Las patologías de Marcial Maciel

Las patologías de Marcial Maciel

Posteando

Bernardo Barranco

Rabia, azoro y vergüenza me provocaron las revelaciones de los hijos y esposa de Marcial Maciel, fundador de Los Legionarios de Cristo, cuando expusieron su caso esta mañana en el noticiero MVS de Carmen Aristegui.
Historias de horror los abusos sexuales, las falsedades y las manipulaciones que fueron víctimas por parte de su padre, quien se presentaba con una falsa identidad, José Rivas, y una historia familiar llena de mentiras y subterfugios.

Reacciono con poca información específica de esta nueva revelación y me reconozco con mucha indignación de un caso que es un tobogán atroz que parece no tener fin. No cabe duda que Marcial Maciel estaba muy enfermo.

Su maldad no conoció límites y edificó un imperio religioso con base en falsedades y doble moral.
Engañó a todo el mundo hasta a sí mismo. Además de ser pedófilo, mantuvo varias familias con las que procreó hijos; Maciel era un adicto a las drogas especialmente a la morfina. Construyó en su congregación una especie de castillo feudal de impurezas, simulaciones y complicidades. Hizo mal uso de los recursos pues no reportaba algunos donativos que recibía de gente con buena voluntad, ¿qué pensaran distinguidos personajes que se convirtieron en mecenas de Maciel como Carlos Slim, Manuel Arango, Alfonso Romo, Emilio Azcárraga, Víctor Junco, Olegario Vázquez Raña y Ricardo Salinas Pliego por mencionar solo algunos?

Sin embargo la patología de Marcial Maciel es la patología de la propia orden religiosa. Maciel contaminó a la congregación. Ésta no sólo solapó su doble vida, ocultó su doble moral, sino toleró su comportamiento desenfrenado. Además, le rindió culto, exaltando una imagen falsa de un ser que nunca existió y encubrió al monstruo abominable. Este culto a la personalidad es una infamia que incurrió el círculo cercano a él y que gobierna actualmente la orden.

Estoy seguro que hay gente buena entre los legionarios y en el Regnum Christi, sin embargo la estructura directiva de Los legionarios no sólo escondió, engañó, disimuló, sino fue cómplice al no denunciar de las atrocidades del padre fundador. Hace una semana, tanto Evaristo Sada, secretario general y Álvaro Corcuera, director de Los Legionarios pidieron perdón a las víctimas por las acciones de su fundador. En realidad quisieron focalizar el mal en Maciel, como chivo expiatorio, sin embargo, callaron cobardemente todas las acciones que ellos mismos promovieron a fin de protegerlo.

La patología de Marcial Maciel es la misma patología de la Iglesia. Durante años lo encubrió. Hubo una simulación sistémica no sólo hacia el fundador de Los Legionarios sino hacia otros curas depredadores. “La ropa sucia se lava en casa” dijeron los obispos en una conferencia del Episcopado, al cuestionarles sobre los casos de pederastia en México. (Reforma 12/04/ 2002). ¿Cuánto te pagaron?, le inquirió el cardenal Norberto Rivera al reportero de La Jornada, Salvador Guerrero quien había publicado las primeras notas sobre el comportamiento escabroso de Maciel (La Jornada/12/05/1997).

El papa Benedicto XVI ha mostrado indignación por los casos de abusos sexuales en Estados Unidos e Irlanda. El actual pontífice como pocas personas conoce el expediente de Maciel pues el caso pasó por sus manos y supo de las innumerables acusaciones cuando era prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. Sin embargo, el escándalo fue frenado por el propio Juan Pablo II quien, convencido de su inocencia, lo protegió y le otorgó importantes beneficios.

Ratzinger ahora como Papa, se ha mostrado severo y de mano dura con los abusadores sexuales dentro de la Iglesia y seguramente con el reporte final, encargado hace un año a un equipo de obispos que realizaron “una visita apostólica”, una especie de auditoría, determinará finalmente el futuro de la orden religiosa.

Muy probablemente, según expertos, determinará la refundación de la orden, destituyendo al actual cuerpo directivo y convocará un capítulo especial refundador. Otra, más drástica es que el Papa decrete la suspensión definitiva de la orden.

La patología de Marcial Maciel exponen también las patologías de la sociedad mexicana. Especialmente de sus élites. Maciel contó con la protección de autoridades gubernamentales de diferentes sexenios; el apoyo incondicional de empresarios hasta el extremo de boicotear canales de televisión como el lamentable caso del canal 40 en 1997.
Los medios de comunicación especialmente los televisivos y algunos impresos han callado o minimizado las impugnaciones hacia el personaje.

Las patologías de Marcial Maciel no son aisladas y debe haber un examen crítico del cobijo sistémico que permitió que durante décadas actuara con la más absoluta impunidad. Como expresé hace algunos años: Queda por definir la relación entre el delito y el pecado. Marcial Maciel pecó, pero cometió monstruosos delitos sexuales que deberían ser pagados en los términos que marca la justicia de la sociedad.

Ha cometido graves actos ilícitos que la penitencia son insuficientes para pagar el abuso criminal que significa vejar niños. Delitos prescritos, dirán los abogados. Justicia divina, reclama la sociedad.

Milenio Estado de México, jueves 04 de marzo de 2010

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: