Posts Tagged ‘descuido de la SEP en Puebla’

Ingenuo decir que las obras de Hubbard no son religiosas, señaló Bernardo Barranco

octubre 8, 2011

Ingenuo decir que las obras de Hubbard no son religiosas, señaló Bernardo Barranco

por Martín Hernández Alcántara

Como un acto ingenuo o una muestra de poco profesionalismo calificó el sociólogo Bernardo Barranco Villafán el argumento que ha dado la Secretaría de Educación Pública (SEP) acerca de que la cienciología no es una religión.  El presidente del Centro de Estudios de las Religiones en México aseguró que el culto fundado por Lafayette Ronald Hubbard tiene todas las características de una religión, aceptada por las escuelas sociológicas y antropológicas especializadas en el estudio de los ritos.

En una entrevista vía telefónica que esta casa editorial le hizo ayer al mediodía, Barranco Villafán mencionó que, de hecho, la cienciología es considerada oficialmente una religión en países como Estados Unidos, España y algunas otras naciones de Europa.

Agregó que “no es de ninguna manera sano para esta discusión” que las autoridades educativas poblanas intenten pretextar que la cienciología no es una religión para intentar justificar el yerro que tuvieron al distribuir 3 mil paquetes con material documental de las obras deMartín Hernández Alcántara .

Explicó que la confusión radica en una cuestión básica que probablemente pueda escapar a los ojos de un político o un educador. Éstos bien pueden tomar los materiales como motivacionales y educativos, ajenos a una posición moral de tipo religioso, pero para un sociólogo o antropólogo especializado en el estudio de las religiones no es así, en función de un axioma fundamental: que cualquier discurso de las iglesias sobre la sociedad y sus comportamientos no está apartado de su ética religiosa y la cienciología no es la excepción.

Agregó que la cienciología es el fundamento filosófico de la religión y la dianética se refiere al aspecto material, práctico, de aplicación de la misma. Este binomio, abundó Barranco, no puede actuar separado jamás, y este axioma también ha sido aceptado en las discusiones de especialistas en el estudio de las religiones.


Barranco Villafán puso un ejemplo para hacer más asequible el punto: hace tiempo, cuando se estudiaron los rosarios de Pío Noveno, se encontró que esas plegarias aparentemente alejadas de la mundanidad, tenían una profunda carga política y social.

“Pensar que el aspecto técnico, práctico de una religión puede separarse de ésta resulta verdaderamente una aberración”, apuntó.

Dada la explicación, el presidente del Centro de Estudios de las Religiones en México consideró que la SEP poblana tiene suficientes recursos para haberse dado cuenta de que el material que repartió de Lafayette Ronald Hubbard tenía una carga religiosa innegable, pero si no lo detecto, “fue por ingenuidad, por ignorancia o por un verdadero descuido, lo cual en todo caso es lamentable”.

Añadió que además hay una falsa concepción tendiente a soslayar a las religiones que no están reconocidas oficialmente, como puede ser el caso de la cienciología en varios países. “Pero lo cierto es que la cienciología tiene todas las características de una religión, tal vez no la prudencia que tienen otras religiones, porque la cienciología ha estado marcada desde su nacimiento por el escándalo, por los fraudes, por este clasismo del que se les acusa a sus fundadores”.

Para finalizar la entrevista, Bernardo Barranco Villafán reveló que como sociólogo de las religiones tiene una suerte de posición ambivalente sobre la cienciología. Por una parte, está de acuerdo en que el Estado laico garantice que este culto sea respetado, “aún y cuando crean en los marcianos”, porque ese derecho a creer en lo que se quiera no debe ser violentado ni coartado.

Por el otro lado, abundó, resulta sumamente inquietante que una iglesia acusada de tantas anomalías se promueva no sólo por sus líderes, que están en todo su derecho de hacerlo, sino por autoridades del sistema público que, en todo caso, tienen que velar por la laicidad de la educación, más allá de sus creencias, apuntó.

Antecedentes

Ayer se publicó en estas páginas una carta aclaratoria rubricada por Lybia Carrillo Carrillo, Enlace de Comunicación de la SEP, en la que aseguró que “los contenidos de los materiales (de Lafayette Ronald Hubbard) no aluden ni hacen referencia a aspectos de corte religioso”.

El pasado 22 de septiembre esta casa editorial también dio a conocer que la Asociación de Educadores Sociales Laicos (AESL) criticó la distribución de obras de Lafayette Ronald Hubbard por parte de la SEP de Puebla y recordó que las campañas de manipulación y los perjuicios que han sufrido miles de personas a causa de la cienciología, religión que el escritor estadounidense fundó, se exhibieron desde el año 2008 a través de las filtraciones que la organización Anonymus hizo a Wikileaks.

Mariano Torres Reyes, vocero de la asociación civil, que tiene su sede en el Distrito Federal, manifestó la reprobación que los educadores sociales laicos hacen a la dependencia estatal:

“A juzgar por lo que los medios han informado, es claro que la promoción de los libros y otros materiales de Hubbard entre los docentes poblanos es una política contraria a la obligatoriedad de laicidad que deben acatar las autoridades de la Secretaría de Educación Pública. No hay autorización ni derecho que pueda invocarse para promover una creencia religiosa en las escuelas, independientemente de la religión que se trate. Nosotros haremos en breve un exhorto formal al secretario de Educación Pública de Puebla para que se detenga la repartición de ese material que es promovido como didáctico”.

Mariano Torres Reyes, quien tiene un doctorado en Pedagogía por la Universidad Nacional Autónoma de México, manifestó además que las prácticas manipuladoras y hasta vejatorias que han realizado los altos jerarcas de la cienciología quedaron descubiertas en 2008, cuando la organización de hackers Anonymus entregó manuales y otros documentos internos de esa secta a Wikileaks, que los publicó en su portal.

El pedagogo añadió que la documentación aún puede ser consultada en línea, en la dirección http://wikileaks.org/wiki/Church_of_Scientology_Office_of_Special_Affairs_and_Frank_Oliver, pero que también apareció recientemente un resumen sobre esa información en el libro Dentro de Wikileaks (Roca Editorial 2011), de Daniel Domscheit–Berg, cofundador del portal que dirige Julian Assange.

Wikileaks publicó 208 páginas de información confidencial sobre la cienciología que contienen su visión acerca de que extraterrestres repoblarán el planeta, así como grabaciones de los años 50 en las que Lafayette Ronald Hubbard dictaba conferencias en universidades, donde se presentaba como un alienígena con cientos de años cumplidos.

“Según lo revelado por Daniel Domscheit–Berg, los manuales de la cienciología hasta entonces no eran sólo secretos, sino caros; por ejemplo, el documento del tercer nivel de iniciación que contiene la revelación de que extraterrestres vendrán al planeta tiene el costo aproximado de una casa unifamiliar en Estados Unidos, lo que refuerza las acusaciones que hay contra esa religión acerca de que es dirigida por personas que buscan obtener lucro a través de la manipulación”, expresó Torres Reyes

La Jornada de Oriente, jueves 6 de octubre de 2011

Anuncios