El extraño abogado del cardenal Rivera

54c31b3a78873f4c31da2668
El extraño abogado del cardenal Rivera
Por Bernardo Barranco V.

La precandidatura de Armando Martínez Gómez a una diputación por el PRD ha causado muchas sorpresas y extrañezas. Primero porque es el abogado de cabecera y hombre de todas las confianzas del cardenal Norberto Rivera: lo ha defendido de las acusaciones que se le han imputado de proteger a sacerdotes pederastas y de haber enfrentado con fiereza las iniciativas presentadas por el mismo PRD en el DF, como la interrupción del embarazo, sociedades de convivencia, adopción de menores de parejas homosexuales, etcétera. ¿Cómo explicar que un personaje tan antagónico haya sido invitado por una de las corrientes del PRD, Vanguardia Progresista, para aspirar a un cargo de responsabilidad pública? ¿Cómo entender que un actor que ha transitado en posiciones ideológicas incompatibles, ahora, acepte la oferta? A todas luces resulta desconcertante el caso de Armando Martínez. Lo conozco mediante los micrófonos radiofónicos de Radio Red, buen polemista, razonable manejo de la materia legal y un católico en materia moral conservador más cercano a posturas yunquistas; sin embargo, abierto al diálogo. En mayo del año pasado, en Facebook y Twitter, la periodista Sanjuana Martínez dio el siguiente perfil: “¿Conoces al abogado católico Armando Martínez Gómez? Es defensor de sacerdotes pederastas. Este abogado es el apoderado legal de la arquidiócesis de San Luis Potosí y va allí donde hay denuncias de abusos sexuales del clero para defenderlos. Defendió al cura pederasta Nicolás Aguilar, acusado de violar a más de 100 niños entre México y Estados Unidos (EU); defendió al cardenal Norberto Rivera acusado por ‘conspiración para la pederastia’ en EU; defendió en San Luis Potosí al sacerdote salesiano José Carlos Contreras Rodríguez, acusado de violar y asesinar a una estudiante del Colegio Carlos Gómez, quien fue condenado a 33 años de prisión, pero este abogado llevó su caso ante la SCJN para que lo exculparan y lo liberaron… Su historial es largo. No te dejes engañar”.

En entrevistas recientes Armando Martínez, el abogado de Rivera, sostiene que los radicales del PRD ya se fueron y ahora es posible un diálogo plural. Enfundado en corbata amarilla, comme il faut, señala el presidente del Colegio de Abogados Católicos: “Se me describe y etiqueta como un talibán del conservadurismo; en contraste, tengo un doctorado en políticas del desarrollo y una maestría en acción política y participación ciudadana… Mi precandidatura responde a un único interés: el ciudadano”.

Armando Martínez presidente del colegio de abogados católicos

Armando Martínez presidente del colegio de abogados católicos

Militantes del propio partido han reaccionado acusando de incurrir en incongruencias. Sin embargo, la cuestión de fondo no es que pase de las filas de la derecha católica a un partido de izquierda, sino cómo pasa. El cómo transita es el nudo del caso. Históricamente el evento no es insólito ni mucho menos inédito. El emblemático obispo rojo, Dom Helder Cámara (1909-1999), en los años cuarenta formó parte de la ultraderecha católica Ação Integralista Brasileira, que proponía el rescate de los valores de Deus, Pátria e Família, para ser calificado en los años setenta de traidor filocomunista por la dictadura militar brasileña. Hay muchos otros casos comparables entre destacados actores religiosos, como Sergio Méndez Arceo y Samuel Ruiz, en México, Camilo Torres, en Colombia, Óscar Arnulfo Romero, en El Salvador. A nivel de laicos están los jóvenes católicos provenientes de familias conservadoras que militaron en la acción católica universitaria del MEP, y posteriormente fueron los principales activistas que nutrieron el grupo guerrillero de la Liga 23 de Septiembre en los años 70. En sentido contrario también hay conversiones de católicos progresistas que terminan abrazando causas de partidos conservadores. Muchos ex jesuitas encabezan la lista. Otro ejemplo notable, René Capistrán Garza (1989-1974), destacado líder de la ACJM en los años 20, integrante radical de la Liga de la Defensa por la Libertad Religiosa, quien cruzó el país hacia el norte en busca de armas y recursos para apoyar las guerrillas cristeras que resistieran los embates del supremo gobierno callista. Terminó años después apuntalando y respaldando las acciones autoritarias del gobierno de Gustavo Díaz Ordaz contra la masacre de estudiantes en 1968.

Esta movilidad ideológica, política y hasta teológica es producto de conversiones. Fruto de procesos personales y de grupo que interactúan con el entorno. Son opciones y giros a veces dramáticos que conforman parte de un proceso político religioso en circunstancias históricas muy específicas. Pero no es el caso de Martínez Gómez. Él mantiene intactos sus planteamientos, trayectoria e ideología. Se dice dispuesto a interactuar en una pluralidad riesgosa y con límites muy claros. Él usa al PRD, utiliza la franquicia como vehículo e instrumento para llegar a un cargo de elección popular y desde ahíservir a la ciudadanía. ¿Estamos ante una crisis de identidad de los católicos conservadores y del PRD, o un pragmatismo extremo en que ambos se usan? ¿O una desconocida estrategia de la derecha católica para infiltrar y explotar desde adentro iniciativas que lesionan los principios católicos?

La extraña precandidatura del abogado Armando Martínez

La extraña precandidatura del abogado Armando Martínez

Podemos decir que se vive una crisis política que va más allá del pragmatismo. Es la falta de referencias y liderazgos, modelos sociales pertinentes a los que atenerse; es la pérdida de poder de decisión desde la política y la ausencia de pensamiento estratégico, es decir, carencia de una visión de Estado. No es casual que gobernadores y alcaldes entreguen su acción a Dios y encarguen sus territorios a la protección de divinidades. Son aspectos que contribuyen a dibujar los contornos de la incertidumbre de la clase política, cuyos desvaríos quedan registrados, patentes en las encuestas de opinión. Pareciera que hay una separación entre poder y política; en la medida que los centros de decisión son más globales, la política pierde significado y sofisticación. Siguiendo al pensador polaco Zygmunt Bauman, existe la necesidad de hacerse de una identidad flexible y versátil que haga frente a las distintas mutaciones que representa la realidad líquida de perplejidades. El caso Armando Martínez muestra el pragmatismo y la incertidumbre de la clase política, que vive en estos tiempos líquidos con miedos sólidos.

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: