La sombra política de El Yunque

POSTEANDO

Bernardo Barranco

2012-02-09 • ACENTOS

Además del triunfo de Josefina Vázquez Mota a la candidatura por la Presidencia de la República, las elecciones internas del Partido Acción Nacional (PAN) arrojaron candidatos vinculados a la organización secreta denominada El Yunque. En Guanajuato destaca el triunfo a la candidatura a gobernador de Miguel Márquez, ex seminarista y en Jalisco Fernando Guzmán, personaje cercano al cardenal Juan Sandoval Íñiguez.

El tema es sumamente delicado pero tampoco es nuevo pues hace más de treinta años lo había denunciado con particular relevancia Manuel Buendía en su libro “La Ultraderecha en México”. Sin embargo, no ha merecido un tratamiento exhaustivo tanto por la academia como por los principales analistas del país ni tampoco de los medios.

El Yunque hoy, es una leyenda negra y un secreto a voces sobre la existencia de una ultraderecha católica enquistada en estos doce años de administración panista tanto al interior de las estructuras de poder gubernamental como al interior del propio partido.

“El que obedece no se equivoca”, uno de los lemas de una organización de corte autoritario y paramilitar cuyos fines, siguiendo las investigaciones del periodista Álvaro Delgado, es defender la religión católica y luchar contra las fuerzas de del mal para instaurar el reino de Dios en la tierra mediante la infiltración de todos sus miembros en las más altas esferas del poder político.

En suma El Yunque es fanático en lo religioso y ultrarreaccionario en lo político.

Hay que recordar que Luis Calderón Vega, padre del presidente Felipe Calderón Hinojosa, renunció al PAN en 1981, entre otras razones, por la creciente infiltración de dicha secta en las filas azules. El propio Felipe lo combatió al inicio de su mandato, marginando la corriente encabezada por Manuel Espino, pero con el paso del tiempo ha cohabitado y hasta cogobernado con grupos y personajes señalados como destacados militantes de dicha organización.

Podríamos sentenciar que Felipe Calderón ha estado atrapado, durante su mandato, entre dos sectas. El Yunque multicitado y Casa sobre la Roca un grupo evangélico Neopentecostal, ambas con desmedidas ambiciones políticas.

En su libro, “Los secretos del Yunque”, Luis Paredes, notable militante yunquista, nos habla de la vigorosa expansión a Colombia, Chile, Puerto Rico y, particularmente, España. Hace unos días otro ex miembro en Madrid, declara que para la Iglesia española El Yunque es una bomba de tiempo.

Hasta la derecha española le teme; el dossier, elaborado por Fernando López Luengos, vicepresidente de Educación y Persona, una de las asociaciones de cristianos laicos más activas en las movilizaciones contra la ley del aborto, asegura que El Yunque se ha infiltrado en el PP, la Iglesia, Ong’s católicas como Intereconomía, Hazte Oír y Profesionales por la Ética.

Bajo el título de “Análisis del asociacionismo de los laicos cristianos españoles y la intromisión de El Yunque”, el informe pone al descubierto los objetivos que persigue la secta integrista: “La ocupación de parcelas de poder político y de influencia mediática cada vez mayores” y la creación de “redes de captación de jóvenes y adolescentes para su organización”.

El asunto no es para la colección de anécdotas. Sobre todo cuando miembros del equipo de asesores de la propia Josefina Vázquez Mota se le vinculan a dicha organización teocrática.

Milenio Estado de México, jueves 9 de febrero de 2012

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: