La Cruzada de Calderón y sus ligas con la secta Casa sobre la Roca

 

La Cruzada de Calderón y sus ligas con la secta Casa sobre la Roca


Por Arturo Rodríguez García (Proceso)

MÉXICO, D.F. (apro).- La guerra contra el narcotráfico, lanzada por el presidente Felipe Calderón, se basa en una concepción religiosa, en la que ha jugado un papel central la secta conocida como Casa sobre la Roca (CSR), cuyo dirigente, Alejandro Orozco Rubio, es funcionario federal y su esposa, Rosa María de la Garza, es diputada federal del PAN.

A partir de ese planteamiento, el periodista Rodolfo Montes escribió el libro La cruzada de Calderón, en el que se dan a conocer diferentes hechos en los que la política pública en materia antidrogas está sustentada en valores religiosos, enarbolados por el Ejecutivo mexicano a partir de su formación católica, primero, y evangélica después.

Las revelaciones del libro, que la editorial Random House Mondadori acaba de poner en circulación a través de su sello Grijalbo, conducen de la aproximación de la CSR a la pareja presidencial, al dominio que la secta ha establecido en diferentes políticas públicas, con una visión cristocéntrica que influyó en la guerra contra el narco lanzada por Calderón a finales de 2006.

Calderón, cuyas convicciones religiosas expuestas en público son recogidas por el autor, ha tenido diferentes expresiones en que se compara con personajes bíblicos, inclusive Jesús.

Sin embargo, un episodio poco conocido es el que, días antes de tomar posesión como presidente de México, Calderón Hinojosa se comparó con David, que enfrentó a “un verdadero Goliat”, en referencia a Andrés Manuel López Obrador.

De hecho, uno de los aspectos trascendentales del libro-reportaje realizado por Rodolfo Montes es el que pone en tela de juicio la doctrina religiosa que profesa el presidente.

En el capítulo 2, el autor presenta diferentes testimonios a propósito del enfriamiento de la práctica católica de Felipe Calderón y de su eventual conversión, pues aparentemente habría abrazado la religión evangélica.

Aunque Montes deja claro que no existe una confirmación de esa mudanza religiosa, lo cierto es que el tema ha resultado candente, pues se trataría del primer presidente evangélico en México.

Sin embargo, el periodista aclara que la relación de Calderón, y en especial de Margarita Zavala con las iglesias evangélicas, atiende más a una alianza política que a un cambio de religión.

Una introducción del experto en asuntos religiosos, Bernardo Barranco, permite conocer “el nuevo mapa religioso de México” que, a lo largo del libro, se va complementando con entrevistas a otros expertos, como Roberto Plancarte y Adoniram Gaxiola, quienes abundan sobre el papel de esa secta, así como de la situación de las iglesias evangélicas en el país.

A través de numerosas entrevistas realizadas por el autor con miembros de la CSR, se establece que Felipe Calderón no participó una o dos veces en actos y convenciones organizados por la secta, sino que su presencia era frecuente, inclusive, en las convenciones internacionales del G-12, uno de los mecanismos de organización de redes de la CSR.

Detrás de la “guerra”

En los 11 capítulos de La cruzada de Calderón, Rodolfo Montes recupera expresiones confesionales del mandatario respecto de la guerra contra el narco.

El 26 de junio de 2009, Montes recuerda que Calderón hizo una referencia a la muerte del llamado “Rey del Pop”, Michael Jackson, que por esos días, en las primeras versiones, se atribuía a un presunto consumo excesivo de drogas. Ese día, Calderón presentó avances del programa Nueva Vida, un proyecto de combate a las adicciones que fue financiado con el dinero incautado a Zhenli Ye Gon.

Cita a Calderón:

“Los jóvenes que por sus condiciones sociales, familiares, educativas, por falta de oportunidades, tienen pocos asideros trascendentales, que tienen poco en que creer, que no creen en la familia, que no tuvieron; que no creen en la economía o en la escuela, que no creen en Dios porque no lo conocen. Esta falta de asideros trascendentales hace, precisamente, un caldo de cultivo para quienes usan y abusan de este vacío espiritual y existencial de nuestro tiempo”.

Con esa y otras citas directas, Montes establece que Calderón ha dado “pinceladas” de su combate cristiano a las adicciones.

Inclusive, el nombre del programa, “Nueva Vida”, tiene reminiscencias religiosas, ya que luego de realizar una serie de entrevistas, entre otras con el secretario técnico del Consejo Nacional contra las Adicciones, Carlos José Rodríguez Ajenjo, éste confirmó que la elaboración del programa fue de Alejandro Lucas Orozco Rubio, el patriarca de la CSR.

Sin embargo, las revelaciones de Montes van más allá. El diseño del programa incluye entre sus materiales didácticos una Guía para el promotor de Nueva Vida, manual que reproduce de manera textual diversos planteamientos confesionales de Orozco Rubio en sus libros Cómo limón en la herida y Bartimeo, publicados por Grupo Editorial Diamante que dirige Carlos Cuauhtémoc Sánchez, y Grupo Nelson, respectivamente.

La influencia política de CSR es abordada por el autor, al referir que actualmente Orozco Rubio se dedica a integrar una serie de redes desde el Instituto Nacional de los Adultos Mayores, con un modelo semejante al de la estructura religiosa de CSR, los llamados G-12.

David y Goliat

El 3 de noviembre de 2006, Calderón y su esposa asistieron a un acto de la CSR, celebrado en el Centro Banamex. Aunque la CSR se mantiene como una asociación civil, no sujeta a los controles de la Subsecretaría de Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación –como han acusado diferentes líderes religiosos–, el propio presidente sabe que el registro es un engaño.

Ese día, Calderón ingresó a la reunión de la CSR, donde fue recibido con oraciones y un cántico, del que Montes da cuenta:

“Venimos unidos a ti, Señor, a pedir por una nueva opción, para clamar por nuestra nación. Venimos dispuestos con una razón, llevamos puesto un solo corazón. Nos humillamos ante ti, Señor. Y nos postramos ante ti, nuestro Dios, para clamar por México, México, escucha hoy nuestra oración, es un clamor por nuestra Nación”.

El rítmico cántico se reproducía mientras se proyectaban imágenes de la bandera nacional y fotografías de zonas arqueológicas.

Orozco Rubio dirigió un mensaje a Calderón en el que le mencionaba que había estado orando por él y que le quería leer un verso bíblico: “Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida”.

Ovaciones, gritos, aplausos… Orozco entonces se dirige al presidente electo, sentado a su diestra.

De la redacción de Rodolfo Montes:

Orozco retoma la lectura de la Biblia. “Como estuve con Moisés, estaré contigo, no te dejaré ni te desampararé”. El público vuelve a interrumpir a su pastor con un gran aplauso; él permite la pausa y continúa: en el verso 6 dice: “Esfuérzate y sé valiente”. Mira qué hermosa es la palabra de Dios, que siempre tiene una revelación para nuestra vida –explica Orozco. Mira cómo sigue diciendo en el mismo verso 6: “Tú repartirás a este pueblo la tierra que juré darles a sus padres”.

Calderón responde agradeciendo a quienes “oraron, lloraron, y su oración fue una fuerza poderosa, incontenible, que hizo posible ocurrieran cosas que parecían imposibles”.

Entonces viene la comparación con David y su adversario, Goliat:

“Yo tenía un adversario (AMLO) muy poderoso; durante varios años pareció invencible, es más, él se había llegado a considerar indestructible, y al parecer lo era en ese momento, y para mí, cuando toda esta historia empezó, muy al principio, parecía imposible no sólo ganar la Presidencia de la República, sino incluso ser candidato de mi propio partido”, admitió Calderón. (Haiga sido como haiga sido -PoKama)

A continuación, el hoy presidente de México refiere que en las reuniones que sostuvo con Alejandro Orozco durante la campaña, éste le hizo ver el pasaje de David y Goliat.

“Hablaba del pasaje de David frente a Goliat, y decía: Si tú lanzas la roca con tu honda pero piensas que sólo la fuerza de tu mano es la que va a derribar a Goliat, es evidente que Goliat no va a caer. Lo que hizo David fue saber que no era la fuerza de su mano la que lanzaba la roca, sino que era la fuerza de la voluntad de Dios la que la lanzaba. Entonces, al tomar las decisiones, supe que no podía ser sólo la fuerza de mi mano la que lanzara la roca, que tenía que ser una fuerza mucho muy superior a la mía, la fuerza del que todo lo puede”.

Más adelante, Calderón declara:

“Yo no hubiese sido presidente de México, yo no hubiese ganado esta elección, si Dios no lo hubiese querido, y dios lo quiso”. (La mano de dios movio al Tribunal Electoral, Hildebrando hacking, La Gordillo, gobernadores priistas, perredistas chuchos, etc. ¡El dios dinero es todopoderoso, de eso no cabe duda! -PoKaMa-)

Conforme a la narración de Montes, a partir de ese momento, Calderón empezó a esbozar lo que sería su lucha contra el narco, pues en el resto de la prédica se refirió a que tendría enemigos muy poderosos por vencer, habló de los narcotraficantes, de la corrupción y de que México se encontraba en peligro y amenazado, por lo que solicita a su audiencia sus oraciones y la conmina, retomando la lectura bíblica de Alejandro Orozco, a lo siguiente:

“Vamos a hacer un trato: Ustedes se esfuerzan y son valientes como ciudadanos y yo me voy a esforzar y ser valiente como presidente”.

Revista Proceso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: