El papa Francisco por un nuevo aggiornamento

Francisco salir a la calle

El papa Francisco por un nuevo aggiornamento

Por Bernardo Barranco

Milenio Estado de México, 8 de agosto de 2013

Desde su elección, el papa Francisco ha enviado gestos y señales de cambio en la Iglesia católica. Leyendo sus discursos en Brasil y observando cuanto ha hecho, se ha empezado a apuntar que Francisco quiere dar un giro a la Iglesia que apunte a una nueva renovación.
Bajo el reinado de los dos últimos pontificados se ha precipitado un acentuado declive del catolicismo en términos numéricos, especialmente en América latina, donde yacía su mayor fortaleza. Los dos pontificados estuvieron atrapados por las trampas de la política eclesiástica de poderes paralelos en el Vaticano, alimentados por los escándalos que comprometieron la trayectoria e imagen internacional de la Iglesia.
La actitud y planteamientos del Papa en Brasil han alentado a los sectores progresistas de la Iglesia, que fueron marginados y colocados fuera de la iglesia durante más de dos décadas, a través de procesos de silenciamiento y el nombramiento de los obispos conservadores que disminuyeron sus espacios.

Sus posturas y palabras son de animar y renovar la esperanza de tiempos nuevos, como si tratara de un segundo o nuevo aggiornamento o puesta al día. Expresión que simbolizó la actitud de la Iglesia en los tiempos del Concilio Vaticano II. Rechaza una Iglesia cerrada y autorreferencial y demanda a sus principales actores para que ésta salga a la “periferias existenciales”.

En Roma aporta un aire latinoamericano. El evangelio social del Papa apunta al tercer mundo. Probablemente centrará su atención en las multitudes miserables de África y en el cuarto mundo europeo. Hay un giro geopolítico del Papa hacia el sur. Los contenidos de la agenda pontificia no cambiará pero sí su énfasis.

¿Habrá cambios en la Iglesia?, ¿la curia romana los aceptará sin resistencias? ¿Podrá operar Francisco las reformas internas?

¿Habrá cambios en la Iglesia?, ¿la curia romana los aceptará sin resistencias? ¿Podrá operar Francisco las reformas internas?

Francisco quiere ayudar a romper el muro que se levanta entre países ricos del Norte y pobres del Sur, un giro necesario y urgente y que será uno de los grandes aciertos de este pontificado. Es decir, de la confrontación moral con el mundo, de la conspiración del mundo moderno contra la Iglesia a una Iglesia que se vuelve abrir al diálogo en torno a lo social.
La historia de Mario Bergoglio ha estado ligada desde su juventud a la del peronismo, en el cual el sujeto central es el pueblo. Por tanto su proximidad con el pueblo, con el pueblo de pobres no es una postura solo pastoral ni teológica sino social y política. Esta clave explica su sencillez de vida y comprensión de la humildad que lo alejan de lujo y de las pompas suntuosas que se regalan los cardenales.

Francisco regresa de Brasil a la Santa Sede, fortalecido. Le espera el proceso de la reforma de la curia y el saneamiento de la banca vaticana. Va enfrentar resistencias y trampas de la vieja curia que se aferra a los privilegios y a las ortodoxias petrificadas del pasado. Si bien la Iglesia es autocrática, su funcionamiento depende de complejas redes de concertación medieval.
El sumo pontífice Francisco representa la necesaria renovación de la Iglesia pero enfrenta poderosos intereses enquistados en Roma. ¿Lo dejarán?

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: