Canonizaciones y contrapesos políticos de Francisco

papas

Por Bernardo Barranco V.

Milenio, Estado de Mexico, 24 de abril de 2014

Es muy poco común la canonización de dos pontífices de manera simultánea. Los sectores conservadores de la curia y los obispos de polacos han expresado su enfado ante la decisión de subir en la misma ceremonia litúrgica al Papa Juan XXIII.

Francisco decidió no correr riesgos de exaltar el mesianismo heroico de Juan Pablo II que tuvo gran impacto por su incuestionable liderazgo en los escenarios mundiales de fines del siglo pasado. A pesar que Wojtyla reconfiguró el mapa político e ideológico del planeta, simbolizado en la caída del muro de Berlín, el saldo propiamente eclesial es contrastante.

A pesar de sus viajes faraónicos la caída de fieles tanto en América Latica y particularmente en Europa es notable. Toda la crisis de pederastia y los reproches de encubrimientos institucionales se despliega durante su pontificado, cuya herencia retumba estrepitosamente en su sucesor Ratzinger.

Ya en sus funerales, la corte curial decretó su canonización. Heroico hasta en su larga agonía los principales actores en Roma reconocen en Juan Pablo II un modelo a seguir.

El largo pontificado de 27 años de Juan Pablo II fortificó corrientes políticas que presentaban una Iglesia gloriosa e imperial, seguida por una gran masa incondicional de fieles-súbditos.

Esa Iglesia que se acomoda con los poderes públicos y fácticos, lo opera su secretario de Estado, el cardenal Angelo Sodano, quien después será señalado por actos de corrupción y soborno. Es la corriente dura de la curia vaticana, llamada por la prensa italiana como “los cuervos”.

En ese sentido, la decisión del Papa Francisco de santificar simultáneamente a Juan XXIII, el papa bueno, el papa del aggiormaneto, es una señal clara. En primer lugar, no se presta a glorificación no solo del personaje Wojtyla, sino, de un modelo de Iglesia. No permite el ensalzamiento, ni culto a la personalidad de una celebridad, si bien muy querida por los católicos, que tiene zonas oscuras.

El último pontífice heroico del catolicismo

El último pontífice heroico del catolicismo

Encubrimiento institucional a pederastas, en el que destaca Marcial Maciel y sus legionarios; persecución de teólogos progresistas violando sus derechos humanos y religiosos; su cerrazón al papel de la mujer en la Iglesia, y la opacidad financiera que fortaleció la corrupción, lavado de dinero y vínculos de altos prelados con la mafia. Los escándalos, la crisis mundial de pederastia, provocan que la curia se enfrente y sufra rupturas.

El pacto conservador se desmorona y posibilita en el último cónclave el ascenso del Papa Francisco, venido de América Latina. Quien tiene otro talante, y se encuentra con una canonización inevitable, pero con sagacidad Francisco incrusta la santificación de otro pontífice, Juan XXIII el papa del Concilio.

La presencia de Giuseppe Roncallii, conlleva un mensaje de equilibrio entre dos modelos de Iglesia. Uno que se abre y entra en búsqueda de lo sagrado con el mundo moderno que es el espíritu del Concilio y otro, el de Juan Pablo II, que reafirma la centralidad de la Iglesia desde la perspectiva del carisma y el poder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: