El fraticidio de lo político

KRAUZE_europe-crisis

El fraticidio de lo político

Bernardo Barranco V.

 2013-08-15 • Milenio Estado de México

 

Sea a nivel federal o en el ámbito de nuestro estado, las tensiones y luchas intestinas en los partidos políticos preocupan a la ciudadanía.

Se trata de la lucha por el poder a toda costa incluso amenazando con el alto costo y desgracia del propio instituto político.

En el PAN y en el PRD en la entidad, hay focos rojos y, aunque en apariencia prevalece la unidad, en el PRI los jaloneos subterráneos son igualmente perniciosos. Muchas veces las divisiones en los partidos no provienen por discrepancias en el proyecto ni en las opciones del qué hacer. Éstas se usan como pretexto o falaz argumento para fundamentar el acometimiento o asalto por el predominio partidario.

Las fracturas se producen por encarnecidas desavenencias por el control del partido, por posicionamientos absolutos en la representación y conducción del aparato partidario, por los beneficios que conllevan el predominio de la estructura partidaria.

No se presentan querellas por visiones, programas o ideales a desarrollar. Son antagonismos por la supremacía, el interés obsesivo por la representación simbólica y política de la maquinaria del partido como instrumento de poder.

Es el precio de la conquista interna del señorío y la superioridad no importe lo que cueste. Sea cual sea la forma, la meta es la obtención del poder; sin embargo, si no se basa en la unión y consenso, este poder a la postre es débil. Estas luchas catatónicas se presentan como teleculebrones que ni los más osados libretistas podrían imaginar. Las reyertas terminan minando no solo al partido sino su proyecto y credibilidad.

Recuerdo aquella sentencia del socialista español Enrique Tierno Galván (1918-1986) a quien le tocó librar luchas intestinas al interior de PSOE: “El poder en el partido es como un explosivo: o se maneja con cuidado, o estalla”.

Las fuerzas políticas están demostrando ineficacia, su tendencia a la división y, sobre todo, a desarrollar polémicas estériles que poco abonan a resolver los grandes problemas que como ciudadanos enfrentamos.

El oficio de lo político se devalúa y por ello le otorgamos las más bajas calificaciones en las diferentes encuestas de confianza. Por ello la clase política no debe decirse sorprendida por los altos niveles de abstención o la utilización del “voto nulo” como una forma de punición ciudadana.

Es hora de despertar

Es hora de despertar

El poder en los partidos, para sus dirigentes, es una amenaza permanente. Por ello la permanente incertidumbre y debilidad del Pacto por México. Las diferentes fuerzas, familias, tribus, clanes y castas de casi todos los partidos usan su adhesión negociando y hasta chantajeando prebendas y privilegios.

Por ello, la prevalencia por intereses de corto plazo sobre un proyecto de nación. ¿Cómo enaltecer el oficio de la política como servicio supremo? ¿Cómo recuperar la política para engrandecer las búsquedas y anhelos de la sociedad? Como dirían los clásicos admiradores de Hegel, el principio de la contradicción es la raíz de todo movimiento y de toda manifestación vital siempre y cuando prevalezca una síntesis. De lo contrario predomina el caos, la deconstrucción y el fracaso de la razón.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: