Charlie Hebdo y límites de las libertades

paris-marcha-2_642x428

Charlie Hebdo y límites de las libertades

Por Bernardo Barranco V.

A todas luces reprobable el atentado cobarde a la revista Charlie Hebdo, perpetrado el pasado 7 de enero que conmocionó por su brutalidad el corazón de las democracias occidentales.

Con un saldo de 12 muertos y 11 heridos, detonó la movilización más importante en las últimas cuatro décadas en París. Los franceses salieron a defender la libertad, la tolerancia y a condenar la violencia.

Pasados los momentos dramáticos quedan muchas cuestiones a reflexionar. Una de ellas es la tensión entre la libertad religiosa y la libertad de expresión. Quedan claros los límites de la libertad religiosa, sobre todo en el manejo sedicioso que hacen de la religión los grupos radicales yihadistas que ejercen punición injustificada en el nombre de Alá.

Pero está a debate la libertad de expresión. El Papa Francisco en conferencia ante los medios, durante su vuelo a Manila, provocó a la Europa herida con su reflexión: “Es una aberración matar en nombre de Dios y que la religión nunca puede ser usada para justificar la violencia”. Pero también hay un “límite” en la libertad de expresión cuando esta “ofende las creencias religiosas de otros”.

Tensión entre los límites de la libertad de expresión como de la libertad religiosa

Tensión entre los límites de la libertad de expresión como de la libertad religiosa

El Papa puso en el mismo nivel de límites tanto la libertad religiosa como la libertad de expresión. Las críticas al pontífice no se han hecho esperar. Probablemente la más agresiva vino del primer ministro inglés, David Cameron, quien exaltó la libertad de expresión al extremo de legitimar el “derecho a ofender”. Los sentimientos liberales se sintieron agredidos por el pontífice cuya lógica discursiva la equipararon al pensamiento radical musulmán.

El Papa se ha visto obligado aclarar sus dichos, especialmente el ejemplo no muy fino de que si su asistente, Dr. Gasbarri, ofendía a su madre, seguramente esperaría “un puñetazo”. Interpretado como anticlimático e incitador de la violencia.

El Papa posteriormente responde: “No puedo insultar constantemente, provocar a una persona continuamente, porque me arriesgo a enojarlo o enojarla, y me arriesgo a recibir una reacción injusta, una que no es justa. Pero eso es humano… la libertad de expresión debe tomar en cuenta de la realidad humana, y por esta razón uno debe ser prudente. Es una forma de decir que uno debe ser educado, prudente”.

El gran riesgo ahora, es no saber distinguir entre religión de fundamentalismo, religión de fanatismo religioso. Muchos medios y comentaristas ven en las entrañas doctrinales del islam las semillas de odio y de violencia. No se hace otra cosa que fomentar la estigmatización de una de las religiones más dinámicas del mundo a barca a más de mil doscientos millones de personas. La Islamofobia recorre con fuerza Europa, se multiplican las redadas y  movimientos de la ultraderecha conservadora anti-migrantes se han reactivado. Resurgen  trágicas predicciones como la de Samuel Huntington, en su libro. El choque de civilizaciones y la reconfiguración del orden mundial, 1996,  su teoría fundamenta  un mundo compuesto por múltiples civilizaciones en conflicto; occidente enfrentará el desacato de identidades regionales étnicas y religiosas y que muy probablemente las próximas guerras sean religiosas. ¿Es tan válido el reclamo contra las guerras santas, yihad, guerras santas o como quiera llarmarlas como manipulación ideológica de lo religioso como los excesos de una tipo de prensa que ofende, ridiculiza y agrede los sentimientos religiosos?

La sensibilidad religiosa puede ser peligrosa cuando lo sagrado es agredido. En México recordemos, 1988,  la exposición del pintor Rolando de la Rosa en Chapultepec, en la que figuraba la imagen de la virgen de Guadalupe con el rostro de Marilyn Monroe, cristo con el rostro de Pedro Infante. Desató una ola de manifestaciones de grupos católicos, encabezados Pro-Vida y dispuestos a irrumpir en la exposición para destruirla. La intervención del gobierno fue determinante para disuadir la masa embravecida y finalmente retirar la muestra. Lo religioso puede ser un factor de paz como lo muestran sus códico ético pero también puede ser manipulado y  convertirse en catalizador de insospechada violencia.

RSF-publicar-vinetas-Charlie-Hebdo_EDIIMA20150107_0745_4

En las democracias, las libertades religiosas, la de expresión y las otras, son libertades irrestrictas pero no absolutas. Para una convivencia saludable entre etnias, minorías y diversas religiones habría que reconocer que la libertad de expresión, como todas las libertades, tiene límites.

El mismo aval de nuestros derechos fundamentales comprende necesariamente el establecimiento de límites que garanticen la convivencia social. O como dicen los abogados, buscar el equilibrio en los derechos en conflicto. Y el único garante entre la tensión de libertades religiosas, de asociación, de expresión y de disentimiento es el Estado laico.

El estado laico moderno debe educar en la cultura de la tolerancia y de respeto de las diversidades; debe intervenir y garantizar el libre desarrollo y respeto de las minorías religiosas. Sin un Estado laico atento estaríamos a merced de la tiranía mediática, de los fundamentalismos y de los fanatismos religiosos.

Milenio Estado de México, miércoles 21 de enero de 2015

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: