Posts Tagged ‘Joaquin Aguilar’

Demandan víctimas justicia

marzo 26, 2012

Por: Luis Meza.

Víctimas de abuso sexual lamentaron que dentro de las actividades del Papa en México no se haya considerado un espacio para su encuentro con ellos, como sí ha sucedido en otras latitudes.

Joaquín Aguilar, dirigente en México de la Red de Sobrevivientes de Abusos Sexuales de Sacerdotes, señaló que es falso que no hayan buscado ese encuentro, como lo dio a entender hace unos días Carlos Aguiar Retes, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

“El mencionó que no conocía a las víctimas. Yo personalmente fui hace unos días a presentarle un caso dramático de Tlalnepantla y nunca me quiso recibir. En México quieren seguir con esta política de silencio que lamentablemente provoca que el mismo Papa se vea involucrado con los delincuentes, al no querer hablar de esto que es violación y abuso sexual hacia menores”, expresó.

“Esperamos que la Iglesia como institución ya comience a ver por nosotros”, manifestó quien también ya ha demandado por encubrimiento al arzobispo Primado de México, Norberto Rivera, en cortes de Los Ángeles. “Las víctimas no son ellos, las víctimas somos nosotros. A quienes acabaron su vida fue a nosotros”.

Aguilar participó, junto con el teólogo Julián Cruzalta, el periodista Bernando Barranco y Jesús Aguilar, otra víctima de abuso sexual, en el Foro ¿Jefe de Estado o de la Iglesia?, realizado ayer en León por el Observatorio Eclesial, entidad que reúne a diversas organizaciones que velan por la defensa de los derechos humanos en el accionar de las iglesias.

El encuentro coincidió con la visita papal y con la celebración del Día Internacional del Derecho a la Verdad en relación con Violaciones Graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas, decretado por la ONU.

Jesús Romero lamentó la negativa del clero para que las víctimas vieran al Papa con el argumento de que no se acercaron. “Esto no sólo es una mentira, es una forma más de proteger a los sacerdotes pederastas que siguen activos y ante los que están indefensos nuestros niños mexicanos”.

Piden mea culpa

a visita de Benedicto XVI sólo será verdaderamente histórica si llega a asumir que es uno de los hombres que más sabe de Marcial Maciel y de otros casos de pederastas clericales, actúa en consecuencia y pronuncia un mea culpa”.

Así se expresó la periodista Carmen Aristegui, durante la presentación y lanzamiento desde León del libro “La voluntad de no saber. Lo que sí se conocía de Marcial Maciel en los archivos secretos del Vaticano desde 1944″, que comprueba que el comportamiento enfermizo del fundador de los Legionarios de Cristo estaba documentado desde la época de Pío XII.

El libro ha sido elaborado por el ex sacerdote Alberto Athié, quien renunció a su ministerio tras constatar el encubrimiento hacia Marcial Maciel; José Barba, uno de los ex legionarios que denunció públicamente al fundador de la Congregación y Fernando M. González, especialista en sociología de las instituciones y autor sobre varios libros acerca de la Iglesia Católica y los Legionarios.

Jesús Barba, convaleciente y recién salido del hospital, ofreció su testimonio a través de un video, donde señaló que la intención del libro “es proceder de manera probatoria ante la aseveración de que no se sabía acerca de Marcial Maciel sino hasta el año 2000. La idea es demostrar que el Vaticano, el cardenal Ratzinger y la Iglesia sabían sobradamente del caso, pero que el hecho se manejó más políticamente que con el espíritu que los fieles hubiéramos esperado”.

Bernardo Barranco, autor del libro, explicó que el libro contiene más de 200 documentos, entre reportes, cartas y testimonios confidenciales procedentes de los archivos vaticanos, que mencionan la falta de rigor religioso, el consumo de drogas y los actos impúdicos de Maciel con jóvenes de su congregación desde los años cincuenta.

“El libro no dice nada nuevo acerca de Maciel, pero su valor radica en que al presentar estos documentos demuestra que el Vaticano ha venido mintiendo de manera sistemática sobre el caso. El Vaticano no sólo conocía las patologías de Marcial Maciel, sino que las protegió y las toleró a través de una Curia Romana que se dejó corromper”, afirmó Barranco.

Fernando M. González explicó que el acceso a los documentos fue logrado gracias a religiosos indignados con las acciones de Marcial Maciel y que en éstos queda evidenciada la voluntad de postergar, silenciar y transfigurar una historia de denuncias con varios actores, que muchas veces, por la estructura misma de la burocracia religiosa, hace que la víctima sea también cómplice, hasta que logra asimilar su experiencia.

Exige experto explicación

El investigador Bernardo Barranco reclamó que el episcopado mexicano guarde silencio ante el Papa sobre las víctimas de abuso sexual.

El “no-encuentro” del Papa con las víctimas fue calificado por Barranco, especialista en temas religiosos, como “uno de los puntos débiles y más cuestionables” de la visita papal.

Barranco, quien participó en el foro ¿Jefe de Estado o de la Iglesia?, organizado por la organización independiente Observatorio Eclesial, criticó las declaraciones de Carlos Aguiar Retes, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, en el sentido de que no conocía a las víctimas, más que por los medios.

“Es como si dijera que las víctimas son productos mediáticos y quisiera dar a entender que la culpa de que no vean al Papa es precisamente de las víctimas. Es absurdo”.

Barranco, colaborador de Proceso, señaló que el episcopado mexicano le debe una explicación a la sociedad en torno a este tema y especialmente, sobre Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo.

“En todos estos años no ha habido un solo pronunciamiento formal del episcopado, sólo pronunciamientos de algunos obispos y entrevistas banqueteras y yo quisiera solicitar muy contundentemente una explicación sobre ese silencio cómplice que envuelve al mayor encubridor de pederastas que se llama Norberto Rivera Carrera”, expresó.

AM.com, sábado 24 d marzo de 2012

Anuncios

PAPA ENFRENTARA EN MEXICO RECLAMOS DE VICTIMAS PEDERASTIA

marzo 22, 2012

Por Marcos Romero CIUDAD DE MEXICO, 20 marzo 2012 (ANSA)

El Papa tendrá una recepción calurosa durante la visita que inicia el viernes a México, como anticipan los organizadores, pero no todo será “de terciopelo” pues enfrentará los reclamos de las víctimas de pederastia, a quienes se les negó espacio en su agenda de actividades.
La mayoría de las víctimas corresponde a los actos de pedofilia perpetrados por el sacerdote Marcial Maciel, jefe de la orden de los Legionarios de Cristo, fallecido el 30 de enero de 2008 a los 87 años.
Maciel tres años antes de morir fue removido de su puesto por el Pontífice y obligado a “llevar una vida reservada de oración y penitencia”.

Pero hay otros casos, como el de Jesús Romero, quien acusa al sacerdote Carlos López de abuso sexual y lo denunció ante la fiscalía de la capital en 2007, lo cual fue narrado en el documental “Agnus Dei, Cordero de Dios”.
Romero fue a la nunciatura, junto con Joaquín Aguilar, otra víctima de abusos de parte de un sacerdote, a pedir una audiencia con el Papa.
Las víctimas de Maciel lamentaron que los organizadores de la visita papal no les permitieran tener una reunión con el Pontífice y consideraron que se trata de “un error y algo muy contradictorio”.
Patricio Cerda, representante de la Asociación de Víctimas de los Legionarios de Cristo y víctima de Maciel, dijo que “diez minutos de reunión hubieran sido suficientes para enviar una señal clara e inequívoca” y expuso que “evidentemente el Papa aún está rodeado de malos consejeros”.
El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, dijo que la reunión no fue incluida porque no fue solicitada por los obispos mexicanos, como ocurrió en otros países, donde se realizaron “encuentros con las víctimas de abusos” por “petición de los obispos”.
La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) asegura que los obispos no pidieron la reunión porque no recibieron “ninguna carta” solicitándola.
Este lunes, el Nuncio Apostólico Christopher Pierre confirmó que el Papa no se entrevistará con las víctimas de abusos de sacerdotes pederastas.
José Barba, ex legionario y víctima de Maciel, acusó al Episcopado mexicano de esgrimir sólo “excusas” y dijo: “Nosotros somos los ofendidos y no tenemos por qué ir a pedir que nos pidan perdón”.
“No tiene lógica, la lógica sería que el ofensor fuera a pedir perdón”, indicó Barba, quien libró una larga batalla para denunciar y exponer públicamente a Maciel.
Se estima que al menos 5 por ciento de los legionarios dejaron las filas de la organización a causa del escándalo de Maciel, quien tuvo al menos dos esposas y tres hijos, dos de los cuales dijeron haber sido también víctimas de la pederastia del sacerdote.
Desde 1956 el entonces arzobispo de México Miguel Darío Miranda denunció al Vaticano que Maciel practicaba “actos de sodomía” contra jóvenes seminaristas de la orden y que había al menos diez víctimas.
El 23 de noviembre de 2010 el Vaticano reconoció que el fundador de la Legión llevó una vida “carente de escrúpulos”.
Según los expertos, gracias al inmenso poder económico de la Legión -calculado en unos 20.000 millones de euros- y a sus vínculos con hombres poderosos del Vaticano y de países donde operaba, fue posible que gozara de una coraza protectora.
A tal grado fue su influencia en los círculos del Vaticano que Juan Pablo II lo llegó a nombrar “guía de la juventud”, estimaron los analistas.
Francisco González, otra víctima de Maciel, señaló que la iniciativa de organizar un encuentro con el Papa debería haber surgido de los propios obispos mexicanos.
“Eso debería nacer de ellos, pero eso supondría exponerse y al Papa, en concreto, más que nadie, a que saliera toda la basura. Su encubrimiento fue escandaloso, claro y evidente. Naturalmente que la gente no lo sabe”, dijo.
El ex legionario dijo que Benedicto XVI, desde que era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, supo todo lo que sucedía con la Legión “y no actuó”.
Los ex legionarios dijeron que tienen contemplado ofrecer una conferencia en León, la principal ciudad del estado occidental de Guanajuato donde estará el Papa, durante los días de la visita, del 23 al 26 de marzo. MRM-FM/ACZ

ANSA

Actúa Diócesis frente a pederastia

octubre 20, 2011

Un especialista aplaudió la labor que hizo el Obispo de la Diócesis de Córdoba, al separar de su ministerio al padre Juan Carlos Pacheco, al intentar tener relaciones sexuales con una menor

Jueves, 13 Octubre 2011

Javier Rodríguez
El Mundo de Córdoba

Bernardo Barranco, especialista en temas religiosos, consideró como un parteaguas en la historia de la Iglesia Católica Mexicana, la denuncia del Obispo Eduardo Patiño Leal contra un sacerdote acusado de pederastia.

“Me parece muy importante este caso porque muestra un cambio de actitud de la Iglesia Católica frente a los casos de abusos sexuales, son cambios que vienen ya del Vaticano que quedó muy sacudido por todas las denuncias a nivel internacional.

“Pero sobre todo, la gran cuestión era el modus operandi, de cómo la Iglesia administraba estas acusaciones, normalmente lo que hacía durante años, digamos hasta siglos, era negarlos y proteger a sus curas violadores”, aseguró en entrevista vía telefónica hasta la Ciudad de México.

El sociólogo de origen orizabeño aplaudió la labor que hizo el Obispo de la Diócesis de Córdoba, al separar de su ministerio al sacerdote Juan Carlos Pacheco, acusado de haber intentado convencer de sostener relaciones sexuales en los últimos 10 años a menores de edad, con las que tuvo un noviazgo, y denunciarlo ante las autoridades civiles.

“Lo que está siendo el Obispo de Córdoba, es seguir los lineamientos dictados por el Papa Benedicto XVI, es decir, de que la Iglesia no sea omisa, que no sólo castigue con suspender al sacerdote, sino también entregarlo a las leyes locales para que juzgue con otra lógica las faltas, los delitos sexuales que en este caso cometió el sacerdote Pacheco”, afirmó Barranco.

Este es el primer caso, según el entrevistado, de un sacerdote que su propia curia lo delata ante las autoridades civiles y no sólo queda en una sanción eclesiástico.

¿Es el primer caso en que la Iglesia denuncia ante autoridades civiles a un sacerdote?
Que yo sepa sí, es el primer caso. En el 2002, el presidente de la Conferencia Episcopal que en ese momento era Sergio Obeso, quien era arzobispo de Xalapa, él llegó a afirmar que “la ropa sucia se lava en casa”.

Además, éste sería el primer caso donde se aplican las recomendaciones de Benedicto XVI y el primero en que la Iglesia estaría entregando a las autoridades a un infractor, por lo cual, Barranco dijo mostrarse congratulado, ya que es una muy buena señal por parte de la Iglesia Católica.

-¿Es un punto de inflexión en la historia de la Iglesia Católica Mexicana con este tipo de casos?
Así como me lo planteas sí. En este caso, el caso del Padre Pacheco contrasta por el cambio de actitud, ya que no recibe el apoyo autoridades eclesiásticas locales, lo denuncian ante autoridades civiles, donde además son transparentes.

Suspendido de momento
II La suspensión, explicó Barranco, que le dio el obispo Patiño al sacerdote Pacheco consta en que por el momento no puede oficiar misa, hasta que no se le lleve a un juicio canónico.

También canónico
Doble juicio
La acusación en contra del sacerdote Juan Carlos Pacheco sería uno de los pocos casos de acusación de pederastia en los que se lleven dos juicios.
Bernardo Barranco explicó que además del proceso que se llevará en las autoridades civiles, hasta ayer sólo estaba denunciado ante la delegación de la PGR en Veracruz, también se haría un juicio canónico en contra del inculpado.
“Lo interesante del caso Pacheco, es que estará llevando un doble juicio: uno civil, donde se le va a sancionar su delito y va a tener probablemente una sanción como dicta la legislación mexicana, por otro va a tener un juicio canónico, donde se va a determinar su situación con las leyes del clero”, aseveró.
Un caso similar fue el del padre Joaquín Aguilar, acusado de violar a casi una centena de menores, algunos de ellos en Tehuacán, Puebla, a quien le fue girada una orden de aprehensión en 2001, la cual encaró, pero amparado.
Javier Rodríguez
(more…)

Rivera, el cardenal de las elites política y económica: analistas

junio 14, 2010

Cumple hoy 15 años de haber sido nombrado dirigente de la arquidiócesis de México

Rivera, el cardenal de las elites política y económica: analistas

Polémico y rijoso, se siente más cómodo hablando de política que de Dios, señalan

Carolina Gómez Mena
Periódico La Jornada
Domingo 13 de junio de 2010, p. 33

Sus críticos le endilgan que está más ligado a las elites políticas y económicas, así como a los sectores más conservadores del país, que al acompañamiento de los pobres. Algunos analistas lo describen como personaje que se siente más cómodo hablando de política que de Dios. Hoy, el cardenal Norberto Rivera Carrera cumple 15 años de haber sido nombrado dirigente de la arquidiócesis de México, la más grande y poblada del mundo.

Para sus seguidores, defensores y simpatizantes, el prelado ha sabido tomar las riendas de una complicada demarcación religiosa y la ha administrado bien. Elogian su sentido de organización económica y pastoral. Le reconocen haber emprendido una restructuración que dio más facultades a las ocho vicarías de la arquidiócesis y más independencia a los obispos auxiliares.

También le encomian su desempeño al encabezar y organizar el sexto Encuentro Mundial de las Familias y su defensa de la institución y la vida desde la concepción hasta la muerte natural, lo cual ha sido criticado por otros sectores.

Polémico desde que asumió el cargo, en tres lustros ha enfrentado varios escándalos: tres demandas en Estados Unidos por encubrir al sacerdote pederasta Nicolás Aguilar, el cierre de la Catedral Metropolitana y la ruptura con los medios de comunicación, luego de que llamó prostitutos y prostitutas de la información a los periodistas. También enfrentó denuncias del extinto Partido Socialdemócrata, que lo acusó de violar la ley de culto público al criticar a institutos que defendían el aborto, la eutanasia y los matrimonios entre homosexuales.

Sucedió en el cargo al cardenal Ernesto Corripio Ahumada, quien detentó la autoridad durante 18 años. Fue designado por Juan Pablo II arzobispo primado de México el 13 de junio de 1995 y asumió la encomienda poco más de un mes después –el 26 de julio de 1995– en la Basílica de Guadalupe, convirtiéndose en el 34 arzobispo de la ciudad de México.

De acuerdo con expertos en la materia, Rivera Carrera no estaba entre los candidatos idóneos a dicho nombramiento. Entonces se mencionaba a Javier Lozano Barragán, Sergio Obeso (emérito) y Luis Reynoso.

De acuerdo con Bernardo Barrranco, su cercanía con Girolamo Prigione, entonces nuncio apostólico en México, y Marcial Maciel, fundador de la Legión de Cristo, lo encumbró en la arquidiócesis. Pero también Angelo Sodano y su mentor, el fallecido arzobispo emérito de Durango Antonio López Aviña, posibilitaron su meteórica carrera eclesial, pues de ser un obispo de bajo perfil en Tehuacán, Puebla, sólo tres años después de haber sido nombrado arzobispo fue designado cardenal, y se dice que en la última elección papal algunos sectores lo mencionaban como posible candidato.

Manuel Canto Chac, profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco y especialista en análisis de instituciones religiosas, coincide en que la relación con Prigione fue uno de los factores que lo catapultaron a la arquidiócesis, pero también por haber sido instrumento útil a la jerarquía romana y prestarse para cerrar el Seminario Regional del Sureste, que era manejado por obispos y religiosos progresistas.

El día de su nombramiento como arzobispo primado, Rivera Carrera aseguró que la Iglesia debía servir a los menos favorecidos, sobre todo en el Distrito Federal. No obstante, tres lustros después, para sus críticos es claro que ha sido un ministro de los poderosos, de los hombres del poder y el dinero. Canto Chac asegura que no se le conocen acciones en favor de los sectores populares.

Una fecha difícil para el prelado fue el 20 de septiembre de 2006, cuando la Red de Sobrevivientes de Víctimas de Abuso Sexual por Sacerdotes informó que en la Corte Superior de California, Estados Unidos, Joaquín Aguilar había entablado una demanda civil contra Rivera Carrera y Roger Mahony por haber tolerado abusos sexuales cometidos en su contra por el sacerdote Nicolás Aguilar.

La querella fue desechada porque no había jurisdicción.

Cuatro días después estuvo a punto de arrepentirse de enfrentar a la prensa, pero por la gravedad de la acusación finalmente lo hizo al concluir una misa dominical. En la sacristía de la Catedral Metropolitana emitió un mensaje al pueblo de Dios. Serio, tembloroso y sudando copiosamente, Rivera Carrera negó haber encubierto a Aguilar Rivera, a quien pidió se entregara a la justicia. Años antes optó por cambiarlo de adscripción y lo envió a la arquidiócesis de Los Ángeles.

Ese día, Rivera Carrera emitió lineamientos por vez primera para evitar abusos sexuales de sacerdotes contra niños.

Más de un año después cerró la Catedral Metropolitana, porque no había condiciones para el ejercicio de la libertad de culto. En 2007, de acuerdo con la arquidiócesis, en 32 ocasiones grupos simpatizantes del PRD agredieron el recinto.

Foto

Norberto Rivera Carrera, durante una homilía que ofició en la Basílica de Guadalupe el pasado 21 de mayo Foto Yazmín Ortega Cortés

El 18 de noviembre de ese año se realizaba en la explanada del Zócalo la tercera asamblea de la Convención Nacional Democrática, encabezada por Andrés Manuel López Obrador. De pronto las campanas de Catedral comenzaron a tañer más de 12 minutos. Ello provocó el enojo de los perredistas, quienes irrumpieron en el templo y acusaron a Rivera Carrera de pretender boicotear el acto. Esa noche la arquidiócesis anunció el cierre del recinto, que permaneció así cinco días.

El 23 de diciembre de ese año, la arquidiócesis anunció que suspendía las entrevistas que cada domingo, al terminar la misa, ofrecía el cardenal, medida que se mantiene hasta la fecha.

Días antes, en una misa para reclusas en el penal de Santa Martha Acatitla, Rivera Carrera había asegurado que afuera del reclusorio había verdaderos prostitutos y prostitutas de la comunicación, que deshacen la fama de los demás. Lo dicho fue en relación con los señalamientos por encubrimiento.

Pese a esos desencuentros con los medios de información, Rivera Carrera fue pionero en el uso de éstos para realzar su imagen. Héctor Fernández Rousselon, vinculado con la Legión de Cristo, se encargó de la relación del arzobispado con los comunicadores. A partir de 2002, los legionarios dejaron ese encargo.

Una de sus primeras acciones al frente de la arquidiócesis fue montar un sofisticado aparato de prensa, lo que hace 15 años era novedoso. La legión lo asesoró, le diseñó un aparato de prensa pendiente de la coyuntura, del acontecer nacional y del mundo para así posicionarlo en los más altos niveles de la vida económica y mediática del país, comenta Barranco.

En octubre de 1996 el arzobispo desató polémica, pues aseguró que sólo daría información a los periodistas que comulgaran con sus ideas, lo cual costó más crítica en diversos medios.

Un año después, luego de que La Jornada reveló los abusos sexuales de Marcial Maciel, Rivera Carrera perdió los estribos e increpó públicamente al reportero que sacó los hechos a la luz pública. Son totalmente falsos, son inventos y tú nos debes platicar cuánto te pagaron, expresó.

Al cardenal también se le ha imputado tener un excesivo interés por los aspectos financieros. También en ese sentido se le acusó de haber “mercantilizado la cuarta visita del papa Juan Pablo II a México, por el alto costo de las acreditaciones y la participación de diversas empresas para financiar su estancia, entre ellas una de frituras que promocionaba estampitas del pontífice.

Pero lo más polémico fue su enfrentamiento en 1996 con el entonces abad de la Basílica de Guadalupe, el extinto Guillermo Schulenburg. El arzobispo ventiló en los medios un presunto mal uso de los recursos que ingresaban a la Basílica, que se estimaban en esa época en 30 millones de dólares al año. De ese enfrentamiento salió victorioso Rivera Carrera. El abad dejó el cargo y la arquidiócesis manejó las recaudaciones del templo. Posteriormente la CEM entró en escena y desde entonces los ingresos se comparten.

En meses recientes los temas del cardenal han sido nuevamente la pederastia clerical, tras la difusión de diversos casos en Europa. También su crítica a los matrimonios gays y a la posibilidad de que esas parejas adopten niños, su defensa de la familia y el aborto.

En la misa crismal del 2 de abril pasado, con el peso de ser señalado como encubridor de un sacerdote pederasta, Rivera Carrera hizo una dura crítica a los clérigos criminales que enlodan a la Iglesia y nuevamente giró instrucciones para prevenir y detectar dichos actos, que reconoció han sumergido a la Iglesia en una dolorosa y vergonzosa crisis.

En cuanto al aborto, la defensa de la vida emprendida por la arquidiócesis tomó auge con la aprobación de las reformas en el Distrito Federal para despenalizar la interrupción del embarazo antes de las 12 semanas de gestación, en 2007. Sobre ello, el prelado manifestó en una ocasión: Apoyen a la mujer embarazada para que supere la difícil tentación de eliminar la nueva vida que comienza en su seno.

Sobre las bodas entre personas del mismo sexo, aprobadas en el Distrito Federal el año pasado, el cardenal ha manifestado su rechazo llamando ley inmoral a la que garantizó esas uniones y ha resaltado que el matrimonio es sólo entre hombre y mujer. Sobre la familia, la arquidiócesis ha defendido el modelo familiar nuclear, la convencional.

La Jornada, Domingo 13 de junio de 2010