Antonio Chedraoui: el seductor de las élites

Antonio Chedraoui: el seductor de las élites

 16/06/2017 7:00 AM CDT | Actualizado 16/06/2017 12:36 PM CDT
Angélica Rivera, Enrique Peña Nieto (cuando era gobernador del Estado de México) y Antonio Cheadroui en la comida de cumpleaños de este último, el 17 de enero de 2011.

En medio de helicópteros, automóviles de lujo y decenas de guardaespaldas, los distinguidos invitados de la élite política y empresarial llegan a Huixquilucan a festejar el aniversario 83 del clérigo Antonio Chedraoui Tannous, arzobispo de la Iglesia Católica Ortodoxa de Antioquia.

Sus cumpleaños han sido pretexto para grandes comilonas de las élites mexicanas, al estilo porfiriano del siglo XIX, pero estamos en enero de 2015. Encabezados por Alfredo del Mazo, la crema y nata del grupo Estado de México se hace presente, así como el consejero del Instituto Nacional Electoral, Benito Nacif Hernández, llegaron también los gobernadores de los estados de México, Puebla y Aguascalientes, Eruviel Ávila Villegas, Rafael Moreno Valle y Carlos Lozano de la Torre, respectivamente. El magnate Carlos Slim no podía faltar. Además de altos funcionarios federales como el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell.

 

La atmósfera política gira en torno a los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa. Ante lo cual, Chedraoui, declara conmovido: “Mover al pueblo es una jugada peligrosa. Si se mueve el pueblo, no lo podemos parar. No hay que aprovechar para hacer manifestaciones, cerrar caminos o realizar actos vandálicos, todo se resuelve con paciencia y diálogo”, remató.

Exuberante e histriónico, Antonio Chedraoui supo como nadie llegar y envolver a varias generaciones de políticos encumbrados.

El arzobispo Antonio Chedraoui murió esta semana a los 85 años y, junto con su amigo Norberto Rivera, cierran ese ciclo de jerarcas religiosos que optaron por el oropel y la potestad política. Clérigos que desde la teología del poder, cortejaron sus relaciones con la élite económica, mediática y religiosa. El arzobispo de la Iglesia Ortodoxa de México, Antonio Chedraoui, era un personaje carismático con gran capacidad para tejer relaciones. Exuberante e histriónico, supo como nadie llegar y envolver a varias generaciones de políticos encumbrados; desde Gustavo Díaz Ordaz en los años sesenta, pasado por Carlos Salinas de Gortari, Vicente Fox y su finísima esposa doña Marta Sahagún. Y por supuesto toda la generación de los “Golden Boys” mexiquenses encabezados por Arturo Montiel y Enrique Peña Nieto.

La Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía tiene en México un puñado de fieles. Número que no corresponde a la respetabilidad social que adquirió bajo el mandato de Chedraoui. Sin embargo, la capacidad de convocatoria de su arzobispo la colocaba como una iglesia sólida y con peso para edificar importantes inmuebles en diferentes partes del país. Era pues la iglesia de Chedraoui.

 

https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FArzobispoAntonioChedraouiOficial%2Fphotos%2Fa.288798537922977.1073741828.284634145006083%2F288798767922954%2F%3Ftype%3D3&width=500

https://www.instagram.com/p/BTxgrnRDhFk/embed/captioned/?cr=1&v=7&wp=628#%7B%22ci%22%3A0%2C%22os%22%3A12585.255000000001%7Dhttps://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FArzobispoAntonioChedraouiOficial%2Fphotos%2Fa.310486679087496.1073741830.284634145006083%2F310486759087488%2F%3Ftype%3D3&width=500

Hay que recordar que esta Iglesia forma parte de las quince familias o iglesias ortodoxas, independientes y asociadas. Sus orígenes se remontan al sisma de las iglesias orientales en el año 1054. Actualmente, la hermana mayor es la iglesia ortodoxa rusa, con un número superior a los 150 millones de seguidores en todo el mundo, encabezada por el patriarca Kirill, en febrero de 2016 tuvo en La Habana un encuentro histórico con el Papa Francisco. Nacido en Trípoli, Chedraoui llega a México en 1966 y desde la pequeña, pero poderosa comunidad libanesa en México, fue tejiendo relaciones y vínculos con actores del poder mexicano. Con extraordinaria astucia cabildea con los personajes más encumbrados no solo de México sino de Centroamérica y el Caribe.

Con teatralidad sobria Chedraoui hechizaba la clase política. Los cantos litúrgicos e íconos presentes en las soberbias celebraciones litúrgicas fascinaban a los invitados. La clase política se sentía trasportada a la eternidad de los siglos, a la gloria y el poder simbólico ortodoxo. Los aromas, las vestimentas de ornato y oraciones parsimoniosas seducían a nuestra culta clase política. Hechizada por el exotismo de la grandeza del cristianismo. Él fue experto en cómo llegarle y explotar esta fascinación por una liturgia envolvente.

Chedraoui fue experto en cómo llegarle y explotar esta fascinación por una liturgia envolvente.

Chedraoui era definitivamente conservador. Se convierte en parte del establishment mexicano. Reacio a los cambios y a los reclamos movimientos sociales. En su último cumpleaños, en enero de 2016, regañó a los políticos, preocupado por la debacle de su amigo Enrique Peña Nieto. El jerarca ortodoxo oró por el presidente de la República y las Fuerzas Armadas e hizo un llamado a los invitados a abrir la puerta de la paz ante un contexto crispante: “Hay que ser ricos de corazón, ricos de espíritu, no adorar al dinero. Usemos la paz y la misericordia”, expuso en su homilía, luego de leer el texto bíblico sobre las bienaventuranzas.

Eclesialmente se alió al conspirativo grupo del cardenal Norberto Rivera. Tuvo estrecha amistad con Girolamo Prigione y el grupo de poderosos obispos como Rivera Carrera, Onésimo Cepeda, Emilio Berlié, entre otros, al que se sumaba el mismo Marcial Maciel. Este fue un grupo de poder clerical, paralelo a la conferencia de los obispos mexicanos y que pretendía no solo monopolizar la relación con el poder, sino incidir en la toma de decisiones de la Iglesia.

Muere Chedraoui un personaje único e irrepetible. Seguramente tendrá en el más allá, un campo amplio, en la corte celestial ortodoxa para tejer las mejores y más altas relaciones.

http://www.huffingtonpost.com.mx/bernardo-barranco/antonio-chedraoui-el-seductor-de-las-elites_a_22364330/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: