Posts Tagged ‘Alianza Cívica’

Escaso compromiso democrático; pobre calidad electoral

julio 19, 2012

Escaso compromiso democrático; pobre calidad electoral

Bernardo Barranco V.

Mis hijos, que rondan los 25 años, se avergüenzan de que su padre sea consejero local del IFE. A pesar de todos los esfuerzos, el IFE no pudo sacudirse el fantasma de 2006 en este proceso electoral. Hay que reconocerlo, su imagen no salió bien librada. Flota en el ánimo ciudadano que el Consejo General pudo haber hecho mucho más. Ése es uno de los tópicos que los consejeros locales de diversos estados intercambiamos de manera informal. A pesar de que técnicamente el proceso estuvo bien coordinado, que en la operación como tal el IFE cumplió su tarea, importantes sectores de la sociedad le reprochan no haber ido más lejos en su calidad de árbitro y no sólo organizador. Desde sus facultades pudo haber ido más lejos para garantizar elecciones más equitativas y, sobre todo, frenar la compra y coacción del voto.

No basta rezar que la Fepade es la responsable de atender y sancionar los delitos electorales; de hecho su repetición suena a excusa y baños en salud, pues muchas medidas precautorias y preventivas pudieron haberse implementado. El reto del IFE era no sólo recobrar la credibilidad de la sociedad, sino su propia confianza institucional. Pero, si el mismo presidente del Consejo General, Leonardo Valdez, tuvo una de las más imprudentes y desafortunadas declaraciones al expresar días antes de la jornada electoral que las denuncias de compra y coacción de votos son folclóricas, míticas y que tendrían efectos marginales (La Jornada, 27/6/12).

La coacción del voto es un acto de imposición que se induce bajo presión hacia un partido o a la abstención que vulnera la libertad de un individuo o de una colectividad. La compra del voto es un intercambio de bienes, dineros o favores para que una persona o un grupo voten por determinada franquicia política o candidato. Alianza Cívica, reconocida red social que desde hace 18 años ha venido monitoreando los procesos electorales, dio a conocer hace tiempo las crecientes tendencias de dicha práctica funesta. Estudios en México financiados por el IFE arrojaron que, en 2003, 3 por ciento de los electores fueron tocados por la compra y coacción de voto; en 2006, 7 por ciento; en 2009 la cifra crece de manera alarmante a 27.7 por ciento. Y en la última encuesta de 2012, 28 por ciento de los votantes de diferente manera fueron tocados por el regreso electoral a las más viejas y pervertidas prácticas electorales ejercidas por todos los partidos, con el  PRI, de lejos, a la cabeza y, por supuesto, el estado de México como campeón del lastre. Estamos ante una sociedad, principalmente sus cúpulas, cerradas y carentes de ética pública.

Resulta desproporcionado el cinismo de algunos analistas que quieran justificar la compra del voto como un acto finalmente libre y opcional de aquella persona que acepta el intercambio. Como si la pobreza, la miseria y la marginación fueran opcionales. Si bien la Constitución y el Cofipe establecen que el voto es libre y secreto y están prohibidas estas formas de presión y coerción, en la elección de 2012 asistimos a un proceso regresivo y a la reutilización de prácticas que creíamos superadas y que sin duda pueden modificar la equidad y el sano desarrollo de la competencia partidista. En un proceso electoral es tan importante ganar como el cómo ganar una contienda. En el cómo estriba la legitimidad del cargo. Por ello, una futura reforma electoral debería penalizar de manera severa la compra y coacción del voto a fin de evitar el aprovechamiento político, agandalle pues, de la miseria y desamparo de millones de mexicanos.

Me preocupa la falta de lealtad política de los partidos porque sistemáticamente ponen candados electorales mediante reformas y sistemáticamente buscan  la manera de violarlos. Me preocupa que Enrique Peña Nieto mienta al negar enfáticamente que su partido recurriera a la compra y coacción del voto, porque él será el próximo presidente de la República, donde será un factor central en la conducción del país. El seudodiscurso de la legalidad y apego a derecho de los partidos es un desgastado recurso y un insulto a la sociedad cuando ellos son los primeros en violentar.

Nuestro país arrastra en toda su historia la incredulidad por los resultados electorales y en la actualidad confía poco en todas sus instituciones. Buendía y Laredo apreciaron que 43 por ciento de los ciudadanos afirman que las elecciones son poco o nada limpias; la encuesta del diario Reforma arrojó que entre 38 y 40 por ciento tienen poca o nada de confianza en el IFE y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. La duda está plenamente justificada; ya se habla de nuevas reformas electorales cuando en realidad se requiere una gran reforma de Estado y no sólo saturar con nuevos candados y más atribuciones al IFE. En ese sentido, coincido con José Antonio Crespo cuando dice: “Se habla, pues, de la mala calidad e inmoralidad de la elección, pero en este proceso se ha revelado más bien la bajísima calidad de nuestra democracia en general, fiel reflejo de nuestros partidos, quienes presentan un escasísimo –si acaso alguno– compromiso con la democracia”. Los jóvenes que irrumpieron en la escena política e impusieron temas en la agenda electoral sufren de una grave y profunda frustración que requiere ser acompañada de una especie de pedagogía frente a la decepción. Las impugnaciones y recursos de anulación, dado el margen de distancia entre el primero y el segundo lugar en la elección presidencial, parecieran estar condenadas al fracaso, al no alcanzar a ser determinantes en el resultado, criterio con el que mayormente se han conducido los magistrados, relegando la causal abstracta de nulidad.

El problema de la política mexicana no es político, sino ético. Las grandes soluciones no vienen de ajustes jurídicos ni de nuevos grandes candados, sino de la lealtad de los actores políticos. El nuevo drama electoral es el reflejo fiel no sólo de la calidad de la democracia, sino de la calidad de las personas que conforman el entablado político.

Anuncios

El Estado de México, la entidad donde más compran votos: IFE

julio 13, 2012
  • Bernardo Barranco Consejero Local del IFE
    • Venta y Coacción del Voto una lacra que atenta la dignidad de las personas
    • Los municipios más afectados son Chalco, Toluca y Ecatepec

Bernardo Barranco, consejero de la Junta Local, dice que la venta del voto es un acto de transacción donde los partidos se aprovechan de la miseria y necesidades de la gente pobre;  la coacción es más grave aún, porque existe un acto de autoridad que presiona a subordinados a votar por determinado candidato o partido

TLALNEPANTLA, ESTADO DE MÉXICO (29/JUN/2012).- En los últimos nueve años se incrementó en México la compra y coacción del voto, al pasar de 3 por ciento en el 2003 a 27 por ciento en el 2009, aseguró Bernardo Barranco Villafán, consejero de la Junta Local del Instituto Federal Electoral (IFE) en el Estado de México.

”Creímos que eran prácticas que se habían ido perdiendo con los procesos de democratización. Y no es así, estudios que el IFE ha financiado, Alianza Cívica y una consultoría internacional, que nos muestran que en el 2003 la práctica de coacción, en 10 estados que se hizo el estudio, se detecta solo un 3 por ciento de los ciudadanos que son tocados por esta lacra, sin embargo crece en el 2006 al 7 por ciento y en el 2009 se va al 27 por ciento”, agregó.

Barranco Villafán, quien se reunió en Tlalnepantla con integrantes de la Coparmex Metropolitana, afirmó ante los empresarios que la lista nominal del país es cercana a los 80 millones de electores, 35 millones de ellos jóvenes de entre 18 y 35 años de edad, de los cuales 10 millones votarán por primera vez.

Agregó que los estudios sobre compra y coacción del voto indican que el Estado de México es la entidad con mayor incidencia en ambas prácticas y los municipios más afectados son Chalco, con 56.8 por ciento; Toluca, con 42.3 por ciento, y Ecatepec, con 38 por ciento.

Mencionó que se trata de prácticas innobles, que se aprovechan de las necesidades y de la pobreza de las personas.

Explicó que la compra del voto es una transacción, pues se otorga algo a cambio de la intención del voto, mientras que la coacción es más grave, porque existe un acto de autoridad que presiona a subordinados a votar por determinado candidato o partido.

El consejero del IFE dijo que otro tema importante en el Estado de México son los brotes de violencia electoral, sobre todo por colocación de propaganda y boicoteo de mítines, lo que ha ocurrido en algunos municipios mexiquenses, como Nicolás Romero.

Barranco Villafán mencionó que se trata de los comicios más números en cuanto a cargos de elección popular, pues se elegirá un presidente, 128 senadores, 500 diputados federales, seis gobernadores, un jefe de gobierno, 579 diputados locales y 876 presidentes municipales.

Agregó que serán instaladas en todo el país 143 mil casillas, cada una con siete funcionarios electorales y suplentes, por lo que más de un millón de ciudadanos participarán directamente en la organización de los comicios

29 de junio de 2012, El Informador

Compra y coacción del voto

junio 22, 2012

Compra y coacción del voto

Bernardo Barranco

La coacción del voto es un acto de  imposición  que se induce bajo presión hacia  voto hacia un partido o a la abstención que vulnera la libertad de un individuo  o de una colectividad. La compra del voto es un intercambio de bienes,  dineros o favores  para que una persona o un grupo  voten por determinada franquicia  política o candidato. Alianza Cívica, una reconocida red social que desde hace 18 años ha venido monitoreando los procesos electorales, dio a conocer hace tiempo,  estudios sobre la compra y coacción del voto en México a partir de investigaciones financiadas por el IFE en más de diez estados de la república mexicana. Mientras en la elección federal de 2003, 3% de los electores  fueron tocados por la compra y coacción de voto; en 2006, 7%; y en 2009 crece de manera alarmante  al 27.7%. En  suma , se ha venido incrementando este  nefasto recurso político-electoral.

Ningún partido se salva. Lamentablemente, es una práctica que utilizan todos los partidos y en todos los órdenes de gobierno. Del estudio de Alianza Cívica(http://www.ife.org.mx/docs/IFE-v2/ProcesosElectorales/ProcesoElectoral2008-2009/Proceso2009-Preparacion/ObservadoresElectorales/Observadoresel.doc/

9InformeAlianzaCivica.pdf) , se desprende que es precisamente en el Estado de México donde mayormente se realizan estas prácticas que buscan inducir, comprar y/o condicionar el voto de los ciudadanos, llegando a utilizar formas ilegítimas de operación como son el condicionamiento de programas, obras o beneficios sociales. La investigación concluye  que los tres distritos con mayor incidencia en las 10 entidades investigadas todos son mexiquenses: Valle de Chalco con más 56.8%, Toluca con 42.3% y Ecatepec con 38%. Como ejemplo recientes, recordemos  las tarjetas que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) utilizó en el Estado de México “la efectiva”, en Nayarit, “100% Nayarita” y la “Más Mejor” en Coahuila. En el caso de  “la efectiva” se prometió el acceso a programas sociales como  apoyos a madres solteras, becas educativas, apoyos a adultos mayores, entre otros.

Si bien la Constitución y el Cofipe establecen que el voto es libre y secreto y están prohibidas éstas  formas de presión y coerción, asistimos a un proceso regresivo  y a la a la reutilización  de prácticas que creíamos superadas y que sin duda pueden modificar la equidad y sano desarrollo de la  competencia partidista. En un proceso electoral es tan importante ganar como el “cómo ganar” una contienda. En el Estado de México, debemos estar muy atentos a erradicar estas viejas prácticas de una cultura política deplorable que se aprovecha de las necesidades materiales de una población mayoritariamente pobre. Igualmente resulta indígnate la impunidad que nada abona a la transparencia y la  certeza de los procesos electorales como el caso de la exoneración de Bernardo García Cisneros que fue captado infraganti por un  video en 2011.

En el estado de Veracruz, parecen estar encendidos los focos rojos. Ahí siguen  prevaleciendo prácticas corporativas y clientelares que no ayudan en nada a la democracia en nuestro país, al contrario la marchita y debilita, así lo  externó el consejero electoral de la Junta local del IFE, Octavio Hernández Lara frente a la sombra de la compra y coacción del voto. La ciudadanía, las autoridades electorales y la Fepade debemos estar muy atentos a fin de erradicar estas tendencias regresivas. Ofrecer una certeza de juego limpio electoral   es abonar en la calidad y legitimidad de nuestra democracia. No hay otra.

Milenio Estado de México, jueves 14 de junio de 2012

________________________________________________________

El IFE adopta medidas para evitar la compra del voto

El Universal, jueves 21 de junio de 2012

El Presidente de la Mesa Directiva de Casilla está facultado para solicitar la intervención de las autoridades de seguridad pública, en caso de que lo considere necesario

 

El Instituto Federal Electoral (IFE) aprobó medidas para evitar la compra, coacción o inducción del voto durante las elecciones del 1 de julio, cuando serán renovados más de 2 mil cargos públicos, incluido Presidente.

“El presidente de la Mesa Directiva de Casilla realizará las acciones necesarias para garantizar el ejercicio libre y secreto del sufragio de las y los ciudadanos, en caso de presentarse situaciones que provoquen desorden; que pretendan atemorizar o usar la violencia contra las personas que se encuentran en la casilla; que se impida la libertad del voto; que viole el secreto del voto y a actos que realicen propaganda a favor o en contra de algún candidato o partido político.

“Esta autoridad está facultada para solicitar la intervención de las autoridades de seguridad pública, en caso de que lo considere necesario”, establece el acuerdo.

El organismo electoral difundirá en internet la ubicación de las agencias del Ministerio Público en las que se puede denunciar un delito electoral.

Pone a disposición además la línea telefónica IFETEL 01 800 433 2000, como mecanismo para brindar a la ciudadanía orientación e información para poder denunciar cualquier delito electoral.


En una larga sesión extraordinaria, el Consejo General del IFE acordó que será castigada cualquiera de estas conductas, así como la violación de la confidencialidad del voto mediante dispositivos electrónicos.

“El sufragio deberá ser libre, secreto, directo, personal e intransferible (…) El acuerdo nos propone difundir la prohibición de la coacción o compra de votos y que se desaliente esta práctica y -en caso de presentarse- los ciudadanos deberán denunciarla”, señala el documento avalado hoy.

Advirtió que deberán ser sancionados los ciudadanos, servidores públicos, funcionarios electorales, miembros de partidos o candidatos que incurran en estos delitos.


Uno de los puntos que generó mayor controversia en la sesión fue si los ciudadanos debían portar o no teléfonos móviles a la hora de sufragar, luego de que el candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, defendiera la necesidad de prohibirlos en la casilla para evitar la coacción del voto.

López Obrador considera que dichos aparatos pueden ser utilizados para que los electores fotografíen la boleta y muestren así el sentido de su voto a cambio de cualquier tipo de beneficio.

En la sesión, varios consejeros argumentaron que el IFE carece de facultades para prohibir a los votantes los teléfonos u otros dispositivos tecnológicos, y que una medida de esa naturaleza incluso podría violar los derechos de los electores.

Sin embargo, el punto fue turnado a la Comisión de Organización y Capacitación Electoral para que decida si emite un exhorto o un ordenen a los funcionarios de casillas para que prohíban el uso de celulares o cámaras en las casillas.

El consejero Alfredo Figueroa destacó que el acuerdo aprobado hoy es “preventivo” , ya que busca inhibir la coacción del voto y, en caso de presentarse, promover su denuncia, mientras que Sergio García Ramírez destacó la necesidad de darle una “amplísima difusión” .

El Consejo también avaló hoy la participación de 31 mil 401 observadores y 510 visitantes extranjeros en los comicios del 1 de julio, cuya labor deberá ser imparcial.

El movimiento juvenil Yo soy 132 pidió hoy al órgano electoral que le permita participar como observador durante la apertura de los paquetes electores y el escrutinio de los votos.

El colectivo ha llamado a los ciudadanos a denunciar irregularidades a través de las redes sociales durante los comicios y a tomar fotos de la lista con los resultados electorales de cada uno de los centros de voto para que sean cotejadas con las actas oficiales.

El candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) , Enrique Peña Nieto, aseguró hoy que “no caben las alusiones que algunos pretenden hacer de fraudes anticipados o de trampas en esta elección” .

Las declaraciones del priísta se producen un día después de que López Obrador asegurara que tiene indicios de que el PRI, que gobernó México desde 1929 hasta el 2000, ha puesto en marcha mecanismos para la compra de votos.

Con información de EFE

Fuente: El Universal,Jueves 21 de junio de 2012

http://www.eluniversal.com.mx/notas/855033.html