México y sus muertos vivos

México y sus muertos vivos

Bernardo Barranco V.

2 de noviembre de 2016

http://www.milenio.com/firmas/bernardo_barranco/Mexico-muertos-vivos_18_840096056.html

La muerte es el fin de la vida biológica del ser humano. Sin embargo, la muerte es un hecho lleno de misterios y múltiples explicaciones. Con razón Ludwig Feuerbach, padre del pensamiento ateo alemán, afirmó que “Si no existiera la muerte no habría religión alguna, por ello las tumbas son las cunas de los dioses”. En efecto las grandes religiones ofrecen respuestas al misterio de la muerte, ofrecen una esperanza más allá de la vida. Siguiendo el  atlas religioso de la muerte cada cultura encuentra una respuesta. En las sociedades antiguas veían a la muerte sin temor, era un estadio de la vida, porque la primacía era del grupo sobre el individuo. La muerte en los antiguos mexicanos, es uno de los elementos básicos de la religión.  Creían que la muerte y la vida constituyen una unidad. Para los pueblos prehispánicos la muerte no es el fin de la existencia, es un camino de transición hacia algo mejor. El cristianismo también ofrece una oferta: la resurrección. Por ello, el culto a la muerte en México es tan importante. La cosmovisión prehispánica y la religión cristiana, sostienen que la muerte no es el fin de la vida, sino fase de un ciclo. De acuerdo con el concepto prehispánico de la muerte es el acceder al proceso creador que da la vida. El cuerpo muere y el espíritu es entregado a Dios o a los dioses como deuda de la vida.

Por ello, la fiesta de la muerte es fascinante en México. Los antropólogos ven rasgos de culturas fusionadas que otorgan identidad y destino a un pueblo, en el culto a la muerte en las comidas, las representaciones, las ofrendas, los altares caseros, panteones visitados,  comidas especiales,  calaveritas, las catrinas,  flores, olores, las velas y el fascinante colorido. El libro surrealista Pedro Páramo,  sintetiza esta ambivalencia. En la atmósfera literaria de Juan Rulfo, no existen fronteras entre la vida y la muerte: los vivos hablan con los muertos y oyen sus murmullos, las almas de los difuntos vagan en lugares donde vivían sin encontrar reposo. La oposición entre muerte y vida no es absoluta porque para el mexicano vida y muerte son inseparables.

Tampoco podemos olvidar la cara contrastante de la violencia en México provoca más muertos que las guerras de Afganistán e Irak. ¡Más de 100 mil muertos! La violencia, la corrupción, los cárteles del exterminio son realidades traumáticas que han provocado desolación y sufrimiento profundo de un México dolido frente a una creciente cultura violenta de la muerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: