXIII. Evita el culto a la personalidad que conservadores desean de Juan Pablo II

Francisco con sensibilidad también santifica a Juan XXIII. Evita el culto a la personalidad que conservadores desean de Juan Pablo II

La canonización de Juan Pablo II probablemente acapare la mayor atención mediática, pero tendrá el contrapeso no sólo de Juan XXIII sino del propio Francisco, que en definitiva ha venido demostrando que se identifica mucho más con la bonhomía pastoral de Roncalli que con el épico viajero Wojtyla. Francisco ha conjuntado en la doble canonización motivos de sobra para que progresistas y conservadores celebren al mismo tiempo a su santo preferido. Para que se reabra en tono festivo el juicio de la historia por los proyectos de Iglesia que aún están bajo el signo de la disputa en un complejo contexto de pérdida del capital moral que había conservado.

Como analista no escondo mis reproches a la canonización un tanto apresurada de Wojtyla. Pero ese ya no es el punto, porque hay un factor de sobra conocido que desluce la exaltación mordaz en torno a Juan Pablo II. El tema de fondo es la sombra del caso Maciel en la causa canónica de santificación, y el lodo que ha envuelto a los Legionarios de Cristo, que ha salpicado a Karol Wojtyla. El Vaticano no ha podido responder convincentemente el cúmulo de cuestionamientos y señalamientos sobre el encubrimiento sistémico que Juan Pablo II operó a favor de Marcial Maciel. Y es precisamente desde México, donde el Papa polaco cosechó grandes fervores, que se colocan los mayores reparos al proceso de santificación, porque solapó y protegió a un asesino clerical y a una congregación empresarial poco católica como son los legionarios. Ahí están los contundentes testimonios recogidos por Carmen Aristegui en el libro Marcial Maciel, historia de un criminal (Grijalbo, 2010), los libros de Fernado M. González de editorial Tusquets, y el más contundente, La voluntad de no saber (Grijalbo, 2011), donde se demuestra con cientos de documentos extraídos de los archivos del propio Vaticano que la curia sabía bien y cómo ocultó durante décadas el comportamiento del pederasta y sicópata Maciel. La misma Valentina Alazraki, ferviente admiradora de Wojtyla, en su libro La luz eterna de Juan Pablo II (Planeta, 2011), reconoce sobornos legionarios a altos miembros de la curia y trata de demostrar y hasta justificar que Juan Pablo II fue engañado tanto por Maciel como por sus más cercanos colaboradores. Como sea, ahí está una pesada losa para la credibilidad de un exhaustivo procedimiento de investigación canónica puesto bajo la mirada de la sospecha.

La sombra molesta de Maciel en la canonización de Juan Pablo II

La sombra molesta de Maciel en la canonización de Juan Pablo II

Sé muy bien que muchos ya están hartos del tema, de los reproches y las denuncias, pero aún no ha llegado la justicia para las víctimas. Ni por parte del Episcopado mexicano, que sobre el tema ha guardado silencio incomprensible, ni por parte del papado. Recordemos que en la visita a México de Benedicto XVI, el Papa, a diferencia de otras giras, no quiso recibir a las víctimas de Maciel. Y las explicaciones poco convincentes de Federico Lombardi, su vocero, responsabilizaron a los organizadores locales de no haber previsto dicho encuentro en la agenda. Y con distinguida poca sensibilidad el presidente de la CEM, entonces Carlos Aguiar Retes, como monarca explicó ante los medios que las víctimas no se le habían acercado y que sólo los conocía por sus constantes apariciones mediáticas.

El caso Maciel está lejos de estar cerrado y una prueba palpable serán los diversos cuestionamientos que girarán en torno a la ceremonia de santificación de abril próximo; el contexto de la Iglesia ha venido cambiando rápidamente. En suma, para Juan Pablo II la sombra de Marcial Maciel será mucho más incómoda y más poderosa que el contrapeso de Juan XXIII, el Papa bueno.

Iglesia Católica en crisis de época: Barranco. Con Ricardo Rocha

octubre 9, 2013

Ricardo Rocha con Bernardo Barranco

Iglesia Católica en crisis de época; no aguanta más: Barranco. Con Ricardo Rocha 

 

FORMULA-AVATAR-3aEsta crisis, destacó el especialista Bernardo Barranco, fue “balconeada” a nivel mundial por los medios de comunicación, lo que ha dado por resultado dos hipótesis: La primera en torno a la labor de Mario Bergoglio como Cardenal de Buenos Aires que tiene directrices; mientras que la otra, muy diferente  tiene que ver con la labor del Papa Francisco “que tiene una misión un  mandato de hacer cambios”.

A decir del experto en temas teológicos Bernardo Barranco, la Iglesia Católica atraviesa por una crisis de época, situación comparada sólo con la Reforma del Siglo XV y parte del XVI, de ahí la necesidad de reunirse con un grupo de Cardenales para reestructurar  la Reforma de la Iglesia y poner fin a las divisiones internas.

papamuj_560x280Terminó la  reunión del Consejo de ocho cardenales (bautizada por los medios como el G-8, aunque en el Vaticano se la conoce informalmente como el C-8, por la inicial de cardenal ), que el Papa Francisco ha instituido para estudiar la reforma de la Curia romana y asistirle en el gobierno de la Iglesia. Se trata de la decisión de gobierno más importante de estos primeros meses de pontificado. La Santa Sede la anunció el 13 de abril, justo un mes después de la elección del Papa Francisco. De hecho, pocos días después de ser elegido, contactó con algunos de los cardenales para anunciarles su intención y constituir el equipo de trabajo.

Conversando con Ricardo Rocha, Barranco explicó que la labor de los ocho Cardenales, de diferentes  continentes, se trata “de un grupo de gente que goza de toda la confianza del Papa”, cuya finalidad es trabajar en “hipótesis de transformación”. Han recogido diversas propuestas de episcopados, expertos y teólogos.

 

¿La curia romana cambiará?

¿La curia romana cambiará?

 

Bernardo Barranco, señaló que esta crisis fue responsabilidad de la parte conservadora de la Iglesia. Después del Concilio los conservadores denunciaron que el progresismo católico iba diluir la identidad católica. Después de 50 años la crisis es de credibilidad, de divisiones y también de identidad.

 

A decir del experto en temas teológicos, el Papa Francisco no es un revolucionario; solo está replanteando las preguntas y designios del Concilio Vaticano II. Sin embargo, ante esta crisis “la Iglesia no aguanta más”. Señaló también que Su Santidad nunca se ha demarcado de los sectores conservadores, al declarar: “nunca he sido  de derecha” y entre los temas que propone en su agenda se encuentran: No obsesionarse con temas de la agenda moral como los homosexuales, el aborto, nuevos matrimonios, por lo que el Papa Francisco se ha enfocado más en una agenda social.

 

El segundo tema de los puntos del Papa tiene que ver con la crítica a la burocratización de la Iglesia. Ahora se habla de que la Curia como “una verdadera lepra”, donde hay intereses geopolíticos, materiales y mundanos de muchos actores de la gran burocracia de la Iglesia.

 

jgam

 

ESCUCHAR

Ricardo Rocha conversa con Bernardo Barranco. Iglesia Católica en crisis de época

http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=360255

Cuestionan la falta de apoyo de la Iglesia

octubre 9, 2013

251_Chalco_18

Cuestionan la falta de apoyo de la Iglesia

 

El presbítero Luis Eduardo Villarreal, explicó que la jerarquía debió de hacerse presente con donaciones, palabras de consuelo y denuncia de la negligencia gubernamental

Escrito por Natalia Vitela/Agencia Reforma

Fuente: El golfo.info

Ciudad de México.- La jerarquía católica se ha visto lenta respecto al apoyo que debe brindar a los afectados por ciclones “Ingrid” y “Manuel”, aseguró Luis Eduardo Villarreal, presbítero en la parroquia San Francisco Javier de Guadalupe, en Nuevo León.
“A la iglesia católica le falta pasar del discurso a la práctica de solidaridad para remediar el dolor que se ciñe sobre nuestra Nación por las desgracias naturales. Le falta pasar de los discursos a la acción”, mencionó Villarreal, quien además es miembro de la Red de Solidaridad Sacerdotal.

El presbítero explicó que la jerarquía debió de hacerse presente con donaciones, palabras de consuelo y denuncia de la negligencia gubernamental.
Afirmó que esta actitud de la jerarquía se debe a que desde la cumbre del poder es muy difícil descender y tocar base con el dolor del pueblo. 

En el marco de los 90 años del SSM, los ponentes cuestionaro que la Iglesia pudo haber hecho mucho más por las víctimas de los huracanes.

En el marco de los 90 años del SSM, los ponentes cuestionaro que la Iglesia pudo haber hecho mucho más por las víctimas de los huracanes.

“La vocación de los curas es estar cercanos a la gente, al pueblo y más cuando el pueblo está sufriendo. Falta tejer otra sociedad con hechos más concretos, con propuestas, no sólo con discursos”, indicó Villarreal, quien participó en la conmemoración del 90 aniversario del Secretariado Social Mexicano.

Por su parte, Bernardo Barranco*, especialista en temas de religión, dijo que a pesar de todos los recursos que tiene la Iglesia no se vio su presencia durante los recientes desastres naturales.

“El Papa desde un principio mandó solidaridad y mandó hasta 100 mil dólares, no es mucho pero es un gesto, pero dónde están los Norbertos, dónde están los obispos”, señaló.

 

* Nota BBV. En el marco de los 90 años de Secretariado Social Mexicano, ahí Barranco expuso los cambios de actitud de la Iglesia con la llegada de Francisco al pontificado. Y ha venido demandando una “conversión pastoral a la Iglesia”, es decir una mayor cercanía de los obispos, párrocos y religiosos con las fronteras de la sociedad es decir con los que más sufre. Cuestiona la actitud aristocrática con la que muchos actores han venido desenvolviéndose. El pide servir en lugar de servirse de la sociedad. Ahí frente a las consecuencias catastróficas de los huracanes que han dejado más de un millón de damnificados, la Iglesia católica con toda su amplia red, recursos, personal, ascendencia social se ha vito lenta e inoperante. El Papa mostró mayor sensibilidad al tener los gestos de solidaridad y apoyo económico. Se antoja muy pobre o poca capacidad de respuesta de una estructura social tan importante  en el país.

La Guerra de Francisco

octubre 6, 2013

5c48332bd3d423082c0f6a7067000ac9

La Guerra de Francisco

Por Bernardo Barranco V.

pie_logo_proceso_over

 

Semanario de Información y análisis No. 1927, 6 de octubre de 2013

Muy Indicativo que precisamente ante más cien miembros del Cuerpo de  Gendarmería de la Santa Sede, el Papa Francisco haya confirmado la existencia de fuertes tensiones al interior de la curia, al grado de definirla como una “guerra civil”. Así lo expresó:  “Es una guerra que no se hace con las armas que conocemos, se hace con la lengua” con rumores y chismes, señaló en la gruta de Lourdes en los Jardines Vaticanos, “Pidamos a San Miguel que nos ayude en esta guerra: nunca debemos hablar mal uno del otro, nunca abrir los oídos a los chismorreos. Es necesario frenarlo… Les pido que no sólo defiendan las puertas sino la puerta del corazón de quien trabaja en el Vaticano, donde la tentación entra exactamente como en tantos otros sitios, con un talante definitivamente negativo”. En realidad Francisco desde su entronización ha mostrado no solo distancia de la curia sino incompatibilidad con los bandos y luchas palaciegas. En repetidas ocasiones ha expresados su desaprobación y no optó por ninguna corriente rijosa al grado que en estos primeros meses se le ve solo, hasta distanciado del aparato tradicional del Papa. Así ante los religiosos latinoamericanos, confirmo la existencia de un poderoso “lobby gay”, en Brasil cuestionó la “psicología de príncipes” de muchos actores y en sus dos últimas entrevistas tanto a la revista jesuita fundada en 1850, Civiltà Cattolica como al diario liberal de izquierda  La República,   señala que la decisión de una profunda reforma en la curia viene de un mandato de los cardenales que lo eligieron Papa; ante el periodista  italiano Scalfari cuestionó el narciscismo de muchos altos representantes de la Iglesia y los “halagados y exaltaciones de sus cortesanos. La corte es la lepra del papado” señaló con contundencia.

En los pocos meses que lleva en el Vaticano, advierte un gran defecto, es la visión Vaticano-céntrica que: “Ve y atiende los intereses del Vaticano, que son todavía, en gran parte, intereses temporales. Esta visión Vaticano-céntrica se traslada al mundo que le rodea. No comparto esta visión y haré todo lo que pueda para cambiarla. La Iglesia es o debe volver a ser una comunidad del Pueblo de Dios y los presbíteros, los párrocos, los obispos que tienen a su cargo muchas almas, están al servicio del Pueblo de Dios”. En suma Francisco tiene el  diagnóstico de un Vaticano que se sirve de la Iglesia en lugar de servirla. Estos intereses clericales  someten las Iglesias e impulsos locales. El Papa  cuestiona que hasta ahora muchos  altos funcionarios de la curia se sirven de la estructura para satisfacer sus  intereses temporales y de poder.

El Papa concedió una entrevista al  fundador del  diario italiano "La Repubblica", Eugenio Scalfari. Hubo declaraciones importantes

El Papa concedió una entrevista al fundador del diario italiano “La Repubblica”, Eugenio Scalfari. Hubo declaraciones importantes

La reunión de tres días de los cardenales que  tuvo el Papa Francisco,  subraya la puesta en marcha de la reforma de  la curia y del colegio eclesiástico. La comisión de ocho cardenales, G-8;  procedentes de diversos continentes, han recogido numerosas propuestas de episcopados nacionales y personas claves de todo el mundo; dichas recomendaciones  están siendo analizadas y darán pauta a cambios necesarios no solo en la burocrática estructura cupular de la Iglesia sino en la recomposición de muchos episcopados, como el mexicano, cuya dependencia a las directrices de Roma han contribuido a una pérdida de vitalidad y rumbo. Hans Kung, en un reciente artículo publicado en  El País, llama este momento como la prueba decisiva del pontificado del Papa Bergoglio; mientras el Financial Times se pregunta hasta dónde podrá ir Francisco con sus reformas ya que ha desafiado abiertamente  al poder conservador.

Hasta ahora, los cambios y transformaciones en la vida de la Iglesia habían sido  procesados con lentitud  y consumían  décadas para operarse. Sin embargo, en  unos cuantos meses, el papa Francisco ha transformado la noción del tiempo y de los cambios al interior de la cúpula de la catolicidad. A sus 77 años el Papa parece llevar prisa. Bergoglio ha pasado de los gestos a las palabras, y de las palabras a los hechos. El actual Papa ha entusiasmado por su estilo pastoral de cercanía humana porque ha traído  aires de renovación. En una estructura religiosa, como contexto,  ahogada por las intrigas internas, lucha de poder, escándalos sexuales y la pérdida porcentual de fieles en el mundo. Hay una evidente pérdida de capital moral que la Iglesia ha malgastado en los últimos diez años. Francisco habla de humildad y sencillez y  las ejerce.

Hasta ahora Francisco se le percibe solitario en la compleja estructura romana. El hecho de no haber tomado partido por ningún grupo en pugna,  ni con los cuervos de Angelo Sodano, el lobby gay ni con los cortesanos  de Tarsicio Bertone, le ha dado al Papa libertad pero al mismo tiempo lo hace vulnerable porque no cuenta con  un aparato  propio ni operadores. En su entrevista con  Civiltà Cattolica se demarcó del conservadurismo católico: “jamás he sido de derechas”. Este deslinde es significativo pues es precisamente este conservadurismo quien ha sumido en una profunda crisis de época a la Iglesia católica. Francisco ha empezado a nombrar su propio equipo en el que sobresale el futuro secretario de estado, Pietro Parolín nuncio en Venezuela. Destaca también Beniamino Stella en la congregación del clero y Lorenzo Baldisseri en el sínodos de los obispo. En realidad pocos. El nombramiento de Battista Ricca como persona de confianza de Francisco en el banco del Vaticano, fue severamente cuestionado por sus opositores  al balconear su pasado gay en Montevideo y sus amoríos con un miembro de la gendarmería vaticana. Aquí cabe resaltar que en esta guerra, intervienen los llamados “vaticanistas”,  muchos de ellos guardan proximidad y hasta complicidad con las corrientes en pugna en la curia, ahora amenazados por Bergoglio. En efecto Sandro Maggister, reconocido analista en el Expresso se prestó para golpetear la designación del Papa en el IOR. Otros con mayor sutileza como Andrea Tornielli describen la revolución copernicana de Francisco como el “Papa-párroco”. Algunos  ven con recelo un populismo pontifical al sentenciar que tenemos a “un peronista como Papa”;  que no está a la atura intelectual de Ratzinger ni posee el carisma de Wojtyla.

El Consejo está compuesto por el arzobispo de Tegucigalpa (Honduras), Óscar Rodríguez Maradiaga, con funciones de coordinador; el presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, Giuseppe Bertello; el arzobispo emérito de Santiago de Chile (Chile), Francisco Javier Errázuriz; el arzobispo de München und Freising (Alemania), Reinhard Marx; el arzobispo de Boston (EEUU), Sean Patrick O'Malley; el arzobispo de Bombay (India), Oswald Gracias; el arzobispo de Kinshasa (República Democrática del Congo), Laurent Monsengwo y el arzobispo de Sydney (Australia), George Pell. Además, participará el obispo de Albano (Italia), monseñor Marcello Semeraro, con funciones de secretario.

El Consejo está compuesto por el arzobispo de Tegucigalpa (Honduras), Óscar Rodríguez Maradiaga, con funciones de coordinador; el presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, Giuseppe Bertello; el arzobispo emérito de Santiago de Chile (Chile), Francisco Javier Errázuriz; el arzobispo de München und Freising (Alemania), Reinhard Marx; el arzobispo de Boston (EEUU), Sean Patrick O’Malley; el arzobispo de Bombay (India), Oswald Gracias; el arzobispo de Kinshasa (República Democrática del Congo), Laurent Monsengwo y el arzobispo de Sydney (Australia), George Pell. Además, participará el obispo de Albano (Italia), monseñor Marcello Semeraro, con funciones de secretario.

Sin embargo la fuerza de Francisco está en su enorme popularidad. Ganó con sus gestos de humildad y proximidad humana la aceptación de los italianos y sobre todo a partir su visita a la Isla de Lampedusa y su exitoso viaje a Brasil, Francisco se ha fortalecido. En suma, la fuerza de Bergoglio está fuera del vaticano radica en su aceptación mediática y en el apoyo de numerosos cardenales que el cónclave demandaron la reforma de la curia y de algunos episcopados poderosos como el alemán, el francés y el norteamericano.

Ante las resistencias Francisco ha creado con sus numerosas y reveladoras entrevistas una  atmósfera de cambio. Una expectativa mediática de que son necesarias profundas modificaciones de forma pero principalmente de fondo en la vida de la Iglesia.  El grupo de los ocho cardenales han deliberado los primeros pasos de la reforma estructural  de la curia. Hay expectación y tensión en Roma. Muchos intereses en juego.

El Papa Francisco tiene mayor sensibilidad pastoral y busca recuperar el Concilio Vaticano II

El Papa Francisco tiene mayor sensibilidad pastoral y busca recuperar el Concilio Vaticano II

El Papa empuja una conversión pastoral de la curia. Los cambios no serán sencillos ni se operarán con tersura. Los conservadores viven con sobresaltos porque  Francisco ha abordado con notable distancia temas intocables, como el de los homosexuales, las mujeres, los divorciados vueltos a casar, su acercamiento a la teología de la liberación, su exigencia por una mayor transparencia en las finanzas, su entusiasmo por  retomar el Concilio Vaticano II, la recomendación para que la Iglesia no se obsesione con su agenda moral, entre otras. Y recientemente, su resistencia al culto a la personalidad de Juan Pablo II en su próxima canonización y oponer un justo contrapeso en la figura de Juan XXIII. Francisco está dispuesto a sacudirse los poderes fácticos y paralelos que dominan en el Vaticano, por ello, y en este contexto debe leerse la afirmación del Papa: “Yo sueño con una Iglesia madre y pastora. Los ministros de la Iglesia tienen que ser misericordiosos, hacerse cargo de las personas, acompañándolas como el buen samaritano que lava, limpia y consuela a su prójimo. Esto es Evangelio puro. Dios es más grande que el pecado. Las reformas organizativas y estructurales son secundarias, es decir, vienen después. La primera reforma debe ser la de las actitudes.”

Francisco está cambiando la idea de servir en lugar de servirse: Barranco en CNN

octubre 5, 2013
Papa Francisco abre a la Iglesia a grandes cambios  que aguardan desde el Concilio

Papa Francisco abre a la Iglesia a grandes cambios que aguardan desde el Concilio

Francisco está cambiando la idea de servir en lugar de servirse: Barranco en CNN

cnn-iphoneCNN 3 de octubre de 2013

El especialista en temas de religión afirmó que el Papa está tocando temas tabú para la iglesia católica y eso está cimbrado y haciendo mucho ruido en varios sectores de la curia vaticana.

Bernardo Barranco, especialista en temas de religión aseguró que el Papa Francisco está abordando temas tabú dentro de la iglesia católica y eso está cimbrando las más altas estructuras del Vaticano.

En entrevista con Carmen Aristegui Aristegui CNN, programa titulado ¿Quo Vadis Francisco?, el presidente de Centro del Centro de Estudios de las religiones en México (CEREM) sostuvo que antes de su nombramiento, algunos críticos lo veían con reserva, sin embargo el Papa ha venido sorprendiendo a todos, ya que está pasando de los gestos a las palabras y de ahora de las palabras a los hechos.

Francisco su fuerza no está en la Curia ni en la estructura de Roma sino en su enorme popularidad y en las esperanzas de cambios

Francisco su fuerza no está en la Curia ni en la estructura de Roma sino en su enorme popularidad y en las esperanzas de cambios

Lo que está haciendo Francisco es cambiar la idea de servir en lugar de servirse… está planteando una revolución en la pastoralidad de la iglesia, con ideas más abiertas, sin actitud de príncipes y además ya declaro la guerra contra la curia vaticana”, dijo.

Más que una revolución doctrinal, Francisco demanda no obsesionarse ni absolutizar la agenda moral de la Iglesia. En cambio demanda a los pastores y a la propia curia vaticana una actitud de acercamiento pastoral, de humildad y generosidad a la feligresía.

Consideró que Francisco no está cambiando la doctrina pero si la actitud para hacerlo, donde el mensaje menos condenatorios y aplastantes en temas complejos para la iglesia como el aborto, homosexuales, la mujer y los  divorcio vueltos a casar. Abrirse a una agenda social, como los derechos humanos, la justicia social y la pobreza.

Francisco está replanteando lo dicho en el Concilio Vaticano segundo, donde algunos temas fueron archivados y lo que está haciendo es volver  a poner sobre la mesa;  es decir que si no se abre a eso, la iglesia va a caer”, indicó.

Al ser cuestionado sobre los sectores más afectados por la nueva actitud del Papa, dijo que la derecha, conformada por la curia y sus corrientes: Lobby Gay, Los Cuervos de Angelo Sodano y la guardia cotesana de Tarcisio Bertone. Con la crisis interna dichas corrientes están colapsadas. Francisco no ha tomado partido por ninguna, sin embargo el Papa Bergolio  está solo, sin estructura ni operadores. Apenas ha hecho algunos nombramientos y al interior de la curia, ninguna de estas corrientes le apoya, por el contrario hay amagos de misiles.

Carmen Aristegui conversa con Bernardo Barranco sobre los cambios en la Iglesia

Carmen Aristegui conversa con Bernardo Barranco sobre los cambios en la Iglesia

Barranco señaló que la fuerza de Francisco no está por tanto, en la curia romana sino en la popularidad que está ganando, principalmente,  con muchos  cardenales en diferentes partes del mundo que votaron por él en el cónclave, mandatando  la necesaria  iniciativa de  reformar a la curia.

Sobre el tema de la mujer, refirió que el Papa ha abierto el tema pues antes era un tema sellado, ya que las mujeres no tienen un lugar preponderante en la iglesia si siempre se les margina.  Ahora el Papa ha reabierto el tema e incluso algunos afirman que ante la imposibilidad de ordenar mujeres, por las disposiciones canónicas, crece la posibilidad de crear cardenales femeninos en secreto ante la imposibilidad de ordenar derecho canónico.

“Está buscando abrir puertas y una discusión que hace unos meses era impensable… podría hacerlo a través de la figura de im pectore, donde solo dos personas saben del nombramiento”, comentó.

Barranco refirió que el papa Francisco busca que la iglesia cambie no solo con las reformas sino principalmente lo que necesita es un cambio de actitud más pastoral y de cercanía con la gente.

Ante la pregunta de Carmen Aristegui, si Francisco está iniciando una revolución en la Iglesia, Barranco ubicó que Francisco esta operando un gran revuelo en la Iglesia recuperando los grandes planteamientos de Concilio Vaticano II.

Papa Francisco causa revuelo en círculos conservadores: Bernardo Barranco. Con Denise Maerker

octubre 5, 2013

Denise Maerker y  BBV

Papa Francisco causa revuelo en círculos conservadores: Bernardo Barranco.

Con Denise Maerker en Atando Cabos 

El especialista en temas religiosos, Bernardo Barranco, consideró que el papa Francisco ha creado una atmósfera propicia para los cambios en poco tiempo, cerca de 7 meses, sobre todo desde su gira a Brasil.

 

Radio Fórmula México

Radio Fórmula México

Atando Cabos.  2 de octubre de 2013, Radio Fórmula
Entre esos cambios observa el especialista, que con él se está comenzando a abrir una crítica al Vaticano, un llamado a tomar una nueva actitud pastoral, las críticas al manejo financiero, el tema de las personas divorciadas vueltas a casar y de la comunidad homosexual.

“No es que el Papa vaya a hacer una revolución sino que vuelve al centro para retomar y dialogar sobre los grandes temas de la cultura contemporánea, lo que evidentemente causar revuelo en círculos conservadores”, destacó para el programa de Denise Maerker.

Esta actitud de cambio, que el especialista considera obligado en la iglesia, está presentando resistencia de una curia romana a la que ha cuestionado como  narcisista, “vaticano-centrista”  y tener intereses temporales. Ya desde Brasil el Papa Francisco cuestiona la burocracia de la Iglesia al señalarla como “autorreferencial” con una psicología de príncipes.

Detalló también que Francisco está comenzando a dejar atrás la imagen de un Papa solo y lo demuestra con los últimos nombramientos que realizó “yo creo que la fuerza de Francisco no está en la estructura sino por la popularidad que ha tenido sobre todo desde Brasil”.

El Papa Francisco llama a una “conversión Pastoral”, retomar el Concilio Vaticano II y a no obsesionarse con la agenda moral que es el continuo cuestionamientos a los homosexuales, nuevas pareja, el papel de la mujer y el aborto. El Papa demanda mayor amplitud de miras para predicar el evangelio y adquirir “frescura”.

Cabe destacar que las cien propuestas de cambio de los ocho cardenales reunidos en el Vaticano se han realizado por consultas con expertos. Barranco considera que “La fuerza de Francisco no está en la curia burocrática sino en un conjunto amplio de cardenales que si ven que la iglesia no cambia, evidentemente se va a pique”.

Además, explicó el sociólogo, que las posibilidades de luchar por este cambio se deben al peso mediático que ha adquirido con sus gestos de humildad, actos y críticas.

Escuchar

– See more at: http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=359151#sthash.Ytj1L38c.dpuf

La turbia señorita Laura

octubre 3, 2013
Acusada y sentenciada por el gobierno peruano por soborno. En su emisión golpeaba, distraía y era comparsa de la reelección de Fujimori

Acusada y sentenciada por el gobierno peruano por soborno. En su emisión golpeaba, distraía y era comparsa de la reelección de Fujimori

La turbia señorita Laura

Por Bernardo Barranco V

El caso Laura Bozzo, presenta grandes interrogantes y dilemas en la vida política y mediática del país. La señora es un personaje espinoso marcada por el signo de la corrupción, poseedora una estridente doble moral, como muestran las propias autoridades peruanas, acusada de soborno por ser un esquirol mediático al servicio de la carrera política de Fujumori en el Perú.

Estéticamente la señorita Laura es grotesca como sus propios programas de televisión que lucran con las miserias humanas construidas artificialmente. Ahí se teatralizan montajes sobre las desventuras de los pobres con aberrantes historias en la que los “desgraciados” y los infieles son los protagonistas de un patético reality show. No importa si las historias son inventadas porque responden al espejo de una realidad cruda, no importa si contrata a espontáneos actores si ellos escenifican dramas que muchas veces son menos crueles que la vida real.

El concepto de “pueblo” de Bozzo ni siquiera llega a ser populista, es populachero. Cuando dice que el “pueblo la quiere”, habla de una porción de la audiencia de TV de las tardes. Por tanto, pueblo equivalente a rating que, según ella en declaraciones a la prensa peruana, hace ganar a Televisa hasta un millón de dólares diarios.

Los miles de twitters que han reprobado su conducta deben obligarla a repensar su supuesta popularidad. Su feminismo es de impostura como su mexicanidad y supuesto fervor por la Los miles de twitters. Su soberbia y fogosidad desnuda su homofobia al criticar a los homosexuales, diciendo que envidian la belleza femenina natural. En suma, la señorita Laura es baluarte de la telebasura y de los contenidos chatarra.

Televisa obsesionada con Carmen Aristegui

Televisa obsesionada con Carmen Aristegui

El fenómeno en las redes sociales es notable, la conductora cometió el mismo error que la hija de Enrique Peña Nieto al ofender y provocar al pueblo. Paulina Peña en un mensaje en el que se hablaba de los mexicanos como “prole” y Laura Bozzo llama a los mismos: “asalariados”. Bozzo se contradice pues desnuda finalmente su desprecio por los pobres a quienes dice representar y ayudar, sectores que nutren acríticamente su audiencia.

Mientras en las pantallas se presenta con estridencias como la balanza de lo permitido y prohibido socialmente, en su vida privada, la señora Bozzo practica el rol de sus propios antihéroes. Investigaciones periodísticas han evidenciado su vida permisiva llena de lujos e intrigas. Juzgada y condenada por corrupción en el Perú, propietaria de diversos inmuebles en Miami, Estado de México y Acapulco.

A estas alturas, el tema de fondo no es siquiera el uso indebido del helicóptero mexiquense cuya aclaración del gobierno del estado ha sido insuficiente. La cuestión es la utilización de la señorita Laura para golpear, al estilo Fujimori, a la respetable periodista Carmen Aristegui. ¿Porque Bozzo no pidió la réplica a Proceso, fuente primaria de la información? Televisa está obsesionada con la postura crítica de Aristegui pero ha utilizado el peor instrumento a su alcance para arremeter: un personaje sucio como la señorita Laura. Torpeza que le ha resultado contraproducente.

Milenio Estado de México, jueves 3 de octubre de 2013