Archive for 28 marzo 2012

Lo que calló Benedicto XVI en México

marzo 28, 2012

Lo que calló Benedicto XVI en México

Bernardo Barranco V.

Cuesta entender los silencios del Papa y los escamoteos del Vaticano durante la pasada visita a México. La esquizofrenia de la fe que cuestionó el Papa en el avión, bien podría aplicarse a los propios prelados que conducen desde la curia los destinos de la Iglesia católica. Éstos sufren de una bipolaridad religiosa: por un lado el discurso meloso cristiano y por otro los actos y los hechos. Pareciera que la entrega de las muchedumbres durante esta visita, las burbujas de triunfalismo mediático y efímero, bastaran para eclipsar los casos dramáticos de las víctimas que claman justicia, consuelo y comprensión; acaso tan sólo piden ser escuchadas. A las víctimas de la violencia de una guerra atropellada se suman las víctimas de abuso sexual perpetrado en la propia Iglesia por sacerdotes cargados de patologías, así como los atropellos de burocracias imperturbables. Javier Sicilia fue a Roma a solicitar al Papa comprensión y gestos amorosos para una parte rota de nuestro país. Y ¿cuál fue el resultado final?: nada. Sólo frases acartonadas y recomendaciones de rigor, nada en especial que ponga en apuros a un gobierno cuya cuota de responsabilidad aún está por establecerse.

Pareciera ser que hubo dos visitas. La del Papa festivo, regocijándose con la entrega de miles de mexicanos y la visita de los altos miembros de la curia, negociando prebendas y otros neutralizando supuestas amenazas. Efectivamente Tarciso Bertone expuso ante el gabinete de Calderón, en cena de gala acompañado de altos jerarcas latinoamericanos, la pretensión de la libertad religiosa ante el Presidente, mientras el Papa estaba emulando a Juan Pablo II con multitudes, exclamaba sentirse mexicano. Mientras el Papa en sus recorridos besaba y acariciaba niños mexicanos ante el embeleso de los conductores de televisión, convertidos en improvisados telepredicadores, Federico Lombardi, vocero del Papa, trataba de sofocar una supuesta rebelión de las víctimas de abuso sexual, especialmente perpetradas por Marcial Maciel.

No todas las víctimas mexicanas querían un encuentro con el sumo pontífice, pero demandaban comprensión y sensibilidad. Máxime si el propio Papa había tenido gestos y encuentros con víctimas en otros países como Estados Unidos, Australia, Francia, Alemania, Irlanda, Portugal y hasta la pequeña Malta. ¿Por qué en México no? ¿Acaso no existen víctimas en nuestro país? Quizá Marcial Maciel haya pasado al olvido debido a la corta memoria de los mexicanos. Lombardi ataja, en conferencia de prensa descartó todo encuentro con las víctimas de abuso sexual, porque es un tema que no está en la agenda de la Conferencia del Episcopado Mexicano. Y en el mismo acto ataca diciendo: Es injusto considerar que el Papa está contra la verdad y la transparencia. Por su parte, en una declaración inaudita para un hombre que creía inteligente, el presidente de la CEM, Carlos Aguiar Retes, justifica el vacío con las víctimas:No, porque nosotros no podemos asumir el liderazgo de algo que no conocemos, mientras las víctimas no aparecen, no se conocen sus rostros, no sabemos quiénes son, cómo lo podríamos hacer, dijo a su arribo al hotel donde se hospedaría en León. Con una expresión considerada de descalificación, sentenció: Son visibles para los medios. Insinúa que las víctimas, productos mediáticos, al no haber solicitado a tiempo el comentado encuentro, tienen la culpa de que no ver al Papa. Uno de los puntos débiles y más vulnerables de la visita papal fue precisamente el tratamiento que se ofrece a las víctimas. El hecho queda registrado en especial por la prensa internacional que ha consignado críticamente la absurda omisión. El arzobispo de Tlalnepantla, Carlos Aguiar Retes, asume el costo, pero no es cuidadoso con el manejo de la crisis y muestra o saca a relucir insensibilidad y hasta desprecio por las víctimas. Probablemente Aguiar Retes piense más en su trayectoria como futuro cardenal de México que como pastor compasivo con los sufrimientos de su pueblo.

El sábado 24 de marzo en León, a unas cuadras de la residencia donde el Papa descansaba y a unas horas de su arribo a Guanajuato, se presentó el libroLa voluntad de no saber, editado por Grijalbo. Sus autores, José Barba, Alberto Athié y Fernando M. González, son personas reconocidas por su lucha por desentrañar la verdad sobre el más siniestro depredador sexual del clero mexicano, Marcial Maciel. El texto consta de 212 documentos y más de 600 páginas en que se tipifican los delitos del líder de los legionarios. Son documentos clasificados de los archivos del Vaticano, en particular de la Congregación del Clero, se inscribe en el fenómeno de las fugas de información, llamado Vatileaks, es decir, delicadas y comprometedoras filtraciones de cuestiones candentes del Vaticano. Según los autores, estos documentos inéditos, de haber sido tomados en cuenta a tiempo, podrían haber puesto en cuestión la beatificación de Juan Pablo II. Recordemos hace más de un año, el cardenal Amato, responsable de la causa y de las investigaciones, llegó a afirmar que había profundizado en los archivos en Roma y sólo había encontrado algunas denuncias. La presentación del libro y fue moderada por la periodista Carmen Aristegui y contó con la asistencia de más de cien corresponsales extranjeros que cubrían la visita del Papa a México. El libro no dice nada nuevo acerca de Maciel; sólo confirma lo que todos sabíamos. Su valor radica en que al presentar estos documentos demuestra que el Vaticano ha venido mintiendo de manera sistemática sobre el caso. El Vaticano no sólo conocía las patologías de Marcial Maciel, sino que las protegió y las toleró; altos funcionarios de la curia se dejaron corromper.

El silencio del la Iglesia frente a las víctimas, fortalece la voluntad de no saber. Aunque no conste de manera clara, la visita de Benedicto XVI no ha sido ni tersa ni tan glamorosa como se ha querido vender. El Papa privilegió el contacto y la seducción de los feligreses. Sacrificó contenidos y posicionamientos más profundos sobre la realidad y la cultura mexicana. Sin embargo, la sombra de Marcial Maciel lo ha perseguido en su gira, muy a pesar de sus silencios y omisiones.

La Jornada, miércoles 28 de julio de 2012

Ratzinger no abordó problemas reales de México: analista. Con Denise Maerker

marzo 27, 2012

El sociólogo y analista Bernardo Barranco, consideró como desconcertante la visita del jerarca de la Iglesia Católica, Josep Ratzinger a México porque sólo dio pinceladas de su atención y no abordó los problemas reales de México y que incluso fue un populista.


 

 

 

Dijo que no trajo discursos sólidos al país, sin profundizar en ninguno a pesar de las peticiones que hiciera el presidente de la República, Felipe Calderón sobre la violencia.

El sociólogo y analista Bernardo Barranco, consideró como desconcertante la visita del jerarca de la Iglesia Católica, Josep Ratzinger a México porque sólo dio pinceladas de su atención y no abordó los problemas reales de México y que incluso fue un populista.

Dijo que no trajo discursos sólidos al país, sin profundizar en ninguno a pesar de las peticiones que hiciera el presidente de la República, Felipe Calderón sobre la violencia.

“Por el contrario estuvo en plan pastoral, populista, se paraba cumplía protocolos, saludaba, besaba niños, se ponía el sombrero, improvisaba, se dijo casi papa mexicano, sonreía sobre todo, sonreía, sobre todo; no fue el Ratzinger de siempre”, dijo.

Comentó que el jerarca católico jugo un rol que no es el suyo, es decir el de estar con la gente y volvió a prender vínculo emocional entre el pueblo, pero no en cuestión de contenidos.

El especialista en temas religiosos dijo que la visita del Papa es una visita pastoral, de fe a casi siete años de pontificado y sobre todo cuando ha disminuido el número de católicos en México.

En el espacio de Denise Maerker, dijo que se creo mucha expectativa por la visita y que incluso se relacionó con el momento político por el que está atravesando México y si su visita tendría influencia en el voto de los católicos mexicanos.

Una de las sorpresas que se llevó es que hace años en los 70 había un pueblo muy fervoroso y una clase política muy distanciada hoy es el revés, un pueblo que de acuerdo con una encuesta de Covarrubias, el 55 por ciento veían con cierta indiferencia la visita; es decir un pueblo más mesurado ante la visita y una clase política desatada.

Dijo que lo más intenso de la gira de Benedicto XVI se realizará en Cuba pro el anunció pues México fue el espacio donde se recupera, el cambio de horario, la agenda que trae en Cuba es muy fuerte, de mucho intercambio

Atando cabos, Denise Maerker 26 de marzo de 2012

Visita papal a México fortalece a la Iglesia

marzo 27, 2012

LEÓN, México.- La visita del papa Benedicto XVI apuntaló el poder de la Iglesia Católica en México al incrementar su popularidad en el país con el “baño de pueblo” que se dio en los actos masivos donde incluso rompió su protocolo de seguridad para salir de su morada a cantar y ponerse por segunda vez el sombrero de charro .

“Definitivamente privilegió el contacto con la gente”, señala Bernardo Barranco, vicepresidente del Centro de Estudios de la Religión en México.

Con el respaldo popular manifestado en gritos y consignas; abrazos y besos, el Sumo Pontífice impulsó una agenda institucional que los analistas religiosos consideraron como las” verdaderas intensiones” de la presencia de tres días en la región del Bajío, la más católica del país con 94% de la población declarada.

En su discurso al llegar al estado de Gunajuato, el pasado viernes, defendió el derecho fundamental de la libertad de culto como parte integral de la dignidad humana.”Esta dignidad se expresa de manera eminente en el derecho fundamental a la libertad religiosa, en su genuino sentido y en su plena integridad”.

Víctor Ramos, investigador del Centro de Estudios Religión y Sociedad de la Universidad de Guadalajara, alertó sobre el contexto de estas declaraciones.

La propuesta, presentada por el presidente Felipe Calderón y aprobada en diciembre en la Cámara de Diputados, permitiría además incluir educación religiosa en las instituciones públicas, advirtió el analista.

“Todo este contexto es muy conveniente para la situación actual católica, que pierde terreno en el mundo, en Europa y trata de fortalecerse en America Latina”.

El domingo por la noche, la Conferencia del Episcopado Mexicano se comprometió en recuperar el sentido del “apostolado” que inspiró a los misioneros que vinieron a América durante la conquista y salir a las calles.

Una petición en la que ha insistido el máximo jerarca católico desde 2007 en Brasil, el país con mayor número de católicos del mundo, y en su visita a México no hubo un solo discurso en que dejara a un lado el tema de la nueva evangelización.

El secretario del episcopado mexicano, Víctor Manuel Rodríguez, explicó tras la despedida de Benedicto XVI, que la apuesta de esta reevangelización es por la “calidad” de los católicos, no por el número donde las estadísticas van a la baja.

El analista Barranco tiene sus dudas sobre estos objetivos. “Se tendría que hacer una nueva síntesis entre fe y cultura, donde la Iglesia fuera más flexible en temas de sexualidad y familia dos temas donde ha sido muy cerrada”.

En ese sentido -observa- apostó más por el tema legislativo local para ampliar su influencia fuera de los templos y no en la agenda política como pidió Calderón al insistir en el tema de la inseguridad derivada del crimen organizado.

“Habló del tema, pero sin la agudeza que lo caracteriza”, dijo Barranco.

En la única misa pública que realizó en el Parque Bicentenario de Silao, el Santo Padre condenó el uso de la fuerza para imponerse a los demás, pero sin referencia concreta.

“Bien podría remitir a las Fuerzas Armadas o a los Narcotraficantes o simplemente para exacerbar la veneración por Cristo en su visita al Cerro del Cubilete”.

Como sea, algunos de los jóvenes que estuvieron presentes en los actos públicos del Papa dijeron sentirse más identificados con la figura del representante de Dios en la tierra por tenerlo más cerca. “Fue como sentir que realmente existe y no sólo se ve por televisión”, dijo Marcela Salinas, una estudiante de psicología. “Benedicto, hermano, ya eres Mexicano, coreó en una de las vallas humanas durante la visita.

La Opinión, 26 de marzo de 2012

Califica experto de “light” la visita de Benedicto XVI

marzo 27, 2012
Bernardo Barranco, director del Centro de Estudios Religiosos, aseguró que en su estancia en el País se mostró una cara desconocida del Pontífice.

Noticias Terra,26 de marzo de 2012

Ciudad de México.- Durante su visita a México, Benedicto XVI usó una estrategia donde privilegió el contacto popular por encima de profundizar en los grandes temas, afirmó Bernardo Barranco, director del Centro de Estudios Religiosos.

“Mi mayor sorpresa fue que el Papa no dijo nada, no dijo gran cosa, fue un Papa ‘light’, ¿dónde quedó el hombre duro, rudo, el intelectual agudo? Mencionó la pobreza, la migración, la familia, la violencia, pero pinceladas”, dijo Barranco durante la mesa redonda “¿A qué vino Benedicto XVI a México?”.

Aseguró que en su estancia en el País, se mostró una cara desconocida del Pontífice.

“El énfasis en la visita estuvo en el contacto con la gente y fue un Ratzinger desconocido, sonreía, se paraba, se salía del protocolo, se ponía sombrero de charro, la estrategia no fue venir a polemizar, el Papa tiene una estrategia de conquista popular apoyada por los medios de comunicación”, agregó.

Antes había señalado que una de las razones de la visita papal fue precisamente la caída en el número de católicos en el continente. Tan sólo en México, subrayó, hay alrededor de 25 millones de habitantes que se declaran no católicos.

“El Vaticano ha reaccionado y el mismo Papa de inmediato corrige y retoma como interés América Latina, anteriormente sus esfuerzos se concentraron en Europa”, apuntó.

El experto criticó que durante su visita, el Papa no se haya referido al tema de los abusos sexuales perpetrados por el fundador de los Legionarios de Cristo ni se haya reunido con sus víctimas, lo que calificó de insensibilidad.

“En realidad el Papa no quiso balconear a la Conferencia del Episcopado Mexicano que no ha emitido ninguna palabra de la crisis sexual, no ha habido una palabra de la Conferencia como tal, como si Maciel no existiera y si el Papa recibía a víctimas iba a poner en evidencia la inacción de la jerarquía mexicana”, consideró.

Por otra parte, Pedro Salmerón, académico del ITAM e integrante del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), advirtió que en este momento el Estado laico se encuentra en riesgo y como ejemplo señaló la reciente reforma constitucional en la materia.

Durante la mesa redonda, el moderador del evento, Francisco Pérez Vega, dijo en varias ocasiones que la visita papal amenazó el laicismo en México e incluso acusó al Presidente Felipe Calderón de haber violado la Constitución al comulgar en público.

Terra, 26 de marzo de 2012

 


Visita Papa, regresión del catolicismo tradicional: analista. Con Ruiz Healy

marzo 27, 2012

Visita Papa, regresión del catolicismo tradicional: analista. Con Ruiz Healy
26 de Marzo, 2012

Tras la visita de Benedicto XVI, el sociólogo Bernardo Barranco, señaló que en vez de contar con planteamientos sólidos ante temas como la violencia en México, el Santo Padre presentó una vuelta, una regresión al catolicismo tradicional. “Nunca entra a fondo en temas candentes, probablemente por la situación del país”.


Tras la visita del Papa Benedicto XVI, el sociólogo Bernardo Barranco, señaló que en vez de contar con planteamientos sólidos ante temas como la violencia en México, el Santo Padre presentó una regresión al catolicismo tradicional.

En colaboración para el espacio de Eduardo Ruiz Healy, el escritor y columnista Bernardo Barranco dijo que la estancia de Benedicto XVI no tuvo la fuerza que se esperaba.

“Cuando el Papa toma el avión y da la entrevista y habla sobre el marxismo, yo dije, este Papa va a venir con la espada desenvainada pero no fue así, es decir, tocó muchos temas pero todos de manera tangencial, nunca profundizó en ninguno.

“Muy moderado, muy propio, probablemente la estrategia fue sobre todo, el privilegiar el contacto con la gente, ahí si encontrábamos un Papa que salía del protocolo, que estrechaba manos, que se la pasaba besando niños, sonreía, se ponía el sombrero”.

Y a pesar de la edad de Benedicto, así como los males que lo aquejan como la diabetes y artritis en una rodilla, se le vio bien.

“Yo creo que nos deja de ver contenidos, sin embargo, nunca entra a fondo en temas candentes, probablemente por la situación del país (…), ni siquiera ante los reclamos de las víctimas sobre abusos sexuales, ni siquiera apareció en sus labios  la palabra Maciel, Legionarios”.

Para el analista religioso, entre las cosas interesantes durante la estancia del Papa es la entrega de la gente hacia su persona, lo cual se debería a que los mexicanos tenemos ausencia en liderazgos institucionales y personales.

“Y encuentran en un personaje como un Papa que habla de valores, que habla de amor, que tiene una investidura y la gente se entrega”.

Agregando que Andrés Manuel López Obrador podría aprovechar parte de los discursos de Benedicto, quien incluso ya hizo declaraciones en el sentido de que había sido contundente.

“Otra cosa que me llamó la atención fue que hiciera más afirmaciones antiguas, tradicionales, por ejemplo la misa en latín.

“Estando en el cerro del Cubilete, casi, casi habla de una vieja consigna del viejo catolicismo social que es la parte, ‘La paz de Cristo  en el reino de Cristo’”.

De acuerdo con Bernardo Barranco, la consigna era muy utilizada sobre todo después de la primera guerra mundial, que se repitió hasta los años 50, siendo la lógica que no hay paz posible si no impera un Cristo o la lógica de un Cristo soberano.

Entre otros aspectos relevantes fue el énfasis sobre la vocación mariana y guadalupana, “enreda a la Virgen en su dimensión como madre de Jesús y no con versiones sentimentalistas o emocinalistas de la virgen. Se puede inferir que a Guadalupe prima como madre de Jesús y no como Tonatzin y el sincretismo mesoamericano, hoy convertido en religiosidad popular.

“Pensé que iba a tener planteamientos frente al tema de la violencia, una disertación sólida sobre el tema de la violencia en el ser humano, ¿qué ofrece Dios, la tradición cristiana?, pero no, fueron pinceladitas de aquí y de allá que no me quedé con nada.

“Para mí la imagen que más retrata la visita es cuando está con los niños, que me recordó mi abuela cuando decía que había que rezar con la familia, que había que estar unidos para poder ir a misa”, puntualizó.

Finalmente, aunque fue un efecto mediático el encendido de la luz en el Cerro del Cubilete, Bernardo Barranco dijo que el acto representó un tipo de catolicismo heroico,  teocrático, “y este es el símbolo de éste catolicismo del Bajío que le Papa visitó.

“Tiene mucho de regresión, misa en latín, la exaltación de la paz de Cristo en el reino de Cristo, este switchazo, la concepción misma de María, él quiere una María más occidental y menos Tonantzin, es como regreso a ortodoxia y a la identidad histórica de un catolicismo que ahí está, ahí está latente”, concluyó.

ohj

Escuchar


Eduardo Ruíz Healy entrevista a Bernardo Barranco. Visita del Papa, regresión del catolicismo tradicional

 

Eduardo Ruiz Healy, Radio Fórmula 26 de marzo de 2012

El Papa mostró indiferencia a víctimas de pederastia en México: analistas

marzo 27, 2012
Un grupo de expertos le dijo a Carmen Aristegui de CNN en Español que el Papa se equivocó al no recibir a víctimas de abusos
  • Expertos consideran que el Episcopado mexicano y el Vaticano cometieron un error al no recibir a víctimas de abusos
  • Bernardo Barranco dijo que al Episcopado le da miedo tocar el tema de manera pública y cubre la imagen del cardenal Rivera
  • Un investigador del Colmex dijo que el Vaticano si atiende a las víctimas en países con un sistema judicial competente

(CNNMéxico) — El papa Benedicto XVI no recibió a víctimas de la pederastia en México debido a que la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) rechaza enfrentar el problema de manera pública y busca cuidar la imagen del cardenal Norberto Rivera, consideró un experto en religiones.

En una entrevista en el programa de Carmen Aristegui en CNN en Español, el sociólogo en religión, Bernardo Barranco, dijo que los Legionarios de Cristo siguen siendo “poderosos” y el Episcopado tiene miedo de “abrir la boca por Maciel”.

El pasado 16 de marzo, Federico Lombardi, vocero del Vaticano, dijo que el papa Benedicto XVI no se reuniría en México con víctimas de abuso sexual del fallecido fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel.

“No está previsto en el programa —de la agenda papal—, los obispos (de México) ciertamente no lo pidieron”, dijo durante un encuentro con representantes de la prensa internacional.

En mayo de 2006, la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano, sancionó con la suspensión “ad divinis” a Marcial Maciel tras investigar las denuncias de abuso contra menores presentadas en 1998 por ocho exmiembros de los Legionarios de Cristo.

“Las víctimas no me vinieron a ver a mi”, fue la respuesta del Episcopado mexicano cuando los afectados por los abusos sexuales reprobaron que no se realizara el encuentro con el Papa, dijo Barranco.

La decisión de evitar esa reunión es para cubrir “las espaldas del cardenal Norberto Rivera”, agregó el experto en religión.

Una de las víctimas dijo a CNN México que sufrió abusos cuando tenía 13 años por parte de un sacerdote de una iglesia que pertenecía a la Arquidiócesis de la Ciudad de México, encabezada por el cardenal Rivera.

El investigador del Colegio de México (Colmex), Roberto Blancarte, quien también estuvo con Aristegui, consideró que el encuentro con las víctimas no se dio por falta de interés del Vaticano.

“La Santa Sede responde mejor cuando hay más competencia, lo hace en Estados Unidos, Australia e Irlanda, donde hay más presión por un sistema judicial que funciona bien (…) le tiene miedo que los obispos sean sancionados”, indicó Blancarte.

El investigador añadió que en México la justicia no opera con eficiencia y una de las razones por las que los sacerdotes acusados de abuso no han sido castigados por una autoridad judicial, como en otros países desarrollados.

En relación a los temas de los mensajes realizados por Benedicto XVI en México, Barranco dijo que fue prudente y evitó tener alguna polémica al evitar asuntos con mayor importancia.

“A mí me decepcionó”, dijo Barranco. “El Papa optó más por el contacto personal con la gente (…) y le dio más fuerza al protocolo”.

Por su parte, Blancarte dijo que durante las visitas del pontífice siempre se tocan temas generales y pastorales y el secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, hace la “chamba política”.

El investigador del Colmex dijo que tomó de cierta forma el marianismo (culto a la Virgen de Guadalupe) de su antecesor Juan Pablo II, pero impulsó más a Cristo al dar mayor presencia a su monumento en el cerro del Cubilete, en Guanajuato.

El papa Benedicto XVI realizó una visita oficial a la ciudad de León, en Guanajuato, centro de México, y considerado uno de los estados con más católicos en el país, del viernes 22 de marzo a este lunes, para luego dirigirse a Cuba.

CNN, 26 de marzo de 2012

VIAJE DEL PAPA A MÉXICO Y CUBA: Las víctimas de Maciel acusan al Papa de ocultar el escándalo

marzo 26, 2012

Las víctimas de Maciel acusan al Papa de ocultar el escándalo

Los afectados critican que el Papa no los incluya en su agenda mexicana

Ratzinger rechazó en 1999 investigar el caso, muy presente en la sociedad mexicana

El Papa se reúne con arzobispos en el Colegio Miraflores en León. / AFP

 

 

Las víctimas de los abusos sexuales a menores cometidos por el fundador de la Legión de Cristo, el sacerdote mexicano ya fallecido Marcial Maciel, han manifestado este sábado su repulsa por la ocultación a sabiendas del escándalo por parte del Vaticano durante décadas y su indignación por que el papa Benedicto XVI, de visita en México, no tuviera previsto recibirlos.

Los exlegionarios José Barba y Alberto Athié y los investigadores Fernando M. González y Bernardo Barranco han denunciado en conferencia de prensa celebrada en León, la ciudad del Estado de Guanajuato donde pernocta el Papa, que la Santa Sede ocultó los abusos sexuales cometidos por Maciel desde los años cuarenta del siglo pasado. Maciel fundó la congregación en enero de 1941 con el nombre de Misioneros del Sagrado Corazón y posteriormente lo cambió a Legión de Cristo.

“El Vaticano sistemáticamente eludió su responsabilidad. No solo sabía, sino que toleró y protegió a Maciel. El Vaticano mintió”, afirmó Barranco.

Barba, por videoconferencia por estar enfermo, y Athié y González han presentado el libro La voluntad de no saber (editorial Grijalbo), en el que se recoge parte del expediente vaticano de Maciel, que consta de 212 documentos y más de 600 páginas, en las que se tipifican los delitos del líder de los legionarios. Según los autores estos documentos inéditos podrían, de haber sido tomados en cuenta a tiempo, haber obstaculizado la beatificación de Juan Pablo II.

Entre los documentos se encuentra la carta que el exsacerdote Athié envió en 1999 a Joseph Ratzinger —en aquel entonces responsable de la Congregación para la Doctrina de la Fe, cargo que ocupó durante 24 años—, en la que se denunciaba el caso, y su respuesta. El actual Papa contestó: “Lamentablemente, el caso de Marcial Maciel no se puede abrir porque es una persona muy querida del papa Juan Pablo II y además ha hecho bien a la Iglesia. Lo lamento, no es posible”. Karol Wojtila llegó a calificar a Maciel de “guía eficaz de la juventud”. Benedicto XVI solo tomó cartas en el asunto en 2006 cuando ordenó al fundador de los legionarios retirarse y dedicarse a una vida de penitencia.

Los autores de La voluntad de no saber han hecho público también un durísimo manifiesto dirigido a Benedicto XVI que comienza así: “Fallecieron ya, como nuestras esperanzas de verdad y justicia en la Iglesia, varios de los exlegionarios de Cristo (…)”. Y continúa: “Nos consternaba pensar cómo era posible que una sabiduría tan antigua como la de la Iglesia hubiera podido ser engañada tan fácilmente, a tan altos niveles jerárquicos, por tanto tiempo (…) No se nos escuchó ni se nos creyó”. El documento critica la actitud “timorata, irresponsable y servil” del episcopado mexicano y concluye recordándole a Ratzinger: “Por Vuestras manos pasó la oportunidad de aceptar la verdad y de aceptarnos a nosotros”.

El escándalo de Maciel está aún muy presente en la sociedad mexicana y por tanto resulta más sorprendente que la agenda de Benedicto XVI durante su primera visita a México no contemple reunirse con sus víctimas, limitándose a enviar un mensaje a la infancia de este país. El Papa sí se encontró con ellas en sus viajes a EE UU y Australia en 2008, a Portugal y Malta en 2010 y a Reino Unido y Alemania el año pasado. El presidente de la Conferencia del Episcopado mexicano, Carlos Aguiar Retes, ha asegurado este sábado que los casos de pederastia “están abiertos para la Iglesia, que al igual que el Papa está consciente y sensibillizada con la importancia del tema”. Aguiar afirmó que “el Papa ha estado siempre pendiente de dar consuelo a las víctimas, y no solo consuelo moral sino también restaurar a la persona dañada”. El jefe de la Iglesia mexicana no descartó una reunión de Ratzinger con las víctimas.

El País, 24 de marzo de 2012

Demandan víctimas justicia

marzo 26, 2012

Por: Luis Meza.

Víctimas de abuso sexual lamentaron que dentro de las actividades del Papa en México no se haya considerado un espacio para su encuentro con ellos, como sí ha sucedido en otras latitudes.

Joaquín Aguilar, dirigente en México de la Red de Sobrevivientes de Abusos Sexuales de Sacerdotes, señaló que es falso que no hayan buscado ese encuentro, como lo dio a entender hace unos días Carlos Aguiar Retes, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

“El mencionó que no conocía a las víctimas. Yo personalmente fui hace unos días a presentarle un caso dramático de Tlalnepantla y nunca me quiso recibir. En México quieren seguir con esta política de silencio que lamentablemente provoca que el mismo Papa se vea involucrado con los delincuentes, al no querer hablar de esto que es violación y abuso sexual hacia menores”, expresó.

“Esperamos que la Iglesia como institución ya comience a ver por nosotros”, manifestó quien también ya ha demandado por encubrimiento al arzobispo Primado de México, Norberto Rivera, en cortes de Los Ángeles. “Las víctimas no son ellos, las víctimas somos nosotros. A quienes acabaron su vida fue a nosotros”.

Aguilar participó, junto con el teólogo Julián Cruzalta, el periodista Bernando Barranco y Jesús Aguilar, otra víctima de abuso sexual, en el Foro ¿Jefe de Estado o de la Iglesia?, realizado ayer en León por el Observatorio Eclesial, entidad que reúne a diversas organizaciones que velan por la defensa de los derechos humanos en el accionar de las iglesias.

El encuentro coincidió con la visita papal y con la celebración del Día Internacional del Derecho a la Verdad en relación con Violaciones Graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas, decretado por la ONU.

Jesús Romero lamentó la negativa del clero para que las víctimas vieran al Papa con el argumento de que no se acercaron. “Esto no sólo es una mentira, es una forma más de proteger a los sacerdotes pederastas que siguen activos y ante los que están indefensos nuestros niños mexicanos”.

Piden mea culpa

a visita de Benedicto XVI sólo será verdaderamente histórica si llega a asumir que es uno de los hombres que más sabe de Marcial Maciel y de otros casos de pederastas clericales, actúa en consecuencia y pronuncia un mea culpa”.

Así se expresó la periodista Carmen Aristegui, durante la presentación y lanzamiento desde León del libro “La voluntad de no saber. Lo que sí se conocía de Marcial Maciel en los archivos secretos del Vaticano desde 1944″, que comprueba que el comportamiento enfermizo del fundador de los Legionarios de Cristo estaba documentado desde la época de Pío XII.

El libro ha sido elaborado por el ex sacerdote Alberto Athié, quien renunció a su ministerio tras constatar el encubrimiento hacia Marcial Maciel; José Barba, uno de los ex legionarios que denunció públicamente al fundador de la Congregación y Fernando M. González, especialista en sociología de las instituciones y autor sobre varios libros acerca de la Iglesia Católica y los Legionarios.

Jesús Barba, convaleciente y recién salido del hospital, ofreció su testimonio a través de un video, donde señaló que la intención del libro “es proceder de manera probatoria ante la aseveración de que no se sabía acerca de Marcial Maciel sino hasta el año 2000. La idea es demostrar que el Vaticano, el cardenal Ratzinger y la Iglesia sabían sobradamente del caso, pero que el hecho se manejó más políticamente que con el espíritu que los fieles hubiéramos esperado”.

Bernardo Barranco, autor del libro, explicó que el libro contiene más de 200 documentos, entre reportes, cartas y testimonios confidenciales procedentes de los archivos vaticanos, que mencionan la falta de rigor religioso, el consumo de drogas y los actos impúdicos de Maciel con jóvenes de su congregación desde los años cincuenta.

“El libro no dice nada nuevo acerca de Maciel, pero su valor radica en que al presentar estos documentos demuestra que el Vaticano ha venido mintiendo de manera sistemática sobre el caso. El Vaticano no sólo conocía las patologías de Marcial Maciel, sino que las protegió y las toleró a través de una Curia Romana que se dejó corromper”, afirmó Barranco.

Fernando M. González explicó que el acceso a los documentos fue logrado gracias a religiosos indignados con las acciones de Marcial Maciel y que en éstos queda evidenciada la voluntad de postergar, silenciar y transfigurar una historia de denuncias con varios actores, que muchas veces, por la estructura misma de la burocracia religiosa, hace que la víctima sea también cómplice, hasta que logra asimilar su experiencia.

Exige experto explicación

El investigador Bernardo Barranco reclamó que el episcopado mexicano guarde silencio ante el Papa sobre las víctimas de abuso sexual.

El “no-encuentro” del Papa con las víctimas fue calificado por Barranco, especialista en temas religiosos, como “uno de los puntos débiles y más cuestionables” de la visita papal.

Barranco, quien participó en el foro ¿Jefe de Estado o de la Iglesia?, organizado por la organización independiente Observatorio Eclesial, criticó las declaraciones de Carlos Aguiar Retes, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, en el sentido de que no conocía a las víctimas, más que por los medios.

“Es como si dijera que las víctimas son productos mediáticos y quisiera dar a entender que la culpa de que no vean al Papa es precisamente de las víctimas. Es absurdo”.

Barranco, colaborador de Proceso, señaló que el episcopado mexicano le debe una explicación a la sociedad en torno a este tema y especialmente, sobre Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo.

“En todos estos años no ha habido un solo pronunciamiento formal del episcopado, sólo pronunciamientos de algunos obispos y entrevistas banqueteras y yo quisiera solicitar muy contundentemente una explicación sobre ese silencio cómplice que envuelve al mayor encubridor de pederastas que se llama Norberto Rivera Carrera”, expresó.

AM.com, sábado 24 d marzo de 2012

Una crisis en el Vaticano rodea la primera visita del Papa a México

marzo 24, 2012

Una crisis en el Vaticano rodea la primera visita del Papa a México Las filtraciones de información interna evidencian una lucha por el poder ante el debilitamiento de Benedicto XVI, convergen los analistas  

 

Por Juan Pablo Mayorga

CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) — Benedicto XVI inicia este viernes su visita a México y Cuba en medio de un momento difícil para el Vaticano, luego de una serie de filtraciones internas que han reabierto la discusión sobre problemas añejos de corrupción institucional.

La crisis, iniciada en enero pasado con revelaciones realizadas por medios italianos, exhibe a una Santa Sede entregada a sus luchas internas por el poder y dirigida por un pontífice con cada vez menos autoridad y peor estado de salud, coincidieron analistas de asuntos religiosos consultados por CNNMéxico.

El Vaticano dio una idea de la gravedad de la situación la semana pasada, al abrir una inusual investigación penal contra los responsables de las fugas de información, para lo cual nombró a una comisión de alto nivel.

En el anuncio, el arzobispo Angelo Becciu, vocero y vicesecretario de Estado, se refirió a los responsables de las filtraciones como personas cobardes y desleales que aprovecharon su posición privilegiada para dar a conocer documentos “cuya privacidad tienen la obligación de respetar” y agregó que el Papa estaba muy dolido por el caso.

“Evidentemente ya el conflicto en el Vaticano es de tal nivel que no pueden resolverlo internamente y tienen que destapar la cloaca hacia afuera”, afirmó en entrevista el investigador Elio Masferrer Kan, presidente de la Asociación Latinoamericana para el Estudio de las Religiones.

‘Vatileaks’, las filtraciones del Vaticano

Las fugas de información iniciaron en enero pasado, cuando un programa de televisión italiano difundió una carta del arzobispo Carlo María Vigano, exvicegobernador de Ciudad del Vaticano, en la que exponía al Papa diversos casos de corrupción en el Governatorato, el departamento que se encarga de las licitaciones y los abastecimientos.

En el documento, Vigano se refirió a “una red de corrupción, nepotismo y amiguismo” que concedía contratos empresas italianas a precios excesivos y pedía no ser removido de su cargo como secretario general del Governatorato. Vigano fue finalmente enviado como nuncio apostólico a Estados Unidos.

En otra filtración, el diario Il Fatto Quotidiano publicó una carta reciente enviada al Papa por el cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos. En la misiva, Castrillón aseguraba que el cardenal italiano Paolo Romero, arzobispo de Palermo, había dicho “el Papa morirá en 12 meses” durante una visita a China, despertando temores de un complot contra el pontífice.

Según la carta del obispo colombiano, Romero reveló durante su visita otros asuntos internos del Vaticano como una supuesta mala relación entre el Papa y el secretario de Estado, Francisco Bertone, además de las supuestas preferencias de Benedicto XVI para ser sucedido por el arzobispo de Milán, Angelo Scola.

A mediados de febrero, Federico Lombardi, vocero del Vaticano, afirmó que la Iglesia católica padecía una especie de Wikileaks que buscaba su descrédito, ante lo cual pidió temple.

“La administración estadounidense tuvo Wikileaks y el Vaticano tiene ahora sus leaks, sus filtraciones de documentos que tienden a crear confusión y desconcierto y a ofrecer una mala imagen del Vaticano y del gobierno de la Iglesia”, dijo.

La dificultad de transparentar las limosnas

Entre los puntos más polémicos de las revelaciones se encuentran las acusaciones de malas gestiones en el banco del Vaticano, conocido formalmente como Instituto de Obras Religiosas (IOR).

A principios de marzo, el Departamento de Estado de Estados Unidos incluyó al Vaticano en su lista sobre centros de lavado de dinero, al considerar que es vulnerable a este delito por los grandes volúmenes de moneda internacional que circulan por la pequeña ciudad-Estado.

Tres días después del anuncio de la investigación interna en el Vaticano,el banco estadounidense JP Morgan Chase anunció el cierre de una cuenta del banco del Vaticano en una sucursal de Milán, ante los cuestionamientos a la transparencia financiera de la Santa Sede.

Según información del principal diario financiero de Italia, Il Sole 24 Ore, JP Morgan justificó su decisión bajo el argumento del Vaticano no había proporcionado suficiente información sobre transferencias de dinero por casi 1,500 millones de euros, lo cual apuntaba a lavado de dinero.

El señalamiento del Departamento de Estado y la remoción de la sucursal de JP Morgan afectan la imagen del Instituto de Obras Religiosas justo cuando el organismo trata de cumplir con los estándares internacionales de lucha contra el fraude y el lavado de dinero.

A iniciativa de Benedicto XVII, el banco del Vaticano reformó normativas internas en 2011 en un esfuerzo por alcanzar la transparencia financiera en un sistema donde históricamente ha privado la secrecía y la falta de pago de impuestos ante la naturaleza privada de las limosnas.

Bertone, el principal objetivo

Los ataques implícitos en las filtraciones han mostrado como su principal objetivo al cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado del Vaticano y número dos de la Iglesia católica después del Papa, afirmó a CNNMéxico Bernardo Barranco, director del Centro de Estudios Religiosos de México.

Desde su llegada a la Secretaría de Estado, Bertone recibió el rechazo de los ministros vinculados a su predecesor en el cargo, el cardenal Angelo Sodano. Los cercanos a Sodano quedaron resentidos por cómo manejó el Papa la crisis de pederastia en 2010 y por las duras políticas de transparencia fiscal.

Por su parte, Bertone ha consolidado un grupo propio con el ordenamiento de nuevos cardenales. Apenas en febrero fueron ordenados 22 purpurados vinculados a Bertone, a quienes Benedicto XVI pidió permanecer unidos en la Iglesia en el despunte de los ‘Vatileaks’

Según Barranco, un tercer grupo que participa en las luchas internas, aunque “muy minoritario y venido a menos”, son los progresistas que reclaman a los otros dos grupos y al Papa haberse alejado de las renovaciones al rito católico planteadas en el Concilio Vaticano Segundo.

El pacto por Benedicto se ha roto

La variedad de fuerzas en el Vaticano hace evidente un desgaste el consenso que colocó a Benedicto XVI en el poder en 2005, aseguró Barranco.

El conflicto “está mostrando que el pacto conservador que llevó al papa Benedicto XVI al trono de San Pedro se está fracturando y se están realineando fuerzas, sobre todo frente a un Papa ya muy viejo”, dijo.

La postura es compartida por Juan G. Bedoya, periodista especializado en información religiosa y analista para el diario español El País. “Las filtraciones confirman que hay un conflicto claro entre varios poderes. El Papa no puede intervenir porque no tiene ni autoridad ni edad”, aseguró Bedoya en entrevista con CNNMéxico.

Para el analista, Benedicto XVI agotó el capital político que lo llevó a ser Papa en la lucha contra la pederasia y la corrupción financiera. Su impopularidad coincidió con la tensión que históricamente ha precedido a las sucesiones papales. “Hay ahí una batalla interna en previsión de que la sucesión papal será pronto, porque Benedicto XVI es un anciano que no goza de buena salud”, dijo.

Según Barranco, pareciera que la Curia está ocupando el poder del Vaticano en “una atmósfera que sólo puede ser descrita como en un momento previo a la elección de un Papa”.

Un Papa solo y viejo

En medio de las luchas intestinas, Benedicto XVI ha hecho de él mismo su propio grupo al tratar tomar distancia de los grupos en disputa, según Barranco. “En toda esta crisis está acompañado por su soledad, no se ubica en los grupos y toma distancia porque no quiere tomar partido”, afirmó.

Los inicios sobre el deterioro en su salud también han mermado la imagen del Papa, que cumplirá 85 años en abril próximo. Su cada vez mayor renuencia a los actos públicos y los también mayores esfuerzos de su equipo por reducir su número de discursos y de servicios religiosos no dejan de ser interpretados como una señal de cansancio a siete años de pontificado.

“Por lo que se filtra a las personas que tienen oportunidad de acceso a las habitaciones privadas es un hombre ya atolondrado, ensimismado (…) con pocas ganas de intervenir y tomar decisiones”, según Juan G. Bedoya.

A diferencia de su predecesor y amigo Juan Pablo II, Benedicto XVI asumió la dirección de la Iglesia a una edad avanzada, lo cual disminuye naturalmente las perspectivas de su papado. El propio Benedicto ha asegurado que un Papa tiene no sólo la prerrogativa, sino la obligación de renunciar a su puesto cuando la salud no le asiste.

“El Papa tiene 85 años (…) nadie desea que le suceda nada malo, pero todo el mundo se imagina que en cualquier momento puede fallecer”, aseguró Elio Masferrer, quien observa en la misma debilidad del pontífice la razón de la visita a México y Cuba.

“El Papa necesita fortalecerse frente a las otras mafias de la curia romana para decir que tiene cierta autoridad con los católicos”, según Masferrer.

CNN, 23 de marzo de 2012

Llega el Papa Benedicto XVI enmedio del conflicto mexicano

marzo 23, 2012

“Ratzinger llega a un país deprimido. Un país herido por la inseguridad y cuyo saldo ya suman 60 mil muertos”, dice Barranco y agrega que a la violencia le sigue un ambiente de incertidumbre por el proceso de sucesión presidencial.

Luis Contreras

Milenio, Estado de México

La primera visita del Papa a México es vista por el sociólogo de la religión, Bernardo Barranco, como una escena en medio del conflicto, tanto religioso, como político y social: como ingredientes del encuentro están 60 mil muertos de la lucha en contra el narcotráfico, las disputas al interior del Vaticano, el poco entusiasmo mexicano ante la llegada de Ratzinger, la caída en el número de católicos en el país, la elección presidencial y los casos de abusos sexuales perpetrados por integrantes de la Iglesia.

Todos estos elementos serán recipiente y contexto de la visita del Papa a México que comenzará hoy y terminará el domingo, con una misa a la que asistirán no sólo los candidatos presidenciales, sino la élite política, social y económica del país.

“Benedicto XVI llega a un país deprimido. Un país herido por la inseguridad y cuyo saldo ya suman 60 mil muertos”, dice Barranco y agrega que a la violencia le sigue un ambiente de incertidumbre por el proceso de sucesión presidencial.

El especialista destaca que el Papa Benedicto XVI, de 85 años de edad, deja el Vaticano con avisos sobre su frágil estado de salud y también sobre un conflicto al interior de la Iglesia Católica, que define como de “pre-cónclave”.

Advierte que incluso, versiones de la prensa italiana hablan de un ambiente de “fin de pontificado” y con ello de la posible voluntad del Papa alemán de renunciar a su puesto, tema hasta hace poco impensable y tabú.

Barranco agrega a estos elementos una encuesta de Covarrubias que indica el desdén del 55 por ciento de los mexicanos ante la visita papal. No existe ahora, dice el especialista, ni el interés ni incluso la euforia que se vivía en el país ante la llegada de Juan Pablo II.

Explica: Todo se paga. Si Benedicto XVI no había tenido interés por México y viene después de 7 años de pontificado, ¿qué puede esperar de la población? El Papa es un padre ausente que no puede demandar entusiasmo generoso. Su presencia y mensajes pueden revertir esta aparente frialdad.

En 1979, año de la primera visita de Juan Pablo II, en México el 92 por ciento de la población declaraba profesar la religión católica, ahora la cifra se ubica en 83.9 por ciento, lo que indica un desplazamiento de la fe hacia otras opciones religiosas.

Políticamente considera que los tres principales partidos, plegados a la curia religiosa, buscarán la patente de corso que sólo da el Santo Padre, pero que serán seguramente el PAN y el presidente, Felipe Calderón, quienes tengan mayor margen de maniobra, sobre todo por su clara filiación religiosa.

“Sin embargo, pensamos que la gran apuesta reside en el gobierno de Felipe Calderón, quien busca la bendición y la legitimidad pontifical a su impugnada estrategia de combate al crimen, que atempere y justifique los cuestionamientos cuando su mandato llega a término; Calderón busca la bendición y la habilitación divina para quedar menos vulnerable a los posicionamientos críticos de su gestión”.

El sociólogo también señala que sobre la visita se proyecta, inevitable, la sombra de los abusos sexuales perpetrados por integrantes de la Iglesia, cuyos actos, se acusa, fueron conocidos e inclusive encubiertos por el alto clero, lo que incluye al Papa Juan Pablo II y al propio Benedicto XVI.

“De manera increíble la agenda del Papa en Guanajuato no contempla algún encuentro con las víctimas de Marcial Maciel. De manera incomprensible las deja de lado como si no existieran más de 130 acusaciones de pederastia clerical; como si el cardenal Norberto Rivera no habría sido requerido por las autoridades norteamericanas para declarar sobre el caso del sacerdote pederasta, Nicolás Aguilar y como si Marcial Maciel, fundador de los Legionarios, no fuera mexicano”.

Barranco agrega que frente al desdén del Papa ante las víctimas de Maciel, ex legionarios, encabezados por José Baca, presentarán en León este sábado, el libro “La Voluntad de No Saber”, que dice que tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI, conocieron del comportamiento criminal de Maciel.

“Los textos acumulados por la historia son testigos implacables e irrefutables que exhiben una realidad cruda: el Vaticano ha mentido sobre Maciel y la curia romana engañó durante el proceso de “beatificación exprés” de Juan Pablo II. La voluntad de no saber denuncia y analiza, cuestiona la actitud de muchos actores que desean encapsular el caso Maciel para que con el tiempo se diluya y olvide. El texto será una bomba, sin duda, y ya el vaticano estudia la manera de desactivar su desatención”.

Al caso Maciel, Barranco agrega que los organizadores del encuentro no incluyeron en la agenda del Papa un encuentro con otras confesiones religiosas, las cuales ya tienen en sus filas a cerca de 25 millones de mexicanos.

“Faltó oficio tanto del Nuncio Christopher Pierre como de los organizadores para precisar todos estos detalles. Y ahora hay un potencial conflicto con la Iglesia Luz del Mundo quien se ha agazapado para proteger su templo, cerca de la gran misa del domingo con posibles y no deseables confrontaciones”

Barranco dice que pese a todo ello, el encuentro con el Papa dará una imagen clara de México, de sus creencias e incluso de su actual estado de ánimo.

“También estudiar el desbordado entusiasmo religioso de la clase política que asistirá con desmesurada devoción a la misa del domingo. Esperamos sea una buena catequesis de ética y aprendan”.

Anexo Numeraria. México cuenta con casi 93 millones de fieles católicos, que corresponde al 83.9 por ciento de una población superior a los 112 millones de habitantes. Sus circunscripciones eclesiásticas son 93, sus obispos 163, 16 mil 234 sus sacerdotes, seis mil 744 sus parroquias y 28 mil 288 sus monjas.

Ahora hay menos sacerdotes: mientras en 1979, por cada mil 800 fieles había uno, ahora, hay uno por cada 2 mil 700 devotos. Ahora hay 25 millones de mexicanos no católicos.

Milenio Estado de México, 23 de marzo de 2012