Posts Tagged ‘militante de la ACJM’

Estampas del maestro Miguel Ángel Granados Chapa

octubre 20, 2011

Estampas del Miguel Ángel maestro Granados Chapa

Bernardo Barranco V.

Desde hace 8 años, con cierta frecuencia me encontraba con Miguel Ángel Granados Chapa. Generalmente desayunábamos en el Samborns de la Torre de Mexicana, en la colonia del Valle, enfrente de Radio UNAM de Adolfo Prieto.  Los temas religiosos le interesaban, sobre todo el comportamiento de la alta jerarquía; hay que recordar que fue militante de la ACJM de la vieja Acción Católica, él como pocos conocía los laberintos católicos y siempre mostraba una agudeza en sus comentarios sobre la Iglesia que me enriquecían.  Pero con el paso del tiempo, nuestras conversaciones se fueron focalizando también en  el Estado de México, en las elecciones y en los principales actores y en los  grupos de poder mexiquenses. Tenía muy buenas fuentes y amigos que lo nutrían de información primera mano. En broma, a veces gozaba de mis desventuras electorales en el IEEM y me preguntaba ¿Quién es peor,  el grupo Atlacomulco o el Yunque? , con su sonrisa seguía provocando: “son primos hermanos”.

Miguel Ángel, decía que a diferencia de los años imperiales del sistema único de partido, la realidad actual es más  difícil de analizar. Antes las reglas, el centralismo  y los rituales políticos facilitaban la comprensión política y la observación del comportamiento del poder; ahora hay que ir a rastrear los intereses específicos de los diversos grupos políticos y hasta de personas tanto al interior de los partidos como en diversas regiones del país. Decía que ahora el analista político tenía una vasta tarea y una pretensión mucho más modesta que antes, a la hora de arriesgar hipótesis o escenarios.

Conocedor de los medios, Granados Chapa, le gustaba analizar tanto el comportamiento de los concesionarios como de los conductores y periodistas que figuraban en la radio como en la televisión.  Cuando le tuve más confianza, me atreví a comentarle que sus intervenciones eran más ágiles e interesantes cuando era entrevistado que como conductor. En una entrevista se le sacaba más jugo a su asombrosa memoria y experiencia analítica. Efectivamente le recordé memorables intervenciones en los espacios radiofónicos de Monitor  con  José Gutiérrez Vivó; mientras que  en su Plaza Pública de radio UNAM, a pesar del rico contenido,  lo sentía lento con largas pausas. Su respuesta fue franca e irónica: “los que aprendimos a comunicarnos con la palabra escrita frente a la máquina, necesitamos más tiempo para articular la idea, esto ayuda para no decir idioteces.” Poco después de haber recibido la medalla Belisario Domínguez en 2008, bromeaba que muy seguido lo daban por muerto y constantemente recibía homenajes y reconocimientos; “ y  me temo que al seguir vivo, estoy decepcionando a muchos de estos organizadores”.

Hace pocos meses, la última vez que lo ví, ya no se interesó en los temas habituales que abordábamos. Ya me había acostumbrado a verle acompañado de su rosquita en la que se sentaba  para desayunar y  a su paso lento. Muy delgado y pálido, guardaba la mirada inteligente y aunque su voz se a veces se opacaba  las ideas fluían con agudeza. “Bernardo, me dijo, hablemos de  cuestiones importantes, cuéntame de tus hijos…” Efectivamente la última conversación  fue más íntima, giró en torno a nuestras familias. Él me comentó que en su enfermedad, contó con el invalorable apoyo de su compañera Shulamit  y  de las pasiones profesionales de sus hijos. Siempre apoyó las causas que emprendí. La última vez que conversamos fue por teléfono, hace poco más de un mes en que se disculpó por no poder asistir a un coloquio  de intelectuales que había convocado Dictamen Ciudadano, en Casa Lamm, sobre las elecciones del Estado de México.

Granados Chapa es un modelo para mí. Como consejero electoral del IFE fue agudo, elocuente y fecundo aportarte de fortalezas institucionales. Como periodista fue un implacable critico del poder y de sus abusos; como intelectual, independientemente de sus posiciones,  aportó con gran empuje al debate, asumiendo causas ciudadanas.

Descanse en paz maestro.

Anuncios