La ética como soberanía, iglesias y elecciones

La ética como soberanía, iglesias y elecciones

Bernardo Barranco

Diferentes colectivos religiosos presentaron, este martes, un pronunciamiento ético de iglesias frente al proceso electoral de 2012. El Observatorio Eclesial, uno de los organizadores de la iniciativa, alertó que México vive una situación de emergencia nacional. Me llama la atención que diversos discursos religiosos sobre las elecciones estén enfatizando en la recuperación social de la ética ante el ejercicio y práctica de la política que ha venido erosionándose, perdiendo valores y que fácilmente cae en la mentira, la hipocresía y la simulación. El deslinde del ex presidente Vicente Fox es claro ejemplo de un político con moral filibustera. Para la opinión pública la clase política es la que posee el menor índice de credibilidad, los políticos son sinónimos de corrupción, engaño y mezquindad. Hay una clara tensión de valores entre los actores políticos que aspiran conquistar la Presidencia. Hablar de la relación entre ética y política es ir más allá del bien y el mal; es, ante todo, siguiendo a Hegel, una vocación de servicio desde la responsabilidad social.

Los valores como referentes básicos orientan el comportamiento de la vida cotidiana, tienden a hacer a la persona más humana, van conformando los principios socialmente aceptados y socialmente practicados. En ese sentido, la ética en la dinámica compleja de una sociedad es un acervo codificado de valores que se gestan en la cultura y en las religiones para otorgar sentidos a las normatividades jurídicas y políticas. Parafraseando a Albert Camus: un político sin ética es una bestia salvaje que conduce nuestros destinos.

La jerarquía católica, si bien mostró músculo al convocar a los cuatro aspirantes a su asamblea plenaria, vivió el inicio del proceso electoral con cierta incomodidad. Recordemos los copiosos temores políticos electorales en la opinión pública ante la visita del papa Benedicto XVI en abril pasado, justo cuando recién se iniciaban las campañas. Después, los obispos mexicanos se aplican a enderezar posturas, y ponen el acento en la dimensión ética en su mensaje con motivo del proceso electoral de 2012. En el texto afirman que hay que construir ciudadanía con ética, por ello se requiere que todos observemos un orden establecido por normas, un orden que se requiere respetar. Por tanto, la ética permite renovar la vocación de ser personas, de cultivar y difundir en la sociedad las virtudes morales y sociales. Algunos otros obispos han pasado de las grandes frases a señalamientos concretos. Por ejemplo, Raúl Vera, obispo de Saltillo, acaba de advertir a los fieles no caer en la corrupción que significa las dádivas con dinero y despensas a cambio de comprometer el voto. Vera reconoce las enormes carencias de la población y se lamenta de que los procesos electorales, en lugar de fortalecer a la ciudadanía, los partidos la manipulan. Éticamente, concluye, la compra y la coacción del voto es inaceptable: “‘Corromper el voto significa hacerse cómplice de derramamiento de sangre’, advirtió” (La Jornada, 5/6/12).

Con otra motivación, monseñor Felipe Arizmendi, obispo de San Cristóbal de las Casas, pide a la feligresía razonar su voto afinando la mirada crítica en torno de los candidatos: Quiénes son, qué han hecho en su vida, qué valores practican, qué experiencia tienen, cómo son sus reacciones, cuál es su actitud ante la familia, ante la vida, ante la religión. ¿Son honestos? ¿Hay estabilidad en su hogar? ¿No se han enriquecido ilícitamente?… Que nuestra decisión no se incline por los atractivos de los discursos y las promesas de campaña. Ni siquiera hay que fijarse mucho en los partidos, pues ahora sólo sirven como un trampolín para ser nombrados candidatos. Fijémonos más bien en la persona misma de los candidatos y de sus colaboradores (CEM, 3/6/12). Los obispos de Chiapas, en exhortación pastoral sobre el proceso electoral (9/5/12), insisten en “mirar a los candidatos y referirse a ellos como personas dignas de todo respeto, empeñados también en construir el bien común… Que no sea el criterio fundamental proponer sólo a quien tiene más posibilidades de ganar, pues la popularidad no es garantía de buen servicio” (CEM 9/5/12).

Además de las creencias, las iglesias son instancias tutelares de los valores. Son su materia prima, aunque muchas veces la moral que ellas proclaman no sea cabalmente aceptada por la sociedad, especialmente en el ámbito de la sexualidad. También es cierto que la agenda moral de las Iglesias se ha venido politizando y ha crispado otras coyunturas electorales. Los temas como aborto, uniones homosexuales y otros, los actores religiosos los han matizado en el presente proceso; es de agradecerse, quizá los obispos siguieron la línea moderada seguida por el tono de los discurso de Benedicto XVI en nuestro país. Gran parte de los obispos se han alejado del tono provocador e intransigente de las orientaciones pastorales sobre el voto del cardenal Rivera, que publicó en febrero de este año y alzó acaloradas polémicas, pues excluía aquellos políticos y candidatos que no se apegaran a las sagradas escrituras que no defendieran la vida y la libertad religiosa. Incluso la propia arquidiócesis ha flexibilizado posturas y ahora califica de fresca, la irrupción universitaria en la escena política; aunque con jiribilla frente a Mancera, pide a sus feligreses no hacer caso de las encuestas para el momento de sufragar. Coincido, la inesperada presencia de indignación de los jóvenes frente a las manipulaciones político-electorales de los medios, como el caso de la comparecencia de Peña Nieto en la Ibero, inhibe comportamientos mediáticos perversos como los que vivimos en 2006. La irrupción universitaria en el proceso obliga a los poderes fácticos a actuaciones menos facinerosas que en otras contiendas.

Sin embargo, muchas iglesias no practican con el ejemplo. Hay simonías electorales de católicos y evangélicos. La sociedad justa es la base de la ética cristiana subyacente en los derechos humanos, donde la verdad encauza al bien. Quizá resuena la filosofía política de Suárez, el jesuita que en los albores del siglo XVII sostuvo que Dios entrega la totalidad de la soberanía en el pueblo y el pueblo la delega en otra autoridad

La Jornada, miércoles 6 de junio de 2012

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: