Archive for 7 septiembre 2016

Estado laico mexicano con problemas de debilitamiento: Bernardo Barranco. Con José Cárdenas

septiembre 7, 2016
Bernardo Con José Cárdenas en radio Fórmula

Bernardo Con José Cárdenas en radio Fórmula

Bernardo Barranco, escritor de “Las Batallas del Estado Laico”, destacó que el sistema laico ha tenido un problema de debilitamiento, pues en anteriores gobiernos las normativas del laicismo se llevaban a extremos aceptables, “ahora el rostro descompuesto de nuestra procuradora, Arely Gómez, que mostró una devoción ante el Papa es preocupante”.

La visita del Papa Francisco a México, en recientes fechas, reveló un contagio espiritual en la clase política del país, una situación penosa porque se perdió la compostura, sin embargo sobresalió que el Sumo Pontífice decidió no acudir a Los Pinos, como había ocurrido con Juan Pablo II y los demás presidentes.

“Marca el derrotero de una visita que tenía el carácter de visita de Estado y ahí se nos descompuso la clase política, algunos desfiguros muy preocupantes, el caso del gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, que se inclina al viejo estilo Fox y llama la atención porque Chiapas es uno de los estados con mayor diversidad religiosa”, destacó Bernardo Barranco, experto de la sociología del catolicismo contemporáneo, en entrevista con José Cárdenas.

Asimismo destacó que el sistema laico ha tenido un problema de debilitamiento, pues en anteriores gobiernos las normativas del laicismo se llevaban a extremos aceptables, “ahora el rostro descompuesto de nuestra procuradora, Arely Gómez, que mostró una devoción ante el Papa es preocupante”.

Este tema no es reciente y eso plantea su libro “Las Batallas del Estado Laico”, pues se trata de que “el Estado laico era acechado por la clerecía para imponer temas como el aborto, la homosexualidad, y había escándalos y había revuelta mediática”.

images-1El planteamiento del libro destaca que la laicidad del Estado es un instrumento fundamentalmente jurídico, no una ideología o un planteamiento histórico, que dota al Estado de diferentes elementos: una clara separación entre la Iglesia y el Estado, la garantía de libertad religiosa del Estado laico, la equidad en las creencias y que el Estado está obligado a proteger las minorías.

“Cuando la clase política está empezando a debilitar el Estado laico, empezamos a tener deformaciones, ya tenemos partidos evangélicos y tienen toda la razón, es decir que el riesgo de este entramado jurídico que garantiza la paz y la convivencia, por el oportunismo y el cortoplacismo, el posicionarse creyendo que lo religioso puede conectar con los electores”.

Finalmente, Barranco señaló que se debe revisar nuevamente si se desea o no tener un Estado Laico en México, además de puntualizar lo que esto representa en una sociedad tolerante, diversa y compleja.

“Las Batallas del Estado Laico, la reforma a la libertad religiosa”, es de editorial Grijalbo, con prólogo de Roberto Blancarte, experto en temas de religiosos y gran amigo del autor, Bernardo Barranco.

Reproducir la entrevista: http://josecardenas.com/2016/03/queremos-estado-laico-cuestiona-bernardo-barranco-entrevista/

Anuncios

El papa Francisco y la reforma de la Iglesia

septiembre 7, 2016
pape-eveques-audience_m

El papa Francisco y la reforma de la Iglesia

Por Glenda Arcia *
Prensa Latina
La Habana (PL) Antes de finalizar el tercer año de su pontificado, el papa Francisco señaló que el mundo se encontraba al borde del suicidio y vivía una tercera guerra mundial por etapas.El Obispo de Roma despidió 2015 con un llamado a la paz y la reconciliación entre los pueblos, al tiempo que advirtió sobre los peligros de la indiferencia ante el creciente deterioro ambiental.

Sus mensajes previos a las festividades navideñas estuvieron centrados en la importancia de terminar con “los conflictos que destruyen la humanidad” y en la búsqueda de un modelo de desarrollo justo, inclusivo y sostenible.

El Sumo Pontífice invitó a ateos y creyentes de todas las denominaciones a impulsar una “revolución de la ternura” y consideró necesario transformar la sociedad y la Iglesia.

En ese sentido, prometió continuar con el proceso de reforma de la Santa Sede iniciado en 2013, pese a obstáculos y escándalos aparecidos en el camino.

Desde su nombramiento como Sumo Pontífice en marzo de ese año, el primer papa latinoamericano optó por romper los cánones establecidos, acabar con irregularidades en la dirección católica y acercar la religión a la gente, a los más necesitados.

Su proyección progresista y un tanto distinta a la mostrada durante años por la Curia Romana, le hizo ganar millones de seguidores, pero también detractores y fuertes críticos.

De acuerdo con el presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, monseñor Claudio María Celli, Francisco es consciente del malestar y las tensiones que causa en algunos sectores, pero prefiere “una Iglesia accidentada a una en la que no pasa nada”.

PIEDRAS EN EL CAMINO

A finales de octubre de 2015, los servicios informativos del Vaticano se vieron obligados a señalar el carácter infundado de publicaciones sobre el estado de salud del Papa.

Dicha medida fue necesaria debido a que los diarios italianos Il Giorno, La Nazione y Il Resto de Carlino publicaron versiones sobre un supuesto tumor benigno en el cerebro del Sumo Pontífice.

Los rotativos se refirieron a una visita del Obispo de Roma a una clínica de la central región de Toscana para atenderse con el especialista japonés Takanori Fukushima.

La Santa Sede desmintió lo divulgado por la prensa y calificó de irresponsable la difusión de “noticias falsas”.

Un comunicado publicado en el Osservatore Romano señaló que “el momento elegido revela el intento manipulador de la polvareda levantada”.

Las supuestas sospechas sobre el tumor cerebral fueron publicadas a pocos días de finalizar el sínodo sobre la familia que reunió a cientos de eclesiásticos de todo el mundo.

Pocas semanas después, la alta dirección de la Iglesia informó el arresto de dos miembros de la Comisión para la reforma de las Estructuras Económico-administrativas de la Santa Sede (Cosea) por la divulgación no autorizada de documentos confidenciales.

Se trataba del sacerdote español Lucio Ángel Vallejo, ex secretario de la Cosea, y la integrante de ese organismo, Francesca Chaouqui, quienes junto al ayudante del clérigo, Nicola Maio, fueron llevados a juicio.

Los periodistas italianos Nuzzi y Fittipaldi publicaron documentos secretos que muestran dispendios y corrupción de la curia romana

Los periodistas italianos Nuzzi y Fittipaldi publicaron documentos confidenciales que muestran dispendios y corrupción de la curia romana

También fueron procesados los periodistas Emiliano Fittipaldi y Gianluigi Nuzzi, autores de dos libros sobre supuestos secretos vinculados a las finanzas del Vaticano.

Vallejo, Maio y Chaouqui se enfrentan a cargos por asociación criminal organizada y por la divulgación de documentos reservados, en tanto Fittipaldi y Nuzzi son juzgados por ejercer presión para obtener dicha información y publicarla.

Tras lo sucedido, la Iglesia aclaró que los datos contenidos en los textos filtrados se obtuvieron como parte de las transformaciones impulsadas por Francisco.

Por su parte, el Obispo de Roma confirmó que él mismo solicitó la realización de ese estudio. “Mis colaboradores y yo conocíamos bien aquellos documentos y se tomaron medidas que comenzaron a dar frutos, incluso algunos visibles”, afirmó.

Ante miles de fieles congregados en la Plaza San Pedro, lamentó la existencia de eclesiásticos “apegados al dinero” y criticó a quienes dejan de lado valores como la honestidad.

No obstante, aseveró que no renunciaría a realizar los cambios prometidos a inicios de su pontificado.

“Quiero asegurarles que este triste hecho no me desvía del trabajo de reforma que llevo adelante con mis colaboradores y con el apoyo de todos ustedes”, señaló.

En aquellos momentos, la prensa se centró en los escándalos e irregularidades existentes en Vaticano y olvidó el papel de Francisco en la salida a la luz de los mismos.

Bernardo Barranco especialista mexicano

Bernardo Barranco especialista mexicano

Sin embargo, no pocos analistas advirtieron que los sucesos anteriores podrían haber sido promovidos por entes contrarios a sus acciones.

El mexicano Bernardo Barranco, especialista en temas religiosos, señaló que “la Curia quiere que el Papa reine, pero no gobierne la Iglesia”.

Francisco se encuentra ante “una poderosa burocracia dispuesta a todo menos a perder sus privilegios, que no repara en desafiar la revolución dulce que él quiere y frena la velocidad de sus reformas”, afirmó.

Además, aseguró que Jorge Mario Bergoglio “tiene una losa pesada que cargar, un enemigo interno corrompido y enquistado desde hace décadas”.

“Tiene el reto de realizar una inversión no financiera ni de recursos materiales, sino de valores morales, principios evangélicos y de transparencia”, añadió.

Barranco consideró que el Papa se enfrenta “a un embate palaciego que no es de ahora. Durante el año han ocurrido incidentes que han pretendido minar su autoridad y estima”.

Entre esos ataques menciona la filtración de la encíclica Laudato Si y de una carta firmada por 13 cardenales que se oponían a la forma en que Francisco guiaba el sínodo sobre la familia.

“Reformar la Curia no es sencillo. El Papa enfrenta enormes resistencias. Necesita hacer una limpieza a fondo, sacudir burocracias y principescos privilegios que han derivado en corrupciones seculares, especialmente financieras”, apuntó.

Pese a todo ello, el Sumo Pontífice cumplió con una intensa agenda prevista para 2015 que incluyó visitas a unos 11 países, varios de ellos de Latinoamérica.

UN FUTURO SIN GUERRAS

Tras su viaje en julio a Ecuador, Bolivia y Paraguay, el Obispo de Roma llegó el 19 de septiembre a Cuba, donde se reunió con el líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, y el presidente Raúl Castro.

Además, ofició misas en La Habana, Holguín y Santiago de Cuba, dialogó con jóvenes y recorrió sitios de interés histórico y patrimonial.

A este país se refirió como un archipiélago que mira hacia todos los caminos, con un valor extraordinario como llave entre el norte y el sur, entre el este y el oeste, y con vocación de punto de encuentro para reunir a todos los pueblos en amistad.

Después de cuatro días en esta nación, Francisco viajó a Estados Unidos, donde fue recibido por el presidente Barack Obama y pronunció un discurso ante la Asamblea General de la ONU.

Las visitas consecutivas a esos dos países tuvieron especial repercusión en medios de prensa, pues el Sumo Pontífice apoyó las conversaciones que llevaron al anuncio bilateral del proceso de normalización de relaciones entre Washington y La Habana.

Dos meses después, el jefe de Estado del Vaticano recorrió Kenia, Uganda y la República Centroafricana, donde abogó por el diálogo interreligioso, el perdón y la paz.

En todas sus intervenciones instó a construir un futuro sin guerras, un mundo pensado para los niños de hoy, basado en el respeto a los derechos y a la igualdad de los hombres.

*Periodista de la Redacción Europa de Prensa Latina.

arb/to/gas

¿Es revolucionario el papa Francisco? Bernardo Barranco V.

septiembre 7, 2016

papa_revolucionario-1

 ¿El papa es un revolucionario?

Bernardo Barranco V.

Revista Quién, viernes 12 de febrero de 2016

 

logo_chico_191A casi tres años de su pontificado, Jorge Mario Bergoglio, ha sacudido profundamente la jerarquía eclesiástica. La tarde del 13 de marzo de 2013, el Papa argentino venido del fin del mundo, como él mismo se definió, prometió “una iglesia pobre para los pobres”. El cónclave elector lo mandató realizar reformas que corrigieran desviaciones de la Iglesia acosada por escándalos mundiales de pederastia clerical y corrupción financiera del banco vaticano, así como poner fin a la guerra intestina de la curia romana que amenazaba rupturas cismáticas muy delicadas. Lucha por el poder y privilegios de una curia que se ha habituado a los lujos y conducir la Iglesia de manera autoritaria y burocrática. En suma el primer Papa latinoamericano y el primer jesuita, asume el desafío en medio de una profunda crisis en la vida de la Iglesia. Por ello,  actual Papa tiene una obligada vocación reformadora. Ya la elección del nombre Francisco es una poderosa señal;  San Francisco de Asís fue un revolucionario de la Iglesia en el siglo XI,  un místico en la pobreza; sus grandes aportes fueron su testimonio desde la sencillez, la humildad y acciones evangélicas concretas. En muy poco tiempo el Papa Francisco ha conquistado al mundo. Se ha convertido en uno de los personajes más influyentes y respetados a nivel internacional. Su fórmula es simple, se basa en su lenguaje directo y espontáneo, habla para ser entendido por todos.  Así como el lenguaje de los gestos como abrazar enfermos, ancianos, presos y niños.  Su testimonio de austeridad ha causado gran impacto. Su comunicación es efectiva pues se percibe a una persona que habla con la verdad y es convincente, en suma Francisco es un fenómeno mediático.

Las grandes reformas de Francisco

Para Gianluigi Nuzzi, autor de “Avarizia” que publicó documentos confidenciales comprometedores del Vaticano, fenómeno llamado Vatlileaks II, asegura que Francisco es un Papa revolucionario que quiere “acabar con los faraones del Vaticano”. ¿En qué consisten las propuestas de Francisco? Las reformas que pretende Francisco se pueden agrupar en tres apartados. Primero,  mayor apertura y comprensión de la realidad cotidiana de las personas comunes;  que la Iglesia se abra con generosidad a la cultura contemporánea y desafíos que enfrentan los hombres y las mujeres del siglo XXI. Segundo, critica al sistema económico global.  Francisco ha sido muy valiente y severo al criticar los estragos de la economía mundial, a lo largo de su pontificado ha tenido expresiones como “este sistema económico mata”, “se ha pasado de rosca” y la Iglesia tiene que estar con sus creyentes que son también ciudadanos en especial con los abandonados, los olvidados, los imperfectos y a los no creyentes. El consumismo y el modo de vida de los países industrializados, constituye una amenaza civilizatoria a la madre tierra, a la casa común como refiere Francisco en su encíclica Laudato Si. Tercero,  la reforma de la Iglesia. Francisco cuestiona la Iglesia auto referencial, critica los obispos monárquicos que se sirven de la sociedad; el Papa pide una Iglesia servidora, abierta sino que vaya a las fronteras y acompañe pastoralmente las búsqueda, las luchas y los sufrimientos de la gente. El Papa quiere una Iglesia menos clerical y propone   reformar las estructuras de una Iglesia imperial que se ha  debilitándose.  Francisco repiensa a toda la pirámide eclesial: al pontífice, a la curia, a los sínodos, a las conferencias episcopales, al papel de los fieles y las responsabilidades que se le deben confiar a las mujeres. Quiere en suma,  una Iglesia más pastoral, participativa y sinodal.

 

Francisco ante las resistencias e inercias conservadoras de la Iglesia

Francisco ante las resistencias e inercias conservadoras de la Iglesia

Francisco quiere ajustar el reloj de la iglesia a  los tiempos de la actualidad

El Papa convocó a un innovador Sínodo sobre la Familia, con metodologías, consulta y formas de discusión novedosas. El Sínodo es una asamblea de obispos de las distintas regiones del mundo, que se reúnen para deliberar un tema de interés global. A pesar de la intención  de Francisco para reconocer la complejidad social y cultural de  las familias y sus diversas mutaciones en la sociedad moderna,  no logró grandes acuerdos entre los obispos que se recluyen en las concepciones tradicionalistas de la Iglesia. Aquí el nudo fue los divorciados vueltos a casar. Sin embargo, el Francisco ha ido más lejos.

Anulación del matrimonio

Francisco, sorprendió con agilizar los trámites  de anulación del matrimonio, introducido por el Motu Proprio “Mitis Iudex Dominus Iesus “. Después de tres siglos, finalmente modificó el proceso de anulación del matrimonio, que antes era costoso, tardado y prerrogativa casi exclusiva para los sectores acomodados.   Es una iniciativa para acelerar y simplificar el procedimiento. Se trata de una de las reformas más esperadas por miles de feligreses en todo el mundo.

Perdón al aborto

Solo durante el año Jubilar centrado en la Misericordia 2016, Francisco decretó el perdón aquellas mujeres arrepentidas o que lleven una dura carga por haber abortado. Caso por caso, los sacerdotes confesores determinarán esta forma de indulto temporal. No se trata de modificar la postura de la Iglesia sobre el aborto.

 Los homosexuales

Con su declaración, “Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?”, Francisco eliminó la idea de que ser homosexual te impide ser católico, no hay ningún documento en el que estipule que por la preferencia sexual, raza o género puedas ser discriminado dentro de la iglesia. Si bien no dice nada nuevo, introduce una nueva actitud de humanista y cuestiona los numerosos estigmas con que se han conducido jerarquía y agrupaciones conservadoras.

Nuevas actitudes ante los cambios de la  cultura contemporánea

Nuevas actitudes ante los cambios de la cultura contemporánea

La revolución de la misericordia en marcha.

Francisco no pretende cambiar ni subvertir reglas teológicas o dogmas doctrinales.  El Papa argentino pide actitudes renovadas de la Iglesia, por ejemplo,  mayor pastoralidad. Una Iglesia que no se obsesione con condenar las faltas morales de la sociedad y en cambio solidarizarse con una agenda social que tenga como principio la opción por los pobres, la justicia social y los derechos humanos. ¿Pero qué obstáculos y aliados tiene Francisco?

Francisco goza de prestigio y apoyo de la prensa y grandes medios de comunicación internacionales que hasta hace poco eran críticos de la gestión de Benedicto XVI. Cuenta con la simpatía de sectores progresistas de la Iglesia, teólogos, intelectuales y grupos de mujeres que ven con agrado las reformas. Sin embargo, a Francisco se le percibe solitario y muy expuesto a los grupos conservadores enquistados en la curia que no están dispuestos a ceder para perder privilegios y posicionamiento de poder. Lo llaman “el papa argentino” para desacreditarlo, para remarcar una supuesta distancia cultural e ideológica.  Del colegio de cardenales han surgido figuras antagónicas como el norteamericano Raymond Leo Burke  y  Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe,  quienes lo han desafiado. Libros ofensivos como el de Antonio Socci, “Francisco no es”, quien descalifica la legitimidad del último cónclave por supuestas faltas a  procedimientos. El Papa ha sufrido sabotajes y deslealtades. La filtración de un borrador final de su encíclica Laudato Si que alertó al lobbie petrolero; la filtración de documentos financieros confidenciales que revelan corrupción en la actual curia y rumores sobre un supuesto tumor cerebral. En suma, estos sectores de la curia quieren que el Papa reine pero no gobierne ni reforma la Iglesia.

Francisco no es un bolchevique de la fe. Ni un Che Guevara en la toma de la Bastilla. Quizá la metáfora de revolucionario sea abusiva. Pero Bergoglio se ha atrevido a promover importantes cambios en la Iglesia milenaria y reacia a los cambios. Probablemente Francisco, cercano a los 80 años,  ha despertado demasiadas expectativas de las pueda cumplir pero se le percibe empeño por las reformas; quizá la mayor debilidad de Francisco es que su revolución es de arriba hacia abajo y debe contar con el apoyo de las Iglesias locales y de episcopados. Ese es uno de los grandes desafíos, poco observado, de su visita a México