Fe y política en mesa de discusión antes de las elecciones

Fe y política en mesa de discusión antes de las elecciones
Por Ariel Corpus/ L. Cervantes-Ortiz
www.alcnoticias.net/interior.php?lang=687&codigo=22108
 
Ciudad de México, martes, 12 de junio de 2012
El pasado 7 de junio en las instalaciones de la Comunidad Teológica de México se llevó a cabo el foro “Fe y política ante las elecciones de 2012: actores y procesos”. La mesa estuvo conformada por un grupo de líderes evangélicos como Arturo Farela (Confraternice), Adoniram Gaxiola (Iglesia Casa de Pan), Sergio Ulloa (Seminario Bautista de México), Mariano Ávila (Iglesia Presbiteriana), así como la presencia del sociólogo y periodista Bernardo Barranco. También se invitó a la diputada Rosi Orozco, quien finalmente no confirmó su llegada.

Ávila, quien hiciera una investigación sobre la participación política de los evangélicos a partir de las reformas de 1992, mencionó que gracias a que los evangélicos han obtenido conciencia del peso social que representan, es que su participación política ha sido latente; a su vez, ha surgido una élite evangélica que busca representar a sus feligreses y que a partir de los valores emanados de las Escrituras buscan proponer nuevas pautas sociales. Sin embargo, él mismo se preguntó: ¿qué pueden hacer los evangélicos que sea diferente de los políticos? ¿Cuál es su plataforma política más allá de los valores morales pregonados, en muchos casos, en contra de los derechos de otras minorías? ¿Cómo incidir en una sociedad donde las prácticas políticas son jerárquicas y corporativistas?

Barranco se mostró preocupado por el proceso electoral y por la falta de ética con la cual se vive la práctica cívica. Mencionó que dado el desgaste del sistema electoral mexicano y ante la clase política ávida de votos pero sin valores, deberían ser las iglesias quienes cuestionen tales actitudes. Este divorcio entre ética y política, como lo llamó el conductor de Religiones del Mundo, ha traído como consecuencia un juego sucio donde determinados grupos religiosos son tentados por la sacralización del poder. Terminó aplaudiendo la postura que algunas iglesias, organizaciones y gente de fe expresaron al respecto para buscar una contienda electoral limpia y donde se promueve que la ética del bien común sea la base del respeto por la ciudadanía (www.jornada.unam.mx/2012/06/06/opinion/024a1pol ).

Por su parte, Farela, presidente de la Confraternidad de Iglesias Cristianas Evangélicas, habló de su experiencia en casos concretos donde ha participado en la política, tales como su relación ante la Secretaría de Gobernación por los casos de intolerancia religiosa suscitados en Chiapas, al sureste del país, décadas atrás. En medio de estos contextos adversos “al pueblo de Dios”, indicó, se ha buscado concretar un partido político que responda a los intereses de las minorías religiosas. Farela también reaccionó frente a los cuestionamientos de la prensa que, en su calidad de apoderado legal de múltiples asociaciones religiosas hiciera una oración por el candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador en abril del presente año (www.eluniversal.com.mx/notas/843510.html ), ya que la agrupación política nacional Encuentro Social (PES), donde participa, convocó a los candidatos a tener un encuentro con ellos.

Este último punto fue criticado por Gaxiola, quien cuestionó las prácticas corporativistas fuera de las iglesias que se cargan del espíritu mesiánico de aquellos políticos que, a su vez, son conversos a alguna agrupación religiosa. También Gaxiola cuestionó la empatía de diversos grupos religiosos con los proyectos políticos al hacer coro de los encuentros que sostuvieron algunos líderes evangélicos con la candidata de la derecha mexicana Josefina Vázquez Mota, del Partido Acción Nacional, quien el pasado 5 de junio se reunió con personajes como Rosi Orozco, de Casa sobre la Roca, y al que llamó “el grupo Liverpool”, presidido por Abner López, director de la Sociedad Bíblica de México (Reforma, 6 de junio de 2012, www.juareznewstv.com/Nacional/269.html#.T9NtMt1BTiF ), acto en el cual se imploró la ayuda divina para alejar las posibles influencias de brujería sobre la ahora candidata a senadora por el derechista Partido Acción Nacional.

En esa oportunidad, hay que agregar que Orozco fue la organizadora y que se le solicitó a Vázquez Mota que se descalzara para leer una oración que se le entregó. La nota agrega que los “casi mil asistentes con los brazos extendidos dirigían sus palmas al templete. El Pastor continuó las referencias: tal como Jesús hizo resucitar a Lázaro, dijo y pidió el poder de la resurrección para ayudar a Josefina”. Otra nota periodística (que incluye un video: Raúl Tortolero, “Respaldan evangélicos a Josefina”, en www.reporteindigo.com/reporte/mexico/respaldan-evangelicos-josefina?page=1 ) consigna que ésta se declaró “una mujer de fe” y que “con líderes religiosos presbiterianos, bautistas, metodistas, pentecostales y adventistas, coordinados por Juan Jacobo Pérez Cornelio y Carlos Cebreros, oró… pero no desayunó. Expusieron a la candidata panista su agenda, pues buscan que la integre a su oferta electoral, y eventualmente, a su plataforma de gobierno. A cambio le ofrecieron su respaldo en los comicios”.

Javier Ulloa, quien ha estado involucrado en movimientos de corte ecuménico, cambió el tono del discurso y se manifestó por el respeto a la pluralidad social existente y la necesidad de nuevos modelos eclesiales y proyectos sociales que surjan mediante el diálogo para reconstruir la realidad compleja y diversa, y para responder qué país se quiere tener. Finalmente, se dio oportunidad al público para que compartiera su opinión de modo que surgieron temas pendientes en las ponencias como el Estado laico, la fe más allá de las prácticas internas y los vínculos de agrupaciones religiosas como Casa sobre la Roca con el gobierno calderonista y ahora muy cercana a la candidatura de Josefina Vázquez Mota. No obstante, lo que se deja al descubierto es que los evangélicos son un sinfín de grupos de diversas facciones, políticas, valores y teologías, por ende es difícil construir una agenda en común.

En esta frontera tan flexible y porosa entre lo religioso y la política, donde las iglesias como instituciones también moldean a los individuos, quedaron dos preguntas sin resolver: en primer lugar, frente a la reconstrucción social de la participación civil, ¿las iglesias evangélicas son los espacios necesarios donde se deba formar un nuevo modelo político o, simplemente, de participación ciudadana, cuando éstas han sido formadas a partir del modelo posrevolucionario priista y donde reproducen modelos jerárquicos, corporativos y, en algunos casos, intolerantes, con otras formas de sociabilidad humana que no comparten sus modelos de vida?; en segundo lugar, donde la distancia entre los liderazgos y los laicos es cada vez más creciente, ¿los pastores evangélicos, por el mero hecho de ser ministros de culto tienen la autoridad para convertirse en representantes sociales de sus feligreses, o ellos creen que sus feligreses hacen todo lo que ellos pregonan desde los púlpitos?

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: