La Guerra de Francisco

5c48332bd3d423082c0f6a7067000ac9

La Guerra de Francisco

Por Bernardo Barranco V.

pie_logo_proceso_over

 

Semanario de Información y análisis No. 1927, 6 de octubre de 2013

Muy Indicativo que precisamente ante más cien miembros del Cuerpo de  Gendarmería de la Santa Sede, el Papa Francisco haya confirmado la existencia de fuertes tensiones al interior de la curia, al grado de definirla como una “guerra civil”. Así lo expresó:  “Es una guerra que no se hace con las armas que conocemos, se hace con la lengua” con rumores y chismes, señaló en la gruta de Lourdes en los Jardines Vaticanos, “Pidamos a San Miguel que nos ayude en esta guerra: nunca debemos hablar mal uno del otro, nunca abrir los oídos a los chismorreos. Es necesario frenarlo… Les pido que no sólo defiendan las puertas sino la puerta del corazón de quien trabaja en el Vaticano, donde la tentación entra exactamente como en tantos otros sitios, con un talante definitivamente negativo”. En realidad Francisco desde su entronización ha mostrado no solo distancia de la curia sino incompatibilidad con los bandos y luchas palaciegas. En repetidas ocasiones ha expresados su desaprobación y no optó por ninguna corriente rijosa al grado que en estos primeros meses se le ve solo, hasta distanciado del aparato tradicional del Papa. Así ante los religiosos latinoamericanos, confirmo la existencia de un poderoso “lobby gay”, en Brasil cuestionó la “psicología de príncipes” de muchos actores y en sus dos últimas entrevistas tanto a la revista jesuita fundada en 1850, Civiltà Cattolica como al diario liberal de izquierda  La República,   señala que la decisión de una profunda reforma en la curia viene de un mandato de los cardenales que lo eligieron Papa; ante el periodista  italiano Scalfari cuestionó el narciscismo de muchos altos representantes de la Iglesia y los “halagados y exaltaciones de sus cortesanos. La corte es la lepra del papado” señaló con contundencia.

En los pocos meses que lleva en el Vaticano, advierte un gran defecto, es la visión Vaticano-céntrica que: “Ve y atiende los intereses del Vaticano, que son todavía, en gran parte, intereses temporales. Esta visión Vaticano-céntrica se traslada al mundo que le rodea. No comparto esta visión y haré todo lo que pueda para cambiarla. La Iglesia es o debe volver a ser una comunidad del Pueblo de Dios y los presbíteros, los párrocos, los obispos que tienen a su cargo muchas almas, están al servicio del Pueblo de Dios”. En suma Francisco tiene el  diagnóstico de un Vaticano que se sirve de la Iglesia en lugar de servirla. Estos intereses clericales  someten las Iglesias e impulsos locales. El Papa  cuestiona que hasta ahora muchos  altos funcionarios de la curia se sirven de la estructura para satisfacer sus  intereses temporales y de poder.

El Papa concedió una entrevista al  fundador del  diario italiano "La Repubblica", Eugenio Scalfari. Hubo declaraciones importantes

El Papa concedió una entrevista al fundador del diario italiano “La Repubblica”, Eugenio Scalfari. Hubo declaraciones importantes

La reunión de tres días de los cardenales que  tuvo el Papa Francisco,  subraya la puesta en marcha de la reforma de  la curia y del colegio eclesiástico. La comisión de ocho cardenales, G-8;  procedentes de diversos continentes, han recogido numerosas propuestas de episcopados nacionales y personas claves de todo el mundo; dichas recomendaciones  están siendo analizadas y darán pauta a cambios necesarios no solo en la burocrática estructura cupular de la Iglesia sino en la recomposición de muchos episcopados, como el mexicano, cuya dependencia a las directrices de Roma han contribuido a una pérdida de vitalidad y rumbo. Hans Kung, en un reciente artículo publicado en  El País, llama este momento como la prueba decisiva del pontificado del Papa Bergoglio; mientras el Financial Times se pregunta hasta dónde podrá ir Francisco con sus reformas ya que ha desafiado abiertamente  al poder conservador.

Hasta ahora, los cambios y transformaciones en la vida de la Iglesia habían sido  procesados con lentitud  y consumían  décadas para operarse. Sin embargo, en  unos cuantos meses, el papa Francisco ha transformado la noción del tiempo y de los cambios al interior de la cúpula de la catolicidad. A sus 77 años el Papa parece llevar prisa. Bergoglio ha pasado de los gestos a las palabras, y de las palabras a los hechos. El actual Papa ha entusiasmado por su estilo pastoral de cercanía humana porque ha traído  aires de renovación. En una estructura religiosa, como contexto,  ahogada por las intrigas internas, lucha de poder, escándalos sexuales y la pérdida porcentual de fieles en el mundo. Hay una evidente pérdida de capital moral que la Iglesia ha malgastado en los últimos diez años. Francisco habla de humildad y sencillez y  las ejerce.

Hasta ahora Francisco se le percibe solitario en la compleja estructura romana. El hecho de no haber tomado partido por ningún grupo en pugna,  ni con los cuervos de Angelo Sodano, el lobby gay ni con los cortesanos  de Tarsicio Bertone, le ha dado al Papa libertad pero al mismo tiempo lo hace vulnerable porque no cuenta con  un aparato  propio ni operadores. En su entrevista con  Civiltà Cattolica se demarcó del conservadurismo católico: “jamás he sido de derechas”. Este deslinde es significativo pues es precisamente este conservadurismo quien ha sumido en una profunda crisis de época a la Iglesia católica. Francisco ha empezado a nombrar su propio equipo en el que sobresale el futuro secretario de estado, Pietro Parolín nuncio en Venezuela. Destaca también Beniamino Stella en la congregación del clero y Lorenzo Baldisseri en el sínodos de los obispo. En realidad pocos. El nombramiento de Battista Ricca como persona de confianza de Francisco en el banco del Vaticano, fue severamente cuestionado por sus opositores  al balconear su pasado gay en Montevideo y sus amoríos con un miembro de la gendarmería vaticana. Aquí cabe resaltar que en esta guerra, intervienen los llamados “vaticanistas”,  muchos de ellos guardan proximidad y hasta complicidad con las corrientes en pugna en la curia, ahora amenazados por Bergoglio. En efecto Sandro Maggister, reconocido analista en el Expresso se prestó para golpetear la designación del Papa en el IOR. Otros con mayor sutileza como Andrea Tornielli describen la revolución copernicana de Francisco como el “Papa-párroco”. Algunos  ven con recelo un populismo pontifical al sentenciar que tenemos a “un peronista como Papa”;  que no está a la atura intelectual de Ratzinger ni posee el carisma de Wojtyla.

El Consejo está compuesto por el arzobispo de Tegucigalpa (Honduras), Óscar Rodríguez Maradiaga, con funciones de coordinador; el presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, Giuseppe Bertello; el arzobispo emérito de Santiago de Chile (Chile), Francisco Javier Errázuriz; el arzobispo de München und Freising (Alemania), Reinhard Marx; el arzobispo de Boston (EEUU), Sean Patrick O'Malley; el arzobispo de Bombay (India), Oswald Gracias; el arzobispo de Kinshasa (República Democrática del Congo), Laurent Monsengwo y el arzobispo de Sydney (Australia), George Pell. Además, participará el obispo de Albano (Italia), monseñor Marcello Semeraro, con funciones de secretario.

El Consejo está compuesto por el arzobispo de Tegucigalpa (Honduras), Óscar Rodríguez Maradiaga, con funciones de coordinador; el presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, Giuseppe Bertello; el arzobispo emérito de Santiago de Chile (Chile), Francisco Javier Errázuriz; el arzobispo de München und Freising (Alemania), Reinhard Marx; el arzobispo de Boston (EEUU), Sean Patrick O’Malley; el arzobispo de Bombay (India), Oswald Gracias; el arzobispo de Kinshasa (República Democrática del Congo), Laurent Monsengwo y el arzobispo de Sydney (Australia), George Pell. Además, participará el obispo de Albano (Italia), monseñor Marcello Semeraro, con funciones de secretario.

Sin embargo la fuerza de Francisco está en su enorme popularidad. Ganó con sus gestos de humildad y proximidad humana la aceptación de los italianos y sobre todo a partir su visita a la Isla de Lampedusa y su exitoso viaje a Brasil, Francisco se ha fortalecido. En suma, la fuerza de Bergoglio está fuera del vaticano radica en su aceptación mediática y en el apoyo de numerosos cardenales que el cónclave demandaron la reforma de la curia y de algunos episcopados poderosos como el alemán, el francés y el norteamericano.

Ante las resistencias Francisco ha creado con sus numerosas y reveladoras entrevistas una  atmósfera de cambio. Una expectativa mediática de que son necesarias profundas modificaciones de forma pero principalmente de fondo en la vida de la Iglesia.  El grupo de los ocho cardenales han deliberado los primeros pasos de la reforma estructural  de la curia. Hay expectación y tensión en Roma. Muchos intereses en juego.

El Papa Francisco tiene mayor sensibilidad pastoral y busca recuperar el Concilio Vaticano II

El Papa Francisco tiene mayor sensibilidad pastoral y busca recuperar el Concilio Vaticano II

El Papa empuja una conversión pastoral de la curia. Los cambios no serán sencillos ni se operarán con tersura. Los conservadores viven con sobresaltos porque  Francisco ha abordado con notable distancia temas intocables, como el de los homosexuales, las mujeres, los divorciados vueltos a casar, su acercamiento a la teología de la liberación, su exigencia por una mayor transparencia en las finanzas, su entusiasmo por  retomar el Concilio Vaticano II, la recomendación para que la Iglesia no se obsesione con su agenda moral, entre otras. Y recientemente, su resistencia al culto a la personalidad de Juan Pablo II en su próxima canonización y oponer un justo contrapeso en la figura de Juan XXIII. Francisco está dispuesto a sacudirse los poderes fácticos y paralelos que dominan en el Vaticano, por ello, y en este contexto debe leerse la afirmación del Papa: “Yo sueño con una Iglesia madre y pastora. Los ministros de la Iglesia tienen que ser misericordiosos, hacerse cargo de las personas, acompañándolas como el buen samaritano que lava, limpia y consuela a su prójimo. Esto es Evangelio puro. Dios es más grande que el pecado. Las reformas organizativas y estructurales son secundarias, es decir, vienen después. La primera reforma debe ser la de las actitudes.”

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: