Bodas Gay la necesidad de un debate de altura

Bodas Gay la necesidad de un debate de altura

Bernardo Barranco V.

15 de junio de 2016

http://www.milenio.com/firmas/bernardo_barranco/Bodas-gay-necesidad-debate-altura_18_756104457.html

El acto terrorista perpetrado en Orlando, Florida, está imbricado en dos vertientes sangrientas: el odio homofóbico y el fanatismo religioso. Una matanza deplorable, además de las víctimas sacrificadas a quemarropa, el acto pone a prueba la tolerancia, la aceptación de lo diferente y el diálogo cultural entre lo diverso. Valores centrales de lo que el filósofo francés Gilles Lipovestky llama “hipermodernidad” como construcción social de la globalización.     En efecto, las grandes tradiciones religiosas de occidente, en sus versiones más fundamentalistas y conservadoras,  han desarrollado diferentes grados de homofobia. En el caso del cristianismo, hasta hace muy poco la homosexualidad significaba una aberración humana. Un pecado monstruoso que debería ser sancionado con máxima severidad y condena. Hasta el Concilio Vaticano II, en los años sesenta, la Iglesia católica fue modificando su postura hacia la homosexualidad,  fue concebida ahora como una enfermedad que podía revertirse vía tratamientos. El Papa Francisco ahora ha pedido cambio de actitud más humana y comprensiva. Por  ello, el debate sobre los matrimonios igualitarios debe darse con altura y  civilidad.  Toda sociedad que ha legislado y reconocido transformaciones en la esfera de la sexualidad se ha enriquecido en materia de derechos humanos. Por ello, el argumento esgrimido por la jerarquía católica de que las bodas gays son un ataque a la familia son falsas,  y por supuesto, no habrá decadencia alguna. Si miramos nuestros entornos, veremos  la cantidad de niños nacidos sin padres casados, madres solteras. Familias compuestas de mujeres, varias generaciones que conviven solidariamente: madre, abuela, tías e hijos. Y muchas personas que viven solas. Estos cambios son una muestra de las mutaciones sociales y culturales de las sociedades contemporáneas. La concepción católica de que el matrimonio es un vehículo ante Dios para la procreación es mito, según el antropólogo francés Maurice Godelier, dicha concepción viene desde la antigüedad. Hasta la Edad Media el promedio de vida era de apenas 20 años,  mermada por las pestes, guerras e insalubridad que azotaban comunidades enteras;   por lo que la reproducción era vital para recrear y salvaguardar la especie. Por ello la heterosexualidad ha sido sobre valorada y el matrimonio era concebido no desde la perspectiva del amor sido de la descendencia, para asegurar así la procreación. No es el caso de las sociedades contemporáneas. Godelier  asegura que la homosexualidad siempre ha existido y hasta reconocida como en la Grecia antigua,  que es hora el momento y la oportunidad de correlatos con las leyes actuales. En el fondo,  el tema de la sexualidad nuevamente surge como uno de los mayores litigios entre las sociedades contemporáneas y la Iglesia católica en diferentes latitudes. Por ello, en México es indispensable abordar la discusión desde la perspectiva de la laicidad de nuestra República. Proteger los derechos de las minorías y debatir con mirada amplia, desde un clima de reconocimiento de las libertades en una atmósfera de respeto y  serenidad. La matanza de Orando es fruto del odio intransigente y  fanatismos inaceptables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: