Censura en tiempos de reforma

IMGA0328

Censura en tiempos de reforma18 abr 2013

El Universal RICARDO ALEMÁN http://www.ricardoaleman.com.mx twitter: @ricardoalemanmx

Ricardo Alemán, su columna en el periódico El Universal

Ricardo Alemán, su columna en el periódico El Universal

Apocas horas de que el Senado de la República apruebe la más avanzada y aplaudida reforma de telecomunicaciones —con cambios que obligarán nuevas enmiendas en la Cámara de Diputados—, pocas voces se han ocupado de una silenciosa pero sostenida tendencia de presunta censura y despidos de opinadores que recorre los medios.

Censura y despidos que —entre otros— alcanzaron al experto en religiones Bernardo Barranco —echado de Radio Centro con argumentos fantásticos— y opinadores despedidos de los canales 11 y 22 de la televisión estatal, como José Buendía, Macario Schettino, Ezra Shabot y Nicolás Alvarado, por citar algunos solamente. La lista de despidos y aparente censura es larga, pero son pocos los que se atreven a hablar del tema. Y es que —como en los más rancios tiempos del viejo PRI— no faltan los que temen revelar las razones del despido y la evidente censura, sea por temor a perder otros espacios, a supuestas o reales represalias del gobierno federal y/o por “elemental prudencia”. Y todo eso en los tiempos de la alternancia, la pluralidad, la crítica y, claro, la aplaudida reforma de medios.

Pero al tiempo que algunas televisoras estatales —como es el caso de los canales 11 y 22— regresan a prácticas propias de la prehistoria periodística —y sus directores se comportan como si estuvieran vigentes medios estatales como el diario El Nacional y la televisoras Imevisión—, también se han creado groseras “islas de intocables”. ¿Qué es eso?

equipo histórico de Religiones del Mundo

Verónica Veloz, William Hiarmes equipo de Religiones del Mundo

Poca cosa. Por ejemplo, en el Canal 11 de televisión —donde serán cancelados prácticamente todos los programas de opinión— la nueva directora, Enriqueta Cabrera, ordenó a sus cercanos: “A nadie se les ocurra tocar a los ‘hombres de negro’”: ¿Y ésos quiénes son?, se preguntará algún ingenuo. Nada, los conductores del programa Primer Plano: Sergio Aguayo, José Antonio Crespo, María Amparo Casar, Lorenzo Meyer, Leonardo Curzio y Francisco Paoli.

¿Y cuál es la razón de su calidad de intocables? Así lo dijo un directivo del Canal 11: “La instrucción viene de Los Pinos y los de Primer Plano son intocables porque son el programa de ‘los hombres de López Obrador’”. O sea, se puede despedir a cualquier opinador que resulte incómodo para el nuevo gobierno federal, pero no a los leales a AMLO. ¿Por qué? Las razones son elementales: “no le van a dar banderas de guerra a López Obrador”. Impecable razonamiento.

Pero no fue todo, el mismo directivo de Canal 11 dijo más. “La instrucción es acabar con los programas de opinión y concentrar todo en la información, siempre con el control absoluto de Los Pinos”. O sea, al estilo del más viejo PRI. Y claro, desde la izquierda y la derecha nada se dice. Calladitos se ven más bonitos.

Equipo profesional de Religiones del Mundo

Equipo profesional de Religiones del Mundo

Pero mientras en los medios oficiales se otorga categoría de intocables a los “lopezobradoristas”, en algunas empresas privadas, como Radio Centro, se despide a aquellos que “cometen el pecado” de colaborar con propagandistas del lopezobradorismo. Sí, puede resultar de risa loca —de hecho es de risa loca— pero ése fue el argumento que uno de los Aguirre —familia propietaria de Radio Centro— le dio al experto en temas religiosos Bernardo Barranco —en pleno relevo papal— para cancelar el programa Religiones del Mundo. Uno de los Aguirre le dijo a Barranco que terminaba su programa porque el especialista “colabora con Carmen Aristegui”. Y en efecto, durante más de una década Bernardo Barranco ha colaborado en distintos medios —radio, televisión y prensa—, a partir de sus cualidades como uno de los más confiables especialistas en temas religiosos. Por eso el ultimátum de exclusividad es poco o nada creíble.

Lo cierto es que la familia propietaria de Radio Centro vive una severa crisis a su interior —una división familiar— y al parecer llegó a la conclusión de que había terminado el tiempo de la libertad de expresión. Por lo menos la libertad de cuestionar a “las religiones del mundo”, en general, y a los Legionarios de Cristo, en particular. Y es que si el programa de Bernardo Barranco se llamaba Religiones del Mundo, en la página de Radio Centro el título era Religión del Mundo, en evidente alusión a que sólo existe una religión.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: