Archive for 31 diciembre 2015

Francisco en México y la dimensión política

diciembre 31, 2015

 

papa en México

Francisco en México y la dimensión política
Por Bernardo Barranco V.

La Jornada, miércoles 16 de diciembre de 2015
Definida la agenda de la visita de Francisco a México, queda la impresión de que el acento de sus mensajes será social. Las ciudades que recorrerá ya indican los temas que abordará. En la Basílica enfocará el sustrato católico del culto guadalupano como lugar de encuentro entre diferentes culturas que forjaron la identidad mexicana. En San Cristóbal de Las Casas, el reconocimiento de los derechos de los indígenas es una cuestión obligada que dará seguimiento a la prédica de Juan Pablo II. Ahí está la controversia por los diáconos indígenas casados, impulsados tanto por Samuel Ruiz como por Felipe Arizmendi iniciativa que lamentablemente fue inhibida por la curia romana con argumentos timoratos que mostraban el profundo desconocimiento de las raíces indígenas. Y, por supuesto, Ciudad Juárez, donde Francisco desplegará uno de sus planteamientos más críticos en torno a la modernidad: la migración, los indocumentados y el drama del tráfico de personas. Tanto el presidente Peña en Twitter como el embajador de México ante la Santa Sede, Mariano Palacios Alcocer, adelantan la dimensión social de la visita del Papa. Alcocer es explícito al afirmar: “Francisco tiene una agenda social muy cercana a las preocupaciones mayoritarias del pueblo y un discurso muy claro sobre temas como los migrantes, los pobres, marginados, indígenas, mujeres, enfermos, en contra del armamentismo y a favor de la dignidad humana”.

Ante el oportunismo político de miembros del Poder Legislativo, especialmente del PAN, finalmente se impuso la cordura. Estos se atropellaron para invitar al pontífice para que emitiera un mensaje ante los senadores y diputados. Tuvieron un repentino e impetuoso soplo de fe que los propios obispos tuvieron que moderar. Tanto Eugenio Lira Rugarcía, secretario general de la CEM, como recientemente el cardenal de Morelia, Alberto Suárez Inda, argumentaron que la iniciativa legislativa quedó descartada, ya que aun cuando lo hizo en Estados Unidos, si lo hace en México todos los países van a querer lo mismo y no quiere que se convierta en una tradición. En realidad el papa Francisco está bien informado del nivel de descrédito de la clase política que busca colgarse de figuras éticas emblemáticas para legitimarse. Es claro que Francisco es reacio a las presiones de los círculos de poder, se ha reservado el derecho y la libertad para manejar su agenda de visitas hasta el último momento. También es evidente que el pontífice argentino es renuente a que su imagen sea usada o manipulada para avalar o certificar indirectamente algún grupo político de poder.

¿Cómo apovecharán los reflectores para sus ambiciones políticas?

¿Aprovecharán los reflectores con el papa para sus ambiciones políticas?

En otras entregas he manifestado mi preocupación por las actitudes regresivas y pragmáticas de la clase política que busca un falso posicionamiento social manipulando lo religioso como vehículo de identificación popular. La clase política en el último lustro no sólo ha dado señales de reconfesionalizarse, sino que constituye una seria amenaza al carácter laico del Estado, contraviniendo la compleja laicidad que el país ha construido, vulnerando una larga historia de separación de poderes entre las iglesias y el Estado. La devaluada clase política mexicana busca, como en la Edad Media, encontrar legitimad divina y cobijarse bajo la popularidad de Francisco.

Tampoco debemos idealizar al pontífice. Jorge Mario Bergoglio, como sus predecesores, busca fortalecer la agenda y la presencia de su Iglesia local en términos sociales, políticos y religiosos. En sus recorridos y convocatorias masivas, intentará posicionar a la Iglesia católica; en sus 13 intervenciones públicas entre homilías, salutaciones o discursos, el Papa perseguirá vigorizar un episcopado medroso. El cuerpo eclesial está demasiado mimetizado con la cultura política y muy sometido al poder del Estado. Francisco buscará sacudirlo e inyectar pastoralidad y celo misionero. Sin embargo, también apoyará su plataforma política. No es casual que visite entidades en que figuran claros precandidatos presidenciales. Manuel Velasco, gobernador de Chiapas, quien acaba de regresar de Roma muy dispuesto a seguirse fotografiando con el papa Francisco, encontrará en el evento sobre la familia en el estadio de los Jaguares, montado por Televisa, el foro idóneo para identificarse con el popular pontífice. En la capital del país, Miguel Ángel Mancera tendrá una oportunidad de exhibirse junto a Francisco; no sólo le entregará las llaves de la ciudad, sino que le mostrará una réplica de la Capilla Sixtina que se montará en el Zócalo. Y la magna misa en Ecatepec, el municipio más poblado de toda América, será la oportunidad del gobernador Eruviel Ávila para no quedar atrás. Si Andrés Manuel López Obrador ya fue al Vaticano para expresar su simpatía al pontífice en una audiencia pública, en esta lógica, si me apuran, hasta podría anotar a Silvano Aureoles, gobernador de Michoacán.

Alberto Athie ¿Francisco tendrá la sensibibilidad para atender y alentar a víctimas?

Alberto Athie ¿Francisco tendrá la sensibibilidad para atender y alentar a víctimas?

Uno de los vacíos y silencios hasta ahora en la agenda es el contacto con las víctimas de pederastia, en especial con las del depredador Marcial Maciel. El tema ha rebasado la frontera religiosa y se ha convertido en una cuestión de política pública. Hay demasiados actores involucrados en la protección de los abusos sexuales, que van desde empresarios hasta políticos, funcionarios y medios masivos de comunicación. Será importante medir la sensibilidad de Francisco ante este hecho lacerante, en el que el episcopado ha guardado silencio institucional porque nunca se ha pronunciado como tal. Los organizadores deberán evitar cometer el mismo error que perpetró Benedicto XVI al ignorar a las víctimas, cuando el pontífice alemán se reunía en cada uno de sus viajes con decenas de víctimas de abuso por el clero católico. Y el caso de los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, quienes buscan un encuentro y aliento de Francisco. También salta en la memoria el caso de Javier Sicilia, quien quería presentar al Papa en 2012 la situación de violencia del país y finalmente lo embaucaron, pues lo hicieron viajar a Roma mientras Ratzinger se trasladaba a México, para ofrecerle una entrevista en la curia con un funcionario menor. Hay mucho en juego en la visita de Francisco y será interesante no sólo analizar sus disertaciones y gestos, así como la recepción y comportamiento de la sociedad mexicana.

Anuncios

La doble huella de Enrique Maza

diciembre 30, 2015

E24121501.JPG MÉXICO, D.F., Journalist-Periodista.- El periodista, poeta, sacerdote jesuita y fundador de la revista Proceso, Enrique Maza, falleció la noche del miércoles 23 de diciembre de 2015 a los 86 años de edad. La "Revista Proceso", donde fue directivo, informó de su fallecimiento en su sitio web. Foto: Archivo Agencia EL UNIVERSAL/ RDB.

La doble huella de Enrique Maza

Bernardo Barranco V.

¿Existe el Diablo, don Enrique?, estábamos al aire en las frecuencias de Radio Red; me contestó: “el diablo es hoy la injusticia social, el diablo es el mal de la corrupción, el maligno está representado por las perversidades del sistema que aplasta a los débiles y excluye a los desamparados… ese es el rostro actual del demonio” Enrique Maza comentaba en mi programa Religiones del Mundo, su último libro El Diablo. Delgado, elegante barba blanca, con una mirada muy viva enmarcada por sus lentes y muy poco cabello los distinguían como un intelectual. Crítico de los abusos del poder con las agudas herramientas que su formación sacerdotal le habían otorgado. Manejaba con prestancia la filosofía, la ética y la teología por lo que sus comentarios eran profundos y devastadores. Ese fue don Enrique Maza, periodista, sacerdote jesuita y fundador de la revista Proceso, quien falleció la noche del miércoles 23 de diciembre de 2015 a la edad de 86 años de edad.

Enrique Maza García nació en El Paso, Texas, en 1929, en plena guerra cristera su familia emigra de los Altos. Casi niño, a los 16 años ingresa a la compañía de Jesús para ser uno de los muchos jesuitas que vive a fondo las renovaciones conciliares y después las padece con las regresiones eclesiásticas de un largo invierno eclesial.

Su legado es doble, como periodista y como religioso. Como periodista crítico de la realidad su talante se acompasa con el de Carlos Monsivais, Granados Chapa, Julio Scherer, Vicente Leñero y García Marquez. Como religioso su generación esta concertada con Sergio Méndez Arceo, Samuel Ruiz, Camilo Macise y Luis del Valle, entre tantos otros. Desde Excélsior como en Proceso, abrió espacios públicos para mirar lo religioso y la iglesia desde una perspectiva social nueva y crítica.

En Enrique Maza llamaba la atención su sencillez, honestidad, valentía y calidad humana. Tuvo la originalidad de comprometerse en tanto cristiano en las tareas seculares del periodismo. Desde ahí sacudió a muchos jóvenes de mi generación. Un jesuita profundo y espiritual que navegaba en los territorios alejados de los clericalismos y mocherías. Un jesuita que evangelizaba con un testimonio de compromiso en la denuncia y la crítica a través del periodismo. Recuerdo memorables programas radiofónicos sobre los derechos humanos al interior de la Iglesia y la libertad de expresión coartada en la estructura eclesiástica. Pero ya en su último libro “Rostros del hombre”, su fluidez empezaba a mermarse. Don Enrique empezó con pequeños olvidos hasta que la realidad se fue nublando. Se fue sumergiendo en las profundidades de las lagunas hasta extraviarse de sí mismo. El Alzheimer, negligente e impertinente, se apoderó de él.
Los jesuitas han marcado parte de la cultura intelectual y social de nuestro país. Enrique Maza es un ejemplo recio de un cristiano patriota, íntegro y crítico de los excesos políticos; supo resistir los embates tanto de religiosos conservadores como el de los fariseos del poder. Viva Don Enrique Maza el jesuita periodista

Milenio Estado de México, 39 de enero de 2015

Francisco ¿un Papa incómodo en México?

diciembre 29, 2015

566acae62124f

Francisco, ¿un Papa incómodo en México?

Natalia Girón

Expertos en temas religiosos dicen que su visita podría generar polémica. Este sábado, día de la Virgen de Guadalupe, anuncia los detalles de la gira

Política MX, Jueves 10 de diciembre de 2015.

La próxima visita del Papa Francisco a México podría convertirse en un gran dolor de cabeza para los ‘poderosos’ e incluso para algunos integrantes del clero mexicano.

La política de denuncia del Papa no corresponde a los intereses económicos y políticos de una larga lista de personajes que quizá sólo buscarían “tomarse una foto con él”, según analistas consultados por PolíticaMX.

Francisco Bergoglio comenzará su gira por México el viernes 12 de febrero de 2016, pero su estancia no será común, pues en su agenda incluye la visita de algunos de los puntos más problemáticos del país.

Si se toma en cuenta la crisis interna en la que se encuentra la iglesia católica mexicana por la pérdida de feligreses y las diferencias entre el clero diocesano y el clero religioso, el dirigente de la Santa Sede se enfrentará a un panorama complicado, comenta Elio Masferrer, analista en asuntos religiosos e investigador de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH).

“Bergoglio tiene objetivos que no son los del gobierno y les enviará una serie de mensajes que no van a ser del agrado de los poderosos en términos genéricos… Más de uno que lo invitó se va a arrepentir”, afirma.

Poder vs Denuncia

El Papa tiene una relación de cierta tensión con México y de desencuentro con el gobierno, lo cual augura que no será una visita tersa, ni protocolaria o amorosa, opina por su parte Bernardo Barranco, sociólogo especialista en religiones.

“Hay elementos que nos hacen suponer que en algún momento podría ser incómoda, tanto para algunos integrantes del gobierno como para los de la propia iglesia Católica”, dijo.

De ahí que el Papa también eligió de forma cuidadosa la fecha de la visita, ya que con ello evitará que su presencia pueda tener algún tipo de uso político o efecto placebo para desviar la atención de los problemas, concuerdan.

“Tratará de hacer exactamente lo contrario, de construir una imagen desde la perspectiva pastoral que maneja, de compromiso con la sociedad”, que si bien no pertenece a una política de confrontación, sí corresponde a una de denuncia, suscribe Masferrer.

Lo anterior hace referencia a la visita que hizo el Papa en Sri Lanka, donde señaló los problemas del país africano, que de forma definitiva configurarían una iglesia profética de denuncia.

Hay que recordar que Bergoglio también ha hecho comentarios acerca de la corrupción a los propios empresarios católicos que están acostumbrados a ver a la iglesia como “una franquicia”, ideología que critica directamente a la Legión de Cristo.

Otro factor de reproche es el caso de Ayotzinapa, debido a que en dos audiencias públicas ha hecho referencia a los estudiantes y entre líneas da a entender que es parte de una violencia institucional.

De acuerdo con Barranco, estas tensiones provienen desde hace unos meses cuando se dio a conocer una carta donde el Pontífice escribe al diputado argentino Gustavo Vera sobre el narcotráfico en Argentina y dice “Ojalá estemos a tiempo de evitar la mexicanización”, refiriéndose a un “un reino del caos”.

Bernardo Barranco y Elio Masferrer consultados

Bernardo Barranco y Elio Masferrer consultados

Los cinco lugares estratégicos

En primer lugar, según Barranco, México es un lugar obligado para cualquier Pontífice porque es el país con mayor número de católicos hispanoparlantes en el mundo y el segundo país con mayor número de católicos.

La elección de los cinco lugares que visitará “más que una crítica al gobierno es una cuestión temática”, afirma.

Aquí los escenarios posibles que plantea para cada sede:

 

  1. Ciudad de México

“Si no fuera por la Virgen de Guadalupe no iría a la Ciudad de México”, declaró el Papa Francisco.

En opinión de Bernardo Barranco esto tiene que ver con que Rivera y Bergoglio son muy diferentes; el primero, “sigue con la vieja obsesión de la condena a temas como los homosexuales, el aborto o el rol de la mujer subordinada, sigue con la vieja agenda moral que condena a la cultura contemporánea”.

Mientras que el Papa le pide a la iglesia que levante la otra agenda que ha dejado atrás, la agenda de la justicia social, derechos humanos, pobreza y migración.

Por lo tanto, entre los temas posibles a tratar en la Ciudad se encontraría la mexicanidad que de fondo apela a la identidad católica.

 

  1. Ecatepec

En este municipio catalogado como el más grande del mundo con una población de 3 millones de habitantes, el Papa planea una concentración masiva, y a pesar de que aún no se define el tema, será una de las congregaciones más grandes en América Latina, solamente comparable con la de Río de Janeiro, Brasil.

  1. Chiapas

En esta entidad, seguramente durante su visita a San Cristóbal de las Casas, su discurso versará sobre el tema de los indígenas en México y su solidaridad hacia este sector postergado, además del tema de la familia, en Tuxtla Gutiérrez.

Aquí, de acuerdo con las hipótesis de Masferrer, se fortalecerían los lazos del clero religioso que corresponde a las congregaciones misioneras y sociales relacionadas con sus objetivos, como Las Abejas e incluso el EZLN.

  1. Michoacán

Su paso por Morelia prevé que el tema de la violencia sea protagónico, ya que Tierra Caliente es la parte más dominada por el narco, “una tierra de nadie”, apunta Barranco.

Los jóvenes igualmente fungirían como principal tópico.

 

  1. Chihuahua

Ciudad Juárez es la localidad elegida para concluir el tour por México donde el tema “cantado” es migración.

“Evidentemente tendrá la óptica que viene desde que estuvo en África”, dice Barranco, pues hace alusión a todos los que perdieron la vida en el intento por cruzar la frontera.

¿Conservador o liberal?

La Iglesia católica, explica Masferrer, está dividida en dos grandes ramas, una es el clero diocesano que son los obispos y las parroquias; y otra es el clero religioso que son las órdenes y congregaciones religiosas con dos frentes: uno educativo y otro misionero y de acción social, de trabajo con grupos sociales de base, como el padre Alejandro Solalinde, quien es conocido por trabajar con migrantes independientemente de su diócesis.

En este sentido, Francisco Bergoglio pertenece al clero religioso, por lo cual su agenda atiende directamente este tipo de asuntos, a diferencia de sus antecesores.

Históricamente, cuando venía Juan Pablo II o Benedicto XVI las visitas eran controladas desde el gobierno, “había un acuerdo entre el PRI y la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) para potenciar ciertas situaciones que dejaban fuera a los religiosos. Ahora, ellos tienen la jugada y los otros, aparecen, pero no controlan”.

“Bergoglio va a lugares donde el Estado no quiere que vaya”, insiste Masferrer, por ejemplo la diócesis de San Cristóbal de las Casas en Chiapas, donde estuvo Samuel Ruiz, uno de los principales defensores y promotores de la teoría indígena.

Algunos de los miembros del clero diocesano no están de acuerdo con la visión del Pontífice por ello, Masferrer afirma que “los obispos mexicanos están esperando que el Papa se muera”.

Incluso menciona que el arzobispo Norberto Rivera firmó la “Carta de los 13 cardenales” contra la metodología del Sínodo respecto al puesto de Bergoglio.

Cardenal Norberto Rivera, profundas diferencias teológicas y pastorales con el Papa Francisco

Cardenal Norberto Rivera, profundas diferencias teológicas y pastorales con el Papa Francisco

La otra cara de la moneda

Manuel Corral, exvocero de la CEM, y actual vicario de Parroquia de la Inmaculada Concepción perteneciente a la Arquidiócesis de Tlalnepantla ve la visita del Papa como “una gracia”.

El Papa llegaría a la Ciudad por ser el centro de todo lo político, económico y religioso, independientemente de la relación que tenga con el cardenal Rivera.

“Si así fuera, estaría haciendo una discriminación y el Papa no discrimina”, asegura.

“No es una visita incómoda, en primer lugar el Papa viene en una cita pastoral y propicia la cultura del encuentro,pues lo que busca es crear contacto entre los grupos , ver lo que une y no lo que disgrega”, declara.

La importancia de su visita recaerá entonces en fomentar y potenciar la conciencia misionera en el pueblo mexicano enfocada a la reconciliación, luego de la corrupción y violencia que han sufrido los habitantes.

“El Papa tiene una sensibilidad por la gente que sufre, pobre concretamente, él busca animar a los pobres para que nos sean objetos de las políticas y estrategias que se dirigen a ellos, sino que sean sujetos de su emancipación”, dice.

El mensaje sería “humanizador” y según Corral, el Papa tiene que hablar siempre con claridad, aunque “tenemos cosas que a veces nos duelen, pero nos purifican”.

La iglesia está insertada en el mundo, y vivimos en relación con las diferentes estructuras, si hay corrupción, el Papa tendrá que hablar de corrupción y posiblemente algunos podrán sentirse molestos, pero es la realidad, considera.

 

En resumen, si el Papa habla de la muerte de migrantes, la pobreza extrema o los problemas de la misma Iglesia, habrá más de un obispo que pueda molestarse, opina.

“Será discreto en los asuntos de la política nacional, pero aquello que diga podrá caer en alguna molestia para quienes decidan ponerse el saco”, concluye.

 

Pederastia, tema excluido de visita papal: Bernardo Barranco con Denise Dresser

diciembre 22, 2015

 

base_image

Pederastia, tema excluido de visita papal: Barranco. Con Denise

Atando Cabos, Radio Fórmula

15 de Diciembre, 2015

El especialista en materia religiosa, Bernardo Barranco, fue enfático: “espero que este representante del Vaticano no cometa el mismo error de Benedicto XVI, de ignorar a las víctimas de Marcial Maciel porque estará en suelo legionario”.

La visita del Papa Francisco a México tendrá un acento social, dado que los temas están ‘ cantados’ . El primer día será un encuentro con el presidente Enrique Peña Nieto, donde se hable de las relaciones Iglesia-Estado y libertad religiosa; posteriormente en la Basílica, se tocará el tema del culto guadalupano, la identidad mexicana y latinoamericana, dijo el especialista en materia religiosa, Bernardo Barranco.

En el espacio de Denise Maerker, el analista sostuvo que en Chiapas se tocará el tema de los indígenas, “que es una cuestión muy sensible para el Vaticano, no solamente en lo referente a los derechos humanos sino también en los diáconos indígenas que es una disputa que hay desde hace mucho tiempo porque son diáconos casados”.

Barranco expuso que en Chiapas se realizará un evento sobre la Familia en el estadio de Tuxtla Gutiérrez, “donde se espera todo un evento de Televisa porque estará Luis del Llano, será todo un espectáculo”.

El siguiente día, el Papa estará en Morelia donde se reunirá con obispos, se prevé se toque el aspecto de la violencia, ya que cerca de 10 sacerdotes que han sido asesinados en esa entidad; en su vista a Ciudad Juárez, los temas a abordar serán los derechos humanos de migrantes y la identidad nacional.

El analista en la materia, sostuvo que la visita del Papa puede ser muy interesante pero también hay algunos silencios pues no se ha mencionado para nada el tema de abuso sexual, la pederastia que ha arrastrado a la Iglesia Católica, “espero que este representante del Vaticano no cometa el mismo error de Benedicto XVI, de ignorar a las víctimas de Marcial Maciel porque estará en suelo legionario”.

Barranco consideró que esta visita será maratónica, “se verá el comportamiento de los mexicanos, de los políticos que de repente tienen sus golpes de fe”.

Será importante analizar no solo los mensajes de Francisco sino el comportamiento de la sociedad mexicana

Será importante analizar no solo los mensajes de Francisco sino el comportamiento de la sociedad mexicana

Recordó el especialista que el Pontífice rechazó la invitación que le hicieron los legisladores para ir hablar con ellos, “el Papa toma distancia y si bien lo hizo en Estados Unidos… no quiere tener el contacto con la clase política, hay un mensaje muy claro, no deja que se manipule su imagen por parte de muchos políticos que van en esa perspectiva”.

No obstante, dijo en en esta visita del Papa hay una mención política fuerte porque en Chiapas, estará la presencia del gobernador del estado, Manuel Velasco, así como de candidatos que estarán muy atentos en la misa que el Santo Potífice oficie.

Incluso en Ecatepe, lo mismo hará el mandatario del Estado de México, Eruviel Ávila; en la Ciudad de México, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera y hasta el mismo Silvano Aureoles en Morelia.

Por último, comentó Bernardo Barranco que será interesante ver la reacción de la sociedad, porque el anterior Papa movilizó a un tercio de la población, se dio la movilización más grande en torno a una figura muy importante en la historia del país, “ahora con un Papa más cercano, que habla español y que tiene un gran prestigio, veremos cómo reacciona la sociedad mexicana y los medios de comunicación que se convierten en improvisados telepredicadores porque se les desborda la fe”.

 

Para escuchar la entrevista en Radio Fórmula: http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=555400&idFC=2015

Papa Francisco sólo visitará DF por la Virgen: Bernardo Barranco. Con Denise Maerker

diciembre 22, 2015
Norberto Rivera Papa Francisco, diferencias

Norberto Rivera Papa Francisco, diferencias

El pontífice dijo que si no estuviera la Virgen de Guadalupe en la sede de la Ciudad de México, no visitaría la Ciudad de México, ya que los criterios es visitar aquellos lugares que no han sido visitados por algún Papa, señaló Bernardo Barranco, sociólogo y experto en religión.

Bernardo Barranco, sociólogo y experto en religión, recordó que el Papa Francisco estará en Morelia, Ciudad de México, Chiapas y “casi seguro” en Ciudad Juárez, durante su visita al país prevista para febrero.

De acuerdo con Barranco, en el espacio de “Atando Cabos”, lo interesante es que el pontífice dijo que si no estuviera la Virgen de Guadalupe en la sede de la Ciudad de México, no visitaría la Ciudad de México, ya que los criterios es visitar aquellos lugares que no han sido visitados por algún Papa.

“Entonces sí resultó muy interesante por las diferentes lecturas, incluso políticas, que se pueden hacer (…) es evidente que hay un mensaje que está ahí detrás (…). Norberto Rivera fue balconeado cuando firma una carta en contra del procedimiento, la forma como estaba llevando el Papa el signo de la Familia y es evidente las distancias pastorales político-religiosas que existen entre estos dos personajes”, indicó.

Escuchar la entrevista: http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=551755&idFC=2015

 

 

Protagonismos en la visita de Francisco a México

diciembre 22, 2015
 Entrega_firmas_Senado-03-854x440 1
Protagonismos en la visita de Francisco a México
Bernardo Barranco V.

Christopher Pierre, nuncio apostólico en México, debe estar inquieto por los afanes protagónicos de actores políticos. Todos quieren meter la mano en la visita de Francisco a México, dentro y fuera de la Iglesia. Todos quieren sacar ventajas aun a costa de falsear supuestas primicias. Será interesante, pues, analizar en esta visita no sólo los mensajes del Papa cuyos contenidos son más o menos conocidos, sino el comportamiento de la sociedad mexicana.

Este 30 de noviembre, en el vuelo de regreso a Roma después de su visita a África, Francisco declaró: Los viajes no favorecen a mi edad, dejan marca. Voy a México y lo primero que haré será visitar a la Señora, la Madre de América, la Virgen de Guadalupe. Si no fuera por ella, no habría ido a la ciudad de México por el criterio del viaje: visitar tres o cuatro ciudades que nunca hayan sido visitadas por un Papa. Además señaló que visitará las ciudades de San Cristóbal de Las Casas (Chiapas), Morelia (Michoacán) y casi seguramente pasará una jornada en Ciudad Juárez (Chihuahua). El mensaje a la arquidiócesis primada de México y a su cardenal merece una reflexión más amplia, pues podría tratarse de un alejamiento implícito entre Bergoglio y Rivera.

También se desprende que la agenda aún no está precisada, a pesar de que muchos parecen ejercer presión. Por ello, el episcopado ha intentado poner orden al sentenciar que todo lo que se ha dicho y ventilado por los medios, estará sujeto a la aprobación final del Papa. Y esta decisión se dará a conocer el próximo 12 de diciembre, con ello, se deduce que la manija de la agenda está en Roma. La resolución última la tiene Francisco, no los políticos ni los medios, ni los propios obispos. Al episcopado mexicano le urge que Roma determine con claridad las fechas, duración, agenda y lugares que visitará el Papa no sólo para planear y organizar los actos, sino recaudar fondos entre empresarios y benefactores de la Iglesia, el reclutamiento de voluntarios y el lanzamiento de una magna colecta anunciada para el 17 de enero próximo.

Cardenal Rivera no quiere quedarse atrás en la visita de Francisco a México

Cardenal Rivera no quiere quedarse atrás en la visita de Francisco a México

Todo inicia el martes 6 de octubre en la sala de prensa del Vaticano, el portavoz del mismo, Federico Lombardi, confirmó la visita de Francisco a México de manera general para el primer semestre de 2016 y un día después, el anuncio es corroborado por el episcopado mexicano. Después de diferentes especulaciones se concreta la esperada visita. La séptima visita de un pontífice a México y Francisco será el tercer Papa que pise nuestro suelo. La primera manifestación protagónica vino de los legisladores. Bajo el influjo de un repentino golpe de fervor religioso, los legisladores de San Lázaro y la Cámara de Senadores, con disputa de sede, emprendieron gestiones para obtener un encuentro con el pontífice. El presidente del Senado, Roberto Gil Zuarth, declaró que “se debe restablecer y fortalecer el diálogo entre la política y los hechos religiosos… Creemos que es un buen momento para que este diálogo fortifique no sólo nuestra visión de la política y de las políticas públicas sino también la esperanza de los mexicanos”. Dicho posicionamiento amerita un análisis. Acerca de si la presencia del Papa era pertinente, respondió que era una visita de Estado, y agregó: Hay que reconocer que más que un líder religioso el pontífice es un representante de un Estado. Los legisladores no sólo zarandean la tradición laica, sino, por esnobs, quieren emular a los congresistas estadunidneses. Lo curioso es que 13 años atrás, cuando el presidente Vicente Fox besó el anillo papa de Juan Pablo II, ante el alboroto provocado, los panistas justificaron que era una visita pastoral del papa y, por tanto, Fox ejerció su libertad religiosa para postrase ante el máximo representante de su Iglesia. Otra curiosidad: los obispos mexicanos objetaron la iniciativa legislativa. Eugenio Lira Rugarcía, secretario de la CEM, se manifestó renuente a que el Papa se presente ante el Congreso.

La  secretaria Claudia Ruiz Massieu descubre y revela que la visita de Francisco será política y pastoral al mismo tiempo

La secretaria Claudia Ruiz Massieu descubre y revela que la visita del papa Francisco será política y pastoral al mismo tiempo

El primer actor religioso en poner desorden fue el cardenal Norberto Rivera, arzobispo primado de México, en su misa dominical del 1º de noviembre y recién llegado de Roma, anunció que el papa Francisco llegaría la tarde del 12 de febrero en visita pastoral. La primicia dio la vuelta al país y diferentes actores se pronunciaron al respecto; sin embargo, días después, durante la visita de Alberto Gasbarri, responsable de los viajes apostólicos internacionales del Papa, aclaró que Francisco aún no había definido detalles. Pidió explícitamente guardar prudencia, pues se podrían generar expectativas y frustraciones al especular antes de tener una agenda definitiva. En efecto, el 4 de noviembre se celebra una reunión entre autoridades eclesiásticas y civiles sobre el viaje de Francisco. Ahí el boletín de prensa asienta:Luego de presentar las propuestas de fechas, lugares y encuentros, y de un intercambio de ideas, el doctor Alberto Gasbarri comentó que después de acudir a los lugares señalados se hará una evaluación y se presentará un informe al Santo Padre, quien tomará la decisión final. Destacó que este proceso podría durar aun varias semanas. Sin embargo, el miércoles 11 de noviembre, la canciller, Claudia Ruiz Massieu, no acata el acuerdo e informa a la opinión pública que la próxima visita a México, el papa Francisco visitará el Distrito Federal, Chiapas, Michoacán y Chihuahua. Y aclara un cándido descubrimiento que ha hecho, será una visita de Estado y al mismo tiempo pastoral.

Bajo el supuesto de que todos ponen y todos ganan, como pocas veces, se percibe ansiosos a los actores que se atropellan entre sí. Los medios ya están haciendo cálculos en la comercialización de un producto seguro. La devaluada clase política busca, como en la Edad Media, encontrar legitimad divina y cobijarse bajo la popularidad de Francisco. El episcopado afina los temas de interés para su agenda que Francisco apuntalará. En todo caso se avizora que no será una visita sólo de protocolos, Francisco tiene la conducción de itinerarios y contenidos.

More than a saint, Our Lady of Guadalupe represents Mexican identity

diciembre 22, 2015

virgen-guadalupe-que-celebramos-12-diciembre

More than a saint, Our Lady of Guadalupe represents Mexican identity

 | 

MEXICO CITY

 

logoJonathan Gonzalez lugged a large statue of St. Juan Diego into the Basilica of Our Lady of Guadalupe on a recent Sunday, showing no signs of strain as he moved through the masses at the world’s most-visited Marian shrine.

A farmhand from the outlying state of Hidalgo, he makes the 100-mile trip annually to the basilica on Tepeyac Hill in northern Mexico City, where a dark-skinned Mary appeared to indigenous farmer Juan Diego in 1531. Gonzalez makes the trip mostly out of faith, saying, “She’s the mother of all Mexicans.”

But he also goes to the basilica to give thanks for “miracles that have happened,” although this year Gonzalez arrived with a special sense of gratitude and wanting to seek intercession for his wife, who he says is suffering from cancer.

“Thanks to God, (my wife) is still here,” said Gonzalez, 37. “(Guadalupe) has really helped a lot.”

Gonzalez’s story is similar to many in Mexico, where the population views their national patroness as more than a saint and often as a mother, intercessor and icon whose importance transcends religion.

 

Millions of Mexicans descend annually on the Basilica of Our Lady of Guadalupe, especially for the feast day Dec. 12, with many making pilgrimages on bike or arriving on foot from the surrounding states. Some arrive from abroad.

The faith shows few signs of fading, according to observers, while growth in the United States, through immigrant communities, is strong. A telenovela is also introducing Our Lady to Guadalupe to millions more in Central and South America, where, along with the Philippines, the devotion has deep roots.

Even Pope Francis has spoken of her importance and will visit the basilica on his February trip to Mexico, telling reporters recently, “If it weren’t for Our Lady of Guadalupe, I wouldn’t go” to Mexico.

0011958637

Visitors arrive at the basilica throughout the year in pueblo and parish pilgrimages, as curious tourists and day-trippers or on work- and club-related processions — arriving in everything from clown costumes to mariachi suits.

Some Mexicans, though, call themselves, “Guadalupanos,” (followers of Guadalupe,) despite misgivings with the church — or not being Catholic at all — and find a sense of belonging and identity in the patroness.

“It’s a symbol of national identity,” said Jesuit Father David Velasco Yanez, a professor at Jesuit-run ITESO university in Guadalajara. “People might not be believers, not that faithful, not that participative in church life, but Guadalupano to the bone marrow.”

Former Mexican President Felipe Calderon summed up the sentiments in a trip to the basilica, in which he said, “We’re all Guadalupanos.”

The patroness is deeply ingrained in the national mythology and history; her image appears on items as mundane as phone cards and lottery tickets. The independence and revolutionary movements marched behind images of Our Lady of Guadalupe, even though the latter were staunchly anti-clerical. More recently, perpetual anti-system candidate Andres Manuel Lopez Obrador has tried tapping the same ability to unify the masses by naming his upstart political party: MORENA — or dark skinned lady and a common name for patroness.

“When people want to keep their religiosity, without maintaining loyalty to the church hierarchy, they become Guadalupano,” said Ilan Semo, political historian at the Jesuit-run Iberoamerican University.

A 2014 survey by Gabinete de Comunicacion Estrategica found 66 percent of respondents said Our Lady of Guadalupe was “very miraculous.” Another 49 percent acknowledged attending church on Dec. 12, her feast day. Local officials put annual attendance at the basilica in December at around 8 million.

Father Hugo Valdemar Romero, Archdiocese of Mexico City spokesman, said he sees signs of an expanding devotion as the number of pilgrimages and trips to the basilica increases each year.

He said the devotion has grown abroad, too, as Mexicans take images of the virgin everywhere they travel and the telenovela “La Rosa de Guadalupe” gains audiences in other Spanish-speaking countries, despite being “simple” and “banal” in many moments.

“It’s grown the devotion to Our Lady of Guadalupe a lot in Latin America, through the transmission of its programs,” Father Valdemar said.

The commercialization of Our Lady of Guadalupe presents potential problems, analysts say. The basilica grounds expanded in the last decade after donations by the Mexico City government and billionaire businessman Carlos Slim Helu, causing conflicts with vendors in the local area.

 

The commercialization of Our Lady of Guadalupe presents potential problems

The commercialization of Our Lady of Guadalupe presents potential problems

The soap opera also presents the faith in a problematic way, portraying Our Lady of Guadalupe as little more than a miracle worker.

“It’s a caricature of the cult, of asking that she helps you when you’re in an extreme situation of vulnerability,” said Bernardo Barranco, an academic and author on Catholic matters in Mexico.

“The biggest risk isn’t Mexicans’ faith. It’s not the devotion of the communities that organize the devotion, but mainly the usage by broadcasters and the archdiocese itself. It’s the commercialization.”

St. Juan Diego’s canonization has not been well-received by Guadalupanos, with analysts saying an auxiliary figure was never going receive the same support.

“The virgin is the mother of God,” said Gonzalez, who was lugging the St. Juan Diego statue, while his friends carried an image of Guadalupe.

At the basilica, most interviewees expressed simple, nonpolitical motives for making their trips.

“We come to give thanks for everything: work, family, health,” said Jesus Romero, a driver for the mayor of a town in Hidalgo state.

Romero rode with 66 other cyclists for six hours to the basilica for the 18th straight year, though he has traveled there at other times and once moved toward the sanctuary on his knees to ask for “family unity.”

Rafael Camacho and his wife, Sofia Palomar, give away 100 free tacos every month at the basilica as a way of repaying a “manda” (petition,) in which they asked for Palomar’s mother to recover from a coma induced by a heart attack three years ago.

“She’s everything,” Camacho said of the virgin and her role in the country. “Everyone admires her.”