Posts Tagged ‘Rosi Orozco’

Fe y política en mesa de discusión antes de las elecciones

junio 12, 2012
Fe y política en mesa de discusión antes de las elecciones
Por Ariel Corpus/ L. Cervantes-Ortiz
www.alcnoticias.net/interior.php?lang=687&codigo=22108
 
Ciudad de México, martes, 12 de junio de 2012
El pasado 7 de junio en las instalaciones de la Comunidad Teológica de México se llevó a cabo el foro “Fe y política ante las elecciones de 2012: actores y procesos”. La mesa estuvo conformada por un grupo de líderes evangélicos como Arturo Farela (Confraternice), Adoniram Gaxiola (Iglesia Casa de Pan), Sergio Ulloa (Seminario Bautista de México), Mariano Ávila (Iglesia Presbiteriana), así como la presencia del sociólogo y periodista Bernardo Barranco. También se invitó a la diputada Rosi Orozco, quien finalmente no confirmó su llegada.

Ávila, quien hiciera una investigación sobre la participación política de los evangélicos a partir de las reformas de 1992, mencionó que gracias a que los evangélicos han obtenido conciencia del peso social que representan, es que su participación política ha sido latente; a su vez, ha surgido una élite evangélica que busca representar a sus feligreses y que a partir de los valores emanados de las Escrituras buscan proponer nuevas pautas sociales. Sin embargo, él mismo se preguntó: ¿qué pueden hacer los evangélicos que sea diferente de los políticos? ¿Cuál es su plataforma política más allá de los valores morales pregonados, en muchos casos, en contra de los derechos de otras minorías? ¿Cómo incidir en una sociedad donde las prácticas políticas son jerárquicas y corporativistas?

Barranco se mostró preocupado por el proceso electoral y por la falta de ética con la cual se vive la práctica cívica. Mencionó que dado el desgaste del sistema electoral mexicano y ante la clase política ávida de votos pero sin valores, deberían ser las iglesias quienes cuestionen tales actitudes. Este divorcio entre ética y política, como lo llamó el conductor de Religiones del Mundo, ha traído como consecuencia un juego sucio donde determinados grupos religiosos son tentados por la sacralización del poder. Terminó aplaudiendo la postura que algunas iglesias, organizaciones y gente de fe expresaron al respecto para buscar una contienda electoral limpia y donde se promueve que la ética del bien común sea la base del respeto por la ciudadanía (www.jornada.unam.mx/2012/06/06/opinion/024a1pol ).

Por su parte, Farela, presidente de la Confraternidad de Iglesias Cristianas Evangélicas, habló de su experiencia en casos concretos donde ha participado en la política, tales como su relación ante la Secretaría de Gobernación por los casos de intolerancia religiosa suscitados en Chiapas, al sureste del país, décadas atrás. En medio de estos contextos adversos “al pueblo de Dios”, indicó, se ha buscado concretar un partido político que responda a los intereses de las minorías religiosas. Farela también reaccionó frente a los cuestionamientos de la prensa que, en su calidad de apoderado legal de múltiples asociaciones religiosas hiciera una oración por el candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador en abril del presente año (www.eluniversal.com.mx/notas/843510.html ), ya que la agrupación política nacional Encuentro Social (PES), donde participa, convocó a los candidatos a tener un encuentro con ellos.

Este último punto fue criticado por Gaxiola, quien cuestionó las prácticas corporativistas fuera de las iglesias que se cargan del espíritu mesiánico de aquellos políticos que, a su vez, son conversos a alguna agrupación religiosa. También Gaxiola cuestionó la empatía de diversos grupos religiosos con los proyectos políticos al hacer coro de los encuentros que sostuvieron algunos líderes evangélicos con la candidata de la derecha mexicana Josefina Vázquez Mota, del Partido Acción Nacional, quien el pasado 5 de junio se reunió con personajes como Rosi Orozco, de Casa sobre la Roca, y al que llamó “el grupo Liverpool”, presidido por Abner López, director de la Sociedad Bíblica de México (Reforma, 6 de junio de 2012, www.juareznewstv.com/Nacional/269.html#.T9NtMt1BTiF ), acto en el cual se imploró la ayuda divina para alejar las posibles influencias de brujería sobre la ahora candidata a senadora por el derechista Partido Acción Nacional.

En esa oportunidad, hay que agregar que Orozco fue la organizadora y que se le solicitó a Vázquez Mota que se descalzara para leer una oración que se le entregó. La nota agrega que los “casi mil asistentes con los brazos extendidos dirigían sus palmas al templete. El Pastor continuó las referencias: tal como Jesús hizo resucitar a Lázaro, dijo y pidió el poder de la resurrección para ayudar a Josefina”. Otra nota periodística (que incluye un video: Raúl Tortolero, “Respaldan evangélicos a Josefina”, en www.reporteindigo.com/reporte/mexico/respaldan-evangelicos-josefina?page=1 ) consigna que ésta se declaró “una mujer de fe” y que “con líderes religiosos presbiterianos, bautistas, metodistas, pentecostales y adventistas, coordinados por Juan Jacobo Pérez Cornelio y Carlos Cebreros, oró… pero no desayunó. Expusieron a la candidata panista su agenda, pues buscan que la integre a su oferta electoral, y eventualmente, a su plataforma de gobierno. A cambio le ofrecieron su respaldo en los comicios”.

Javier Ulloa, quien ha estado involucrado en movimientos de corte ecuménico, cambió el tono del discurso y se manifestó por el respeto a la pluralidad social existente y la necesidad de nuevos modelos eclesiales y proyectos sociales que surjan mediante el diálogo para reconstruir la realidad compleja y diversa, y para responder qué país se quiere tener. Finalmente, se dio oportunidad al público para que compartiera su opinión de modo que surgieron temas pendientes en las ponencias como el Estado laico, la fe más allá de las prácticas internas y los vínculos de agrupaciones religiosas como Casa sobre la Roca con el gobierno calderonista y ahora muy cercana a la candidatura de Josefina Vázquez Mota. No obstante, lo que se deja al descubierto es que los evangélicos son un sinfín de grupos de diversas facciones, políticas, valores y teologías, por ende es difícil construir una agenda en común.

En esta frontera tan flexible y porosa entre lo religioso y la política, donde las iglesias como instituciones también moldean a los individuos, quedaron dos preguntas sin resolver: en primer lugar, frente a la reconstrucción social de la participación civil, ¿las iglesias evangélicas son los espacios necesarios donde se deba formar un nuevo modelo político o, simplemente, de participación ciudadana, cuando éstas han sido formadas a partir del modelo posrevolucionario priista y donde reproducen modelos jerárquicos, corporativos y, en algunos casos, intolerantes, con otras formas de sociabilidad humana que no comparten sus modelos de vida?; en segundo lugar, donde la distancia entre los liderazgos y los laicos es cada vez más creciente, ¿los pastores evangélicos, por el mero hecho de ser ministros de culto tienen la autoridad para convertirse en representantes sociales de sus feligreses, o ellos creen que sus feligreses hacen todo lo que ellos pregonan desde los púlpitos?

Anuncios

Casa sobre la Roca en Gobernación

diciembre 8, 2011

Casa sobre la Roca en Gobernación
Bernardo Barranco V.

Existe una seria preocupación entre sectores protestantes por la designación de Obdulio Ávila como subsecretario en la Secretaría de Gobernación (SG). La razón es delicada, me señalaban, ya que al parecer pertenece a Casa sobre la Roca y tiene lazos muy estrechos con sus dirigentes fundadores: el matrimonio Orozco. En términos formales, nada impide a Obdulio Ávila, ahora número dos de la SG, que en términos de sus creencias pueda ejercer dicho cargo de gran responsabilidad. El Estado laico le garantiza el pleno goce de sus derechos, independientemente de que pueda ser católico, adherente a Casa sobre la Roca y rendir cualquier otro culto.

Sin embargo, hay una línea inquietante muy delgada por la simiente que porta Casa sobre la Roca como organización político-religiosa, o religiosa parapolítica. Es decir, hablamos de un movimiento cívico religioso ultraconservador de derecha radical, cuyos nexos e intereses pueden tener consecuencias graves en el manejo de la política interior del país en los momentos de por sí graves que vivimos. La preocupación también alcanza a sectores de la jerarquía católica, que a veces no alcanza a entender las señales del presidente Calderón, quien se dice y reafirma católico dispuesto a recibir al papa Benedicto XVI en la próxima primavera y, al mismo tiempo, estrecha aún más sus lazos políticos con la ultraderecha neopentecostal que Rodolfo Montes ha evidenciado en su libro La cruzada de Calderón. Ahí se señalan acciones claras que ponen de relieve los privilegios y arropamientos que su administración ha ofrecido generosamente al matrimonio de Alejandro y Rosi Orozco y su movimiento. La siguiente duda es si nuevamente el presidente Felipe Calderón está provocando los principios y fundamentos laicos del Estado moderno, que debe estar absolutamente ajeno a todo tipo de inclinación político religiosa. Y esta señal debe empezar por los funcionarios claves en su gobierno que deben tutelar dichos principios históricos.

A lo largo de la investigación en torno a la Casa sobre la Roca que editorial Grijalbo me encomendó para hacer la introducción del libro mencionado, encontré repetidas menciones e intercambios que pudieran indicar vínculos entre Ávila y, especialmente, Rosi Orozco. Obdulio Ávila, cercano a Calderón, califica a Rosi de su amiga y heroína en Twitter; Rosi Orozco, a su vez, lo califica de gran líder y ejemplo de los jóvenes, exaltación que recuerda los halagos del Vaticano a Marcial Maciel.

Entre otros muchos cruces, el libro de Rodolfo Montes detalla el reclamo de militantes panistas que se sentían agraviados por la dirigencia panista del DF, encabezada entonces por el actual    subsecretario de Gobernación, por las excesivas concesiones. “Que quede claro ante la opinión pública –decía en abril de este año Pacheco López, ex consejero nacional– que el tema de los panistas de Gustavo A. Madero no es la labor legislativa de Rosi Orozco, sino el trato preferencial que ha recibido ella y su agrupación. Le pedimos que explique en qué consiste el acoso”, en referencia esto último a la victimización que hizo Rosi ante las pantallas de Televisa contra el periódico Reforma.

Quien piense que la ultraderecha sigue siendo primitiva y corta de argumentos, se equivoca. Se ha deshermeneutizado. Ya no son los grupos cerrados, recalcitrantes y secretistas; ahora utilizan el discurso de la democracia moderna, usan con soltura los términos y técnicas de las grandes empresas; sin empacho parafrasean los conceptos de la sicología moderna y de la superación personal. Los nuevos grupos conservadores tampoco son monopolio de los católicos; en América Latina se han extendido con fuerza en América Central, Brasil y en Colombia, de donde se inspira Casa sobre la Roca; recomiendan a sus adherentes que se introduzcan en el servicio público, escalen puestos y cargos en gobiernos e incidan en las políticas públicas. Que se posicionen en agrupaciones de la sociedad civil, asociaciones civiles, en organismos de asistencia social, de filantropía y en los medios de comunicación.

La secularización y la globalización en términos de la cultura han tocado las puertas de los nuevos grupos conservadores. El discurso social y político se está reconstruyendo; por ello la distinción ahora es más sutil para diferenciar a las derechas. Sin embargo, la esencia se mantiene, aunque las imposturas modernizantes son nuevas, así como las apariencias para ganar espacios, legitimidad y hasta plausibilidad. La agenda moral conservadora es la nueva expresión del terreno de combate político e ideológico.

Casa sobre la Roca invita a repensar clichés que tenemos sobre los movimientos conservadores. Primero, no todos los grupos de conservadores son católicos ni todos los católicos son conservadores. Sin embargo, históricamente la referencia a este binomio en México ha sido inseparable. El matrimonio Orozco nos conduce a los laberintos evangélicos como un nuevo actor en la construcción de nuevos grupos conservadores en el país. La tentación religiosa totalizante de los nuevos grupos conservadores subsiste bajo posturas y formulaciones distintas que reafirman la necesaria incidencia en las políticas del Estado para defender la familia monogámica, heterosexual con precepto reproductivo único, por tanto están contra los matrimonios de personas del mismo sexo, contra los diferentes métodos anticonceptivos. Su noción de sexualidad es la misma del Yunque. Enfrentan con furia la despenalización del aborto y rechazan la educación sexual en las escuelas.

Esta derecha modernizada tiene intensos vínculos y enlaces internacionales de apoyo financiero e ideológico y conforman redes de complicidad. Por ello, Obdulio Ávila debe dar una explicación convincente que aclare sus ligas con dicha agrupación o desmienta los crecientes rumores que recorren y se acrecientan en los pasillos de las iglesias tanto evangélica como católica.

La Jornada, Miércoles 7 de diciembre de 2011

 

Casa sobre la Roca, la nueva derecha neopentecostal

octubre 12, 2011
Casa sobre la Roca, la nueva derecha neopentecostal
Bernardo Barranco

Las proximidades entre Calderón y los grupos neocarismáticos de Casa sobre la Roca están marcadas por la constante ambigüedad, el pragmatismo y la mutua utilización político-religiosa. Cuando Felipe Calderón fue candidato, en 2006, recibió todo el apoyo y las bendiciones de los Orozco, Rosi y Alejandro, líderes de dicha asociación político-religiosa. Así, Casa sobre la Roca se convirtió en cabeza de playa, es decir, la avanzada y puente político con el mundo evangélico. Calderón candidato se benefició del liderazgo, la capacidad de convocatoria y de las redes sociales de Casa sobre la Roca. Calderón presidente cumple con cargos, puestos, recursos y redes de influencia que los Orozco han sabido aprovechar. El libro de Rodolfo Montes La cruzada de Calderón (Random House Mondadori) muestra claramente la violación del carácter laico por parte del presidente Felipe Calderón.

Cuando la editorial me pidió hacer una introducción a la investigación periodística de Montes, me llamó poderosamente la atención la poca claridad de los actores. Para empezar Casa sobre la Roca no se reconoce como asociación religiosa (AR), sino como asociación civil (AC); hace malabares en sus propias definiciones contradictorias, expresa que hay una enseñanza no religiosa de la Biblia. Ser AC es conveniente: le permite sacudirse de prohibiciones políticas, así como prestar servicios al Estado. Aquí hay complacencia y omisión de la misma Secretaría de Gobernación, que tolera dicha ambigüedad.

Por diferentes medios, Calderón ha señalado que no se ha convertido a ninguna otra creencia y que sigue siendo católico; sin embargo, aparece en videos ante multitudes con gestos, lenguaje corporal y la utilización de conceptos propios de un predicador evangélico. Otro contrasentido es que los fundadores y líderes religiosos de Casa sobre la Roca rechazan llamarse ministros de culto cuando predican y realizan ceremonias paralitúrgicas frente a sus audiencias. También es reprochable la opacidad del gobierno panista y de la primera dama Margarita Zavala porque no quieren reconocer las raíces evangélicas del vasto programa gubernamental Nueva Vida, expresión clásica en la Biblia, cuyo autor intelectual y promotor inicial es precisamente Alejandro Orozco.

En el contexto de la guerra santa desatada por el Presidente, con cierto voluntarismo, los Orozco vendieron a los Calderón el sueño colombiano, basado en el éxito de una iglesia colombiana de ultraderecha llamada Misión Carismática Internacional. Si Colombia ha podido revertir la narcoviolencia, México también. La guerra tiene que estar acompañada por valores inspirados en la palabra de Dios. Organizaciones de la sociedad civil e iglesias deben sumarse a una gran causa con programas de valores y asistencia social y soporte moral para prevenir y atender las adicciones. Los Orozco ofrecen la vía colombiana, una especie de cruzada espiritual para atender el rostro humano de la guerra contra el narcotráfico y la delincuencia organizada.

Más allá de las revelaciones que Rodolfo Montes detalla en su libro, la cuestión de fondo es el surgimiento de un nuevo tipo de derecha religiosa. Efectivamente, Casa sobre la Roca puede representar un nuevo modelo de movimientos ultraconservadores en México. Ante el desgaste simbólico de grupos de la derecha radical, como el Yunque o Provida, la agenda moral de muchos grupos conservadores requiere de nuevos interlocutores y canales más modernos de representación. Casa sobre la Roca es un ensayo alternativo, una suerte de tercera vía, como ha expresado Adonirán Gaxiola. El grupo neopentecostal de Casa sobre la Roca, no se reconoce católico ni evangélico, sino una agrupación de superación con inpiración en los valores bíblicos que se sustenta en los principios de la teología de la prosperidad. Pero su concepción de familia, sexualidad, aborto y otros análogos es idéntica a la de los católicos conservadores.



Las imágenes reinantes de la ultraderecha deben ser revisadas. Pensamos en actores coléricos como Sandoval o Serrano Limón; en organizaciones anticuadas, semisecretas, herméticas, con extravagantes rituales que marchan a contracorriente de las sociedades modernas. Los modelos serían el Yunque y Provida. Sin embargo, los grupos conservadores en México y en América Latina han evolucionado. Ahora utilizan el discurso de la democracia moderna, usan con soltura los términos de las grandes empresas, sin empacho parafrasean los conceptos de la sicología moderna y de la superación personal. Los nuevos grupos conservadores impulsan a sus adherentes para que se introduzcan en el servicio público, escalen puestos y cargos en gobiernos e incidan en las políticas públicas; se posicionen en agrupaciones de la sociedad civil, asociaciones civiles, en organismos de asistencia social, de filantropía y en los medios de comunicación.

Una de las paradojas más provocadoras de los nuevos grupos conservadores es que se sienten y pueden aparecer progresistas. Los grupos han venido relaborando su discurso y su actuación en torno a los derechos humanos, la defensa de la vida, la pobreza, la familia y la política. Incluye la incorporación de los debates internacionales que se esgrimen en instancias como la ONU, la Unesco y las diferentes conferencias mundiales donde se dirimen estos temas. No es casualidad que la diputada, Rosi Orozco, con su iniciativa aprobada sobre trata de personas, se sienta, y así quiere que la miren en su entorno, como una heroína patriótica haciendo una gran servicio a la nación. Es evidente el malestar entre un sector de panistas que se siente desplazado por el advenimiento de los Orozco. También entre los sectores del Yunque hay preocupación, porque puede ser desplazado, y en la Iglesia católica existe desconcierto.

Para Casa sobre la Roca, los Calderón son historia. Ahora ya han enfocado baterías, apoyos y encantos a los precandidatos. Notablemente figuran Cordero y Peña Nieto.

La Jornada, jueves 12 de octubre de 2011.

El Presidente en el Vaticano, ‘Los políticos amenazan el Estado laico’

mayo 3, 2011


Entrevista . Bernardo Barranco: sociólogo especialista en religiones. La asistencia de Felipe Calderón a la beatificación de Juan Pablo II no viola la Constitución, pero fue mal justificada por la Presidencia de la República

Karla Garduño Morán

(1 mayo 2011).- La visita de Felipe Calderón al Vaticano para asistir a la beatificación de Juan Pablo II este 1o. de mayo obedece a tres motivaciones: recomponer su deteriorada imagen a través del prestigio del fallecido Papa, congratularse con la jerarquía católica y “la espera de un milagro”, considera el sociólogo Bernardo Barranco.

El especialista en religiones descarta que la visita viole los principios de laicidad establecidos en el artículo 130 de la Constitución, como argumentó el líder nacional del PRD, Jesús Zambrano, ya que “responde a una invitación oficial y diplomática”.

Sin embargo, Barranco considera que los argumentos utilizados por la Presidencia de la República para justificar la presencia del Calderón en el Vaticano son torpes y contradictorios.

En un boletín fechado el 15 de abril, la Presidencia de la República informó de una visita oficial de Calderón a Perú el 27 y 28 de abril, pero a partir del segundo párrafo se dedicó a informar que también estará presente en el Vaticano el 1o. de mayo.

“El Jefe del Ejecutivo mexicano realizará una Visita Oficial a la Santa Sede para asistir el 1 de mayo próximo a la Ceremonia de Beatificación del Papa Juan Pablo II, a efectuarse en la Plaza de San Pedro de la Ciudad del Vaticano. Esta visita es congruente con los principios de laicidad del Estado mexicano y responde a los lazos de amistad y de cooperación existentes entre México y el Estado Vaticano”, dice el boletín.

Que se hable de una visita oficial, que se da en el marco de un Estado laico, cuando en realidad se trata de un acto religioso, es el principal elemento de debate, advierte Barranco.

“Es una argumentación torpe, porque el Presidente va a un evento espiritual, a un acto litúrgico, no va a ningún acto de Estado, no va a firmar ningún convenio. Probablemente saludará al Pontífice, pero no tendrá un intercambio. Es decir, es una presencia a un acto litúrgico religioso, más que una visita.

“El Presidente, en tanto jefe de Estado, puede ir a donde quiera en términos de protocolo; el problema es que no lo ha fundamentado bien. El problema no es que no vaya, porque no rompe ninguna ley, sino que el fundamento de a qué va y por qué va, es lo que está torcido”, explica.

La visita es una estrategia política ante todo, asegura Barranco, quien afirma que desde 2009 se ha vinculado a la familia presidencial con un grupo evangélico y ultraconservador llamado Casa sobre la Roca, cuyos líderes están en cargos públicos: la diputada federal Rosi Orozco -postulada por el PAN en 2009- y el director del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores, Alejandro Orozco.

“De cara al 2012, el presidente Calderón quiere congraciarse y reconquistar a una jerarquía católica que está con sospecha, resentimiento o recelo por las excesivas concesiones que ha tenido el Presidente con este grupo de Casa sobre la Roca. Mi hipótesis es que es un acto político, sobre todo viendo que (Enrique) Peña Nieto trae un lobbying de más de tres años con los obispos no solamente del Estado de México -que se los llevó a pasear a Roma-, sino con los de Chihuahua, Monterrey, etcétera. Entonces, siente que del otro lado ha habido un avance muy importante y que él no puede rezagarse”, argumenta.

Amenazas a la laicidad

El Estado laico está amenazado por los sectores conservadores de las distintas iglesias, pero también por los políticos, quienes hacen un uso pragmático de lo religioso.

Para ejemplificar su dicho, Barranco evoca tres casos que han sido polémicos.

El primero es la llamada “megalimosna” del gobernador de Jalisco, Emilio González Márquez. El 24 de marzo del 2009, el panista anunció la donación de 90 millones de pesos para la construcción del Santuario de los Mártires, argumentando que esta construcción atraería al turismo. Sin embargo, las críticas provocaron que el 18 de junio la Iglesia devolviera el donativo.

La visita del gobernador del Estado de México al Vaticano del 14 al 16 de diciembre del 2009 es otro ejemplo del uso de la religión para beneficio de la política. En ese viaje que costó casi 500 mil pesos al gobierno estatal, Peña Nieto anunció a Benedicto XVI su futuro enlace con la actriz Angélica Rivera.

El PRD tampoco queda ajeno a estas alianzas. La propuesta del senador Pablo Gómez -presentada el 25 de febrero del 2010- para modificar el artículo 130 Constitucional y dar a los sacerdotes el derecho de asociación política y proselitismo, obedeció a su interés por aspirar a la jefatura de gobierno del DF, asegura el especialista.

“Ante la incapacidad de tener una raíz profunda en los electores, en el pueblo o la ciudadanía, utilizan la mediación de lo religioso en términos simbólicos, y la mediación política en términos de redes sociales de los circuitos religiosos. Estamos hablando de una violación del Estado laico por parte de los propios políticos. Una de las pruebas mayores son los cambios constitucionales en los 19 estados donde se repenalizó el aborto (aprobadas en los congresos estatales donde el PRI tiene mayoría)”, señala Barranco.

Según Barranco, la aprobación de las leyes antiaborto es el mejor ejemplo de la hipocresía de los partidos, pues el PRI hizo a un lado su tradición liberal para tejer una alianza con los sectores más duros de la Iglesia Católica.

“Por un lado critican, pero son capaces de vender su alma al diablo o al cielo para poder lograr sus objetivos”, añade.

Conózcalo

Nombre: Bernardo Barranco.

Trayectoria: investigador y ex presidente del Centro de Estudios de las Religiones en México. Conductor del programa “Religiones del Mundo” en Radio Red AM.

Libros: Más allá del Carisma, análisis de la segunda visita del Papa a México.

La geopolítica del Vaticano en México.

El Pensamiento Político de la Acción Católica Mexicana.

Para entender la Iglesia Mexicana

Fuente: Enfoque (Reforma) 1 de mayo de 2011