Juan Pablo II el Gran Napoleón apostólico y Juan XXIII convulsionó a la Iglesia católica: Bernardo Barranco

 

papas2--644x362

La Razón, 26 de abril de 2014

Juan Pablo II el Gran Napoleón apostólico y Juan XXIII convulsionó a la iglesia católica: Bernardo Barranco

“Ser santo no significa ser perfecto y no cabe duda que Juan Pablo II fue un hombre virtuoso”

 

 

México, D.F.- Hoy, la iglesia católica canonizará a dos de los Papas más recordados en la historia: Juan XXIII y Juan Pablo II. Por ese motivo, La Razón Online platicó con Bernardo Barranco, especialista en temas religiosos, con la finalidad de hacer un balance entre los logros y aportaciones de ambos pontífices tanto a la iglesia católica como a los fieles mexicanos.

 

“Son dos personajes muy diferentes, Juan XXIII, llegó al Vaticano como pontífice, no era un candidato natural y se le veía como un Papa temporal por el que nadie apostaba; por su parte, Juan Pablo II con su carisma, desde un inicio ganó el voto y atención, principalmente de los medios de comunicación, convirtiéndose gracias a eso en un líder mundial que dejó una huella muy importante”.

 

Angelo Giuseppe Roncalli, nombrado Juan XXIII, fue elegido sumo pontífice en el cónclave de 1958. A pesar de que su pontificado es uno de los más breves en la historia (con tan sólo seis años al frente del Vaticano), logró “sacudir a la iglesia católica” según las palabras de Barranco, quien explicó que aunque “era un Papa que no tenía una trayectoria sólida, escribió ocho encíclicas en las que convocó en concilio al Vaticano, convirtiéndose en la apuesta más audaz y profunda que tiene la iglesia actual”.

 

Juan XXIII el Papa bueno, el Papa del Concilio

Juan XXIII el Papa bueno, el Papa del Concilio

Durante la Guerra de los Misiles, en la que la URSS y Estados Unidos iniciaron una disputa por la instalación de misiles nucleares en Cuba, Juan XXIII actuó como mediador del conflicto y fue a raíz de la negociación lograda que el pontífice redactó la encíclica Pacem in Terris o “Paz en la Tierra”, considerada una de las más importantes hasta la actualidad.

“Juan XXIII fue un Papa que llenó de sorpresas a todo el mundo, quería poner al día a la Iglesia católica, modernizarla, y lo consiguió. Logró convulsionar a la iglesia católica, consiguiendo los años dorados de la misma”.

Juan Pablo II: carismático, peregrino y conquistador

Juan Pablo II: carismático, peregrino y conquistador

El caso de Juan Pablo II se distingue por la fuerza misionera que alcanzó y la presencia política que tuvo a nivel internacional. Entre controversia y asombro surgidos por ser el primer Papa polaco en la historia y el primero en no ser italiano desde 1523 luego de Adriano VI, Karol Wojtyla fue elegido el 16 de octubre de 1978 como sumo pontífice, siendo el sucesor número 263 de Pedro y el segundo en tener el pontificado más largo de la historia. “Juan Pablo II consiguió la “romanización de la iglesia”, es decir, logró que Roma se convirtiera en el epicentro de la iglesia, causando incluso, niveles de fascinación creados por la expectativa generada en torno a sus actos, giras y postura ante determinados temas, el Papa Juan Pablo II es una especie de Gran Napoleón apostólico”.

Durante su pontificado, realizó 104 viajes pastorales por más de 128 país, lo que le valió ser nombrado como “el Papa viajero”. En México, durante su primera visita y a tan sólo tres meses de haber sido nombrado Papa, convocó a más de 20 millones de personas por todo el país, quienes expectantes por conocerlo, se dieron cita en el Distrito Federal, Guadalajara y Monterrey.

Pero la controversia vuelve en torno al “Papa viajero”, ahora, con motivo de su canonización, pues como explica Bernardo Barranco, “el Papa Juan Pablo se equivocó en algunos temas durante su papado. Se equivocó por los casos de pederastia, en específico el de Marcial Maciel, se equivocó en el manejo de finanzas del Vaticano, no permitió la incursión femenina en la iglesia católica y actuó como represor de los teólogos progresistas ligados a temas de la homosexualidad”.

 

Sin embargo, el especialista en temas religiosos apunta que “ser santo no significa ser perfecto y no cabe duda que Juan Pablo II fue un hombre virtuoso y mucho más humano”.La canonización de ambos personajes, en palabras de Bernardo Barranco, significará para el catolicismo, “la exaltación de un modelo de fe”, pero también, la diversificación de la iglesia y mostrará la pluralidad que ha existido en la misma a través de los años”.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: