Francisco y el drama de la mexicanización

Papa: celebra messa per cardinali e vescovi defunti nell'anno

Francisco y el drama de la mexicanización

Por Bernardo Barranco V.

La Jornada, Miércoles 25 de febrero de 2015

La preocupación del Papa en la que pidió “evitar la mexicanización” de su país natal, Argentina, ha calado hondo no sólo en el gobierno, sino en diversos sectores de la clase política. Se confirma la imagen que tiene el país en el exterior y que, lamentablemente, hay sobrados indicios que sugieren que la expresión con toda la carga que porta, responde a una realidad que vivimos lo mexicanos. La expresión del Papa ha lacerado porque fue hecha en privado, fuera de micrófonos y protocolos oficiales. Por tanto, los enunciados son espontáneos y genuinos que los hace a un amigo de manera confidencial. El mismo Bergoglio revela a su amigo la fuente de su afirmación: los obispos mexicanos. Estuve hablando con algunos obispos mexicanos y la cosa es de terror, dijo. La cancillería ha reaccionado sin virulencia con evidente molestia y hasta desilusión, si tomamos en cuenta que el gobierno de Enrique Peña Nieto ha apostado por encontrar en la Iglesia católica una aliada natural a su gestión. Sin embargo, me parece que la nota diplomática del gobierno mexicano buscará no escalar a conflicto, en cambio mostrar un suave extrañamiento. Pero corre el riesgo de contribuir para que la locución mexicanización circule aún más en el mundo hasta universalizarse. Y sea equivalente a la colombianización, entonación que utilizamos en los años 80 para describir un siniestro coctel político social en aquel país marcado por el terrorismo, la corrupción, grandes cárteles, guerrilla, ausencia de autoridad, crisis económica y violencia descomunal.

El Papa Francisco con su amigo Gustavo Vera quien publicó el e-mail

El Papa Francisco con su amigo Gustavo Vera quien publicó el e-mail

 

El tema tiene muchas aristas. Primero reconocer la imprudencia de Mario Bergoglio, así como de su interlocutor Gustavo Vera, quien jamás imaginó el trance que armaría al dar a conocer de manera temeraria el contenido del e-mail. El primer apunte es resaltar el paulatino pero progresivo alejamiento del Papa y de misma Iglesia católica del actual gobierno mexicano.

Los hechos así lo demuestran, en primer lugar la negativa del pontífice de visitar México en septiembre de este año. Circulan por ahí versiones de que el Papa pidió oficiar misa en Guerrero con los padres de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa y que el gobierno objetó. Lo más sensato como hipótesis, es que Francisco se ha negado a ser factor de distracción o de legitimación en la que su imagen fuera utilizada políticamente. Un segundo indicio se aprecia en el nombramiento de Alberto Suárez Inda, arzobispo de Morelia, como nuevo cardenal, un religioso en edad de retiro que por su experiencia es fortalecido para jugar un papel relevante en una zona de conflicto en la que muchos sacerdotes han sufrido agresiones y muertes. Recordemos que en lo que va del sexenio han sido asesinados nueve sacerdotes, los recientes cuatro justamente en Tierra Caliente.

Una tercera señal de distanciamiento: el Papa ha enviado de manera inusual dos veces mensajes de aliento al pueblo mexicano por las desapariciones en Ayotzinapa, la primera declaración fue a finales de octubre de 2014, el mensaje expresó lo siguiente: Envío un saludo especial al pueblo mexicano que sufre la desaparición de sus estudiantes y por tantos problemas parecidos; en la segunda alocución Francisco expresó: Se hace visible la realidad dramática de toda la criminalidad que existe detrás del comercio y tráfico de drogas. Estoy cerca de ustedes y de sus familias. El pontífice no está conforme en cómo ha evolucionado el caso Ayotzinapa. Ha enviado al nuncio Cristoph Pierre, quien se solidarizó con las familias y comunidades de Guerrero. En homilía les externó: La Iglesia camina con ustedes. Lo peor cuando uno sufre es sentirse solo. Yo sé que ustedes no están abandonados. ¡Estamos con ustedes! ¡También el Papa está con ustedes! Igualmente, una de las primeras declaraciones del nuevo cardenal Suárez Inda en Roma giró en torno al temor de que el conflicto en Guerrero crezca, que los padres y comunidades, sea por convicción o manipulación, tomen la vía de las armas.

El efecto Francisco ha operado en los obispos mexicanos, quienes cada vez son más críticos del gobierno

El efecto Francisco ha operado en los obispos mexicanos, quienes cada vez son más críticos del gobierno

Cuarto signo: los obispos mexicanos desde abril de 2014 han venido endureciendo sus críticas, en el espacio público, hacia el gobierno de Peña Nieto y expresan creciente inquietud por la situación actual. El año pasado redactaron dos duros documentos, uno en forma de preguntas en que cuestionaban las orientaciones de las reformas estructurales del Presidente. El segundo documento titulado ¡Ya basta! versa sobre la inseguridad y la violencia en el país. El tercer texto, ¡Alto a los corruptos!, publicado hace unas semanas, se refiere a la corrupción imperante en el país. Tema que Francisco ha abordado con insistencia con un discurso fuerte e incisivo.

Pese a este alejamiento no significa ni la ruptura de las relaciones ni que los actores rompen lanzas. Por el contrario, como ha ocurrido en otras coyunturas, también cabe la posibilidad de que se esté reconstruyendo la relación con base en un nuevo paquete de demandas. Al gobierno de Peña Nieto no le conviene crecer un conflicto ni con el Papa ni con la Iglesia. Francisco goza como nunca de la aceptación y popularidad internacional. Y en el diseño original de gobernabilidad, Peña Nieto incluyó a la Iglesia católica como aliada estratégica incondicional en su proyecto. Finalmente, no creo que la querella del gobierno mexicano se expanda. La política y la diplomacia vaticana tienen mucha experiencia y sagacidad para enfriar con tacto el malestar e incomodidad del gobierno. Probablemente el Papa ofrezca una explicación o Federico Lombardi, un viejo lobo de la diplomacia a quien le sobran recursos para apagar brazas humeantes y sabe cómo actuar en el control de daños. Tampoco a la cancillería le conviene sobredimensionar una disputa en que tiene más que perder, pues ante la opinión pública internacional el gobierno mexicano actual padece una estropeada imagen y una reputación cada vez más maltratada. Todo indica que se vaya enfriando la aparente indignación mexicana y que reformulen bases de entendimiento, pero ¿a qué costo?

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: