Derechos y dilemas de las mujeres en las iglesias

mujer-besa-mano-papa

Derechos y dilemas de las mujeres en las iglesias

 Bernardo Barranco

2013-09-19 • Milenio Estado de México

 

Una de las mayores interrogantes del pontificado del Papa Francisco es saber si abrirá mayores espacios a las demandas de las mujeres al interior de la Iglesia. En entrevista reciente en la revista de los jesuitas, fundada en 1850, Civiltà Cattolica, el Papa ahondó en el tema “es necesario ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia”. Pero no solo es una cuestión de estar o no estar. Francisco señala que “en los lugares donde se toman las decisiones importantes es necesario el genio femenino”.

Desde hace decenios la Iglesia católica se ha cerrado otorgar un papel más relevante a las mujeres. Por el contrario, la estructura pretende subordinar no solamente su lugar sino manipular su sexualidad.

En nuestro país, colectivos de la defensa de los derechos de las mujeres reprochan a la jerarquía católica haber propiciado la repenalización del aborto en 19 estados en 2009 que mantiene a decenas de mujeres en la cárcel acusadas de homicidio.

 

La protesta de las mujeres por su rol subordinado en la Iglesia es cada vez más patente

La protesta de las mujeres por su rol subordinado en la Iglesia es cada vez más patente

Por ello el Papa frente a la agenda moral de la Iglesia, demanda un cambio de actitud. En la entrevista concedida a fines de agosto a la revista jesuita, Bergoglio es categórico:  “No podemos seguir insistiendo solo en cuestiones referentes al aborto, al matrimonio homosexual o al uso de anticonceptivos. Es imposible (…) Tenemos, por tanto, que encontrar un nuevo equilibrio, porque de otra manera el edificio moral de la Iglesia corre peligro de caer como un castillo de naipes, de perder la frescura y el perfume del Evangelio. La propuesta evangélica debe ser más sencilla, más profunda e irradiante. Solo de esta propuesta surgen luego las consecuencias

Estudios históricos y antropológicos han mostrado que las primeras representaciones de Dios, en las antiguas sociedades arcaicas, fuero imágenes femeninas. Las representaciones rupestres, mostraban a la mujer y lo femenino como la expresión plena de los poderes de la tierra: la fertilidad y la fecundidad. Factores indispensables para la supervivencia de las frágiles comunidades. Pero todo esto fue cambiando con el paso del tiempo en la medida que las sociedades fueron dominadas por los hombres, desde la antigüedad a la fecha.
En la actualidad, en las instituciones religiosas, generalmente las mujeres modernas se sienten discriminadas, olvidadas e invisibilizadas. Un análisis crítico muestra que las religiones han ejercido –y siguen ejerciendo – una función que relega a la mujer y legitima el orden patriarcal establecido.

Paradójicamente, las mujeres son la mayoría de los creyentes y las más fieles seguidoras de los preceptos religiosos.
Las mujeres tienen la responsabilidad educadora en las diferentes creencias y de la tradición social. Pero cada vez es mayor el número de mujeres, en la sociedad contemporánea, que cuestionan el relegamiento religioso.

 

¿Atenderá Francisco el reclamo de las mujeres?

¿Atenderá Francisco el reclamo de las mujeres?

En la Iglesia católica se enfrenta una disfuncionalidad. Mientras la sociedad secular reconoce mayores derechos y equidad a las mujeres en el campo de la economía, el mercado laboral, la política y la cultura, la Iglesia sigue cerrada a ofrecer un mayor estatus en la estructura eclesiástica y se cierra a las ordenaciones femeninas.
La Librería Editora Vaticana acaba de publicar una nueva edición del Anuario Estadístico de la Iglesia, en el que se registra que religiosas son casi el doble que los sacerdotes y 14 veces que los religiosos, pero actualmente están disminuyendo.
Han pasado de ser 800 mil en 2000 a 721 mil 935 en 2010. A pesar de las denuncias, estudios y abiertos reclamos, las mujeres no han encontrado eco en la Iglesia católica. Hecho que al parecer desconoce el Papa Francisco que acaba de declarar que se requiere una teología de la mujer como si no existiera una larga tradición de teología feminista.

Para las mijeres no basta la retórica del Papa Francisco sobre su rol primario o que la mujer-maría es mpas que los obispos. Muchas mujeres se han rebelado creando redes alternas y ha surgido a partir de las demandas de las mujeres una nueva forma de pensar y de reformular las creencias y las prácticas religiosas. La teología feminista sin duda por su audacia incomoda a la curia romana.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: