El nuncio Prigione y la tiranía eclesial

El nuncio Prigione y la tiranía eclesial
Bernardo Barranco V.
http://www.jornada.unam.mx/2016/06/01/opinion/018a1pol

El tictac del reloj se sentía fuerte en la silenciosa salita de la nun­ciatura. La mañana era muy fría ese 15 de enero de 1994. Esperaban ahí sentados Antonio Roqueñí, apoderado legal de la arquidiócesis de México, y el sacerdote jesuita Enrique González Torres. Por fin, Girolamo Prigione hace presencia y de entrada escucha la grave voz de Roqueñí: Señor nuncio, usted ha cometido muchos errores. Su presencia ya no es grata, déjenos actuar a nosotros como mexicanos y católicos mayores de edad. No necesitamos su tutela. Sorprendido por la expresión inusitada Váyase, señor nuncio, Prigione contesta: No me voy, esperaré la indicación de mis superiores. Seguiré trabajando aquí hasta que mis superiores me remuevan. González Torres arremete: Nosotros vamos a informar a Roma. Con el cinismo del hombre de poder, Prigione revira: No les van a creer(Proceso, 22/1/1994). En ese momento era el hombre más poderoso de la Iglesia pero el asesinato de Posadas, en mayo de 1993, y su arremetida obsesiva contra Samuel Ruiz responsabilizándolo del levantamiento zapatista, exhibían los excesos de su capacidad de operación política y los límites de su tiranía eclesial.

La muerte de Girolamo Prigione, el pasado viernes 27 de mayo, nos permite recrear los excesos y tentaciones religiosas de los adictos al poder. Junto a Maciel, Prigione practicó una doble moral y esta fascinación teocrática aún permanece latente en muchos prelados actuales. Después de 19 años de permanencia en nuestro país, Prigione conquistó todo, menos la autoridad moral ante su propia feligresía y clero mexicano. Su logro más importante fue político: gestionó los cambios a artículos constitucionales que otorgaban existencia jurídica a la Iglesia y restableció relaciones entre el Estado mexicano y el Vaticano. Conquistas no menores en un país de tradición laicista anticlerical. También conforma un grupo compacto dentro de la Iglesia, el llamado Club de Roma, cuyo fin era someter al conjunto de obispos a la orientación de la camarilla de Prigione. Sus discípulos más avezados fueron Onésimo Cepeda, Juan Jesús Posadas Ocampo, Juan Sandoval Íñiguez, Emilio Berlié, Javier Lozano Barragán, Luis Reynoso Cervantes y aún en activo, Norberto Rivera. Cobijados por Prigione, los legionarios de Cristo y su fundador, Marcial Maciel, alcanzaron en esa época su mayor expansión. Justo Mullor, el nuncio sucesor, le reclama: Prigione debe rendir cuentas sobre el encubrimiento y el silencio que guardó por los crímenes abominables cometidos por el fundador de los legionarios de Cristo, Marcial Maciel. Además, Prigione fue pieza clave del disciplinamiento de Roma contra el progresismo católico y actor central del invierno eclesial mexicano. Sus actos fueron devastadores contra simpatizantes de la teología de la liberación.

Prigione llegó a conocer los mecanismos y sustentos del sistema político mexicano al grado que se mimetizó. Su estrella asciende cuando mitiga en 1986 los justos reclamos de los obispos de Chihuahua ante el fraude electoral priísta a petición de Miguel de la Madrid. Sin embargo, será en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, cuando se convierte en un salinista dentro de la Iglesia y en el hombre Iglesia al interior de salinismo. Estos excesos le llevaron a reproches por los excesivos ­vínculos y compromisos que contrajo. El 15 de diciembre de 1993, el cardenal Ernesto Corripio Ahumada, escribió una carta a Juan Pablo II, recientemente publicada, pidiendo la sustitución del entonces nuncio Prigione, los argumentos fueron: El actual nuncio apostólico se encuentra en México desde hace 13 años, complicados a causa de compromisos adquiridos por él con grupos de poder y de dinero, en medio de muchas vicisitudes y vulnerabilidades, con polémicas no siempre edificantes trascendidas a la prensa y con actitudes arrogantes y prepotentes con señores obispos mexicanos, mezcladas con el gusto de hacerse unos propios clientes dentro del Episcopado Mexicano (Proceso, 13/12/13). Sin embargo, el Vaticano sostiene a Prigione y se consuma una especie de desplazamiento eclesiástico de Corripio, principio de la década de 1990, quien pierde el liderazgo. La representatividad y operación de la Iglesia pasa a manos de Prigione y su cártel, aunque enfrenta la resistencia de obispos entonces llamados la mayoría silenciosa. Roma fortalece Prigione, quien se convierte en el puente obligado entre la Secretaría del Estado Vaticano y Los Pinos. Asimismo, Prigione se convierte en el foco de ataques tanto de los sectores religiosos como los numerosos grupos liberales dentro y fuera del PRI que reprobaron el acercamiento excesivo del gobierno con la Iglesia. Al finalizar el salinismo, Prigione dejó no sólo de ser funcional, sino que se convirtió en actor incómodo tanto para los integrantes del gobierno de Zedillo como para la propia jerarquía. Prigione sufre la suerte del salinismo.

Trató con cuatro presidentes. Como pocos, llegó a conocer a la perfección las reglas no escritas del viejo sistema político mexicano. Esto le permitió posicionarse entre los actores de poder, sea en comidas opulentas, juegos en su cancha de tenis en la nunciatura o discretas reuniones con las élites. Prigione, devoto al protagonismo, se encontraba continuamente en el ojo del huracán mediático. Como cuando comparó a las llamadas sectas, iglesias evangélicas, con las moscas porque ambas pueden ser liquidadas a periodicazos. Sin embargo, su defensa incondicional de Marcial Maciel, sus vínculos sombríos con el cártel de los hermanos Arellano Félix y su obcecación contra Samuel Ruiz, precipitaron su imagen pública ya contaminada. Internamente sectores de la Iglesia reprobaban las escandalosas conductas de abuso y sometimiento sexual que el nuncio cometía con la hermana Alma Zamora de la congregación Hijas de la Pureza de la Virgen María. El caso llegó a Roma, según relata en sus memorias Camilo Maccise, quien era entonces presidente de la Unión de Superiores Religiosos, con sede en Roma. A partir de su retiro, en 1997, Prigione fue congelado. No tuvo ni nombramientos ni cargos destacados. Fue hombre de poder antes que pastor; actor político más que guía espiritual. Dejó escuela y su huella parece latente. Muestra que la gloria del poder, sea religiosa o política, es siempre pasajera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: