Posts Tagged ‘Tarcisio Bertone’

El Papa Francisco ante la Banca vaticana

abril 16, 2013
El manejo de los dineros en el Vaticano, la prueba de fuego del Papa Francisco

El manejo de los dineros en el Vaticano, la prueba de fuego del Papa Francisco

El Papa Francisco ante la Banca vaticana

POSTEANDO Bernardo Barranco

2013-03-28 • ACENTOS Milenio Estado de México

 

Sin necesidad de hacer un gran sondeo, la mayoría de las iglesias en el mundo tienen una impresión positiva del nuevo Papa. Los medios de comunicación han registrado con sumo agrado a un hombre que desdeña los lujos pontificios, que empaca sus propias maletas, hace sus propias llamadas y prefiere caminar en lugar de abordar su limusina. Después de Semana Santa, esta luna de miel, se desplazará de las formas, los estilos y la nueva estética pontifical de Bergolio a cuestiones sustanciales de Estado. Las expectativas crecen y la referencia a Francisco no es banal, para un Papa del que se espera que “repare la Iglesia”.

El cardenal Claudio Hummes, cardenal emérito de Sao Pablo Brasil, amigo y mentor de Bergoglio, ha expresado así, 10 días después de la elección del Papa: “Muchos esperan una reforma de la curia y estoy seguro de que él la hará, a la luz de la esencialidad, la sencillez y la humildad que requiere el Evangelio, siempre siguiendo la estela del santo del cual ha tomado el nombre”. La reforma de la curia, incluye quizá el expediente más crítico de la administración vaticana: el lavado de dinero. Benedicto XVI y Tarcisio Bertone, le dejan a Bergoglio un sistema bancario cuestionado y señalado en repetidas ocasiones como un paraíso para lavar dinero. El periodista Gianluigi Nuzzi (Vatileaks) puso al banco en el centro de las miradas de la sospecha con su libro “Vaticano S.A.”, donde revelaba que el IOR, conocido como el Banco del Vaticano, llevaba décadas lavando dinero de la mafia y encubriendo a políticos, banqueros y empresarios. Luego de haber protagonizado reiterados escándalos financieros, propiciados por la opacidad de su sistema bancario, la Santa Sede decidió a fines de 2010 impulsar una serie de reformas para adaptarse a los estándares internacionales contra el lavado. Sin embargo, desde entonces son pocos los resultados que puede mostrar. Se habla en Roma que el Instituto para las Obras de Religión (IOR), pronto podría estar bajo el control del gobierno de la Ciudad del Vaticano, presidida por Giusepe Bertello.

Libro de Guinluigi Nuzzi, el de Vatileaks, que exhibe los manejos irregulares de los recursos Vaticanos

Libro de Gianluigi Nuzzi, el de Vatileaks, que exhibe los manejos irregulares de los recursos Vaticanos

En octubre pasado, el Consejo de la lucha contra el blanqueo de capitales de Europa sembró interrogantes acerca de la falta de regulación externa. En el extremo más radical del espectro, algunos observadores han sugerido que el IOR es una apuesta anacrónica y que su casi $ 6 mil millones de euros en activos podrían ser administrados por una organización independiente “banca ética” o alguna otra institución externa al Vaticano. La idea sería que el Vaticano no necesita su propio banco, y deshacerse de lo que eliminaría una fuente constante de especulaciones y teorías conspirativas. Una iniciativa así, podría ser un paso definitivo del Papa Francisco. La mayor parte de esos $ 6 mil millones, por cierto, no es el dinero del Vaticano. Pertenece a la diócesis, órdenes religiosas y organizaciones católicas, que utilizan el IOR para transferir fondos en todo el mundo. El nuevo Papa debería exigir más transparencia, como abrir el banco hasta las auditorías externas y pidiendo su liderazgo para proporcionar más información sobre sus operaciones.

Anuncios

Evidente ausencia de progresistas en Cónclave: Barranco. Con Leo Zuckermann

marzo 15, 2013

conclave_cardenalesmisa_foto610x342

Evidente ausencia de progresistas en Cónclave: Barranco. Con Leo Zuckermann

11 de Marzo, 2013

Bernardo Barranco, especialista en temas religiosos señaló que “en este caso más bien lo que se muestra es una ausencia de liderazgos naturales fuertes, son cardenales más bien en su conjunto, no todos evidentemente, más bien opacos, de bajo perfil y el tema para mí es que hay una ausencia en este cónclave de progresistas.

Bernardo Barranco Villafán, especialista en temas religiosos, señaló que aunque los cardenales Angelo Scola, Odilo Scherer y Peter Turkson son los principales candidatos para la sucesión de Benedicto XVI, en pocas ocasiones se ha llegado a un Cónclave de Elección con candidatos tan débiles como ocurre hoy día.

Entrevistado en “Artículo Sexto”, indicó que originalmente existían cinco o seis, después incrementaron casi a 20 y actualmente los grandes favoritos son los tres mencionados, dos de los cuales Scola y Scherer son opciones meramente italianas, ya que Odilo Scherer trabajó durante muchos años en la Curia, factor al que se suma el hecho de ser hijo de alemanes.

“En el caso de Scola, pues es un cardenal discípulo directo de dos grandes personajes. Uno, de Benedicto XVI y otro de (Luigi) Giussani, que es el fundador de un movimiento neoconservador que se llama ‘Comunión y Liberación’, que es una especia de mezcla de democracia cristiana y de teocracia, una cosa muy rara pero muy importante en Italia con más de 30 mil cuadros”, abundó.

Añadió que Turkson también pertenece a una corriente curial italiana, ya que pese a ser nativo de Ghana, se formó en universidades norteamericanas y tiene muchos años en la Curia.

Respecto a las voces que colocan como posible candidato al cardenal italiano Tarcisio Bertone, Bernardo Barranco resaltó que su principal problema es que ya cuenta con una edad mayor a los 75 años, por lo que no calificaría si se toma en cuenta la línea que dejó Joseph Ratzinger, en el sentido de que la iglesia necesita un Papa con mayor vigor y más fuerza, a lo que se suma el ser uno de los “villanos” favoritos del vatileaks.

papa negro TrksonPara el caso del canadiense Marc Ouellete, recordó que aunque es uno de los discípulos del Papa Emérito, el principal problema que enfrenta es el tener un hermano pedófilo, lo que lo descalificaría casi de inmediato para poder dirigir a la Iglesia Católica, principalmente por las críticas que esto ha generado recientemente.

Asimismo, el especialista resaltó que también existen tres cardenales estadounidenses que suenan para asumir la dirección de la Santa Sede y la Iglesia Católica durante los próximos años, es el caso de Sean O’Malley, Raymond Burke y Timothy Dolan, quienes han hecho contrapeso a los italianos, evitaron que el cónclave fuera muy rápido y tuvieron un desempeño notable durante las reuniones previas a la votación, apoyados por los alemanes.

“Yo no sé en el caso de las apuestas, pero las cosas como se están viendo, no hay un favorito así neto como hace ocho años cuando estaba Ratzinger. En este caso más bien lo que se muestra es una ausencia de liderazgos naturales fuertes, son cardenales más bien en su conjunto, no todos evidentemente, más bien opacos, de bajo perfil y el tema para mí es que hay una ausencia en este cónclave de progresistas”, lo que demuestra que en los dos últimos pontificados desapareció el ala progresista en el cónclave.

Por tal motivo, señaló que la principal disputa se dará entre los curiales italianos, que buscan mantenerse, y los reformadores que en su mayoría son extranjeros, ya que los niveles de escándalo al interior de la Curia, hacen inevitable una reforma interna.7187

Al ser cuestionado sobre dónde quedarían inscritos los cardenales mexicanos, Barranco Villafán dictó, “yo los vería más inclinados a la banda curial. No hay que olvidar que Norberto Rivera, su carrera fue como, digamos, apadrinada por Marcial Maciel, y Marcial Maciel formaba parte de este club de Sodano y hay muchos favores que se deben, entonces yo creo que ahí tanto el cardenal de Guadalajara como éste, tengo mis dudas sobre Robles, porque Robles ya es otra generación, pero los dos primeros seguramente estarán con el bando de Sodano.”

Finalmente, respecto a la posibilidad de que ascienda un cardenal africano al pontificado, concretamente Peter Turkson, Bernardo Barranco consideró que esto es un reconocimiento al avance de un continente, donde se ha dado un ascenso importante de la Misión, situación muy diferente al debacle que se vive en Europa y América Latina.

“Más allá de las profecías del Papa negro, en Malaquías podría interpretarse esta profecía como los jesuitas, recuerda que los jesuitas es el Papa negro, durante mucho tiempo era el ejército del Papa”, concluyó.

cegs

Escuchar


Leo Zuckermann entrevista a Bernardo Barranco, especialista en temas religiosos. Evidente ausencia de progresistas en Cónclave.

Nuevo Papa y nuevo pacto eclesial

marzo 7, 2013
Los papables

Los papables

Nuevo Papa y nuevo pacto eclesial

Posteando Bernardo Barranco

El largo pontificado de Juan Pablo II generó una gran corriente de una Iglesia gloriosa, más triunfalista, mediática, masiva e imperial, la cual estuvo manejada, sobre todo, por el cardenal Angelo Sodano, que, como todos sabemos, es un político que fue muy amigo de personajes como Augusto Pinochet y Marcial Maciel. Incluso hay nuevas investigaciones que demuestran que Sodano se dejó corromper por los Legionarios.

Ésta es la atmósfera, la larga agonía del papa Juan Pablo II que llevó a los diferentes grupos a alcanzar acuerdos, lo cual quedó demostrado en el cónclave en el cual Benedicto XVI fue electo. Es decir, el papa Ratzinger representaba la continuidad. No de balde había sido el colaborador intelectualmente más activo. Esto llevó a un gran acuerdo entre las diferentes fuerzas conservadoras que dejaron lejos y atrás el sector progresista del Concilio Vaticano II, que estaba en ese momento encarnado en el cardenal Carlo María Martini.

Todo este gran andamiaje, toda esta gran burbuja ilusoria que dejó Juan Pablo II, de una Iglesia triunfalista, de espectáculo y teatralidad se sustentaba en el carisma y en la gran personalidad de ese Papa polaco. Pero este se le fue desmoronando a pedazos a Benedicto XVI.
En definitiva, la crisis que enfrentó en torno a la pederastia en Estados Unidos, Irlanda, Australia, Alemania o en México, con los Legionarios de Cristo, sacudió la Iglesia católica, de una manera profunda y dramática. Ante esta gran crisis, la vieja guardia de Juan Pablo II, encabezada por Sodano, y en la que se agrupan por ejemplo, Giovanni Battista Re, Leonardo Sandri o Eduardo Martínez Somalo planteó enfrentar, como un solo puño, al enemigo externo, que para ellos era el lobby político-masón en Washington y el lobby mediático de los judíos de The New York Times, en Nueva York. Benedicto XVI no entra en esta estrategia, fue más auto crítico, e incluso hizo grandes reformas en torno a la pederastia, con un enfoque más a favor de las víctimas. Alargó, por ejemplo, el periodo de prescripción de ese delito y legisló entregar a las autoridades seculares a los curas pederastas.

Estas posturas fueron mal vistas por el viejo sector wojtiliano, de manera que ese pacto -que unió primero las facciones del Vaticano- se fracturaron. Todo esto está documentado mediante el fenómeno llamado Vatileaks y que están concentrados en un libro de Gianluigi Nuzzi, que se titula: Su Santidad, Las cartas secretas de Benedicto XVI, el cual muestra estos antagonismos, estas luchas feroces y palaciegas entre los sectores viejos, encabezados por Sodano, y el sector igualmente conservador, pero más pastoral, en el que está el mismo Papa, con su secretario de Estado, Tarcisio Bertone. Este último es el personaje más atacado en todos esos escándalos. El Papa Benedicto XVI queda muy vulnerable frente a todo.  Sufre de debilitamiento pero con su  renuncia obliga al conjunto de la Iglesia al cónclave y  a las grandes facciones de la curia a reunificar criterios en torno a un proyecto de sucesión, a un debate para   encontrar nuevos equilibrios y nuevos pactos. En suma a reconstruir los  tejidos sociales que se han fracturado en los últimos dos años. Los cardenales bajo la mirada inquisitiva de los medios se plantean antes de entrar en el cónclave reformar la corrupta curia romana como paso obligado para empezar sanear la Iglesia.

Milenio Estado de México, jueves 7 de marzo de 1013

La Iglesia católica necesita sacudirse sus polvos imperiales

febrero 18, 2013
conclave
La Iglesia católica necesita sacudirse sus polvos imperiales

Entrevista a Bernardo Barranco Villafán/Analista de temas religiosos

logoAntonio Cerda Ardura

Tras el repentino aviso de su renuncia, el papa Benedicto XVI dejó entrever, el pasado miércoles de ceniza, algunos de los graves problemas que aquejan a la Iglesia católica y que lo orillaron a presentar su dimisión.

El Papa indicó que las “divisiones en el cuerpo eclesial” mantienen “desfigurado” el rostro de la Iglesia, por lo que es necesario “superar individualismos y rivalidades”.

Aunque sin especificar quién o quiénes son los miembros de la curia rebeldes, Benedicto XVI denunció la hipocresía religiosa y las actitudes que “buscan el aplauso y la aprobación”, y no dejó de aludir, aunque de manera embozada, a quienes se han aprovechado de los escándalos por pederastia, corrupción, enriquecimiento y tráfico de influencias: “En nuestros días muchos están listos a rasgarse las vestiduras frente a escándalos e injusticias, naturalmente cometidos por otros, pero pocos parecen dispuestos a actuar en su propio corazón”, acusó.

En sus casi ocho años de pontificado, el obispo de Roma debió sortear graves crisis que mantienen a la Iglesia crujiendo, como el discurso que pronunció el 12 de septiembre de 2006 en la Universidad de Ratisbona, en el que aludió a una presunta relación entre violencia e Islam, lo cual exacerbó a los musulmanes; la excomunión del obispo lefebvriano británico Richard Williamson, que a finales de 2008, en declaraciones a la televisión sueca, negó el Holocausto, o la guerra intestina que mantienen tras los muros del Vaticano el actual decano del Colegio Cardenalicio, Angelo Sodano, y el secretario de Estado, Tarcisio Bertone, quien, en su calidad de Camarlengo, se hará cargo de la Santa Sede desde el 28 de febrero, fecha en que Benedicto XVI tirará la toalla, y hasta que el sucesor sea elegido.

Entrevistado por Siempre!, el analista de temas religiosos Bernado Barranco Villafán dice que, a pesar de sus enfermedades, la causa probable de la renuncia del pontífice es que busca no sólo terminar con la polarización de las distintas corrientes del Vaticano, sino también incidir en la sucesión.

También señala que lo deseable es que el sucesor sea un hombre abierto a la sociedad contemporánea y que la Iglesia se sacuda los polvos imperiales que la mantienen atrasada.

Dos interpretaciones

¿Realmente la renuncia del Papa es porque, debido a sus enfermedades, él prefiere una retirada digna y no convertirse en un circo? ¿O debemos pensar en presiones?

Bernardo Barranco

Bernardo Barranco

Predominan como dos grandes corrientes: una es, efectivamente, por temas de edad y de salud. Como Benedicto XVI es ya un papa vulnerable frente a las diferentes corrientes antagónicas en la curia romana, él decidió, en un acto de  humanidad y de valor evangélico, renunciar. Ésta sería la hipótesis más sencilla.

Hay otra corriente que se acentúa en una postura de jugada del Papa más política e inteligente. Es decir, que, al renunciar, busca no sólo ordenar las cosas en la coyuntura polarizada de las diferentes corrientes del Vaticano, sino también incidir en la sucesión.

Grosso modo, ésas serían las dos grandes interpretaciones que se están manejando en torno a la renuncia. Pero, desde luego, yo me inclino más por la segunda hipótesis. Pensando en que Ratzinger es un hombre sistemático, inteligente, culto, que conoce como pocos el funcionamiento de la Iglesia, yo creería que ante el quiebre o la fractura del pacto que lo llevó al pontificado en 2005, fundamentalmente por el tratamiento en torno al tema de la pederastia, él renuncia para obligar a que se rehaga este pacto en torno al proyecto de Iglesia y el mandato a su sucesor.

¿Cómo se dio esa ruptura?

El largo pontificado de Juan Pablo II generó una gran corriente de una Iglesia más triunfalista, mediática, masiva e imperial, la cual estuvo manejada, sobre todo, por el cardenal Angelo Sodano, que, como todos sabemos muy bien, es un político que fue muy amigo de personajes como Augusto Pinochet y Marcial Maciel. Incluso hay nuevas investigaciones que demuestran que Sodano se dejó corromper por Marcial Maciel. Ésta es la atmósfera.

La larga agonía del papa Juan Pablo II llevó a los diferentes grupos a alcanzar acuerdos, lo cual quedó demostrado en el cónclave en el cual Benedicto XVI fue electo. Desde tiempo atrás había ciertos consensos y a eso me refiero con el pacto. Es decir, el papa Benedicto XVI representaba la continuidad. No de balde había sido el colaborador intelectualmente más activo y, en segundo lugar, más poderoso, probablemente el más dotado del Colegio Cardenalicio, que le posibilitaba tener una interlocución frente a la sociedad europea. Esto llevó al pacto entre las diferentes fuerzas conservadoras que dejaron lejos y atrás el sector progresista, o del Concilio Vaticano II, que estaba en ese momento encarnado en el cardenal Carlo María Martini, quien murió en agosto del año pasado.

Todo este gran andamiaje, toda esta gran burbuja ilusoria que dejó Juan Pablo II, de una Iglesia triunfalista, de espectáculo, sobre todo basado en el carisma y en la gran personalidad de ese Papa en particular, se le fue desmoronando a pedazos a Benedicto XVI. Recuerde que él inició con ciertos errores, como su discurso de Ratisbona y las declaraciones poco afortunadas como la del condón, cuando fue a África.

Y luego lo de los pederastas…

En definitiva, la crisis que enfrentó en torno a la pederastia en Estados Unidos, Irlanda, Australia, Alemania o en México, con los Legionarios de Cristo, sacudió la Iglesia católica, de una manera muy dramática y muy fuerte, por parte los medios de comunicación. Frente a esta gran crisis, la vieja guardia de Juan Pablo II, encabezada por Sodano, y en la que se agrupan por ejemplo, Giovanni Battista Re, o Eduardo Martínez Somalo, o el cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos, personajes que usted ha referido en sus notas a lo largo de los años, todo este sector le pidió al Papa cerrar filas…

Guianluigi Nizzi autor de "Sua Santitá, Le carte segrete di Benedetto XVI" que ha mostrado antagonismo y divisiones en el seno de la curia romana

Guianluigi Nizzi autor de “Sua Santitá, Le carte segrete di Benedetto XVI” que ha mostrado antagonismo y divisiones en el seno de la curia romana

Y se hizo ese pacto.

Exactamente. En la crisis se le pidió al Papa enfrentar, como un solo puño, al enemigo externo, que para ellos era el lobby político-masón en Washington y el lobby mediático de los judíos de The New York Times, en Nueva York. Entonces, Benedicto XVI fue más crítico, e incluso hizo grandes reformas en torno a la pederastia, con un enfoque más a favor de las víctimas. Alargó, por ejemplo, el periodo de prescripción de ese delito, y demandó que no fuera solamente un problema a tratar adentro de la Iglesia, sino entregar a los pecadores y delincuentes a las autoridades, etcétera. Y estas posturas fueron mal vistas por el viejo sector wojtiliano, de manera que ese pacto —que unió primero las facciones del Vaticano— se fracturó. Todo esto no lo digo por interpretación, sino con base en los documentos internos que fueron sacados y dados a la luz pública mediante el fenómeno llamado Vatileaks y que están concentrados en un libro de Gianluigi Nuzzi, que se titula: Sua Santità. Le Carte Segrete di Benedetto XVI (Su Santidad, Las cartas secretas de Benedicto XVI), el cual muestra estos antagonismos, estas luchas feroces y  palaciegas entre los sectores viejos, encabezados por Sodano, y el sector igualmente conservador, pero más pastoral, en el que está el mismo Papa, con su secretario de Estado, Tarcisio Bertone. Este último es el personaje más atacado en todos esos escándalos.

Entonces, ese pacto se fractura y el Papa queda muy vulnerable frente a todo, y los ataques y las crisis continúan. El siguiente episodio ya está en puerta con los documentos dados a conocer en Los Ángeles, en donde el cardenal Roger Mahony, de paladín de los derechos humanos de indocumentados, pasó a ser un encubridor de los curas pederastas y religiosos que abusaron de niños hijos de migrantes, quienes no tienen la posibilidad de defenderse, y, mucho menos, jurídicamente.

Todo lo anterior es para contextualizar que el Papa, efectivamente, no renuncia por enfermedad. Sufre de debilitamiento, tiene problemas cardiacos, de artritis, de cadera y de hipertensión, pero, como Rosita Alvírez, ninguno es de muerte hasta ahora, aunque ya se acumulan. Y él, lo que plantea al renunciar es: “Obligo al conjunto de la Iglesia al cónclave, a los grandes personajes, a los príncipes de la Iglesia, a reunificar criterios en torno a un proyecto de sucesión, a un debate nuevamente, a limar asperezas, a volver a encontrar nuevos equilibrios y nuevos pactos”. No se trata solamente de un personaje sucesorio, o de una persona, o un hombre, se trata de un proceso que se está planteando. Por eso creo que la jugada de Benedicto XVI es un movimiento de ajedrez en el cual obliga a las diferentes facciones a reconstruir los tejidos sociales que se han fracturado en los últimos dos años.

 

Benedicto XVI debilitado y agotado

Benedicto XVI debilitado y agotado

La nueva realidad

¿Cuál tendría que ser el perfil del nuevo papa?

Depende del proyecto. Yo le puedo dar mi perfil de un hombre abierto a la sociedad moderna. Yo desearía que la Iglesia católica deje de sentirse tutelar de los valores tradicionales; que deje de condenar, culpabilizar y chantajear a la sociedad moderna, y tenga una mayor sensibilidad para escuchar y discutir temas como el de la corporalidad, la sexualidad, el nuevo papel de la mujer, las nuevas parejas, los católicos divorciados, los jóvenes. En fin… y es que la Iglesia no ha querido, no ha podido y no ha entendido cómo abrirse a una nueva realidad.

La Iglesia necesita una nueva síntesis con la cultura y la civilización contemporánea. Es decir, necesita retomar los pasos del Concilio Vaticano II, a 50 años, y cómo volverse a formar. Y ésta no es una actitud de nostalgia, sino es que en verdad la Iglesia necesita sacudirse sus polvos imperiales, sacarse toda la polilla que ha estado acumulando en los treinta años de los pontificados con Juan Pablo II y Benedicto XVI, y abrirse. Pero eso es lo que yo desearía, tanto como analista que como católico. Pero dudo mucho de que los cardenales tengan este nivel de lectura. Hay demasiada soberbia en el interior de la Iglesia.

Revista Siempre!, lunes 18 de febrero de 2013

Tarcisio Bertone, el gran elector del Vaticano BBC Mundo

febrero 16, 2013

bbc-mundo-logo-rojo-720910

Cardenal Tarciso Bertone, tiene la llave en la sucesión papal

Cardenal Tarciso Bertone, tiene la llave en la sucesión papal

No se había apagado aún la conmoción causada por la renuncia del Papa Benedicto XVI, cuando ya empezaban las especulaciones sobre quién podría sucederlo. Y un nombre era mencionado con insistencia: el de Tarcisio Bertone.
Sin embargo, lo particular sobre este cardenal italiano de 78 años es que no era nombrado como “papable”, sino como una de las personas que podría decidir quién ocupe el llamado Solio de Pedro.

Pero ¿quién es este hombre? ¿Por qué algunos le atribuyen tal poder?

Hincha de la Juve

Tarcisio Pietro Evasio Bertone nació en Turín, Italia, en diciembre de 1934.

En esa ciudad ingresó al noviciado de los salesianos, orden en la cual hizo su profesión como sacerdote en 1960.

Quienes lo conocen dicen que es un amante de los deportes, especialmente el fútbol, e hincha del Juventus. La leyenda asegura que mantiene un balón bajo el escritorio en sus oficinas del Vaticano.

Consagrado obispo en 1991, fue en 1995 que tuvo un encuentro que marcó profundamente su vida: Juan Pablo II lo designó como Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe (la antigua Inquisición), encabezada entonces por Joseph Ratzinger. Allí estrecharían una gran amistad

Ya como Benedicto XVI, Ratzinger nombró a Bertone Secretario de Estado de Ciudad del Vaticano.

En 2007 llegó el espaldarazo definitivo: fue designado Camarlengo, el funcionario de la corte papal que se encarga de administrar los bienes terrenales de la Santa Sede y a quien corresponde determinar formalmente la muerte del Papa, en un ritual que involucra llamar al Pontífice tres veces por su nombre y luego darle un leve golpe en la cabeza.

En su calidad de Camarlengo, Tarcisio Bertone se hará cargo de el Vaticano a partir del momento en que Benedicto XVI renuncie oficialmente -el próximo 28 de febrero- hasta que un nuevo Papa sea elegido.

También será quien organice el cónclave y presida la sala.

Nada mal para alguien a quien, no hace mucho, algunos daban con los días contados dentro de la corte papal.

Juegos de poder

En lo que varios especialistas coinciden es que las fichas para elegir al nuevo Papa ya se están moviendo.

Algunos creen que el juego ya estaba en marcha incluso antes de que Benedicto XVI anunciara su renuncia. Entre ellos se encuentra el periodista Eric Frattini, autor de “Los cuervos del Vaticano”, quien decía que Ratzinger había descuidado la “maquinaria de gobierno” y vaticinaba una “guerra atroz” en un futuro cónclave entre cardenales italianos y extranjeros.

El especialista mexicano Bernardo Barranco no habla de una guerra atroz pero sí de una “lucha muy intensa” por la sucesión papal entre los grupos en pugna que existen al interior del Vaticano. Lucha que -indicó en el programa radial Aristegui Noticias- se ha agudizado con el escándalo de la pederastia.

¿Cuales son esos grupos en pugna dentro del colegio cardenalicio? Tanto Frattini como Barranco coinciden en que son dos:

El encabezado por Bertone, quien tendría la lealtad de los cardenales -en su mayoría europeos- designados durante el papado de Benedicto XVI.

El otro bando, según Frattini, es el de los “diplomáticos” y estaría liderado por el anterior secretario de Estado del Vaticano, Angelo Sodano.

Barranco ve a Angelo Solano como un integrante de la”vieja guardia política” del Juan Pablo II (de quien fue su Camarlengo), y quien ha criticado al actual pontífice por lo que considera un manejo inadecuado de los casos de pederastia.

La animadversión entre ambos es tal, que en las columnas de diarios italianos que siguen los chismes de pasillo del Vaticano se ha mencionado que Solano, en un gesto de desprecio, tardó 16 meses en desalojar sus oficinas en la Santa Sede para permitir el ingreso de Bertone.

Tarsicio Bertone “tiene un enemigo dentro del Vaticano que es Angelo Sodano”, refrendó para BBC Mundo Daniel Álvarez, téologo y profesor de religiones de la Universidad Internacional de Florida (FIU) en Estados Unidos.

Bertone y el cardenal Angelo Sodado las cabezas de una lucha intensa por el poder

Bertone y el cardenal Angelo Sodado las cabezas de una lucha intensa por el poder

¿Decisivo?

Aunque los expertos concuerdan en Bertone tendrá un gran peso en la elección de un nuevo pontífice –en especial por su influencia sobre los cardenales nuevos- pocos creen que él mismo tenga la oportunidad de sentarse en la silla de Pedro.

“Hizo muchos enemigos dentro de la Curia. Quizá gente de afuera (del Vaticano) estaría dispuesto a nombrarlo para que continuara con la labor de reforma”, agrega Daniel Álvarez.

En el pasado, sólo tres Camarlengos han sido elegidos pontífices: Inocencio VII en 1404, León XIII en 1878 y Pio XII en 1939.

Pero más que el que no haya una tradición, es lo controvertido de la figura de Bertone (amén de que ya tiene 78 años) lo que lo convierte en un poco probable Papa.

Bernardo Barranco, analista mexicano

Bernardo Barranco, analista mexicano

“Algunos lo miraban como ‘el malo’ pero otros lo veían como la mano derecha del Papa. Muchas personas pensaban que era la persona que el Papa estaba usando para hacer el trabajo de limpieza, por lo tanto incurrió en la ira de ciertos elementos que no quieren que eso cambie, que no quieren que alguien venga a cambiar la cultura institucional que está muy arraigada dentro del Vaticano”, explica Álvarez.

En los últimos años, su nombre apareció en innumerables titulares de prensa y no siempre con buen cariz.

Fue relacionado en las revelaciones de Vatileaks, las investigaciones del IOR (popularmente conocido como el Banco del Vaticano) y en cenas con altos políticos italianos en las que algunos veían un fuerte apoyo a Silvio Berlusconi, el controvertido exprimer ministro italiano.

Fue entonces que en la prensa italiana se auguró su destitución. Eran tan fuertes los rumores que el propio Benedicto XVI tuvo que salir tres veces a confirmar su confianza en su mano derecha.

Pero logró mantenerse.

Para Daniel Álvarez “el problema de Bertone es que no sabemos el poder que realmente tiene porque él ha quemado puentes con las facciones, ciertas facciones de Vaticano que se resisten a cambios estructurales”.

Si embargo, Eric Frattini cree que “desde 2006 hasta ahora, la maquinaria del Vaticano ha estado controlada por él”.

De lo que pocos dudan es que será decisivo en la elección del próximo pontífice, en la que, además, hay un elemento inédito en los últimos 600 años: desde las sombras, la agobiada pero lúcida figura de Joseph Ratzinger estará observando.

 

 

Crisis impuso retiro, estiman Consideran que deben resolverse escándalos de pederastia y corrupción

febrero 15, 2013
Grandes intrigas y antagonismos en la Curia Romana

Grandes intrigas y antagonismos en la Curia Romana

Martes 12 de febrero de 2013 Julián Sánchez y Ana Anabitarte | El Universal

Los especialistas en religiones Elio Masferrer y Bernardo Barranco consideraron que la renuncia del papa Benedicto XVI no es el preámbulo de una crisis en la Iglesia católica, pues más bien es la crisis que se vive actualmente la que lo obligó a retirarse, por lo que de los retos deberán resolverse los conflictos que permean como los escándalos por pederastia, la filtración de documentos del Vaticano, la corrupción y la caída en el número de fieles.

Elio Masferrer

Elio Masferrer

Elio Masferrer, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que Benedicto XVI llegó a encabezar el Vaticano sobre la base de un pontificado corto, por lo que desde hace algún tiempo preparaba su salida en medio de la presión de los poderes fácticos alrededor de la curia romana.

En entrevista señaló que paralelamente Benedicto XVI fue armando un cónclave para que a través de éste se designe a su sucesor que, dijo, estará también rodeado de la burocracia de la curia romana.

Masferrer resaltó que el Papa ha tenido que trabajar problemas complicados como los de la pederastia de ministros religiosos y los llamados VatiLeaks, en medio de un grupo que realmente no lo apoyaba. Mencionó que ahora deberán designar a alguien que tenga cierto poder y consideró que podría ser un cardenal de Norteamérica o europeo y que no se descarta un africano.

Bernardo Barranco sostuvo que la renuncia no va a provocar una crisis, sino que se abre un periodo inédito en la vida moderna de la Iglesia, pues en primer lugar un Papa estará por primera vez en la historia del Vaticano organizando un cónclave que designará a su sucesor, con peso y autoridad.

 

Por otro lado, continuó, habrá dos Papas, pues habrá que preguntarse si le quitarán el título de papa Benedicto XVI a Joseph Ratzinger, una vez que se designe al nuevo sucesor de Pedro.

Bernardo Barranco

Bernardo Barranco

“Veremos cosas nuevas y diferentes, como la situación de cómo se le va a llamar: Papa emérito o en retiro; y aunque se retire o se enclaustre va a tener peso, sobre todo moral”, destacó. Expuso que hay situaciones que se deben atender como el lavado de dinero, la opacidad del manejo de finanzas del Vaticano, así como las pugnas internas a partir de la fuga de documentos internos, lo cual muestra que hay facciones muy encontradas. “Todo eso hace que el Papa diga, estoy viejo y enfermo y se requiere de nuevos liderazgos para asumir lo que representa todo esto”.

Destacó que se deberá concretar entre los líderes de la Iglesia católica un gran nuevo pacto que permita solventar toda la situación a través de nuevos proyectos.

Consideró que de ahí partirá la designación del nuevo Papa, en la cual influirán por encima de todos Joseph Ratzinger, el actual secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone y el anterior a éste, Angelo Sodano.

Postura coherente

La renuncia del Papa Benedicto XVI ha sido “una decisión valiente que hay que agradecer y aplaudir, un órdago arriesgado, y refleja la postura coherente que el Pontífice tuvo a lo largo de toda su vida ya que muestra al mundo que en la Iglesia lo importante es el servicio y que las personas vamos de paso”, asegura el sacerdote y director de la revista Vida Nueva Juan Rubio.

“Y aunque es una decisión insólita, no es extraña en una persona como él”, añade en entrevista con EL UNIVERSAL.

En su opinión, “la imagen de este anciano profesor, alejado probablemente en un monasterio bávaro, servirá a muchos para entender el ministerio de sucesor de Pedro por encima de las intrigas curiales”. Rubio recuerda el hecho de que Benedicto XVI “siempre defendió la idea de dejar el Pontificado cuando la salud no le permitiera seguir y es lo que ha hecho. Y ha elegido una situación de tranquilidad para llevarlo a cabo”, añade.

Sobre su Pontificado, el periodista y sacerdote español subraya que el Pontífice quiso hacer una reforma de la curia que le costó mucho trabajo llevar a cabo “por las trabas que encontró en su interior por la sombra de algunos importantes cardenales que le han atado las manos más de lo que debieran”. Así que con esta dimisión ha predicado con el ejemplo. “Ha decidido empezar él en lo que podía, dejando paso a otros, para que no sean otros quienes tomen las decisiones aprovechando su debilitamiento”, dice. En este sentido destacó la renovación interior puesta en marcha en la Iglesia “y que se le reconocerá en el futuro”. Cita temas como la pederastia “donde puso normas claras para sacar a los legionarios de Cristo”, la economía “donde puso en orden las finanzas” “y el diálogo ecumémico”. “A Juan Pablo II se le iba a ver, a Benedicto XVI se le iba a escuchar”, añade.

Deprime a Benedicto XVI traición de mayordomo: Bernardo Barranco con Oscar Mario Beteta

junio 22, 2012

Deprime a Benedicto XVI traición de mayordomo: Bernardo Barranco. Con Oscar Mario  Beteta

El Papa tiene elementos para sentirse deprimido más allá de las filtraciones porque ahora resulta que es el mayordomo, Paolo Gabriele,  a quien consideraba un a persona muy cercana y de todas su confianza, quien da pie a los escándalos por las luchas palaciegas que afloran en la vida de El Vaticano”, explicó el especilista Bernardo Barranco

El Papa Benedicto XVI atraviesa por una depresión y tristeza, se le ve cansado y abatido, luego de que se filtraran a la vida pública documentos que denuncian niveles de corrupción, privilegios y asuntos que sólo se tratan intramuros en El Vaticano.

Como él mismo lo reveló, al declarar en una comida con cardenales de todo el mundo, que vive noches muy oscuras. Y es que para el especialista en temas religiosos, Bernardo Barranco, no es para menos ya que los documentos revelados, al parecer por el mayordomo de la Curia y publicados en el libro “Su Santidad” de Luigi  Nuzzi, ponen en evidencia su complicidad en ciertos asuntos que no resultan muy transparentes.

“El Papa está deprimido, cansado, declaró en una comida que está viviendo noches muy oscuras y no es para menos porque la fuga de documentos internos publicados en el libro “Su Santidad” lo implican de manera directa


por omisiones, silencios y tolerancias. El Papa tiene elementos para sentirse deprimido más allá de las filtraciones, porque ahora resulta que es el mayordomo, quien da pie a los escándalos por las luchas palaciegas que afloran en la vida de El Vaticano”, explicó.

Entrevistado en el espacio de Oscar Mario Beteta, el analista dijo que entre los capítulos del libro hay uno que se relaciona en concreto con el caso de pederastia y el líder de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel.

“En ese capítulo, dijo, se habla de que en 2003 el Secretario del Papa le entrega una tarjeta a Ratzinger, quien aún no era Papa, de Rafael Moreno, quien durante 18 años fue secretario particular de Marcial Maciel y revela toda su personalidad, no le hicieron caso y será después cuando se da la toma decisiones”.

Otro texto, explicó es de Venancio de Paoli, delegado encargado de reformar la Legión y donde habla de problemas económicos, tensiones entre grupos renovadores, la ausencia de liderazgo de Corcuera, elementos nuevos, no sólo los que han pasado a la prensa y también se hizo caso omiso”.

Radio Fórmula, 30 de Mayo, 2012.

Vatileaks: la vulnerabilidad del Vaticano

mayo 23, 2012

Vatileaks: la vulnerabilidad del Vaticano

Bernardo Barranco V.

El pasado sábado 19 de mayo de 2012, en las librerías italianas se puso a la venta el libro Sua Santità, le carte segrete di Benedetto XVI (Su Santidad: las cartas secretas de Benedicto XVI), de la editorial Chiarelettere, del periodista milanés Gianluigi Nuzzi, quien reproduce más de cien documentos privados del Vaticano sobre diferentes asuntos delicados e internos, a lo largo de 352 páginas, en que muestra cartas confidenciales al Papa y al secretario de Estado del Vaticano, cardenal Tarcisio Bertone. El texto pone en evidencia no sólo la corrupción en Roma, sino que pone en una posición vulnerable al propio Benedicto XVI.

El libro será objeto de litigio, pues el Vaticano anunció una demanda penal; siente que su silencio ha sido violado; no oculta su disgusto contra Nuzzi, periodista de 42 años, conductor del programa televisivo Los intocables. De manera virulenta inicia el comunicado vaticano: “La nueva publicación de documentos de la Santa Sede y de documentos privados del Santo Padre no se presenta más como una discutible –y objetivamente difamatoria– iniciativa periodística, sino que asume claramente el carácter de acto criminal”. El libro muestra descomposición institucional, luchas de poder y traiciones en el seno de la curia. El epicentro de la discordia está dirigido contra Tarcisio Bertone, el número dos, el secretario de Estado, pues goza de toda la confianza del papa Ratzinger, quien es su mentor y maestro.

Los documentos desnudan muchas intervenciones de Roma. El libro analiza escándalos propiamente italianos en su mayoría, como el que se desencadenó en 2009 que llevó a la renuncia de Dino Boffo, director del Avvenire, el periódico de la conferencia episcopal italiana, por una serie de informaciones difamatorias internas de supuesta homosexualidad publicadas en la prensa. Corrupción en el palacio sacro, caso de monseñor Carlo Maria Vigano; la evasión al fisco, caso de Ettore Gotti Tedeschi, presidente del banco vaticano IOR. Reuniones secretas del Papa con el presidente italiano Giorgio Napolitano tendientes a presionarlo para sostener la familia tradicional, así como bloquear temas de eutanasia. Manejos opacos y de espionaje contra Silvio Berlusconi. Y, por supuesto, el encubrimiento a Marcial Maciel y a los legionarios en tiempos de Benedicto XVI, cosa que había negado no sólo la curia sino el propio Benedicto XVI. El Papa queda muy expuesto en las revelaciones del capítulo titulado: “Cl, Legionari, lefebvriani, atolli dell’Imperio” (189-225 pp) requiere un comentario más amplio, pues hasta Velasio de Paolis está implicado en esta voluntad de no creer. Con estos documentos recientes que ponen en evidencia la omertá, es decir, el silencio cómplice como identidad y modus operandi de una institución contaminada que requiere ser purificada.

El fondo de la trama de losVatileaks, o fuga de documentos secretos en la curia vaticana, es la ruptura del pacto conservador que llevó a Benedicto XVI al pontificado en 2005. Los cardenales conservadores del cónclave apuestan en Benedicto XVI por la continuidad y mantener unida la Iglesia para enfrentar la crisis de vocaciones y debilitamiento de fieles en el mundo, así como resistir y enfrentar al mundo secular hostil. Dicho pacto sumaría a los poderosos movimientos y congregaciones globales como Opus Dei, Comunión y Liberación, la Legión de Cristo, la Comunidad de San Edgidio y la apertura malograda a los lefebvristas iba en ese sentido. El pacto se fractura por la severa crisis mundial mediática de la Iglesia católica 2009-2010, en torno a los diferentes casos de abuso sexual de clérigos a menores. Este tsunami se convirtió en un golpe letal para la Iglesia, sólo comparable, según el teólogo suizo Hans Kung, con la reforma protestante del siglo XVI. La complicidad y protección quedó en evidencia, sobre todo aquellos funcionarios de curia en tiempos del papa Juan Pablo II. La doble perversión de la Iglesia, según el vaticanista italiano Giancarlo Zízola surge como la punta de un iceberg. La perversión sexual y la perversión del poder. Las perversiones sexuales están vinculadas a los desenfrenos políticos de la Iglesia. Maciel es el ejemplo extremo de cómo la Iglesia sacraliza el poder. Los bandos se abren y luchan entre sí. Por un lado la vieja guardia wojtyliana que va perdiendo posiciones y poder en la curia es comandada por Angelo Sodano, el actual decano del colegio cardenalicio. Es el conservadurismo político, llamado también los diplomáticos, porque buen número ha salido de la prestigiosa escuela diplomática en la Plaza Minerva en Roma. El otro grupo, encabezado por el saleciano Tarcisio Bertone, cercanísimo al Papa, el conservadurismo aquí, es más teológico, doctrinal y cultural. Paolo Rodari, vaticanista del Foglio en su último artículo afirmó: “La gestión ‘menos diplomática y más evangélica de Bertone’ generó mucha molestia a la vieja guardia. Algunos, de hecho, también han contribuido a los errores de Bertone. Especialmente en los primeros cinco años de Ratzinger no lo apoyaron adecuadamente para cuajar un impulso más profético e iluminado del Papa. En cambio, el Papa ha promovido en el lugar de la curia romana, históricamente en manos de los diplomáticos, a un monseñor salesiano sin ninguna experiencia romana que agudiza de esta manera la distancia entre su gobierno y el liderazgo de la edad” (Giornale Domenica, 20/5/12). Sin embargo, ya se habla que para el próximo año habrá cambios en la secretaría de Estado. Bertone se tambalea.

El Papa acaba de confesar que ha pasado noches muy oscuras en este pontificado. Está pagando muy caros los escándalos que lo persiguen y en el tapete se cuestiona una violencia sacra. Hace algún tiempo Benedicto XVI sentenció que en un mundo donde la mentira predomina, la verdad se paga con sufrimiento. La exposición pública de estos documentos revela muchas traiciones, conspiraciones y mentiras de la propia curia como la referencia bíblica de los mercaderes del templo. El Papa ha aceptado, en función de la unidad, compromisos y silencios. Los textos delVatileaks, como fenómeno mediático contemporáneo, nos exponen los escándalos de la tentación del poder muy alejados de la humildad y la libertad que otorga el espíritu. El libro de Gianluigi Nuzzi sin duda es un texto irritable, tan incómodo como la verdad.

La Jornada, miércoles 23 de mayo de 2012.

Documentado: encubrieron a Marcial Maciel

marzo 20, 2012

Por Bernardo Barranco V.*

La visita a México de Benedicto XVI no será tan tersa como desearían sus organizadores. Al tiempo de su llegada saldrá a la venta el libro La voluntad de no saber, que mediante documentos del Vaticano demuestra que Juan Pablo II y su sucesor conocían el comportamiento criminal de Marcial Maciel, al que no obstante protegieron. Además, víctimas del fundador de la Legión de Cristo y de otros sacerdotes católicos pederastas hacen gestiones para plantearle al pontífice de manera personal sus exigencias de justicia. El autor de esta reseña es también autor del prólogo de la obra.

“Este Papa me tiene desilusionado, ya no creo en él”, dice José Barba, catedrático del Instituto Tecnológico Autónomo de México y una de las víctimas de Marcial Maciel. Cuando se le pregunta si accedería a tener un encuentro con Benedicto XVI en su próxima visita a México, responde categórico: “No estoy dispuesto a juegos mediáticos estériles ni a supuestos perdones cargados de retórica”.

Barba, Alberto Athié y el investigador Fernando M. González son autores de un libro que contiene evidencias documentales de algo que era ampliamente sabido: el Vaticano tenía conocimiento y registro del comportamiento enfermizo de Marcial Maciel desde los años cuarenta.

La próxima semana Random House-Mondadori pondrá en circulación el libro, La voluntad de no saber, cuyo subtítulo es elocuente: Lo que sí se conocía sobre Maciel en los archivos secretos del Vaticano desde 1944. Los documentos incluidos en la obra muestran que la curia romana siempre tuvo información sobre la trayectoria llena de aberraciones del fundador de los Legionarios de Cristo… Pero el Vaticano lo toleró y protegió.

El libro de Barba, Athié y González reconstruye el tortuoso proceso de denuncia contra Maciel y registra la terca resistencia de las estructuras de la Iglesia para castigar la conducta reprobable de un personaje siniestro. La diferencia con muchos otros textos sobre Maciel es la sólida base documental que los autores ponen a disposición del lector.

Los documentos vienen de los archivos de la Congregación para Institutos y Sociedades de la Vida Consagrada y abarcan el periodo 1944-2002. Los textos acumulados por la historia son testigos implacables e irrefutables que exhiben una realidad cruda: el Vaticano ha mentido sobre Maciel y la curia romana engañó durante el proceso de “beatificación exprés” de Juan Pablo II.

La columna vertebral del libro son 212 legajos que hasta hace poco estaban resguardados en las entrañas del Vaticano y cuyo contenido pone de manifiesto la complicidad y la simulación de las autoridades de la curia romana que protegieron a Maciel y encubrieron sus patologías.

TSUNAMI PARA LA IGLESIA
La voluntad de no saber denuncia y analiza, cuestiona la actitud de muchos actores que desean encapsular el caso Maciel para que con el tiempo se diluya y olvide.

Pero Marcial Maciel no fue sólo un accidente trágico: las denuncias de crímenes sexuales cometidos por miembros de la Iglesia, que han ido apareciendo por oleadas, así lo indican. Los abusos contra menores no son casos aislados, extraños o ajenos a la institución, sino un comportamiento estructural.

Los escándalos de pederastia clerical fueron escalando en todo el mundo y explotaron mediáticamente en 2010. En Irlanda, Alemania, Bélgica, Australia, Brasil, Estados Unidos, y por supuesto México, se multiplicaron los testimonios de casos que han cimbrado la autoridad moral del Vaticano. Esta especie de tsunami se convirtió en un golpe letal para la Iglesia, sólo comparable –según el teólogo suizo Hans Kung– con la reforma protestante del siglo XVI.

El escándalo ha sido global y sacudió la rígida estructura eclesiástica. Hay una crisis que se manifiesta en el resquebrajamiento de la confianza, el liderazgo y la credibilidad de la Iglesia, especialmente en los países de mayoría católica.

Los autores de La voluntad de no saber aclaran que si bien Maciel no es un accidente aislado en la Iglesia, no se puede afirmar que toda la institución actúe como el fundador de los Legionarios de Cristo. Lo que sí cuestionan son las decisiones institucionales de encubrimiento y silencio cómplice que llevaron a la impunidad. Éstas no atendieron “con caridad cristiana” a las víctimas e incluso –cono señala Barba– las sometieron a chantajes y presiones psicológicas.

Se han escrito muchos libros sobre Marcial Maciel pero aún son insuficientes para documentar la retorcida trayectoria de un personaje que en vida fomentó la mentira, la intriga, la simulación y la corrupción en el nombre de Dios; que sucumbió a las adicciones y tuvo una vida sexual perversa no sólo por los abusos cometidos contra menores sino por otras prácticas que se han venido conociendo a cuentagotas. Tampoco olvidemos el culto a su personalidad que fomentó entre los Legionarios de Cristo y que le facilitó estructuralmente dilatar su conducta criminal.

Faltan numerosos libros por escribir y leer acerca de este personaje. Trabajos que dejen claro que las patologías de Maciel reflejan también las de la Iglesia y las de la sociedad mexicana. ¿Cuánta responsabilidad tienen quienes lo defendieron y legitimaron y ahora se escudan en el silencio? No nos referimos sólo a actores como el cardenal Norberto Rivera sino a personajes del mundo de los negocios, propietarios de medios y reconocidos periodistas.

Ahora pareciera haber un desentendimiento de Maciel hasta en la propia congregación que él fundó, donde se pretende que la desmemoria borre sus traiciones. Muchos quisieran ver a este michoacano, fallecido en 2008, como un lamentable accidente; considerarlo un “chivo expiatorio” para inmolarlo y que su sacrificio sea, como en las antiguas comunidades, salvoconducto de purificación y salvación de la colectividad.

Fernando González y Alberto Athié señalan que la profusa documentación que dan a conocer les fue entregada por funcionarios del Vaticano interesados en que se conozca toda la verdad y que se sepa el papel que jugó Juan Pablo II en el encubrimiento de Marcial Maciel.

HISTORIA DEL LIBRO

Desde la Santa Sede recientemente se han filtrado varios documentos; las filtraciones le han revelado a la opinión pública algunos casos de corrupción y han mostrado los privilegios del clero. Estos escándalos –que comenzaron en diciembre pasado– hacen evidente que hay una lucha palaciega en la cúpula vaticana.

El fenómeno fue bautizado como vaticanileaks después de las declaraciones del vocero Federico Lombardi, quien acusa de deslealtad a funcionarios de la Iglesia que pasan documentos a los medios italianos “causando daño mediático con informaciones sin contexto y la revelación de informaciones y secretos internos”. Uno de esos documentos filtrados y publicado por el periódico italiano Il Fatto Quotidiano menciona la posible existencia de un complot para asesinar a Benedicto XVI.

Los documentos filtrados a la prensa son reales, e independientemente de su sustento ponen de relieve el agrietamiento del pacto de los grupos conservadores de la curia que consensuaron y en 2005 hicieron Papa a Ratzinger. Ante el decaimiento físico de Benedicto XVI, de 85 años y con una salud cada vez más frágil, las corrientes de poder empiezan a realinearse: en los pasillos vaticanos ya se vive una atmósfera de precónclave y construcción de alianzas con miras sucesorias.

Sin embargo, los documentos que consiguieron los autores de La voluntad de no saber tienen un origen diferente: Funcionarios honestos en Roma observaron que tras las constantes consultas que hacían los legionarios en los archivos, se perdían legajos. La “fuga hormiga” de testimonios y documentos importantes relacionados con la historia de Marcial Maciel fue motivo de preocupación.

 

Así que los responsables de custodiar los archivos tomaron precauciones: los fotocopiaron. Estas personas –cuyos nombres se reservan para su protección– salvaron el expediente y después, poco antes de la apresurada beatificación de Juan Pablo II, decidieron entregárselo a los autores del libro.

Fernando González dice: “Siempre encontramos a un puñado de individuos que en diferentes momentos deciden romper el silencio compelidos por un ‘deber de conciencia’ y a una minoría que los escucha y remite sus testimonios a la autoridad competente con la esperanza de que actúen consecuentemente. También algunos, muy pocos, que realizan un minucioso análisis y develan el escenario e incluso proponen destituir al organizador principal de la impostura”.

En cambio, la filtración de documentos que ha ocurrido desde fines de 2011, los vatileaks, apuntan a debilitar al brazo derecho de Benedicto XVI, Tarcisio Bertone, secretario de Estado del Vaticano, y se inscriben en la lógica de la lucha por el poder.

Gracias a los documentos ya no secretos y a los testimonios –denuncias de los exlegionarios y de las integrantes de Regnum Christi, la vertiente femenina de la Legión– tenemos una posibilidad casi inédita de acceder a las entrañas de una poderosa congregación religiosa católica y a la cúpula de su Iglesia para observarla no sólo en sus comportamientos pasados sino en tiempo real.

 * Exconsejero del Instituto Electoral del Estado de México, vaticanólogo y estudioso de las religiones


Revista Proceso no. 1846, 18 de marzo del 2012 y sinembargo.mx

Escándalos y poder económico caracterizan a los Legionarios

mayo 8, 2009

La auditoría se ordena cuando hay situaciones anómalas en una congregación: CEM

Escándalos y poder económico caracterizan a los Legionarios

Maciel pregonaba los favores que obtenía de cardenales y sus lazos con políticos, dice víctima

La Jornada, 08/05/2009
Alma E. Muñoz y Carolina Gómez Mena

Escándalos, poder económico, político y eclesial son parte de la historia de la congregación de los Legionarios de Cristo, fundada por Marcial Maciel Degollado en enero de 1941.

Algunas de las víctimas de abuso sexual del fallecido sacerdote mexicano, como Alejandro Espinosa, recuerdan que el clérigo constantemente pregonaba que obtenía el favor de cardenales burlándose de que no le salieron gratis, en referencia a los centenarios de oro que les invirtió.

También hacía alarde de los lazos de amistad que tejió con grandes empresarios mexicanos, como Lorenzo Servijtje, y que una de las tesoreras del Regnum Christi, el brazo laico de los Legionarios, en Guanajuato, fue Marta Sahagún, la esposa del ex presidente mexicano Vicente Fox.

Lo anterior hace parte de la historia que tanto víctimas como expertos en religión consideran serán abordadas por el Vaticano en la auditoría que realizará a la congregación, por lo menos durante un año y que abarcará –de acuerdo con el especialista y sociólogo Bernardo Barranco– el análisis desde sus fundamentos doctrinales y teológicos, hasta las relaciones humanas que alcanzó su fundador.

Pero hasta el momento la orden no ha recibido ninguna notificación oficial del Vaticano respecto a la integración de la comisión que los auditará. Javier Bravo, director de comunicación social de los Legionarios, señala que existe total disposición para cooperar con los visitadores, así como cercanía con el papa Benedicto XVI, quien está preocupado porque la congregación esté bien.

Esta auditoría, que de acuerdo con fuentes de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) es en realidad una intervención pontificia que se ordena cuando hay fallas o situaciones anómalas en una orden, congregación religiosa o prelatura, incluye la revisión de estatutos de la vida, la norma y las reglas de la institución cuando éstas no van con los principios elementales de la fe que se profesa.

Los religiosos integrantes de la delegación que estará a cargo de esta auditoría son personajes con un alto nivel académico; expertos en derecho canónico, derecho eclesiástico, sicología y teología, y conocen bien lo que es una orden y lo que significan sus vínculos con el Vaticano, sus sistemas educativos y los problemas internos.

Dicha comisión está integrada por gente cercana a Tarcisio Bertone, actual secretario de Estado del Vaticano, y quien notificó al director general de la orden, Álvaro Corcuera, de la auditoría a que será sujeta la legión. Gianfranco Ghirlanda, por ejemplo, trabaja con Bertone desde la Congregración de la Doctrina de la Fe, de la cual es consultor el sacerdote jesuita, quien también se desempeña como rector de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

En el caso del obispo mexicano Ricardo Watty, de la congregación de los Misioneros del Espíritu Santo, es formador de seminaristas. Le han delegado resoluciones de conflictos internos en órdenes religiosas, y se espera que se haga cargo del tema de vocaciones en los seminarios de la legión de Cristo.

También están Charles Joseph Chaput, arzobispo de Denver, Estados Unidos, de la orden Hermanos Menores Capuchinos, considerado figura polémica luego que en 2004 dijo que votar por John Kerry, contrincante de George Bush a la presidencia de Estados Unidos, era inútil, y hace unos meses en relación con la elección de Barack Obama señaló que en las democracias se eligen servidores públicos, no mesías.

Giuseppe Versaldi, obispo de Alejandría, fue vicario general de la arquidiócesis de Vercelli cuando el arzobispo de ésta era Bertone.

Los Legionarios de Cristo –fundada en 1941– administra 125 casas religiosas, 150 colegios, 21 institutos superiores, nueve universidades y 630 centros de educación no formal en 22 naciones. Cuenta con 800 sacerdotes, más de 2 mil seminaristas y unos 65 mil miembros laicos de su movimiento Regnum Christi.

Fernando M. González, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, da cuenta, entre una serie de datos sobre el fundador de la orden, en el libro Marcial Maciel. Los Legionarios de Cristo: testimonios y documentos inéditos sobre la cercanía del fallecido sacerdote con otros papas, además de Juan Pablo II. Además presenta una cita que relaciona al papa Pío XII, con base en el testimonio de Marcial Maciel, hija de una bienhechora de Maciel Degollado:

Maciel nos consiguió una audiencia privada con el Papa (en junio de 1951). Éramos como 30, gentes de dinero de los que iban a ayudar a Maciel… Mamá compró un Fiat, que al final del viaje (a Roma) terminó siendo de Maciel.