Archive for 24 noviembre 2011

El cardenal Norberto Rivera contra el IFE

noviembre 24, 2011
El cardenal Norberto Rivera contra el IFE
Bernardo Barranco V.

El editorial del pasado domingo de Desde la Fe, semanario de la arquidiócesis de México, arremetió con rudeza contra el Instituto Federal Electoral (IFE). Le cuestionó su aporte cada vez más debilitado a la democracia electoral; le reclamó burocratización, los altos costos y salarios tanto del instituto como de funcionarios y, sobre todo, se lamentó de que el IFE se haya partidizado al extremo de quedar a merced de los intereses político-partidarios.

En el editorial, Desde la Fe indica: No podemos dejar de señalar que el IFE se ha convertido en una enorme burocracia que, comenzando por los ciudadanos consejeros, requiere de inmensos recursos. Con cierto oportunismo, la arquidiócesis se hace eco de un creciente malestar de la población ante la clase política y ante sus excesos, que indudablemente tienen efectos en instituciones como el IFE. Sin embargo, culpa a los consejeros como si éstos fueran responsables del deterioro general de la democracia electoral, de las  reformas defectuosas y supuestas aplicaciones arbitrarias de la ley. La arquidiócesis parece fabricar réplicas sísmicas cuyo epicentro se ha desatado en diferentes medios electrónicos. Sin embargo, Desde la Fe no propone alternativas. Critica de manera demoledora y contundente, pero no ofrece sino ahondar el descrédito de una institución clave en la sacudida transición que nuestro país ha optado. Parece apenas descubrir los altos salarios de los funcionarios, cuando este acuerdo está motivado desde hace más de 15 años, pero en realidad arremete contra una institución cada vez más dispuesta a aplicar la normatividad electoral a la continua tentación política de la Iglesia.

De inmediato los consejeros electorales han revirado. Las críticas publicadas –dicen– carecen de sustento, no son constructivas y sólo pretenden desacreditar la imagen del IFE con un fin perverso, subrayó con esta fuerte expresión el consejero Baños. En Radio Fórmula, agregó que en la arquidiócesis de la ciudad de México no quieren reconocer que no les corresponde meterse en los temas electorales; ellos tienen una misión fundamental que cumplir y eso tiene que ver con los asuntos de la moral. Aseguró que es recomendable que los religiosos ejerzan en materia política los derechos con los que legalmente cuentan y están reconocidos en la Constitución.


El semanario Desde la Fe asume una posición que ha repetido continuamente el propio cardenal Norberto Rivera, que es el desacato a la autoridad cuando ésta a su juicio se desvía. Algo así como un clerical al diablo con las instituciones, exaltando la objeción de conciencia. Sin embargo, la Iglesia históricamente, a pesar de tener contradicciones con los sistemas políticos, tiende al respeto y obligación de las leyes y la normatividad. La realpolitik que impulsó el cardenal Agustino Casaroli durante la guerra fría es ejemplo de respeto, a pesar de las divergencias, al orden social establecido.

El cardenal Rivera muestra una vez más su actitud teocrática. Es decir,  la supremacía de los principios religiosos sobre los políticos. En otros momentos nos ha regalado perlas al anteponer la ley divina sobre el orden secular realmente existente. Las certezas absolutas del cardenal se llaman, en sociología política de la religión: catolicismo intransigente.

En el ámbito político la Iglesia se siente fortalecida. La visita del papa Benedicto XVI en la primavera del año próximo, en pleno proceso electoral, así como la pleitesía que le rinden los políticos encumbrados, encabezados por el propio Presidente de la República, propician la soberbia clerical, que, lejos de asumir los justos reclamos de la sociedad, la jerarquía católica aprovecha para insertar sus reivindicaciones e intereses. ¿Cuáles son sus intereses? Desde hace mucho un sector del clero pretende plena participación político-partidaria incluso en procesos electorales que tanto la Constitución, como el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales y la ley de asociaciones religiosas y culto público le prohíben de manera explícita y tajante.

A riesgo de ser reiterativos, por ello debemos reivindicar el carácter laico del Estado. Sin laicidad no hay libertad religiosa de las propias iglesias ni del Estado. Sin laicidad no hay democracia, porque el Estado laico permite a cualquier iglesia defender y sostener hasta con pasión sus posturas; sin embargo, el Estado laico no puede resistir ni tolerar la amenaza ni la deconstrucción de sus fundamentos, basados en el respeto a la pluralidad, en la tolerancia y la equidad, especialmente a las instituciones. Un sector de la jerarquía, ante el proceso electoral en puerta, amenaza con desatar sus intereses y pasiones.

La Jornada, miércoles 23 de noviembre de 2011

Baja en catolicismo impulsa viaje de Benedicto XVI a México: analista. Con Denise Maerker

noviembre 12, 2011

Baja en catolicismo impulsa viaje de Benedicto XVI a México: analista. Con Denise Maerker
9 de Noviembre, 2011

Ante el anuncio de Roma de la próxima visita del Papa Benedicto XVI a México, la periodista Denise Maerker, buscó las razones de fondo.  Entrevistó al especialista en religión, Bernardo Barranco, quien indicó que la iglesia católica en nuestro país, ha venido perdiendo fieles y necesita una reestructura pastoral: Ésta “va en picada y es una picada que no parece detenerse, que cada vez se está ahondando y que la iglesia tiene que hacer muchas cosas entre ellas la promoción y la presencia para poder revertirlo”.


El especialista en religión, Bernardo Barranco, indicó que entre los motivos importantes que impulsan la visita del Papa Benedicto XVI a nuestro país, está la baja estrepitosa de católicos que reveló el censo 2010, tanto en Brasil como en México, al registrar una caída de 68 y 83%, respectivamente. No es casual también, que el paap anunció que irá a Basil en 3013 para la Jornadamundial de la juventud a celebrarse en Río de Janeiro.

Y es que ambos países ocupan el primer y segundo lugar con mayor católicos en el mundo, son una especie de la reserva ecológica de católicos frente a un evidente decline internacional. Tal aseveración fue confirmada por Maerker, quien indicó el acenso de evangélicos y  el desplome católicos en la región centroamericana.

En ese sentido, observar esta caída en el número de fieles en la región, comienzan a prenderse focos rojos en el Vaticano, de manera que la visita del Pontífice será para “animar la catolicidad que se está cayendo en pedazos”, comentó el experto. Sin embargo, queda la duda si las visitas resolverán esta tendencia. Por supuesto que no, ya que son problemas más profundos y responden a un estancamiento pastoral de la Iglesia católica en la región.

Asimismo, en entrevista con Denise Maerker, Bernardo Barranco, señaló también una reconfiguración religiosa, al darse un crecimiento en el número de ateos pero particularmente de grupos evangélicos pentecostales y neopentecostales.


El Papa se ha dado cuenta que centrarse demasiado en Europa  está arrojando saldos negativos, dijo, Benedicto XVI se ha centrado prioritariamente en Europa, relegado   los países de América Latina en donde registra el mayor número de seguidores.

En el ámbito local, otro de los aspectos, señaló, es el cambio que se ha dado en las interlocuciones, ente la Iglesia mexicana y Roma. Ya  en 2009 se habló mucho de una visita del Papa a México para el encuentro mundial de familias, su interlocutor en ese momento era un “desgastado” Norberto Rivera, envuelto en numerosos escándalos como el de encubrimiento a sacerdotes pederastras; y en cierta forma su cercanía con Marcial Maciel.
El Papa declinó la visita, decisión acertada pues es el 2010 soportó la cadena de escándalos mediáticos por abusos sexuales.
Mientras que en la actualidad el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y presidente de la Conferencia  Episcopal Lationamericana (CELA), Carlos Aguiar Retes,  es actualmente el hombre fuerte de la iglesia que posibilita este encuentro. Y un diálogo más fluido con Roma.

A pregunta expresa sobre qué podría detener éxodo de los católicos a los grupos cristianos, Bernardo Barranco, respondió que se necesita de una reestructura pastoral de la iglesia, ya que ésta “va en picada y es una picada que no parece detenerse, que cada vez se está ahondando y que la iglesia tiene que hacer muchas cosas entre ellas la promoción y la presencia para poder revertirlo”.

Radio Fórmula, Atando Cabos, 9 de noviembre de 2011

Escuchar


Denise Maerker entrevista a Bernardo Barranco. Baja en catolicismo impulsa viaje de Benedicto XVI a México

Ver


Baja en catolicismo impulsa viaje de Benedicto XVI a México: analista Bernardo Barranco en entrevista con Denise Maerker

Papa Ratzinger: bajo la lupa

noviembre 9, 2011
Papa Ratzinger: bajo la lupa
Bernardo Barranco V.

Los vaticanistas Andrea Tornielli y Paolo Rodari publicaron en Roma, en agosto de 2010, el libro Attacco a Ratzinger. Accuse e scandali, profezie e complotti contro Benedetto XVI, que editorial Planeta tradujo con un nuevo título que resume la actitud de los autores: En defensa del Papa. En poco menos de 400 páginas, los vaticanistas abordan los principales episodios críticos del pontificado de Benedicto XVI. Desde su cátedra en la Universidad de Ratisbona, donde lamenta la violencia genética del Islam; el perdón a los obispos lefebvrianos que termina abortando; la crisis diplomática con los países europeos por las declaraciones del Papa sobre el preservativo en su primer viaje a África; el terrible manejo de los abominables casos de pedofilia, el tratamiento del caso Maciel y del cardenal austriaco Groër, abusador de seminaristas, o la reinterpretación de las profecías marianas de Fátima y Civitavecchia. Aunque en la introducción los autores tratan de deslindarse del enfoque del complot internacional por odio contra el papa Ratzinger, ése es el centro de la defensa de un pontífice contestado y golpeado duramente por la opinión pública mundial y por los polos progresistas y ultraconservadores de la propia Iglesia.

En el libro se narran periodísticamente las denuncias, los escándalos, conspiraciones y profecías contra Benedicto XVI. Más que análisis o enfoques sociológicos sobre las desventuras del Papa, Rodari y Tornielli narran sistemáticamente los episodios. Los autores se preguntan por qué se ha querido anestesiar el mensaje de Benedicto XVI, tachándolo de Papa retrógrado. Sin embargo, dicen los autores en la introducción, se olvidan sus esfuerzos en grandes temas como la pobreza, la globalización o la familia. Así como sus duras palabras contra el capitalismo salvaje o la invitación a la caridad y la fraternidad. ¿Se puede afirmar que existe una estrategia orquestada detrás de cada uno de estos ataques? ¿O más bien es consecuencia de una ausencia de dirección y de estrategia comunicativa de la gente más próxima al pontífice? ¿Este ataque tiene su origen sólo fuera de la Iglesia o nace también en el interior de los ambientes eclesiales? Ante el mundo entero, especialmente el año 2010, la Iglesia ha ido de un escándalo a otro, destacando los casos de pederastia que han llenado las páginas de los principales periódicos de todo el mundo. Los autores tienen un punto de partida que no lo reconocen abiertamente : hay una estrategia para lanzar el mayor descrédito a la Iglesia y el papado en particular. El objetivo, dentro y fuera de los círculos de la Iglesia, parece ser sólo Joseph Ratzinger, a quien no perdonan ser la mayor tutela de la fe y la tradición. Así, el libro tiene un guión, que analiza las diferentes tormentas en tres instancias: a) los errores de comunicación de la Santa Sede; b) la agresiva prensa secular que está permanentemente a la caza de los errores del pontificado, y c) el papel esencial de los católicos hostiles a Benedicto XVI que hacen coro y hasta apoyan las agresiones. Criticar el manejo mediático y las torpezas de la oficina de prensa de la Santa Sede es poco ético por parte del vaticanista Andrea Tornielli, ya que insistentemente se ha rumorado en los pasillos de Roma que él precisamente ocuparía la plaza del atormentado jesuita Federico Lombardi.

El libro no aporta nada nuevo ni tiene una verdadera defensa de un pontificado zarandeado por su terquedad de enarbolar un absolutismo ético y teológico frente a un mundo que cambia y que rebasa vertiginosamente las verdades adquiridas. El libro también responde a una serie de textos críticos e investigaciones documentales que ponen en evidencia la grave crisis por la que atraviesa la estructura y la cúpula vaticana. Traemos a colación el estupendo trabajo de Jason Berry, Render unto Rome, que hace unos meses fue publicado en Nueva York por Crown Publishers, en torno a los escándalos de abuso sexual y su impacto demoledor en las diócesis estadunidenses. El autor rastrea la utilización de recursos financieros para la indemnización de las víctimas, permite a Berry descubrir los mecanismos, la riqueza y la manera en que se administran los recursos en la Iglesia católica. La exposición es detallada y consistente. El resultado de la investigación descansa en 639 citas documentales y testimonios. El libro describe el funcionamiento legal y financiero de los fondos de la Iglesia, en Estados Unidos y la Santa Sede; se pone de manifiesto la evidente opacidad de la jerarquía católica para el manejo del dinero, en especial de los donativos. Devela altos niveles de corrupción, especialmente en las altas esferas de la curia romana.

Sobre las finanzas del Vaticano, el libro detalla las diferencias entre los órganos que manejan recursos financieros en la Santa Sede. La administración de la Santa Sede como gobierno, la IOR y el Óbolo de San Pedro, donaciones de diferentes Iglesias locales del mundo que ayudan a sostenimiento de todo el aparato Vaticano. Tan solo a nivel cultural y artístico, el patrimonio de la Iglesia es incalculable.

La Santa Sede emite una declaración financiera cada mes de julio, sin embargo, no es una imagen clara de los bienes y el valor del conjunto de sus transacciones. Hasta hace poco nadie regulaba los flujos financieros del Vaticano por lo que insistentemente hay sospecha de lavado y evasión de impuestos. En síntesis el autor documenta el manejo opaco de las diversas fuentes, inversiones y transacciones de los dineros del Vaticano en su doble condición: la de ser un Estado y al mismo tiempo  ser Iglesia, es decir, la cabeza espiritual y estructural de una comunidad religiosa  de más de mil millones de fieles en todo el mundo.

El libro relata en particular la actuación corrosiva de Marcial Maciel, fundador de los legionarios de Cristo, quien además de ser un excepcional recaudador de fondos fue un gran corruptor de la curia para convertirla en cómplice y principal encubridora. Documenta negocios encubiertos de familiares cercanos a Angelo Sodano, secretario de Estado de Juan Pablo II, y la propia Iglesia. Fraudes detectados por la FBI. Por supuesto, Jason Berry también documenta la entrada en escena de Maciel, el señor de la prosperidad, quien desde 1947, cuando pretendió conocer al papa Pío XII, Marcial Maciel irrumpe en Roma con una actitud corruptora; llegó con un sobre de 10 mil dólares, una fortuna para la época, para poder acceder al pontífice. El dictamen es claro: la crisis del caso Maciel es al mismo tiempo la crisis de la propia curia romana. Por ello su solución se ha venido dosificando casi por goteo. Porque el actuar de los legionarios, en particular de Maciel, se hace con prácticas de corrupción, ocultamiento y complicidad delictuosa con actores centrales de la cúpula del Vaticano, al que por cierto no escapa el propio Benedicto XVI.

Dos lecturas del Vaticano; dos posturas político religiosas en juego y dos narrativas periodísticas.

La Jornada, miércoles 7 de noviembre de 2011

Carlos Aguiar Retes

noviembre 3, 2011

Carlos Aguiar Retes

Bernardo Barranco

  • 2011-11-03•Acentos

Hace unas semanas, se dio a conocer la primera carta pastoral de monseñor Carlos Aguiar Retes, arzobispo de la arquidiócesis de Tlalnepantla. Territorio eclesiástico inmenso con más de dos millones de personas de las cuales 85% se declaran católicas, según el último censo.

La arquidiócesis colinda con la metropolitana de la ciudad de México, ahí y en contraste se sufre un proceso inverso, los católicos van en picada: el propio censo de 2010, revela en el DF el porcentaje llega a 82%; es decir, cayó el porcentaje de católicos 8% en una década ya que en 2000 era de 90.4%.

Carlos Aguiar Retes es probablemente uno de los actores eclesiásticos con mayor influencia, hoy, en la Iglesia católica. Es el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM)y por si fuera poco, también es presidente de la Conferencia Episcopal Latinoamericana (CELAM) con sede en Bogotá, Colombia. Además, desde el 8 de marzo de 2007, Benedicto XVI, lo nombró miembro del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso. Ante los cambios que se darán próximamente con la renuncia, por edad del cardenal Juan Sandoval, el arzobispo Carlos Aguiar es un candidato natural no sólo a ocupar la arquidiócesis de Guadalajara sino a ostentar el birrete cardenalicio.

En la carta pastoral hay planteamientos interesantes y otros de contraste. Con tono crítico habla de un “México Roto”, con la violencia y la inseguridad vivimos un México que ha venido perdiendo rumbo. Uno de los párrafos más agudos de la carta, Carlos Aguiar Retes sostiene lo siguiente: “En el orden político nacional, no es ningún secreto que nuestra democracia al mantenerse principalmente formal no ha logrado consolidarse y mantiene latente la tentación de la regresión autoritaria aun por la vía electoral”. El texto afirma que hay una crisis de legalidad, una crisis de moralidad y por tanto debilitamiento de los tejidos sociales. En ese sentido Monseñor Carlos Aguiar, invita en su carta a reafirmar los valores en mundo que ha cambiado de época y a sostener la familia como núcleo básico de la sociedad. Frente a la secularización y la pérdida de creencias, Aguiar sostiene que “Una sociedad que reconoce a Dios y mantiene sus valores es una sociedad que se humaniza; se humaniza la persona y se humaniza la comunidad.”

El arzobispo de Tlalnepanta tiene 61 años, nació en Tepic. Para el promedio de edad en el episcopado mexicano, es un obispo relativamente joven. Ingresa al seminario siendo casi un niño. De naturaleza reservada y hasta tímida, Aguiar tiene una cabeza pensante a diferencia de la mayoría de los obispos en el país. Se especializó en sagradas escrituras en el Pío Latino en Roma y en Jerusalén. Tiene un doctorado en Biblia en la Universidad Gregoriana de Roma, sin duda el obispo es una persona culta.

Políticamente es moderado. Seguramente jugará un papel preponderante durante el proceso electorales de 2012. Mantiene una cercanía con Enrique Peña Nieto, recordemos que encabezó la comitiva de obispos que acompañaron al entonces mandatario mexiquense a Roma para presentarle al Papa, su novia Angélica Rivera. Sin embargo, también guarda una amistad franca con Josefina Vázquez Mota y con muchos panistas. Si bien mantiene la convicción de la laicidad y de la separación Iglesas/Estado; Aguiar ha venido insistiendo desde hace tiempo en nuevas reformas constitucionales que garanticen plenamente la libertad religiosa.
“Actualmente, la Constitución sólo garantiza la libertad de creencia y de culto; esto es, que cada quien pueda creer en lo que mejor le plazca y realizar el culto convenido. Pero esto es apenas una pequeña parte de la verdadera libertad religiosa. De manera que hablamos de un asunto de leyes, y las leyes dependen del Legislativo. Por eso son más importantes las relaciones con el Congreso que con el Ejecutivo” (Proceso, núm. 1574, noviembre 2006).

Carlos Aguiar es un obispo moderado, su perspectiva referencial está en la Doctrina social de la Iglesia, más cerca de la democracia cristiana moderna. Sin embargo sus detractores obispos conservadores y yunquistas de la ultraderecha, le tachan de simpatizador de la teología de la Liberación.

El arzobispo Aguiar Retes, es sensible a los cambios en la cultura e invita a la propia Iglesia adaptarse a las novedades, así lo plasma es su carta pastoral. Siguiendo la Conferencia latinoamericana de obispos en Aparecida, 2007, afirma que se no sólo se vive una época de cambios sino un cambio de época. Sin embargo, mantiene la dualidad estructural de la doctrina católica dictada por Benedicto XVI; hay que cambiar pero se afirma la familia tradicional, hay que abrirse  pero se relega el papel de la mujer en la Iglesia. Hay mirar con apertura a la cultura pero se rechazan las nuevas formas de pareja, se refuta la homosexualidad a no ser que sea casta; y se defiende a ultranza la cultura de la vida desde la concepción hasta la muerte natural. Cambiar para que todo siga igual .

Milenio estado de México, jueves 3 de noviembre de 2011