Caso Aristegui: politización y polarización política de los medios

Caso Aristegui: politización y polarización política de los medios

Bernardo Barranco V

A la crisis mediática de la clase política hay que añadir la politización de los medios de comunicación, principalmente electrónicos, que amenazan con polarizarse. La pugna Carlos Slim versus Televisa y TV Azteca ha resurgido en medio de las campañas políticas con nuevos reproches y acusaciones rijosas. La Canitec, red cablera dominada por Televisa, le reprochó abiertamente a Carmen Aristegui ser empleada de Slim y presionar al candidato Enrique Peña Nieto  atajar el monopolio de la televisión abierta para favorecer la incursión del hombre más rico del mundo. El reproche al trabajo periodístico de Carmen Aristegui se produce porque la periodista goza de la más alta credibilidad y altos niveles de audiencia que incide en el ánimo de la opinión pública. Sendos desplegados en los periódicos de mayor circulación nacional y una avalancha agresiva de twits han marcados esta semana contra la valiente la conductora de noticias de MVS.  Los medios contra los medios avisan una nueva crisis provocada por los grandes realineamientos de fuerzas en torno a la lucha y conquista por el poder presidencial.  Los medios principalmente electrónicos han dejado, al parecer,  ser instrumentos de comunicación que difunden un evento como una contienda electoral  para convertirse en protagonistas con intereses definidos. Sin duda el abordaje de Aristegui sobre los supuestos  cuantiosos recursos  públicos del gobierno del Estado de México hacia Televisa ha encendido la ira y los antagonismos de los señores de las pantallas.

Las notables tendencias de los grandes  medios a nivel mundial son al menos cuatro: a)  la integración multimedia de la  tv, radio, prensa escrita, revistas e internet. b) internacionalización geográfica, cultural  y lingüística como CNN,  PRISA y  redes europeas. c) Convergencia tecnológica, es decir,  la emergencia de las redes sociales en internet , y d) politización de los grandes medios que han pasado  a ser no solo polos de poder sino actores. Los casos entre muchos otros lo ilustran Silvio Berlusconi en Italia que valiéndose de su influencia mediática alcanzó y se mantuvo en el poder políticos más de diez años. Sebastián Piñeira actual presidente en Chile nos muestra otro notable empresario de los medios,  Chile visión TV, que alcanza el poder sustentado en un notable apoyo de los medios asociados a su proyecto conservador.

En el seminario “Medios de comunicación y democracia en América Latina organizado por Instituto Fernando Enrique Cardoso, Brasil,  el ex presidente boliviano Carlos Mesa (2003-2005), advirtió que “Los medios y quienes manejan los medios han entrado en una espiral de pérdida de valores y, aunque la democratización no se consigue sin los medios, los medios se han convertido en protagonistas y han dejado de ser fiscalizadores”.

Publicado en Milenio Estado de México, jueves 17 de mayo de 2012 

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: